EL ESPÍA QUINTUPLE

En 1943, Pe­ter Fle­ming, her­mano de Ian –el crea­dor de Ja­mes Bond–, fi­chó a un pro­me­te­dor agen­te se­cre­to in­dio, a quien dio el nom­bre en cla­ve de Sil­ver. Su nue­vo con­tra­ta­do era un maes­tro del en­ga­ño. Tra­ba­jó si­mul­tá­nea­men­te pa­ra Gran Bre­ta­ña, Ita­lia, Alem

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR MIHIR BOSE

UN HOM­BRE BAJITO Y PULCRAMENTE AFEITADO LLA­MÓ A LA PUER­TA TRA­SE­RA DE LA EM­BA­JA­DA DE ITA­LIA EN KA­BUL. ERA EL 22 DE FE­BRE­RO DEL AÑO 1941. EL SU­JE­TO SE IDEN­TI­FI­CÓ ANTE LOS VI­GI­LAN­TES: ERA CO­CI­NE­RO Y HERR THO­MAS, DI­REC­TOR DE LA COM­PA­ÑÍA ALE­MA­NA SIE­MENS, LE EN­VIA­BA PA­RA PO­NER­SE A LAS ÓR­DE­NES DEL EM­BA­JA­DOR. CUAN­DO LE CO­MU­NI­CA­RON

la vi­si­ta, el di­plo­má­ti­co Pie­tro Qua­ro­ni tor­ció el ges­to. Af­ga­nis­tán era un país neu­tral. Y aun­que na­zis e ita­lia­nos plan­ta­ban ca­ra al Im­pe­rio bri­tá­ni­co en Eu­ro­pa, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que­da­ba muy le­jos de esa par­te del mun­do. «¿Y pa­ra qué le en­vía Herr Tho­mas?», bra­mó el em­ba­ja­dor. El vi­si­tan­te, le­jos de ame­dren­tar­se, res­pon­dió con voz fir­me: «Eso no lo sé. Tan so­lo me ha pe­di­do que ha­ble con us­ted». Al­go en su tono le in­di­có al ita­liano que no es­ta­ba ante un af­gano co­rrien­te. Te­le­fo­neó a Tho­mas y, al col­gar, in­vi­tó con ama­bi­li­dad al ex­tra­ño a to­mar asien­to. El hom­bre di­jo lla­mar­se Rah­mat Khan. En reali­dad, con­fe­só, no era ni co­ci­ne­ro ni af­gano, sino in­dio. Ha­bía lle­ga­do a Ka­bul acom­pa­ñan­do al ca­ris­má­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio in­dio Sub­has Bose, que lu­cha­ba pa­ra li­be­rar a su país de la do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca. Los bri­tá­ni­cos con­si­de­ra­ban a Bose un enemi­go aún más pe­li­gro­so que Mahat­ma Gand­hi, pues creía po­si­ble aca­bar con el man­da­to co­lo­nial a tra­vés de la vio­len­cia. Con la ayu­da de Khan, Bose ha­bía es­ca­pa­do de la In­dia, don­de es­ta­ba a pun­to de ser de­te­ni­do por los bri­tá­ni­cos. La pa­re­ja lle­va­ba ca­si un mes es­con­di­da en una po­sa­da de ca­rre­te­ra, in­ca­paz de con­se­guir ayu­da de la Em­ba­ja­da ru­sa o ale­ma­na. Khan ape­la­ba aho­ra a los ita­lia­nos. Tras la con­ver­sa­ción, Qua­ro­ni se las arre­gló pa­ra sa­car a Bose de Af­ga­nis­tán y lo em­bar­có rum­bo a Ale­ma­nia; a Khan, en cam­bio, lo em­bar­có en una aven­tu­ra que aca­bó por con­ver­tir­lo en uno de los espías más ca­ros y con ma­yo­res éxi­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial... Y en el úni­co que lle­gó a ser agen­te quíntuple.

El em­ba­ja­dor ita­liano en Ka­bul lo con­vir­tió en espía en su in­ten­to de de­bi­li­tar a los bri­tá­ni­cos en la In­dia

