Hoy po­de­mos cam­biar la de­mo­cra­cia sin ha­cer una re­vo­lu­cion

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE /FO­TO­GRA­FÍA: TIM ARCHIBALD

Es­ta pla­ta­for­ma di­gi­tal de re­co­gi­da de fir­mas se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en nues­tro país. Más de 11 mi­llo­nes de es­pa­ño­les se han su­ma­do a las cam­pa­ñas de Change.org. Ca­si un mi­llón, sin ir más le­jos, fir­ma­ron con­tra la re­vá­li­da de la LOMCE. Ha­bla­mos con su fun­da­dor, Ben Rattray, en la se­de de la em­pre­sa en San Fran­cis­co.

ar­gan­do tres vo­lu­mi­no­sas ca­jas, Isi­do­ro Mar­tí­nez, un es­tu­dian­te ga­di­tano de ter­ce­ro de la ESO, se pre­sen­tó en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción el pa­sa­do sep­tiem­bre. Es­ta­ba allí pa­ra de­po­si­tar las 240.000 fir­mas que ha­bía lo­gra­do re­unir, a tra­vés de la pla­ta­for­ma de ac­ción so­cial Change.org, con las que so­li­ci­ta­ba la eli­mi­na­ción de las re­vá­li­das de la LOMCE. El en­ton­ces mi­nis­tro en fun­cio­nes, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, le re­ci­bió en su des­pa­cho du­ran­te me­dia ho­ra. A fi­na­les de no­viem­bre, su cam­pa­ña ya te­nía 1.003.379 fir­mas (la más mul­ti­tu­di­na­ria de Change. org en Es­pa­ña) y el mi­nis­te­rio y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas de­ci­dían, pre­sio­na­dos por su ini­cia­ti­va y otras mo­vi­li­za­cio­nes, en­te­rrar las re­vá­li­das. Es lo que en Change.org lla­man una gran «vic­to­ria». Con más de 170 mi­llo­nes de usua­rios en 196 paí­ses, la pla­ta­for­ma se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en Es­pa­ña. Más de 11 mi­llo­nes de usua­rios han fir­ma­do al­gu­na de sus pe­ti­cio­nes en nues­tro país y ca­da mes se po­nen en mar­cha 4000 cam­pa­ñas nue­vas. La his­to­ria de Change.org em­pe­zó en 2007, cuan­do Ben Rattray (San­ta Bár­ba­ra, 1980) pu­so en mar­cha la pla­ta­for­ma des­de su ca­sa con la ayu­da de un ami­go. Al prin­ci­pio era una web de en­cuen­tro pa­ra ac­ti­vis­tas y, aun­que ha­bía un bo­tón pa­ra re­co­ger fir­mas, Rattray no creía en el po­der de las pe­ti­cio­nes on-li­ne. Has­ta que en 2010 al­guien pu­so en mar­cha una cam­pa­ña pa­ra re­cla­mar que la Po­li­cía de Boul­der, Co­lo­ra­do, no mul­ta­ra a los ho­me­less que dor­mían en la ca­lle. En una ho­ra lo­gra­ron 200 fir­mas. Esa mis­ma no­che, el al­cal­de re­vo­có la or­den. Po­co des­pués, Change.org se con­ver­tía en una pla­ta­for­ma de­di­ca­da so­lo a pe­ti­cio­nes on-li­ne. Una pla­ta­for­ma en la que las ini­cia­ti­vas par­ten de los usua­rios que plan­tean la pe­ti­ción y se­ña­lan a la ins­ti­tu­ción, em­pre­sa o per­so­na que tie­ne com­pe­ten­cias pa­ra re­sol­ver­la. Vi­si­ta­mos