Ani­ma­les de com­pa­ñía

Co­ra­zas sin de­fec­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

iem­pre me ha pro­cu­ra­do ín­ti­mo con­sue­lo com­pro­bar que mu­chas de las más al­tas ci­mas del ar­te lla­ma­do ‘ca­tó­li­co’ (du­ran­te si­glos, tal eti­que­ta ha­bría re­sul­ta­do re­dun­dan­te) no fue­ron crea­das por ar­tis­tas de­vo­tos y mo­ri­ge­ra­dos, sino por ar­tis­tas de vi­da li­cen­cio­sa o irre­gu­lar, in­clu­so por ré­pro­bos. Así ocu­rre, por ejem­plo, con Mi­guel Án­gel Buo­na­rro­ti o con Ca­ra­vag­gio, por ci­tar dos ge­nios que cul­ti­va­ron pa­sio­nes no de­ma­sia­do san­tas y crea­ron obras que to­da­vía hoy (o so­bre todo hoy) cau­san pas­mo y mue­ven a la fe. Así ocu­rre tam­bién con nues­tro di­vino Lo­pe, un sa­cer­do­te que ape­nas ter­mi­na­ba la mi­sa co­rría a cui­dar de su aman­te en­fer­ma. Y, to­da­vía en fe­chas re­cien­tes, cuan­do el ar­te lla­ma­do ‘ca­tó­li­co’ ha de­ja­do de exis­tir, ha­lla­mos ci­neas­tas pro­fa­nos co­mo Pier Pao­lo Pa­so­li­ni o Mar­tin Scor­se­se que, de re­pen­te, nos brin­dan obras lle­nas de una vi­bra­ción re­li­gio­sa des­ga­rra­do­ra, inac­ce­si­ble pa­ra esas pe­li­cu­li­tas pre­ten­di­da­men­te ca­tó­li­cas que ilus­tran vi­das de san­tos o de pa­pas: obras inanes, al­mi­ba­ra­das, cur­si­lo­nas, re­la­mi­di­tas, pu­ra ba­zo­fia pa­ra con­su­mo in­terno de bea­to­rras y chu­pa­ci­rios. Lo cier­to es que el ar­te lla­ma­do ‘ca­tó­li­co’, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, de­jó de exis­tir ha­ce ya al­gu­nos si­glos, co­mo se pue­de com­pro­bar en­tran­do en cual­quier igle­sia apro­xi­ma­da­men­te mo­der­na (y tam­bién, por cier­to, en mu­chas igle­sias an­ti­guas, de­vas­ta­das por las mal­ha­da­das des­amor­ti­za­cio­nes, por los fu­ro­res ve­sá­ni­cos de nues­tra Gue­rra Ci­vil o –last, but not least— por el ri­sue­ño va­ti­ca­no­se­gun­dis­mo). Allí en­con­tra­re­mos imá­ge­nes más bo­ba­li­co­nas que pia­do­sas, pu­ro ye­so me­ren­go­so y lien­zo pom­pier; o bien, en una fa­se pos­te­rior, obras des­co­yun­ta­das y de un feís­mo que levanta ja­que­cas, geo­me­trías ba­ru­lle­ras que ac­túan co­mo emé­ti­cos de la de­vo­ción, cha­fa­rri­no­nes ho­rren­dos con ín­fu­las van­guar­dis­tas. A es­ta pe­no­sa de­ca­den­cia del ar­te lla­ma­do ‘ca­tó­li­co’, hoy náu­fra­go en la más ab­so­lu­ta irre­le­van­cia, se le pue­den bus­car to­das las ex­pli­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, es­té­ti­cas y fi­lo­só­fi­cas que se quie­ra; pe­ro tal zu­rri­bu­rri de ex­pli­ca­cio­nes no bas­ta pa­ra ne­gar una ra­zón de ti­po hu­mano que sue­le es­ca­mo­tear­se. Ocu­rrió que, du­ran­te si­glos, quie­nes man­da­ban en la Igle­sia en­ten­dían una ver­dad teo­ló­gi­ca tan ele­men­tal co­mo que la Gra­cia pue­de alo­jar­se en las almas he­ri­das, o in­clu­so in­fes­ta­das por el vicio; y, en cam­bio, pue­de