Una vie­ja (y muy na­vi­de­ña) pa­la­bra ol­vi­da­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Carmen Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

hay pa­la­bras que de tan­to re­pe­tir­las se nos que­dan hue­ras, pier­den efi­ca­cia. Mu­chas son her­mo­sas, co­mo el ver­bo 'com­par­tir', por ejem­plo. Aho­ra, y so­bre to­do en el tra­ba­jo, se com­par­ten no so­lo ob­je­tos o sen­sa­cio­nes, sino tam­bién in­for­mes, con­tac­tos, co­rreos, da­tos, fe­chas, ci­fras y no sé cuán­tas co­sas bu­ro­crá­ti­cas más, su­pon­go que pre­ci­sa­men­te pa­ra que sue­nen me­nos bu­ro­crá­ti­cas. 'So­li­da­ri­dad' es otro vo­ca­blo que em­pie­za a cau­sar em­pa­cho de tan­to oír­lo (y po­co prac­ti­car­lo), y lue­go es­tán las pa­la­bras 'amor' o 'que­rer'. ¿Han ob­ser­va­do que, de un tiem­po a es­ta par­te, se ha pues­to de mo­da de­cir «te quie­ro» en con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas an­tes de col­gar la co­mu­ni­ca­ción? Co­mo si fue­ra ne­ce­sa­ria la reite­ra­ción, de­ci­mos «te quie­ro» a nues­tros hi­jos, a nues­tros cón­yu­ges o amo­res, pe­ro tam­bién a ami­gos, co­no­ci­dos, co­le­gas, a to­do bi­cho vi­vien­te. Po­dría men­cio­nar otras mu­chas pa­la­bras, pe­ro voy a cen­trar­me en una que usa­mos va­rias ve­ces al día. Una que tie­ne mu­cho que ver con las fe­chas que aho­ra tran­si­ta­mos y es es­ta: 'ilu­sión'. Cons­te que me gus­ta su uso más fre­cuen­te. «Me ha­ce mu­cha ilu­sión verte» –re­pe­ti­mos a me­nu­do– y, aun­que no siem­pre sea cier­to, tie­ne un agra­da­ble com­po­nen­te de cor­te­sía que es de agra­de­cer, co­mo cuan­do de­ci­mos «en­can­ta­do de co­no­cer­te» o «un pla­cer». Si in­clu­yo 'ilu­sión' en el gru­po de pa­la­bras gas­ta­das, no es tan­to por su reite­ra­ción en con­ver­sa­cio­nes so­cia­les, sino por­que ya no sig­ni­fi­ca lo que ha­ce unos años. Se­gún una de las acep­cio­nes del dic­cio­na­rio, 'ilu­sión' es la ale­gría o fe­li­ci­dad que se ex­pe­ri­men­ta con la con­tem­pla­ción o es­pe­ran­za de al­go. Y cuan­to más le­jano e inal­can­za­ble era aque­llo que se desea­ba o es­pe­ra­ba, ma­yor ilu­sión. Di­go 'era' por­que me da a mí que las ilu­sio­nes de aho­ra se des­va­ne­cen con de­ma­sia­da ra­pi­dez, se di­lu­yen, se eva­po­ran o in­clu­so se vuel­ven de­silu­sio­nes. Es­tán por su­pues­to las de­silu­sio­nes amo­ro­sas, que son las más evi­den­tes. Nun­ca el amor ha si­do tan fun­da­men­tal en la vi­da de las per­so­nas. An­tes, co­mo de­cía Lord By­ron (que de es­to sa­bía lo su­yo, no en vano era tre­men­do con­quis­ta­dor), el amor era una par­te agra­da­ble de la exis­ten­cia de al­guien. Aho­ra, en cam­bio, es su vi­da en­te­ra. Así, si uno no tie­ne pa­re­ja, se vuel­ve un pa­ria, un infeliz. Co­mo si no hu­bie­ra otros afa­nes, otros pla­ce­res, otros amo­res. Por eso la gen­te pre­fie­re un mal amor a no te­ner nin­guno, cual­quier co­sa an­tes de que a uno lo vean so­lo, ho­rror de ho­rro­res. De la 'pa­re­ji­tis' com­pul­si­va o ne­ce­si­dad de em­pal­mar un amor con otro ya ha­bla­re­mos otro día. Vol­va­mos a la ilu­sión, que es so­bre lo que me in­tere­sa re­fle­xio­nar en es­tos días pró­xi­mos a la Na­vi­dad. ¿En qué pien­san cuan­do se men­cio­na esa pa­la­bra? A mí la pri­me­ra ima­gen que me vie­ne a la ca­be­za es la ilus­tra­ción de un vie­jo cuen­to de Dic­kens en el que po­día ver­se a un ni­ño con ha­ra­pos an­te el es­ca­pa­ra­te de una ju­gue­te­ría. Es­ta­ba ne­van­do, y él, con ojos enor­mes y la na­riz pe­ga­da al cris­tal del es­ta­ble­ci­mien­to, ob­ser­va­ba el ca­rí­si­mo ca­ba­lli­to de ma­de­ra allí ex­pues­to. No re­cuer­do el tí­tu­lo del cuen­to, pe­ro sí que al ca­bo de mu­chos años y ava­ta­res el ni­ño vol­vía con­ver­ti­do en un hom­bre muy ri­co pa­ra com­prar aquel ju­gue­te que tan­to ha­bía desea­do. Eso es la ilu­sión, o al me­nos lo era. Co­mo cuan­do uno se pa­sa­ba años so­ñan­do con una bi­ci­cle­ta. Y no so­lo so­ñan­do, sino ha­cien­do mé­ri­tos pa­ra con­se­guir­la. No pre­ten­do po­ner­me mo­ra­li­zan­te y can­tar las vir­tu­des de una in­fan­cia lle­na de pri­va­cio­nes y pe­nu­rias tras la cual uno al fin al­can­za una lar­ga­men­te año­ra­da re­com­pen­sa. Pe­ro sí me gus­ta­ría reivin­di­car la na­da des­de­ña­ble fe­li­ci­dad que se sien­te con la an­ti­ci­pa­ción, el de­seo, la es­pe­ran­za. Tam­bién con el es­fuer­zo y con aque­llo que an­tes lla­má­ba­mos «ha­cer mé­ri­tos». Sé que es di­fí­cil re­cu­pe­rar ta­les sen­ti­mien­tos en un mun­do don­de las sa­tis­fac­cio­nes tie­nen que ser ins­tan­tá­neas, inapla­za­bles, ¡lo quie­ro aho­ra y lo quie­ro ya! Pe­ro tal vez

¿En qué pien­san cuan­do se di­ce esa pa­la­bra? A mí la pri­me­ra ima­gen que me vie­ne a la ca­be­za es la ilus­tra­ción de un vie­jo cuen­to de Dic­kens

a al­gún pa­dre, ma­dre, abue­lo o abue­la le gus­te re­cu­pe­rar y po­ner en prác­ti­ca otra pa­la­bra tam­bién muy be­lla y que, a di­fe­ren­cia de las an­tes men­cio­na­das, ya na­die usa. An­he­lo. O, lo que es lo mis­mo, el de­seo vehe­men­te de con­se­guir al­go y lu­char por­que así sea. Fe­liz Na­vi­dad lle­na de an­he­los a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.