su se­de de San Fran­cis­co. Allí hay bi­ci­cle­tas apar­ca­das y so­fás en ca­da es­qui­na, don­de gen­te jo­ven, de en­tre 20 y 30 años, se sien­ta con sus or­de­na­do­res e in­ter­cam­bia ideas. Po­dría ser el am­bien­te li­be­ral de cual­quier com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca con se­de en la ciu­dad si no fue­ra por­que de sus pa­re­des cuel­gan car­te­les con sus cam­pa­ñas icó­ni­cas. Sen­ta­do en una sa­la de reunio­nes, su fun­da­dor, Rattray, ha­bla so­bre las nue­vas for­mas de ac­ti­vis­mo y las de­mo­cra­cias del fu­tu­ro. A ra­tos, su dis­cur­so pa­re­ce el de un po­lí­ti­co co­me­di­do, pe­ro de pron­to se tor­na apa­sio­na­do. Al fin y al ca­bo, su ne­go­cio es tra­tar de cam­biar el mun­do. Xl­se­ma­nal. En sus años de ins­ti­tu­to, ¿ya era un ado­les­cen­te com­pro­me­ti­do? Ben Rattray. Me im­por­ta­ban los pro­ble­mas so­cia­les, pe­ro nun­ca par­ti­ci­pé en una ac­ción ci­vil a fa­vor de nin­gu­na cau­sa. Es­ta­ba in­te­lec­tual­men­te com­pro­me­ti­do, pe­ro no era ac­ti­vis­ta. XL. Y en­ton­ces, se­gún cuen­ta, su her­mano pe­que­ño le con­fe­só que era gay. B.R. Sí, fue mi gran tras­for­ma­ción per­so­nal. Nick me di­jo que lo más do­lo­ro­so pa­ra él no eran las per­so­nas ho­mó­fo­bas, sino aque­lla gen­te bue­na que asis­tía a esa dis­cri­mi­na­ción y no ha­cía na­da. Gen­te co­mo yo. En­ten­dí que te­nía que pa­sar a la ac­ción. XL. Has­ta ese mo­men­to ha­bía so­ña­do con ser el nue­vo Gor­don Gek­ko… B.R. Sí [sus­pi­ra]. Mi fa­mi­lia vie­ne del mun­do de las fi­nan­zas y me gus­ta­ba la idea de ser un ban­que­ro en Wall Street, lle­var aque­llos tra­jes… Creía que éxi­to fi­nan­cie­ro era si­nó­ni­mo de éxi­to per­so­nal. XL. ¿Có­mo lle­gó a con­ce­bir Change.org? B.R. Des­pués de es­tu­diar en Stan­ford, es­tu­dié en la Lon­don School of Eco­no­mics. Lue­go pa­sé una tem­po­ra­da en Washington pa­ra apren­der có­mo fun­cio­na el po­der a ni­vel prác­ti­co. Allí en­ten­dí que, aun­que los ame­ri­ca­nos pien­san que es­ta es la me­jor de­mo­cra­cia del mun­do, los ciu­da­da­nos ape­nas tie­nen voz. XL. ¿Cuál fue el pri­mer gran triun­fo de Change.org? B.R. En 2010, Ndu­mie Fun­da –una mu­jer sud­afri­ca­na– ini­ció una cam­pa­ña pa­ra pe­dir la prohi­bi­ción de una prác­ti­ca ho­rri­ble: la vio­la­ción co­rrec­ti­va de las mu­je­res les­bia­nas. De­mos­tró que al­guien com­ple­ta­men­te anó­ni­mo po­día po­ner en mar­cha la cam­pa­ña on-li­ne más exi­to­sa de la his­to­ria de su país. XL. ¿Qué de­mos­tró aque­lla his­to­ria so­bre el po­ten­cial de su or­ga­ni­za­ción? B.R. Has­ta aho­ra, el di­ne­ro siem­pre ha si­do el ins­tru­men­to más im­por­tan­te del po­der po­lí­ti­co, pe­ro aque­llo de­mos­tró