Khan, cu­yo nom­bre real era Bha­gat Ram Tal­war, es­pió pa­ra Ita­lia, Ale­ma­nia, Ru­sia, Ja­pón y Reino Uni­do, aun­que su ver­da­de­ra leal­tad la re­ser­va­ba pa­ra su In­dia na­tal y el par­ti­do co­mu­nis­ta de aquel país. Tal­war era hi­jo de un te­rra­te­nien­te in­dio. Muy uni­do a su her­mano ma­yor, su vi­da cam­bió cuan­do es­te fue eje­cu­ta­do por los bri­tá­ni­cos acu­sa­do de dar muer­te a un po­li­cía. Tal­war se unió al par­ti­do co­mu­nis­ta en su fu­ri­bun­do re­cha­zo a la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca. PRI­ME­RO, LOS ITA­LIA­NOS. El em­ba­ja­dor Qua­ro­ni se dio cuen­ta rá­pi­da­men­te del gran pa­pel que po­día desem­pe­ñar la In­dia en la gue­rra. Las po­ten­cias del Eje po­dían uti­li­zar Af­ga­nis­tán, el pa­tio tra­se­ro de la In­dia, pa­ra fi­ni­qui­tar el con­trol de los bri­tá­ni­cos so­bre la jo­ya de su co­ro­na im­pe­rial. El em­ba­ja­dor ita­liano asig­nó a Tal­war una mi­sión: via­jar re­gu­lar­men­te a la ciu­dad in­dia de Pes­ha­war. A la ida de­bía lle­var ex­plo­si­vos pa­ra que los in­dios los usa­ran con­tra Gran Bre­ta­ña; a su re­gre­so de­bía traer in­for­ma­ción. Así em­pe­zó Tal­war a es­piar pa­ra los ita­lia­nos. Sin em­bar­go, pron­to el tra­ba­jo de­jó de cu­brir sus am­bi­cio­nes y exi­gió más di­ne­ro. Los ita­lia­nos lo re­mi­tie­ron a sus alia­dos más adi­ne­ra­dos: los ale­ma­nes de la Em­ba­ja­da de Ka­bul, en cu­ya ca­ja fuer­te guar­da­ban el equi­va­len­te a 24 mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­les. DES­PUÉS, LOS ALE­MA­NES. En­tre 1941 y 1945, Tal­war hi­zo has­ta 12 viajes des­de Ka­bul pa­ra re­co­pi­lar in­for­ma­ción en su país na­tal. Los ale­ma­nes le al­qui­la­ron un pi­so en

la ca­pi­tal af­ga­na. Ha­cia el fi­nal de la con­tien­da, Tal­war ha­bía sa­ca­do a sus je­fes del Eje la frio­le­ra de tres mi­llo­nes de eu­ros. Par­te del di­ne­ro lo en­tre­gó al par­ti­do co­mu­nis­ta de la In­dia, siem­pre ne­ce­si­ta­do de fon­dos. Tal­war se­guía sien­do co­mu­nis­ta, y su in­ten­ción no era ayu­dar a los fas­cis­tas de Ale­ma­nia o Ita­lia. Así que pron­to em­pe­zó a su­mi­nis­trar­les in­for­ma­ción fal­sa, se­gu­ro de que no ten­drían for­ma de com­pro­bar­la. Pa­ra per­fec­cio­nar el en­ga­ño, re­ca­bó la ayu­da de un es­cri­tor de fic­ción in­dio tam­bién co­mu­nis­ta. En­tre los dos se in­ven­ta­ron una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da All-in­dia Na­tio­nal Re­vo­lu­tio­nary Com­mi­tee. Con­si­guie­ron in­ser­tar en los pe­rió­di­cos unas his­to­rias ur­di­das de for­ma tan há­bil que los ale­ma­nes se cre­ye­ron que el fic­ti­cio gru­po de Tal­war es­ta­ba pro­vo­can­do do­lo­res de ca­be­za a los bri­tá­ni­cos con sus ac­cio­nes. El éxi­to de la aña­ga­za se ex­pli­ca por­que Ka­bul, Ita­lia y Ale­ma­nia es­ta­ban tan des­or­ga­ni­za­dos y ero­sio­na­dos por luchas in­ter­nas de po­der que des­cui­da­ron las la­bo­res de in­te­li­gen­cia.

