AQUÍ CON­VIER­TEN EL CO EN 2 PIE­DRAS

Adiós al ca­len­ta­mien­to glo­bal. Is­lan­dia po­ne la pri­me­ra pie­dra pa­ra aca­bar con los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro con­vir­tien­do la con­ta­mi­na­ción pre­ci­sa­men­te en... pie­dras.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Ecología - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ

h ENGILL ES UNA MON­TA­ÑA MÁ­GI­CA pa­ra los is­lan­de­ses. Un dipu­tado del Par­la­men­to tras­la­dó un tro­zo de 30 to­ne­la­das al jar­dín de su ca­sa por­que, se­gún él, al­ber­ga­ba a una fa­mi­lia de el­fos, las cria­tu­ras in­vi­si­bles del fol­clo­re is­lan­dés, que por aque­llas la­ti­tu­des son co­mo las mei­gas: ha­ber­los, hay­los. Pa­ra ser más pre­ci­sos, Hen­gill es un vol­cán. Y allí es­tá ins­ta­la­da la cen­tral geo­tér­mi­ca más gran­de del pla­ne­ta: He­llis­hei­di. Co­mo en cual­quier cen­tral de es­te ti­po, el agua se in­yec­ta en tu­be­rías sub­te­rrá­neas que pa­san cer­ca de las gi­gan­tes­cas bol­sas de mag­ma del vol­cán, don­de se ca­lien­ta y se en­vía a la ca­pi­tal, Rei­kia­vik, dis­tan­te unos 35 ki­ló­me­tros. El va­por de agua re­sul­tan­te se apro­ve­cha pa­ra mo­ver unas tur­bi­nas que ge­ne­ran elec­tri­ci­dad. Hasta aquí (el­fos apar­te), to­do nor­mal. Es­te pro­ce­so es bas­tan­te más lim­pio que el de una cen­tral tér­mi­ca de car­bón. Pe­ro no es to­tal­men­te eco­ló­gi­co, pues el va­por de agua va mez­cla­do con dió­xi­do de car­bono (CO2) y sul­fu­ros, que se li­be­ran a la at­mós­fe­ra. El olor azu­fro­so del lu­gar es muy ca­rac­te­rís­ti­co. El bom­beo del agua en la ines­ta­ble cor­te­za te­rres­tre tie­ne, ade­más, otro in­con­ve­nien­te: de vez en cuan­do pro­vo­ca te­rre­mo­tos de hasta cua­tro gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter. OB­JE­TI­VO: SO­LI­DI­FI­CAR EL CO ¿Re­cuer­dan la erup­ción de otro vol­cán is­lan­dés, de nom­bre im­pro­nun­cia­ble –Ey­jaf­ja­lla­jo­kull–, cu­yas cenizas

obli­ga­ron a ce­rrar el trá­fi­co aé­reo en Eu­ro­pa? Aque­llo su­ce­dió en 2010. Unos me­ses des­pués, los cien­tí­fi­cos ob­ser­va­ron un fe­nó­meno cu­rio­so: el agua de un río cer­cano se vol­vió blan­cuz­ca y en sus ori­llas se for­ma­ron unos coá­gu­los pa­re­ci­dos a tro­zos de ti­za. La ex­tra­ña sus­tan­cia re­sul­tó ser CO2 so­li­di­fi­ca­do. ¿La ex­pli­ca­ción? Las cenizas de­po­si­ta­das en el le­cho del río, mez­cla­das con el agua (con un PH ba­jo) y el ba­sal­to del fon­do, reac­cio­na­ban y con­ver­tían el CO2 en 'trom­bos' flo­tan­tes, al­go pa­re­ci­do a lo que su­ce­de en la san­gre de una per­so­na con el co­les­te­rol al­to. Es un

El plan sur­gió tras la erup­ción del vol­cán que pa­ra­li­zó los vue­los de Eu­ro­pa

pro­ce­so geo­ló­gi­co na­tu­ral, so­lo que en con­di­cio­nes nor­ma­les sue­le tar­dar cien­tos o mi­les de años. A al­guien se le en­cen­dió en­ton­ces una lu­ce­ci­ta. Y en 2012 un equi­po in­ter­na­cio­nal de las uni­ver­si­da­des de Sout­ham­pton (Reino Uni­do), Co­lum­bia (EE.UU.), Co­pen­ha­gue e Is­lan­dia co­men­zó el pro­yec­to Carb­fix, cu­yos pro­me­te­do­res re­sul­ta­dos han si­do pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te en la re­vis­ta Scien­ce. LA CON­TA­MI­NA­CIÓN NO VA A LA AT­MÓS­FE­RA Vol­va­mos a la cen­tral geo­tér­mi­ca de He­llis­hei­di, se­de del pro­yec­to. Lo que es­tán ha­cien­do allí los in­ge­nie­ros es re­co­ger el dió­xi­do de car­bono y, en vez de de­jar que se es­ca­pe a la at­mós­fe­ra, lo rein­yec­tan en el sub­sue­lo, don­de se va es­pe­san­do hasta con­ver­tir­se en pie­dra ca­li­za me­dian­te un pro­ce­so quí­mi­co na­tu­ral –análo­go al del río que se vol­vió blan­co– aplas­ta­do por la pre­sión y en con­tac­to con el ba­sal­to, una ro­ca vol­cá­ni­ca, ne­gra, po­ro­sa y con mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra me­ta­mor­fo­sear­se, om­ni­pre­sen­te en Is­lan­dia, una is­la que bá­si­ca­men­te es una gran tor­ta de ba­sal­to en el Atlán­ti­co Nor­te. De es­te mo­do, el CO que­da atra­pa­do pa­ra siem­pre, al­ma­ce­na­do en el in­te­rior de la mon­ta­ña. Lo que más sor­pren­dió a los in­ves­ti­ga­do­res es la ve­lo­ci­dad del pro­ce­so de mi­ne­ra­li­za­ción del dió­xi­do de car­bono. «Na­die es­pe­ra­ba que

