NO­SO­TROS, LOS BAS­TAR­DOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Etnografía - POR BET­TI­NA SENGLING / FOTOS: JU­LIA RUNGE

De­ma­sia­do ne­gros pa­ra los blan­cos, de­ma­sia­do blan­cos pa­ra los ne­gros. Los bas­ters de Na­mi­bia son des­cen­dien­tes de co­lo­nos eu­ro­peos y mu­je­res na­ti­vas. Des­de el si­glo XIX lu­chan con­tra la mar­gi­na­ción y por con­ser­var sus tra­di­cio­nes.

W il­hem The­ron tie­ne una gran­ja de 1500 hec­tá­reas en las mon­ta­ñas de Na­mi­bia, ac­ce­si­ble so­lo por pis­tas pol­vo­rien­tas lle­nas de ba­ches. No hay co­ber­tu­ra te­le­fó­ni­ca. La elec­tri­ci­dad pro­ce­de de un ge­ne­ra­dor. EN ES­TA FIN­CA RE­MO­TA, Wil­hem cría va­cas y ca­bras. No es ta­rea fá­cil en una re­gión azotada por una cons­tan­te se­quía. Pe­ro Wil­hem ama es­te lu­gar. Cre­ció aquí. Es­tas mon­ta­ñas di­fí­ci­les, sem­bra­das de pe­dre­ga­les, son su ho­gar. Es la tie­rra de los bas­ters, una tri­bu for­ma­da por 35.000 mes­ti­zos. Bas­ter es el nom­bre que se die­ron a sí mis­mos, y vie­ne de bas­taard ('bas­tar­do' en ho­lan­dés), un in­sul­to que hi­cie­ron su­yo. Su his­to­ria es­tá uni­da a la mar­gi­na­ción que su­frie­ron por su con­di­ción de mes­ti­zos: de­ma­sia­do ne­gros pa­ra los blan­cos, de­ma­sia­do blan­cos pa­ra los ne­gros. Pe­ro ese es­tig­ma, le­jos de arre­drar­los, los ha he­cho más fuer­tes, más or­gu­llo­sos. CIU­DA­DA­NOS DE SE­GUN­DA Los an­te­pa­sa­dos mas­cu­li­nos de los bas­ters de Na­mi­bia eran blan­cos: co­lo­nos, sol­da­dos o co­mer­cian­tes pro­ce­den­tes de Ho­lan­da, Es­co­cia o In­gla­te­rra. Rehi­cie­ron sus vi­das jun­to con mu­je­res ne­gras; la ma­yo­ría de ellas, del pue­blo na­ma. Los pri­me­ros bas­ters em­pren­die­ron su via­je hasta la ac­tual Na­mi­bia, pro­ce­den­tes de Su­dá­fri­ca, ha­ce ape­nas 150 años. Una trein­te­na de fa­mi­lias tu­vie­ron que emi­grar ha­cia el nor­te por­que en la re­gión de El Ca­bo a la gen­te de co­lor no se les per­mi­tía te­ner tie­rras. Emi­gra­ron y en­con­tra­ron su 'pa­raí­so' en Reho­both, una pe­que­ña y pol­vo­rien­ta lo­ca­li­dad a 70 ki­ló­me­tros de Wind­koek, la ca­pi­tal na­mi­bia. Du­ran­te más de un si­glo, los bas­ters pro­te­gie­ron Reho­both y su en­torno co­mo si fue­ra una is­la. Ne­go­cia­ron con los na­ma, en cu­yo te­rri­to­rio vi­vían. Lue­go, cuan­do los ale­ma­nes con­quis­ta­ron la re­gión y la

co­lo­ni­za­ron en 1840 lu­cha­ron con ellos con­tra los re­bel­des de la et­nia ban­tú de los he­re­ros. Pe­ro su his­to­ria, co­mo la de Na­mi­bia, no ha si­do fá­cil. Cuan­do Ale­ma­nia per­dió la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la So­cie­dad de Na­cio­nes de­ci­dió pa­sar tem­po­ral­men­te la ad­mi­nis­tra­ción de Na­mi­bia (que ha­bía si­do co­lo­nia ale­ma­na) a Su­dá­fri­ca. Es­te man­da­to lo trans­for­mó Su­dá­fri­ca en una ocu­pa­ción. Con­vir­tió Na­mi­bia en una pro­vin­cia su­ya y la si­tua­ción se pro­lon­gó hasta 1990, cuan­do por fin Na­mi­bia ob­tu­vo la in­de­pen­den­cia. Los bas­ters se en­con­tra­ron en una si­tua­ción cu­rio­sa: ha­bían hui­do de El Ca­bo a Na­mi­bia en el si­glo XIX y en el XX vol­vie­ron a es­tar ba­jo man­do sud­afri­cano. MAR­GI­NA­CIÓN RA­CIS­TA Su­dá­fri­ca im­pu­so en Na­mi­bia el apart­heid. Los bas­ters re­ci­bían el mis­mo tra­to que los ne­gros y los mulatos: los con­si­de­ra­ban ciu­da­da­nos de se­gun­da. Es­ta­ban ex­clui­dos de la vi­da pri­vi­le­gia­da de los blan­cos. No se les per­mi­tía en­trar en los ba­rrios de los blan­cos, ni com­prar en sus tien­das ni asis­tir a sus es­cue­las. Los blan­cos eran ri­cos, y to­da­vía si­guen sien­do due­ños de las ma­yo­res gran­jas, fin­cas y ca­sas. Gran­je­ros ne­gros so­lo ha­bía en los lu­ga­res don­de po­dían ex­plo­tar tie­rras co­mu­na­les. Y, sin em­bar­go, los bas­ters su­pie­ron ban­dear­se den­tro de la as­fi­xia que el apart­heid su­po­nía pa­ra los no blan­cos. Ne­go­cia­ron y lle­ga­ron a un acuer­do con las au­to­ri­da­des que re­gían Na­mi­bia: la re­gión en torno a Reho­both, la tie­rra de los bas­ters, se­ría una especie de is­la, se­gui­ría dis­fru­tan­do de una le­gis­la­ción es­pe­cial, tal y co­mo ha­bía ve­ni­do ha­cien­do des­de que ellos se ins­ta­la­ron allí. El 'ca­pi­tán', una especie de al­cal­de, era quien se en­car­ga­ba de go­ber­nar la co­mu­ni­dad jun­to con un con­se­jo. Reho­both te­nía un go­bierno pro­pio. Cuan­do Na­mi­bia al­can­zó la in­de­pen­den­cia, en 1990, es­ta au­to­no­mía de los bas­ters se ter­mi­nó. A par­tir de en­ton­ces fue­ron las tri­bus ne­gras las que em­pe­za­ron a dis­fru­tar de cier­tos pri­vi­le­gios. Y eso ha he­cho que no sean fá­ci­les las re­la­cio­nes en­tre los owam­bos –la ma­yo­ría ét­ni­ca que con­tro­la Na­mi­bia des­de que es in­de­pen­dien­te– y los bas­ters. To­da­vía hoy im­pe­ra el re­ce­lo mu­tuo. TIE­RRA RE­SER­VA­DA Al­gu­nos bas­ters año­ran el apart­heid, aun­que ellos mis­mos sean mulatos. Creen que los ne­gros es­tán re­sen­ti­dos con ellos. «El Go­bierno nos ha qui­ta­do nues­tra in­de­pen­den­cia», se la­men­ta John Mc­nab, 'ca­pi­tán' de los bas­ters. Si hay hec­tá­reas en ven­ta, cual­quie­ra pue­de ins­ta­lar­se en Reho­both. Sin em­bar­go, en otras zo­nas de Na­mi­bia la tie­rra es­tá re­ser­va­da a miem­bros de gru­pos ét­ni­cos con­cre­tos. Da la sen­sa­ción de que pu­die­ra pro­du­cir­se una di­vi­sión en­tre los bas­ters por­que unos año­ran su an­ti­guo es­ta­tus es­pe­cial y otros abo­gan por la in­te­gra­ción to­tal en Na­mi­bia y, ade­más, unos se sien­ten blan­cos y otros se sien­ten ne­gros. Lo que es co­mún en to­dos es el ape­go a la tie­rra. Wil­helm The­ron, por ejem­plo, ha te­ni­do que tra­ba­jar du­ro –en una agen­cia de se­gu­ros, pri­me­ro, y co­mo di­rec­tor de una fu­ne­ra­ria, des­pués– pa­ra po­der per­mi­tir­se la gran­ja que le com­pró a su pa­dre. Le cues­ta tra­ba­jo y di­ne­ro sos­te­ner­la. Pe­ro es su tie­rra. Tie­rra bas­ter.

Cuan­do Na­mi­bia al­can­zó la in­de­pen­den­cia, en 1990, los bas­ters de­ja­ron de te­ner su pro­pio 'go­bierno'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.