Ani­ma­les de com­pa­ñía

Un ca­pi­ta­lis­mo sin lí­mi­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

con fre­cuen­cia, cuan­do tra­ta­mos de de­fen­der o im­pug­nar un de­ter­mi­na­do ré­gi­men po­lí­ti­co, en lu­gar de re­fe­rir­nos a lo que ese ré­gi­men po­lí­ti­co real­men­te es en la si­tua­ción pre­sen­te, nos ele­va­mos –por ob­ce­ca­ción ideo­ló­gi­ca, por se­gui­dis­mo am­bien­tal, por pu­ra can­di­dez– a un te­rreno ideal de prin­ci­pios tan rim­bom­ban­tes co­mo va­cuos. Al­go se­me­jan­te nos ocu­rre cuan­do tra­ta­mos de en­jui­ciar el ca­pi­ta­lis­mo, que sus de­fen­so­res pre­sen­tan idí­li­ca­men­te co­mo un sis­te­ma eco­nó­mi­co en el que agen­tes li­bres con­cu­rren en un mer­ca­do li­bre. Si el ca­pi­ta­lis­mo fue­se tal co­sa, sus de­trac­to­res se­ría­mos fá­cil­men­te ca­ri­ca­tu­ri­za­bles co­mo par­ti­da­rios de la es­cla­vi­tud, de­trac­to­res de la pro­pie­dad pri­va­da y de­fen­so­res de la con­fis­ca­ción de los me­dios de pro­duc­ción. Tal ca­ri­ca­tu­ri­za­ción, que gus­ta mu­cho a quie­nes de­fien­den un ca­pi­ta­lis­mo de fan­ta­sía o cien­cia-fic­ción, re­sul­ta me­nos sen­ci­lla cuan­do pro­ba­mos a ha­cer una des­crip­ción del ca­pi­ta­lis­mo fun­da­da en reali­da­des co­ti­dia­nas, y no en be­llas en­te­le­quias. Es­to es, pre­ci­sa­men­te, lo que ha­ce, con re­sul­ta­dos óp­ti­mos, Es­te­ban Her­nán­dez en su lu­ci­dí­si­mo en­sa­yo, Los lí­mi­tes del de­seo (Cla­ve In­te­lec­tual, 2016). Es­te­ban Her­nán­dez nos mues­tra el fun­cio­na­mien­to del ca­pi­tal nó­ma­da, la pro­li­fe­ra­ción de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros al­ta­men­te es­pe­cu­la­ti­vos, la emer­gen­cia de un nue­vo ca­pi­ta­lis­mo glo­bal que exi­ge re­glas di­fe­ren­tes que bo­rren las fron­te­ras, que eli­mi­nen to­das las tra­bas, que anu­len la me­dia­ción en­tre el clien­te y la em­pre­sa; y que, por su­pues­to, san­ti­fi­quen un nue­vo mo­do de con­tra­ta­ción en el que in­ter­ven­gan es­tric­ta­men­te las dos par­tes im­pli­ca­das, sin me­dia­ción sin­di­cal ni ins­ti­tu­cio­nal al­gu­na: por un la­do, cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les que ope­ran en las con­di­cio­nes más be­ne­fi­cio­sas ima­gi­na­bles, a ve­ces tri­bu­tan­do en pa­raí­sos fis­ca­les; por el otro, el pos­tu­lan­te del pues­to de tra­ba­jo, a me­nu­do em­pu­ja­do por el es­ta­do de ne­ce­si­dad y dis­pues­to a tra­ba­jar en las con­di­cio­nes más in­fra­hu­ma­nas. Es­te­ban Her­nán­dez ana­li­za, por ejem­plo, la pro­li­fe­ra­ción de un nue­vo ti­po de em­pre­sas, en­car­na­ción pre­di­lec­ta de es­te nue­vo ca­pi­ta­lis­mo, que ac­túan a mo­do de «con­te­ne­do­res», arra­san­do los te­ji­dos em­pre­sa­ria­les au­tóc­to­nos. Em­pre­sas que no tie­nen que abo­nar sa­la­rios ni se­gu­ros so­cia­les, que ape­nas de­ben pa­gar gas­tos de man­te­ni­mien­to (pues­to que los bie­nes con los que co­mer­cian no son su­yos) ni im­pues­tos (que co­rren a car­go de quien pres­ta el ser­vi­cio). Em­pre­sas que –a cam­bio de un por­cen­ta­je– se li­mi­tan a po­ner en con­tac­to (a tra­vés de in­ter­né o de una apli­ca­ción de te­lé­fono mó­vil) a au­tó­no­mos en si­tua­ción de ne­ce­si­dad que ofer­tan un ser­vi­cio de pre­cio re­du­ci­do (trans­por­te o alo­ja­mien­to, por ejem­plo) con sus clien­tes po­ten­cia­les. Mien­tras el ta­xis­ta o el due­ño de un hos­tal tie­nen que pa­gar im­pues­tos por el desem­pe­ño de su ac­ti­vi­dad, la em­pre­sa que fun­cio­na al mo­do de un «con­te­ne­dor» pue­de sal­var to­do ti­po de con­tro­les ins­ti­tu­cio­na­les, que en to­do ca­so re­cae­rán so­bre el au­tó­no­mo que tram­pea ofi­cian­do a sal­to de ma­ta de chófer u hos­pe­de­ro, sin nin­gún ti­po de ga­ran­tía la­bo­ral. Tam­bién ana­li­za Her­nán­dez la nue­va es­tra­ti­fi­ca­ción la­bo­ral fa­vo­re­ci­da por el ca­pi­ta­lis­mo ho­dierno, don­de se tien­de a crear una in­gen­te cla­se de pa­rias (a los que, sin em­bar­go, se les exi­gen idio­mas y co­no­ci­mien­tos in­for­má­ti­cos), a la vez que los tra­ba­ja­do­res más cua­li­fi­ca­dos y ex­per­tos son des­pe­di­dos y se for­man unas éli­tes di­rec­ti­vas, ca­da vez más dis­tan­cia­das (blin­da­das, en reali­dad) del res­to de la plan­ti­lla. Y to­do ello en un en­torno em­pre­sa­rial en el que los ór­ga­nos de ad­mi­nis­tra­ción im­po­nen cri­te­rios so­bre los pro­fe­sio­na­les que co­no­cen su ofi­cio. Ya no se tra­ta de fa­bri­car pro­duc­tos con­sis­ten­tes, sino de pro­du­cir de for­ma ba­ra­ta y rá­pi­da; ya no se tra­ta de al­can­zar y man­te­ner un pres­ti­gio, sino de ofre­cer va­lor in­me­dia­to al ac­cio­nis­ta o al fon­do de in­ver­sión. No hay que con­so­li­dar la em­pre­sa, sino ge­ne­rar be­ne­fi­cios a cor­to pla­zo. Y es­te ca­pi­ta­lis­mo desem­bri­da­do que de­gra­da el tra­ba­jo, arra­sa el te­ji­do em­pre­sa­rial au­tóc­tono y adul­te­ra ám­bi­tos de la vi­da so­cial que has­ta aho­ra ha­bían per­ma­ne­ci­do in­dem­nes a su con­ta­mi­na­ción (el mun­do de la cul­tu­ra y la uni­ver­si­dad, por ejem­plo), pue­de desen­vol­ver­se ca­da vez más fá­cil­men­te en un mar­co nor­ma­ti­vo que au­to­ri­za los más di­ver­sos en­jua­gues y com­po­nen­das, que per­mi­te la eva­sión de im­pues­tos mien­tras

Sus de­fen­so­res lo pre­sen­tan idí­li­ca­men­te co­mo un sis­te­ma eco­nó­mi­co en el que agen­tes li­bres con­cu­rren en un mer­ca­do li­bre

Qes­tran­gu­la ca­da vez más al tra­ba­ja­dor y al pe­que­ño em­pre­sa­rio. Her­nán­dez nos lo ex­pli­ca, con una cla­ri­vi­den­cia que es ca­paz de pe­ne­trar en las ma­yo­res com­ple­ji­da­des, en Los lí­mi­tes del de­seo, un li­bro al­ta­men­te re­co­men­da­ble pa­ra quie­nes deseen co­no­cer me­jor la reali­dad del ca­pi­ta­lis­mo, no los ca­pi­ta­lis­mos de fan­ta­sía que nos ven­den los ob­ce­ca­dos ideo­ló­gi­cos y los após­to­les de la cien­cia-fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.