En por­ta­da. Ru­sia creó la ma­yor tra­ma de do­pa­je en de­por­tis­tas de éli­te ja­más di­se­ña­da, se­gún la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je. Cla­ves y pro­ta­go­nis­tas del es­cán­da­lo que trans­for­ma­rá el de­por­te mun­dial.

Más de mil de­por­tis­tas im­pli­ca­dos, 29 me­da­llis­tas olím­pi­cos obli­ga­dos a de­vol­ver sus me­ta­les... Ru­sia es el ori­gen de la ma­yor tra­ma de do­pa­je ja­más di­se­ña­da, se­gún la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je. Un frau­de «sin pre­ce­den­tes». Es­tas son las cla­ves y los pro

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ FO­TO­GRA­FÍA: ALE­XEI NIKOLSKY

Lo que es­te quí­mi­co po­nía en sus bo­cas era un cóc­tel de es­te­roi­des anabo­li­zan­tes de su crea­ción, di­suel­to en whisky pa­ra los hom­bres y en mar­ti­ni pa­ra las mu­je­res. Lo lla­ma­ba La Du­que­sa y pre­su­mía de que era in­de­tec­ta­ble pa­sa­dos cin­co días. Y bien que lo sa­bía pues di­ri­gió en­tre 2006 y 2011 –Jue­gos de Pe­kín 2008 de por me­dio– el la­bo­ra­to­rio de la Agen­cia Ru­sa An­ti­do­pa­je (Ru­sa­da). La vi­da de Rod­chen­kov da­ría pa­ra una no­ve­la de John Le Ca­rré. Per­dió su em­pleo –lo de­nun­cia­ron va­rios de­por­tis­tas– por tra­pi­chear con es­te­roi­des jun­to con su her­ma­na, que aca­bó en­car­ce­la­da por trá­fi­co de dro­gas. Él es­pe­ra­ba co­rrer la mis­ma suer­te. Su­mi­do en una de­pre­sión, in­clu­so se cor­tó las ve­nas. Cuan­do al fin las au­to­ri­da­des lo con­tac­ta­ron, le­jos de de­te­ner­lo, le en­co­men­da­ron una mi­sión de al­to ni­vel: de­vol­ver el ho­nor a la pa­tria. Ru­sia aca­ba­ba de ser 'hu­mi­lla­da' en los Jue­gos de In­vierno de Vancouver 2010, tras fi­na­li­zar sex­ta en el me­da­lle­ro. