A fon­do.

En­tran co­mo ado­les­cen­tes im­ber­bes y, cin­co años des­pués, ya lideran ope­ra­cio­nes en Af­ga­nis­tán, Irak o el Lí­bano. A pun­to de cum­plir 90 años, la Aca­de­mia Mi­li­tar de Za­ra­go­za nos abre sus puer­tas. Así se pre­pa­ran pa­ra la gue­rra (y tam­bién pa­ra la paz) los o

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FER­NAN­DO GOITIA / FO­TO­GRA­FÍAS: JO­NÁS BEL

A pun­to de cum­plir 90 años, la Aca­de­mia Mi­li­tar de Za­ra­go­za nos abre sus puer­tas. Así se pre­pa­ran pa­ra la gue­rra (y pa­ra la paz) los ofi­cia­les del Ejér­ci­to de Tie­rra.

Hoy to­ma­re­mos esa co­li­na», anun­cia el ca­pi­tán Del Ho­yo. Tum­ba­dos en­tre los ar­bus­tos, fu­sil de asal­to HK G36 apun­tan­do ha­cia el ob­je­ti­vo, sus hom­bres, sus mu­cha­chos más bien –nin­guno su­pera los 23 años–, es­pe­ran la or­den de avan­zar. DOS AME­TRA­LLA­DO­RAS MG42 ta­ble­tean des­de los flan­cos ba­rrien­do la zo­na, des­pe­jan­do el ca­mino, cuan­do sue­na la voz del ofi­cial: «¡Ade­lan­te!». Y ahí se van to­dos, cam­po a tra­vés, co­rrien­do ha­cia el enemi­go, va­cian­do car­ga­do­res, lan­zán­do­se al ba­rro y le­van­tán­do­se, en re­le­vos, pa­ra dis­pa­rar y cu­brir el avan­ce de sus com­pa­ñe­ros, in­ter­cam­bian­do in­di­ca­cio­nes a gri­tos, to­dos con la adre­na­li­na a flor de piel. Ca­si dos ki­ló­me­tros des­pués, la Sec­ción de van­guar­dia de la Com­pa­ñía de Al­fé­re­ces Ca­de­tes de In­fan­te­ría de 4º Cur­so ha to­ma­do la co­ta. Hoy to­dos han lle­ga­do vi­vos. Na­die dis­pa­ra­ba des­de el otro la­do. Era un ejer­ci­cio. Al ver­los ce­le­brar, sin em­bar­go, es inevi­ta­ble pen­sar. Si fue­ra la gue­rra de ver­dad, ¿cuan­tos ha­brían so­bre­vi­vi­do?

LA TRA­DI­CIÓN DEL REY SOL­DA­DO

Los ca­de­tes que ca­da año in­gre­san en la Aca­de­mia Ge­ne­ral Mi­li­tar de Za­ra­go­za sa­ben que qui­zá al­gún día un adies­tra­mien­to co­mo es­te les sal­ve la vi­da. O vi­das aje­nas in­clu­so. Pa­ra ello se so­me­ten du­ran­te cin­co años a un régimen de es­tu­dio y adies­tra­mien­to de una exi­gen­cia apa­bu­llan­te. Aquí vi­ven hoy, en un in­men­so com­ple­jo de 71 hec­tá­reas a las afue­ras de la ca­pi­tal ma­ña, 1098 pro­yec­tos de ofi­cia­les del Ejér­ci­to, Guar­dia Ci­vil y Cuer­pos Co­mu­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das. Por aquí pa­só, sin ir más le­jos, el en­ton­ces Prín­ci­pe Juan Carlos (de 1955 a 1957), se­gui­do tres dé­ca­das más tar­de por su hi­jo, Fe­li­pe, que re­ci­bió el des­pa­cho de te­nien­te el 13 de julio de 1989. Una ex­pe­rien­cia por la cual, se pue­de pre­su­po­ner, pa­sa­rá la Prin­ce­sa