Con es­ta téc­ni­ca, el CO que­da atra­pa­do pa­ra siem­pre, al­ma­ce­na­do en el in­te­rior de la mon­ta­ña. Y no con­ta­mi­na

ocu­rrie­ra tan rá­pi­do», ex­pli­ca Ed­da Sif Ara­dót­tir, ge­ren­te del pro­yec­to Carb­fix. «En­tre el 95 y el 98 por cien­to del ma­te­rial in­yec­ta­do se ha con­ver­ti­do en pie­dra en me­nos de dos años», pun­tua­li­za Juerg Mat­ter, di­rec­tor cien­tí­fi­co. Ya se al­ma­ce­nan unas 5000 to­ne­la­das anua­les, aun­que los is­lan­de­ses es­tán ins­ta­lan­do más equi­pos pa­ra ace­le­rar el rit­mo. Hay otras ma­ne­ras de 'se­cues­trar' el CO2, pe­ro la ven­ta­ja del mé­to­do is­lan­dés es que una vez que lo has so­li­di­fi­ca­do y con­ver­ti­do en ro­ca te pue­des ol­vi­dar de él pa­ra siem­pre. Otras técnicas de al­ma­ce­na­mien­to más con­ven­cio­na­les, co­mo la in­yec­ción di­rec­ta en el sub­sue­lo, obli­gan a una vi­gi­lan­cia du­ran­te si­glos, no so­lo por el ries­go de ex­plo­sio­nes, al tra­tar­se de un ma­te­rial vo­lá­til e ines­ta­ble, sino tam­bién por­que el CO2, pre­su­ri­za­do y ca­lien­te pa­ra for­mar lo que se co­no­ce co­mo un es­ta­do 'su­per­crí­ti­co' (que

po­see al mis­mo tiem­po las cua­li­da­des de un gas y de un lí­qui­do), irá bus­can­do cual­quier grie­ta pa­ra sa­lir de nue­vo a la at­mós­fe­ra, co­mo un ge­nio que es­ca­pa de la lám­pa­ra. Ade­más, es más ba­ra­to. UN SIS­TE­MA MUY BA­RA­TO A la com­pa­ñía eléc­tri­ca de Rei­kia­vik le cues­ta unos 25 eu­ros ca­da to­ne­la­da cap­tu­ra­da y en­te­rra­da, lo que su­po­ne un cos­te hasta tres ve­ces me­nor que el de los mé­to­dos con­ven­cio­na­les. No obs­tan­te, se ne­ce­si­tan fuer­tes in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras de pros­pec­ción del sue­lo. «Ha­ría fal­ta un im­pues­to glo­bal al CO2 pa­ra im­pul­sar es­ta tec­no­lo­gía a ni­vel mun­dial», se­gún Mat­ter. ¿In­con­ve­nien­tes? Se ne­ce­si­tan 23 to­ne­la­das de agua por ca­da to­ne­la­da de CO2, lo que es una bar­ba­ri­dad. En Is­lan­dia so­bra agua, pe­ro no en el res­to del mun­do, aun­que po­dría va­ler el agua del mar. Y mu­chas cen­tra­les es­tán en zo­nas cos­te­ras. El otro in­gre­dien­te bá­si­co pa­ra con­si­de­rar si es­ta tec­no­lo­gía pue­de ser ex­por­ta­ble es la pre­sen­cia de ba­sal­to, la ro­ca vol­cá­ni­ca más abun­dan­te del pla­ne­ta, pre­sen­te en ca­si to­dos los fon­dos ma­ri­nos, aun­que so­lo en el 10 por cien­to de la tie­rra con­ti­nen­tal. Los crí­ti­cos apun­tan a un pro­ble­ma más su­til, de men­ta­li­dad. Si los po­lí­ti­cos con­si­de­ran que el ca­len­ta­mien­to glo­bal pue­de ata­jar­se con es­ta téc­ni­ca, po­dría ser­vir co­mo ex­cu­sa pa­ra des­in­cen­ti­var la ver­da­de­ra solución, que es re­du­cir el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les y en­tor­pe­cer así las di­fi­cul­to­sas ne­go­cia­cio­nes en las su­ce­si­vas cum­bres so­bre el cli­ma. De mo­men­to, es­te mé­to­do su­po­ne un mo­des­to be­ne­fi­cio ines­pe­ra­do pa­ra al­gu­nos is­lan­de­ses. El agua ca­lien­te que sa­le por el gri­fo en los ho­ga­res de Rei­kia­vik, que abas­te­ce la cen­tral de He­llis­hei­di, ya no hue­le a hue­vos po­dri­dos.

A la com­pa­ñía eléc­tri­ca le cues­ta 25 eu­ros la to­ne­la­da en­te­rra­da, un cos­te tres ve­ces me­nor que con mé­to­dos con­ven­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.