El 'show' que ha­ce bai­lar

Au­di­to­rios com­ple­tos sal­tan de los asien­tos con los cócteles mu­si­ca­les de un es­pec­tácu­lo di­fe­ren­te que es­tá triun­fan­do en Amé­ri­ca y que aho­ra co­mien­za gi­ra por Es­pa­ña. Su re­ce­ta: rit­mo con­ta­gio­so, mez­cla de gé­ne­ros y sor­pre­sa. Por Fá­ti­ma Uri­ba­rri l Fo­togr

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él Música -

OMIO BABBINO CARO', de Puc­ci­ni, en­to­na­do por una so­prano ter­mi­na con­ver­ti­do en una ex­plo­si­va ver­sión de un te­ma del gru­po de heavy me­tal AC/CD. ¿Có­mo? A la so­prano que can­ta el aria de ópe­ra se le su­ma un mú­si­co es­tra­fa­la­rio con gui­ta­rra eléc­tri­ca y des­pués un sa­xo­fo­nis­ta con an­ti­faz, otra can­tan­te de voz gra­ve y po­de­ro­sa en­fun­da­da en un su­ge­ren­te cor­sé, un co­ro de gós­pel, un mú­si­co que to­ca el che­lo eléc­tri­co, una vio­li­nis­ta de la­bios ne­gros... La mú­si­ca crece, el pú­bli­co sal­ta de sus asien­tos en la tra­ve­sía de lo más tra­di­cio­nal a lo más rompe­dor en un re­co­rri­do por el que se pue­den co­rear te­mas de Ade­le, The Po­li­ce, Queen, Riha­na... Así es la fór­mu­la de Mu­sic

Has No Li­mits un nue­vo con­cep­to crea­do por un es­pa­ñol y que han aplau­di­do en Nue­va York, Mia­mi, Mé­xi­co, Mi­lán o Bar­ce­lo­na.

RIT­MO Y SOR­PRE­SA

Mu­sic Has No Li­mits no es una ban­da. «Es una com­pa­ñía de es­pec­tácu­los mu­si­ca­les que crea shows», ex­pli­ca Mi­guel De­pá­ra­mo, el pa­dre de es­ta re­ce­ta mu­si­cal que ha­ce bai­lar a au­di­to­rios en­te­ros. Eli­gen can­cio­nes mí­ti­cas ti­po Bohe­mian rap­sody, de Queen, las arro­pan con ins­tru­men­tos de cuer­da, de vien­to, piano, sin­te­ti­za­do­res y can­tan­tes y las en­ca­de­nan sua­ve­men­te con otros te­mas bus­can­do siem­pre cier­ta sor­pre­sa y que el es­pec­ta­dor se mue­va me­ci­do por un rit­mo cons­tan­te y con­ta­gio­so. Mi­guel De­pá­ra­mo es un mú­si­co pe­cu­liar. No ha es­tu­dia­do mú­si­ca. Nun­ca. A sus 32 años no sa­be leer una par­ti­tu­ra. Lo su­yo es ta­len­to na­tu­ral. En su ca­sa de Bar­ce­lo­na ha­bía un piano que na­die ha­cía ca­so has­ta que él a los sie­te años se sen­tó a to­car­lo y, co­mo por ins­pi­ra­ción di­vi­na, lo­gró in­ter­pre­tar las can­cio­nes que le gus­ta­ban. Sin pro­fe­so­res. «Lo mío es cues­tión de oí­do y au­to­apren­di­za­je», ex­pli­ca Mi­guel. To­ca­ba sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas y las en­la­za­ba unas con otras sin con­si­de­ra­cio­nes so­bre los gé­ne­ros: pop, gós­pel, rock, hou­se, clá­si­ca... to­do va­le siem­pre que ten­ga rit­mo, que dis­pa­re las emo­cio­nes de la gen­te. Po­co a po­co se fue ale­jan­do de la to­ga y los nú­me­ros. Ca­da vez más piano y me­nos le­yes. Es abo­ga­do y es­tá co­le­gia­do, «co­mo el 90 por cien­to de mi fa­mi­lia, en la que no hay un so­lo mú­si­co», cuen­ta. Tra­ba­jó en ban­ca pri­va­da y to­ca­ba por afi­ción. Has­ta que ha­ce cua­tro años se lan­zó de lleno al mun­do del es­pec­tácu­lo. Pro­bó en lo­ca­les pe­que­ños y la res­pues­ta lo ani­mó a atre­ver­se con apues­tas más al­tas. «El pri­mer show a ries­go pu­ro lo hi­ci­mos en el Au­di­to­rio de Bar­ce­lo­na en 2013. Lo lle­na­mos con­vo­can­do por re­des so­cia­les», cuen­ta Mi­guel De­pá­ra­mo. Fue un éxi­to. «Des­de en­ton­ces he­mos me­jo­ra­do el ves­tua­rio, el ma­qui­lla­je, la es­ce­no­gra­fía, los efec­tos vi­sua­les», di­ce Mi­guel. Y con­quis­ta­ron nue­vos pú­bli­cos. En Mia­mi com­par­tie­ron es­ce­na­rio con Pit­bull. Lue­go lle­na­ron el Lin­coln Cen­ter de Nue­va York. Y cre­cie­ron. Aho­ra son más de 200 per­so­nas.

A LA CA­ZA DE TA­LEN­TOS

«Con­ti­nua­men­te cap­ta­mos ta­len­tos», ex­pli­ca Mi­guel. Lo ha­cen a tra­vés de cas­tings ca­da vez más con­cu­rri­dos. En Mu­sic Has No Li­mits hay mú­si­cos pro­fe­sio­na­les, mu­chos de ellos han par­ti­ci­pa­do en mu­si­ca­les de pri­me­ra di­vi­sión, y tam­bién hay afi­cio­na­dos: «Te­ne­mos a una aza­fa­ta de Vue­ling que es fue­go en el es­ce­na­rio», di­ce Mi­guel. Hay in­te­gran­tes de or­ques­tas sin­fó­ni­cas, acom­pa­ñan­tes ha­bi­tua­les de Ale­jan­dro Sanz o Joa­quín Sa­bi­na... Pe­ro cuan­do ac­túan con Mu­sic Has No Li­mits se des­po­jan de sus iden­ti­da­des y pa­san a in­ter­pre­tar el per­so­na­je que les ha­ya to­ca­do: la so­prano es The Di­va, el che­lis­ta eléc­tri­co es El Rap­so­da, la can­tan­te de voz gra­ve y po­de­ro­sa es The Punky Gla­mour Girl... y así has­ta una do­ce­na de per­so­na­jes. De ahí el ma­qui­lla­je exa­ge­ra­do, el ves­tua­rio lla­ma­ti­vo. «Que­re­mos ha­cer con la mú­si­ca al­go pa­re­ci­do al Cir­co del Sol. No so­lo ha­ce­mos ver­sio­nes, ha­ce­mos una mez­cla ines­pe­ra­da de gé­ne­ros», cuen­ta Mi­guel. Aho­ra em­pren­den gi­ra por Es­pa­ña y pa­ra 2018 pro­me­ten un show con más de 80 ar­tis­tas en el es­ce­na­rio, in­clui­da una or­ques­ta sin­fó­ni­ca com­ple­ta.

"Con nues­tras mez­clas ines­pe­ra­das que­re­mos ha­cer con la mú­si­ca al­go pa­re­ci­do al Cir­co del Sol", di­ce Mi­guel De­pá­ra­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.