BRO­CHAS: MA­NUAL DE USO

Son las va­ri­tas má­gi­cas del ma­qui­lla­je. Y tu me­jor in­ver­sión. Na­da co­mo una bro­cha de ca­li­dad pa­ra con­se­guir un aca­ba­do per­fec­to. Te con­ta­mos to­dos sus se­cre­tos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Geología - Por Ste­fa­nie Mi­lla

Re­don­das, bi­se­la­das, pla­nas... Te con­ta­mos pa­ra qué sir­ve ca­da una y los se­cre­tos pa­ra con­ser­var­las.

QUI­ZÁ QUIEN LEA es­te ar­tícu­lo se pre­gun­te la ra­zón por la que es bue­na idea in­ver­tir en bro­chas de ma­qui­lla­je, cuan­do ca­si to­dos los cos­mé­ti­cos vie­nen con apli­ca­dor in­clui­do. Cier­to. Pe­ro… no nos en­ga­ñe­mos. In­clu­so los me­jo­res apli­ca­do­res –hay al­gu­nos di­se­ña­dos eje­cu­ta­dos con ver­da­de­ro in­ge­nio– nun­ca da­rán los re­sul­ta­dos que una bro­cha ade­cua­da pro­por­cio­na. Y si pen­sa­mos que en ma­qui­lla­je la cla­ve no es­tá en apli­car pro­duc­to, sino en có­mo se ha­ce, ¿es ne­ce­sa­rio de­cir al­go más? Es cier­to que una bue­na bro­cha no es ba­ra­ta. Tam­bién es cier­to que no du­ran años, ¡sino dé­ca­das! Su­fri­das y agra­de­ci­das, las bro­chas re­sis­ten el pa­so del tiempo de for­ma en­vi­dia­ble. Ni si­quie­ra ha­ce fal­ta mi­mar­las de­ma­sia­do: con no mal­tra­tar­las en ex­ce­so aguan­tan en ple­na for­ma años, años y años. es que en es­ta ecua­ción no hay bue­nos ni ma­los, sino me­jo­res o peo­res, se­gún el uso que se les va­ya a dar. El pe­lo na­tu­ral (ge­ne­ral­men­te, ca­bra, po­ni o vi­són, se­gún la du­re­za y fle­xi­bi­li­dad que se ne­ce­si­te) es más ade­cua­do pa­ra los pro­duc­tos en pol­vo, pues re­sul­ta fle­xi­ble y per­mi­te un gran con­trol de la apli­ca­ción. Por su par­te, las fi­bras sin­té­ti­cas son idó­neas pa­ra fór­mu­las cre­mo­sas o con gra­sa (co­mo los fon­dos de ma­qui­lla­je), ya que el pe­lo, al no ser po­ro­so, no ab­sor­be el pro­duc­to; y re­sul­tan más hi­gié­ni­cas.

A la ho­ra de in­ver­tir, tres son los pa­rá­me­tros de ca­li­dad en los que de­be­mos fi­jar­nos: el pe­lo, la vi­ro­la (la abra­za­de­ra de me­tal) y el man­go.

El pe­lo na­tu­ral pue­de ser de di­fe­ren­te pro­ce­den­cia.

Pa­ra las bro­chas sua­ves, ne­ce­sa­rias pa­ra apli­ca­cio­nes más ex­ten­sas, se usa prin­ci­pal­men­te pe­lo de mar­ta –uno de los más pre­cia­dos por ser muy fle­xi­ble–, de ar­di­lla (tam­bién lla­ma­do pe­tit gris) y de tu­rón. El pe­lo sin­té­ti­co sue­le es­tar he­cho de ta­klon, nom­bre co­mer­cial de un de­ri­va­do del po­liés­ter, o de to­ray, tam­bién nom­bre co­mer­cial que de­sig­na es­te ti­po de fi­bra sin­té­ti­ca de­ri­va­da del car­bono.

La ca­li­dad de la vi­ro­la es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la du­ra­bi­li­dad del pin­cel.

Cuan­to me­jor sea la co­ne­xión del man­go con el pe­lo, más tiempo du­ra­rá. Es de­cir, no se des­pe­lu­cha­rá, que es la muer­te anun­cia­da de las bro­chas de ma­la ca­li­dad. Una prue­ba tan sen­ci­lla co­mo efi­caz es, a la ho­ra de ad­qui­rir­la, ti­rar sua­ve­men­te del pe­lo pa­ra ver si se suel­tan. Si nos que­da­mos con al­gún pe­li­llo en la mano… ma­lo.