"Cin­co mi­llo­nes de fir­mas con­tra el cam­bio cli­má­ti­co no cambian na­da. Pe­ro una cam­pa­ña pa­ra prohi­bir las bol­sas de plás­ti­co en tu ciu­dad pue­de que sí"

que una his­to­ria cau­ti­va­do­ra so­bre la in­jus­ti­cia era ca­paz de con­se­guir una mo­vi­li­za­ción ma­si­va que el di­ne­ro ja­más po­dría pa­gar. Quien sea ca­paz de con­tar la me­jor his­to­ria ga­na­rá. Y en es­te nue­vo mun­do emer­ge­rán mu­chos hé­roes ines­pe­ra­dos. XL. ¿Cuál es la mi­sión de Change.org? B.R. Dar po­der a la gen­te. Que­re­mos un mun­do en el que las prác­ti­cas y las po­lí­ti­cas de los go­bier­nos y las cor­po­ra­cio­nes sean un re­fle­jo del bien co­mún en lu­gar del in­te­rés pri­va­do. Y no­so­tros pro­por­cio­na­mos las he­rra­mien­tas. XL. Pe­ro us­ted mis­mo era es­cép­ti­co res­pec­to al po­der de es­te ti­po de cam­pa­ñas on-li­ne… B.R. Es cier­to. Con­se­guir cin­co mi­llo­nes de fir­mas pa­ra aca­bar con el cam­bio cli­má­ti­co no cam­bia na­da. Pe­ro si te

preo­cu­pa el me­dioam­bien­te qui­zá quie­ras po­ner en mar­cha una cam­pa­ña pa­ra prohi­bir las bol­sas de plás­ti­co en tu ciu­dad. Pue­de pa­re­cer al­go pe­que­ño, pe­ro si hay cien­tos de mi­les de pe­ti­cio­nes si­mi­la­res se cons­tru­ye un mo­vi­mien­to. Ade­más, el 50 por cien­to de la gen­te que vo­ta es­tá im­pli­ca­da en asun­tos so­cia­les, y esa gen­te tie­ne el po­der de cam­biar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes. Eso in­cen­ti­va a los re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos y a las em­pre­sas a ser más sen­si­bles con los elec­to­res y los con­su­mi­do­res. XL. Sue­len de­cir que Change.org fun­cio­na co­mo Youtu­be: no po­nen en mar­cha las cam­pa­ñas, so­lo pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma. Qui­zá, por eso, al­gu­nas ra­yan el su­rrea­lis­mo. ¿No se plan­tean ve­tar las pe­ti­cio­nes más ab­sur­das o ba­na­les? B.R. Si fue­ran ma­yo­ri­ta­rias, no nos per­mi­ti­rían lle­var a ca­bo nues­tra mi­sión, pe­ro no lo son. Ade­más, mues­tran una nue­va men­ta­li­dad. Que­re­mos un mun­do en el que cuan­do al­guien ve al­go con lo que no es­tá de acuer­do, en vez de con­tár­se­lo a un ami­go o caer en la frus­tra­ción, se­pa que tie­ne el po­der y las he­rra­mien­tas pa­ra coor­di­nar­se con otras per­so­nas y cam­biar­lo. Qui­zá la pri­me­ra vez so­lo sea fir­mar una pe­ti­ción pa­ra que su se­rie fa­vo­ri­ta cam­bie al ac­tor pro­ta­go­nis­ta. Ese ti­po de co­sas no crean cam­bio so­cial, pe­ro sí son par­te de una trans­for­ma­ción cul­tu­ral. XL. Hay quien cri­ti­ca es­te ac­ti­vis­mo on-li­ne por­que des­in­cen­ti­va la pro­tes­ta clá­si­ca: la ma­ni­fes­ta­ción a pie de ca­lle. B.R. Se­gún los da­tos que ma­ne­jan va­rias or­ga­ni­za­cio­nes, es un re­vul­si­vo. El ac­ti­vis­mo on-li­ne te ac­ti­va. Es más, cam­bia la per­cep­ción de ti mis­mo. XL. ¿De qué mo­do? B.R. Si fir­mas una pe­ti­ción y anun­cias tu po­si­ción so­bre un te­ma en las re­des so­cia­les, es por­que te per­ci­bes a ti mis­mo co­mo un par­ti­ci­pan­te de la so­cie­dad ci­vil, co­mo un ac­ti­vis­ta, co­mo un ciu­da­dano com­pro­me­ti­do. XL. En­ton­ces, ¿qué pien­sa de tér­mi­nos co­mo 'ac­ti­vis­mo de so­fá' o 'clic-ti­vis­mo'? B.R. Creo que no re­co­no­cen el im­pac­to real de es­tas he­rra­mien­tas. No to­das las pe­ti­cio­nes tie­nen éxi­to, pe­ro ca­da mes te­ne­mos mi­les de cam­pa­ñas que tie­nen un im­pac­to real. His­tó­ri­ca­men­te las pe­ti­cio­nes no te­nían efec­to por­que eran de­ma­sia­do ge­né­ri­cas: ter­mi­nar con el cam­bio cli­má­ti­co, con el ham­bre… Pe­ro aho­ra la gen­te po­ne en mar­cha cam­pa­ñas es­pe­cí­fi­cas, co­mo la eli­mi­na­ción de la re­vá­li­da en Es­pa­ña. No es una cam­pa­ña pa­ra cam­biar la