AQUÍ SE FOR­MA­RON LOS PRÍN­CI­PES JUAN CARLOS Y FE­LI­PE. Y SE SU­PO­NE QUE LO HA­RÁ LA PRIN­CE­SA LEO­NOR

Leo­nor al cum­plir los 18 años, siem­pre y cuan­do la Ca­sa Real con­ti­núe con la tra­di­ción del rey sol­da­do, de raíz pru­sia­na, que han se­gui­do los Bor­bo­nes des­de Al­fon­so XII. Fue pre­ci­sa­men­te es­te mo­nar­ca, for­ma­do en la Aca­de­mia Mi­li­tar de Sand­hurst, en el Reino Uni­do, quien creó es­ta ins­ti­tu­ción cu­ya pri­me­ra se­de fue el Alcázar de To­le­do y que Pri­mo de Ri­ve­ra –pri­mer ofi­cial allí for­ma­do que lle­gó a ge­ne­ral– es­ta­ble­ció en Za­ra­go­za en 1927.

AL­CAN­ZAN­DO A EU­RO­PA

«La aper­tu­ra de 'la Ge­ne­ral' pu­so nues­tra en­se­ñan­za mi­li­tar a la al­tu­ra de Eu­ro­pa –sub­ra­ya Jo­sé Ra­món Ortiz de Zá­ra­te, te­nien­te co­ro­nel, pro­fe­sor de His­to­ria y en­ci­clo­pé­di­ca me­mo­ria de la Aca­de­mia–. Y lo hi­zo, ade­más, con ca­rác­ter de ur­gen­cia, ante la ne­ce­si­dad de crear y fo­men­tar el es­pí­ri­tu de com­pa­ñe­ris­mo, ya que el cor­po­ra­ti­vis­mo de ca­da cuer­po es­ta­ba po­nien­do en pe­li­gro la uni­dad y cohe­sión del Ejér­ci­to». Na­cía así, el 20 de fe­bre­ro de 1882, lo que se co­no­ce co­mo el 'es­pí­ri­tu de la Ge­ne­ral'. «Es un in­tan­gi­ble que reúne los va­lo­res que de­fi­nen a los ofi­cia­les de nues­tro Ejér­ci­to de Tie­rra –ex­pli­ca el ge­ne­ral de bri­ga­da Luis Lan­cha­res, ac­tual di­rec­tor de la Aca­de­mia–. Es un fac­tor de uni­dad. To­dos los que he­mos pa­sa­do por aquí com­par­ti­mos unos mis­mos idea­les: vo­ca­ción, es­fuer­zo, de­di­ca­ción, for­ma­ción, ejem­plo, es­pí­ri­tu de ser­vi­cio, com­pa­ñe­ris­mo, ho­nor, pa­trio­tis­mo...». In­cul­car ese 'es­pí­ri­tu' en los fu­tu­ros ofi­cia­les es el gran ob­je­ti­vo de la Aca­de­mia, un lu­gar don­de se pon­drá a prue­ba la con­vic­ción de los ca­de­tes que en­tran ca­da año pen­san­do en en­tre­gar su vi­da a una ca­rre­ra en el Ejér­ci­to.

FOR­MA­CIÓN IN­TEN­SI­VA

En régimen de in­ter­na­do y con seis ho­ras de cla­se dia­rias, los alum­nos se for­man co­mo in­ge­nie­ros –des­de ha­ce sie­te años re­ci­ben el tí­tu­lo de in­ge­nie­ro en Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial por la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za–, mien­tras asi­mi­lan co­no­ci­mien­tos de ba­lís­ti­ca, ti­ro, tác­ti­ca, sis­te­mas de ar­mas, to­po­gra­fía y otras asig­na­tu­ras de ám­bi­to cas­tren­se. Ade­más, se so­me­ten a cla­ses de for­ma­ción fí­si­ca dia­ria y a nu­me­ro­sas prác­ti­cas de ins­truc­ción y en­tre­na­mien­to de com­ba­te, ya sea en cam­po abier­to y zo­nas ur­ba­nas, en mon­ta­ña in­ver­nal y es­ti­val, con­tra­in­sur­gen­cia, con he­li­cóp­te­ros, blin­da­dos...