LUE­GO , LOS SO­VIÉ­TI­COS . Tal­war era un ar­tis­ta del do­ble jue­go. Cuan­do Hitler pu­so en mar­cha la in­va­sión de la Unión So­vié­ti­ca, el 22 de ju­nio de 1941, nues­tro hom­bre se en­con­tró con un di­le­ma. Aho­ra que los na­zis es­ta­ban de­vas­tan­do la pa­tria del co­mu­nis­mo, ¿có­mo po­día se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ellos? El 15 de sep­tiem­bre de 1941 se di­ri­gió a la Em­ba­ja­da ru­sa en Ka­bul. Los res­pon­sa­bles so­vié­ti­cos de in­te­li­gen­cia lo in­te­rro­ga­ron in­ten­sa­men­te, pe­ro aca­ba­ron be­bien­do con él, con­ven­ci­dos de que era un ver­da­de­ro co­mu­nis­ta que nun­ca trai­cio­na­ría a la URSS. A los ru­sos les en­tu­sias­ma­ba la pers­pec­ti­va de con­tar con un agen­te en quien los ale­ma­nes con­fia­ban. No so­lo eso. MÁS TAR­DE, LOS IN­GLE­SES. Unos me­ses des­pués, Tal­war se con­vir­tió en agen­te compartido por Ru­sia y por Gran Bre­ta­ña, el úni­co espía que los ru­sos con­vi­nie­ron en com­par­tir. A par­tir de abril de 1943 su in­ter­lo­cu­tor en los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos fue Pe­ter Fle­ming, el maes­tro de espías y her­mano de Ian Fle­ming –crea­dor de Ja­mes Bond–. Fle­ming es­tu­vo al car­go de nu­me­ro­sos agen­tes do­bles y otor­gó a Tal­war un apo­do que hi­zo for­tu­na: Sil­ver, por el que des­de en­ton­ces se­ría co­no­ci­do. Sil­ver con­ta­ba con un trans­mi­sor que le ha­bían da­do los ale­ma­nes pa­ra que re­co­gie­se in­for­ma­ción se­cre­ta de los bri­tá­ni­cos en la In­dia. Fle­ming hi­zo que ins­ta­la­ran el apa­ra­to en los jar­di­nes del pa­la­cio del vi­rrey en Nue­va Del­hi. A par­tir del oto­ño de 1943 los bri­tá­ni­cos, fin­gien­do des­co­no­cer que eran gra­ba­dos, em­pe­za­ron a en­viar a Ber­lín da­tos fic­ti­cios so­bre cues­tio­nes mi­li­ta­res. Fle­ming no siem­pre las te­nía to­das con­si­go en lo to­can­te a Sil­ver. Un día de agos­to de 1943, Sil­ver es­ta­ba con Fle­ming en Del­hi cuan­do el in­dio se tro­pe­zó con uno de sus con­tac­tos af­ga­nos. Te­me­ro­so de que el do­ble jue­go se hubiera des­cu­bier­to, Fle­ming su­pli­có a Sil­ver que se abs­tu­vie­ra de ir a Ka­bul. Pe­ro a Sil­ver le en­tró el pun­do­nor pro­fe­sio­nal, hi­zo ca­so omi­so y se mar­chó a Af­ga­nis­tán. Fle­ming no su­po na­da de él du­ran­te va­rias se­ma­nas. Y un buen día re­apa­re­ció. Se­gún le ex­pli­có a Fle­ming, en Ka­bul se en­con­tró con el af­gano, a quien in­vi­tó a co­mer en su apar­ta­men­to. Sil­ver le sir­vió un es­to­fa­do al curri en el que ha­bía in­ser­ta­do unos bi­go­tes de ti­gre, cu­yas pun­tas ace­ra­das pue­den cau­sar he­mo­rra­gia in­ter­na. Fue lo úl­ti­mo que el af­gano co­mió en su vi­da. Y así aca­bó el pro­ble­ma. Fle­ming lo cre­yó. AL FI­NAL, LOS JA­PO­NE­SES. En el cur­so de aquel via­je a Af­ga­nis­tán, el in­dio dio un pa­so más: con­ven­ció a los ale­ma­nes pa­ra que le pre­sen­ta­ran a Inou­ye, el agre­ga­do mi­li­tar ja­po­nés en Ka­bul. Los ni­po­nes en ese mo­men­to es­ta­ban ul­ti­man­do sus pla­nes de in­va­sión de la In­dia y pen­sa­ron que Sil­ver re­pre­sen­ta­ba una es­tu­pen­da fuen­te de da­tos so­bre el ver­da­de­ro po­de­río mi­li­tar bri­tá­ni­co. Pe­ro su­ce­dió lo con­tra­rio: Sil­ver se las arre­gló pa­ra que los ja­po­ne­ses le die­ran de­ta­lles so­bre los espías que es­ta­ban en­vian­do a la In­dia, a quie­nes Fle­ming no tar­dó en con­ver­tir en agen­tes do­bles.

Y LA FAL­SA ME­MO­RIA. Tras el fin de la gue­rra, Sil­ver des­apa­re­ció de la cir­cu­la­ción de for­ma mis­te­rio­sa. La In­dia fue de­cla­ra­da in­de­pen­dien­te en 1947 y de Sil­ver no se su­po na­da du­ran­te las tres dé­ca­das pos­te­rio­res. Has­ta que en los años se­ten­ta, cuan­do los se­gui­do­res de Bose –que ha­bía muer­to en 1945– hon­ra­ban a es­te co­mo uno de los gran­des hé­roes de la in­de­pen­den­cia in­dia, Sil­ver re­apa­re­ció pa­ra con­tar su última men­ti­ra. Es­cri­bió unas me­mo­rias so­bre su pa­pel en la con­se­cu­ción de la li­ber­tad na­cio­nal, en las que ase­gu­ra­ba que so­lo ha­bía es­pia­do pa­ra las po­ten­cias del Eje, man­te­nién­do­se fiel a Bose en todo mo­men­to. Una vez más co­ló. Sil­ver mu­rió en 1983 a los 75 años. Y tan so­lo aho­ra se ha da­do a co­no­cer la ver­da­de­ra his­to­ria del úni­co espía quíntuple de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Co­la­bo­ró con los na­zis has­ta que in­va­die­ron la URSS. Él era co­mu­nis­ta. Y de­ci­dió cam­biar de ban­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.