edu­ca­ción, tie­ne un ob­je­ti­vo con­cre­to. XL. ¿Los go­bier­nos los per­ci­ben co­mo una ame­na­za? B.R. Los go­bier­nos pa­san por tres fa­ses. Al prin­ci­pio, so­lo les re­sul­ta­mos mo­les­tos. Lue­go, nos ven co­mo una ame­na­za po­ten­cial, por­que re­pre­sen­ta­mos a un por­cen­ta­je ca­da vez ma­yor de sus vo­tan­tes. Se sien­ten ata­ca­dos. Y en una ter­ce­ra fa­se se dan cuen­ta de que po­de­mos ser una opor­tu­ni­dad pa­ra ellos. Aca­ba­mos de ver­lo en Bue­nos Ai­res, don­de el al­cal­de res­pon­dió a tra­vés de un ví­deo a una cam­pa­ña pa­ra ce­rrar un zoo­ló­gi­co de la ciu­dad. XL. ¿Qué re­la­ción tie­nen con los go­bier­nos? ¿Los lla­man? ¿Los ame­na­zan? B.R. He­mos re­ci­bi­do ata­ques de va­rios go­bier­nos, pe­ro tam­bién es cier­to que los que an­tes nos ata­ca­ban aho­ra es­tán cam­bian­do de ac­ti­tud… Y sí, re­ci­bi­mos e-mails a dia­rio. La reali­dad es que hay un por­cen­ta­je cre­cien­te de ciu­da­da­nos frus­tra­dos con go­bier­nos dis­tan­tes que no res­pon­den a sus ne­ce­si­da­des. Y eso es pe­li­gro­so pa­ra la de­mo­cra­cia. Es esen­cial cons­truir he­rra­mien­tas pa­ra mo­vi­li­zar al pú­bli­co, pe­ro tam­bién pa­ra que los go­bier­nos for­men par­te de la ecua­ción. XL. ¿Có­mo se de­mo­cra­ti­za la de­mo­cra­cia? ¿Có­mo se­rán nues­tros sis­te­mas po­lí­ti­cos den­tro de 30 años? B.R. Pa­ra em­pe­zar, los ciu­da­da­nos po­drán ex­pre­sar su opi­nión acer­ca de ca­da ley y ca­da nue­va po­lí­ti­ca. Ade­más, justo an­tes de vo­tar, ca­da ciu­da­dano po­drá con­sul­tar en su te­lé­fono, o en el ar­ti­lu­gio que sea, la tra­yec­to­ria de ca­da can­di­da­to. Tu smartp­ho­ne se­rá tu ur­na y tu guía pa­ra vo­tar. Los ciu­da­da­nos ten­dre­mos más po­der y los go­bier­nos, más res­pon­sa­bi­li­dad. XL. Aho­ra, las re­des so­cia­les tam­bién es­tán en ma­nos de los go­ber­nan­tes. ¿Qué pien­sa, por ejem­plo, de un pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos adic­to a Twit­ter? B.R. Ne­ce­si­ta­mos pre­si­den­tes y lí­de­res que ten­gan un pen­sa­mien­to a lar­go pla­zo. To­mar de­ci­sio­nes a cor­to pla­zo y en tiempo real a tra­vés de Twit­ter no es la me­jor ma­ne­ra de li­de­rar un país. XL. Siem­pre ha in­ten­ta­do man­te­ner a Change.org ale­ja­do de la dispu­ta po­lí­ti­ca. Us­ted mis­mo ha di­cho que en el ins­ti­tu­to era re­pu­bli­cano; en la uni­ver­si­dad, de­mó­cra­ta; y aho­ra es in­de­pen­dien­te. ¿Por qué esa es­pe­cie de asep­sia ideo­ló­gi­ca? B.R. Me si­go con­si­de­ran­do in­de­pen­dien­te… Nues­tra mi­sión es cons­truir una in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la de­mo­cra­cia. Si es­co­gié­ra­mos un ban­do, es­ta­ría­mos des­le­gi­ti­ma­dos pa­ra ser una pla­ta­for­ma en­tre el pú­bli­co y el Go­bierno. In­clu­so cuan­do hay pe­ti­cio­nes po­ten­cial­men­te ne­ga­ti­vas o reac­cio­na­rias, de­ci­di­mos dar un pa­so atrás. En vez de tra­tar de ga­nar el par­ti­do, tra­ta­mos de