PA­RA SU LIM­PIE­ZA SE PO­NE CHAM­PÚ NEU­TRO SO­BRE LA PAL­MA DE LA MANO, SE 'AMA­SA' CON SUA­VI­DAD Y SE EN­JUA­GA

El man­go de­be ser, so­bre to­do, agra­da­ble de usar. Si es de ma­de­ra, ha de es­tar bien bar­ni­za­do pa­ra no aca­bar des­cas­ca­ri­llán­do­se, mien­tras que los sin­té­ti­cos du­ra­rán por siem­pre ja­más. Aun­que su fun­ción prin­ci­pal es ser er­go­nó­mi­cos… ¡Tam­bién nos en­can­ta que sean bo­ni­tos, pa­ra qué ne­gar­lo! A la ho­ra de 'dar­les un agua' lo más im­por­tan­te es la sua­vi­dad, tan­to a la ho­ra de es­co­ger ja­bón (o bien uno neu­tro o un cham­pú sua­ve) co­mo de ma­ni­pu­lar­las (se po­ne el ja­bón so­bre la pal­ma de la mano y se 'ama­sa' el pe­lo, sin ti­ro­nes). Des­pués se en­jua­ga y se se­ca en plano, nun­ca en ver­ti­cal. Bas­ta con re­ti­rar el ex­ce­so de agua

(sí, una vez más con sua­vi­dad, ¡mu­cha sua­vi­dad!), de­po­si­tar­las tum­ba­das so­bre una toa­lla o al­go de pa­pel y de­jar que la hu­me­dad se eva­po­re so­la. Si las de­ja­mos de pie (por ejem­plo, en un va­so o en un cu­bi­le­te), el pe­so del agua abri­rá el pe­lo y da­ña­rá su for­ma, y pue­de con­tri­buir a des­pe­gar el pe­lo de la vi­ro­la. Otra op­ción son los es­prays lim­pia­do­res de bro­cha: có­mo­dos, rá­pi­dos, efi­ca­ces… Sin em­bar­go, es me­jor usar­los con mo­de­ra­ción, pues con­tie­nen al­cohol que pue­de des­hi­dra­tar y fra­gi­li­zar el pe­lo. Muy prác­ti­cos son los lim­pia­do­res de si­li­co­na, que per­mi­ten eli­mi­nar to­dos los res­tos de pro­duc­tos en pol­vo en un san­tia­mén con so­lo pa­sar el pin­cel en­tre sus púas. No son qui­zá el ins­tru­men­to más ade­cua­do pa­ra hi­gie­ni­zar la bro­cha, pe­ro sí per­fec­to pa­ra re­ti­rar res­tos de co­lor. en­ton­ces lle­ga­ron las bro­chas. Aho­ra, no so­lo exis­te un pin­cel es­pe­cí­fi­co pa­ra los fon­dos, ¡sino va­rios! Pla­nos de len­gua de ga­to; re­don­dos; ka­bu­ki; con de­pó­si­to o bien ova­la­dos… Fran Suá­rez, ma­qui­lla­dor na­cio­nal de Yves Saint Lau­rent, ex­pli­ca la va­rie­dad: «Con la bro­cha ade­cua­da no so­lo se con­si­gue ma­yor pre­ci­sión, sino, ade­más, un re­sul­ta­do más uni­for­me. La ra­zón de que ha­ya di­fe­ren­tes ti­pos de bro­chas es pa­ra adap­tar­se a las dis­tin­tas tex­tu­ras de fon­dos y con­se­guir di­fe­ren­tes aca­ba­dos. La pla­na per­mi­te un re­sul­ta­do muy ho­mo­gé­neo y bue­na co­ber­tu­ra, con un efec­to de ali­sa­do, mien­tras que las lla­ma­das 'mo­fe­ta' (con la pun­ta blan­ca) per­mi­ten un efec­to muy trans­pa­ren­te. A su vez, las que tie­nen de­pó­si­to sir­ven pa­ra no en­su­ciar­se las ma­nos y no to­car la ba­se con los de­dos en nin­gún mo­men­to». No so­lo eso: Fran Suá­rez nos da otra ra­zón: «El calor de los de­dos pue­de ac­ti­var las glán­du­las se­bá­ceas, lo que se evi­ta usan­do pin­cel». ¿Qué pa­sa en­ton­ces con las es­pon­jas? «Son idea­les pa­ra re­to­car –ex­pli­ca–. Con ellas fun­des o qui­tas allí don­de pue­da ha­ber ex­ce­so. Lo im­por­tan­te es usar­la a to­que­ci­tos, más que arras­tran­do». Q

LA BRO­CHA PLA­NA PER­MI­TE UNA BUE­NA CO­BER­TU­RA Y LAS LLA­MA­DAS 'MO­FE­TA', UN EFEC­TO MUY TRANS­PA­REN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.