Su­pe­rar esos du­rí­si­mos cin­co años, eso sí, tie­ne pre­mio: el gra­do de te­nien­te. Un lo­gro que des­de su fun­da­ción han al­can­za­do más de 23.000 ofi­cia­les. A pun­to de cum­plir 135 años –90 en su ubi­ca­ción ac­tual en Za­ra­go­za–, 'la Ge­ne­ral' es hoy una en­ti­dad que, ase­gu­ra su di­rec­tor, go­za de gran pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. «Cuan­do va­mos por el mun­do, a los mi­li­ta­res es­pa­ño­les siem­pre nos pre­gun­tan si so­mos de la Aca­de­mia Mi­li­tar de Za­ra­go­za», re­ve­la con in­di­si­mu­la­do or­gu­llo Lan­cha­res, un ofi­cial que, en­tre otras mi­sio­nes, ha pres­ta­do ser­vi­cios en An­go­la, Kosovo, Af­ga­nis­tán o el Lí­bano.

EL VÍNCU­LO CON WEST POINT

La Ge­ne­ral, de he­cho, cuen­ta con un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio de ca­de­tes con sus cé­le­bres ho­mó­lo­gas de West Point, en Es­ta­dos Uni­dos, y la fran­ce­sa Saint-cyr (fun­da­da por Na­po­león en 1802), dos de las ins­ti­tu­cio­nes de en­se­ñan­za mi­li­tar más pres­ti­gio­sas del pla­ne­ta. «Pa­ra que te ha­gas una idea de nues­tros víncu­los in­ter­na­cio­na­les –aña­de el ge­ne­ral di­rec­tor, sen­ta­do en el añe­jo des­pa­cho que ocu­pa en el edi­fi­cio his­tó­ri­co de la Aca­de­mia, a las afue­ras de Za­ra­go­za–, en es­tos mo­men­tos te­ne­mos alum­nos de on­ce paí­ses tan va­ria­dos co­mo Jordania, Co­rea del Sur o Co­lom­bia». In­gre­sar en es­te cen­tro, sin em­bar­go, no es fá­cil. «La ma­yo­ría de los alum­nos lle­ga con 18 años y se en­fren­ta a lo que im­pli­ca pa­ra cual­quie­ra em­pe­zar la uni­ver­si­dad, so­lo que aquí el cho­que es do­ble –ex­pli­ca En­ri­que Gai­tán, co­ro­nel sub­di­rec­tor y je­fe de es­tu­dios de la Aca­de­mia–. Vie­nen del 'co­le', de vi­vir con sus pa­dres y, de re­pen­te, se po­nen a es­tu­diar una in­ge­nie­ría de gran exi­gen­cia y, en­ci­ma, en un régimen mi­li­tar. Mu­chos no lo re­sis­ten. Uno ca­da cua­tro alum­nos, de he­cho, cau­sa ba­ja en pri­me­ro o re­pi­te cur­so». A esa exi­gen­cia se su­ma la no­ta mí­ni­ma de ac­ce­so, por en­ci­ma del 12 (so­bre 14), ne­ce­sa­ria pa­ra en­trar, y otras cua­tro prue­bas. «Un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co, prue­bas fí­si­cas, una prue­ba psi­co­téc­ni­ca y otra de in­glés has­ta un ni­vel mí­ni­mo de B1», aña­de Gai­tán, que son­ríe sa­tis­fe­cho al re­ve­lar la no­ta con la que ha in­gre­sa­do el pri­me­ro de la última pro­mo­ción: «13,9».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.