igual­men­te pa­sar de lar­go ante las almas más lim­pias e im­po­lu­tas. Y, en­ten­dien­do es­ta ele­men­tal ver­dad teo­ló­gi­ca, la Igle­sia no tu­vo em­pa­cho en atraer ha­cia sí a los pin­to­res de vi­da di­so­lu­ta, a los poe­tas de há­bi­tos es­ca­bro­sos, a los ar­tis­tas ré­pro­bos; y, de es­te mo­do, ade­más de apro­ve­char­se de la Gra­cia que anida­ba en sus mal­tre­chas almas y de in­cor­po­rar a sus tem­plos obras su­bli­mes, a mu­chos los atra­jo ha­cia su re­dil, sal­ván­do­los de la des­truc­ción. Pe­ro hu­bo un mo­men­to en que la Igle­sia se pro­tes­tan­ti­zó y sus je­rar­quías se ro­dea­ron de lo que Me­nén­dez Pe­la­yo lla­ma­ba «jan­se­nis­tas y ha­za­ñe­ros» (o sea, pu­ri­ta­nos y mea­pi­las), gen­te de al­ma ruin que nun­ca sue­ña, gen­te muy de­vo­ta y mo­ri­ge­ra­da que se es­can­da­li­za­ba del pintor ma­ri­cón, del poe­ta adúl­te­ro, del ci­neas­ta bo­rra­cho; y que, en lu­gar de atraer­los, los ex­pul­sa­ba a las ti­nie­blas, ho­rro­ri­za­da de sus pa­la­bras soe­ces y sus obras ás­pe­ras y des­ga­rra­das. Y es­ta gen­te gri­mo­si­lla fue adue­ñán­do­se de las es­truc­tu­ras ecle­siás­ti­cas, cus­pi­dean­do has­ta al­can­zar el man­do y des­te­rran­do el ver­da­de­ro ar­te de la ca­sa de Dios, pa­ra lle­nar­la pri­me­ro de ye­sos pas­te­lo­sos y ya por úl­ti­mo de ho­rren­dos cha­fa­rri­no­nes. A es­ta gen­te tan san­ti­ta, im­permea­ble al ar­te y a la Gra­cia, Char­les Pé­guy la re­tra­tó con pa­la­bras de fue­go que no me re­sis­to a re­pro­du­cir: «Y es que las más hon­ra­das gen­tes, o aque­llos a quie­nes se lla­ma así, o gus­tan que se les lla­me así, no tie­nen pun­tos fla­cos en la ar­ma­du­ra. No es­tán heridos. Su piel de mo­ral cons­tan­te­men­te in­tac­ta los ha­ce un cue­ro y una co­ra­za sin de­fec­to. No pre­sen­tan en nin­gu­na par­te esa aber­tu­ra que ha­ce una te­rri­ble he­ri­da, una inol­vi­da­ble an­gus­tia, un pun­to de su­tu­ra mal ce­rra­do, una mor­tal in­quie­tud, un in­vi­si­ble tras­fon­do del al­ma, una amar­gu­ra se­cre­ta, una rui­na en­mas­ca­ra­da, una ci­ca­triz mal ce­rra­da. No pre­sen­tan esa puer­ta a la Gra­cia que es esen­cial­men­te el pe­ca­do. Pues­to que no es­tán heridos, no son vul­ne­ra­bles. Pues­to que no les fal­ta na­da, no se les da na­da. Pues­to que no les fal­ta na­da, no

El ar­te 'ca­tó­li­co', sal­vo ex­cep­cio­nes, de­jó de exis­tir ha­ce ya si­glos, co­mo se pue­de com­pro­bar en cual­quier igle­sia apro­xi­ma­da­men­te mo­der­na

Qse les da lo que es Todo. El amor mis­mo de Dios no cu­ra aque­llo que no tie­ne lla­gas. El sa­ma­ri­tano re­co­gió al hom­bre por­que es­ta­ba pos­tra­do en la tie­rra. La Ve­ró­ni­ca lim­pió el ros­tro de Je­sús por­que es­ta­ba su­cio. El que no es­tá caí­do, no se­rá re­co­gi­do; el que no es­tá su­cio, no se­rá ja­más lim­pia­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.