cam­biar el te­rreno de jue­go. Que­re­mos cam­biar la for­ma en la que fun­cio­na la de­mo­cra­cia. XL. Mu­chos ana­lis­tas po­lí­ti­cos se­ña­lan la vic­to­ria de Trump o el bre­xit co­mo el fi­nal de una era y el co­mien­zo de otra más ines­ta­ble y te­ne­bro­sa. ¿Es­tá de acuer­do? B.R. Es el fi­nal de una era, pe­ro no de la de­mo­cra­cia. Son in­di­ca­ti­vos de que ne­ce­si­ta­mos nue­vas ins­ti­tu­cio­nes que re­pre­sen­ten efi­caz­men­te a los ciu­da­da­nos. He­mos in­ver­ti­do una can­ti­dad in­creí­ble de di­ne­ro en la me­jo­ra de sec­to­res co­mo el trans­por­te o las co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro muy po­co en me­jo­rar las ins­ti­tu­cio­nes que sos­tie­nen la de­mo­cra­cia. Si la gen­te no pue­de co­mu­ni­car­se cons­truc­ti­va­men­te con sus go­bier­nos, la de­mo­cra­cia ca­da vez so­por­ta­rá más pre­sión. Te­ne­mos una opor­tu­ni­dad pa­ra trans­for­mar las de­mo­cra­cias sin ne­ce­si­dad de re­vo­lu­cio­nes. XL. B.R. Cuan­do era más jo­ven sí me in­tere­sa­ba, pe­ro ya no... Mi pa­pel es ayu­dar a cam­biar la es­truc­tu­ra del sis­te­ma. Pe­ro sí creo que una de las co­sas que más ne­ce­si­ta­mos co­mo so­cie­dad es que ca­da vez ha­ya más gen­te, gen­te bue­na, que quie­ra par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. La ma­la repu­tación de los po­lí­ti­cos des­in­cen­ti­va a la gen­te más bri­llan­te a ha­cer ca­rre­ra en el ser­vi­cio pú­bli­co. Y la úni­ca ma­ne­ra en la que va­mos a lo­grar go­bier­nos es­ta­bles ca­pa­ces de na­ve­gar un mun­do ca­da vez más com­pli­ca­do por los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción y la tec­no­lo­gía es una nue­va hor­na­da de po­lí­ti­cos. XL. Se re­fie­re a Change.org co­mo una ins­ti­tu­ción, pe­ro en reali­dad no es una ONG, sino una em­pre­sa con áni­mo de lu­cro. Y se los cri­ti­ca mu­cho por eso. B.R. En reali­dad, mu­chos go­bier­nos y ONG se sien­ten más có­mo­dos con no­so­tros por el he­cho de ser una em­pre­sa. Pa­ra em­pe­zar, por­que de otro mo­do no se­ría­mos ca­pa­ces de cons­truir las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­ta­mos pa­ra te­ner éxi­to. Pe­ro tam­bién por­que no so­mos una ONG con su pro­pia agenda y sus pro­pias cau­sas, sino una pla­ta­for­ma de ele­va­ción de la voz ciu­da­da­na. En reali­dad, fun­cio­na­mos mu­cho más co­mo Fa­ce­book o Twit­ter que co­mo una or­ga­ni­za­ción ac­ti­vis­ta. Bueno, qui­zá es­ta­mos a me­dio ca­mino en­tre esos dos mo­de­los. Tra­ta­mos de que los go­bier­nos res­pon­dan, pe­ro sin ha­cer lobby, sino co­nec­tán­do­los con los ciu­da­da­nos.

"Quien sea ca­paz de con­tar la me­jor his­to­ria ga­na­rá. Y en es­te nue­vo mun­do emer­ge­rán mu­chos hé­roes ines­pe­ra­dos"

Las ofi­ci­nas de la se­de cen­tral de Change.org en San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos.

Ben Rattray, fun­da­dor de change.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.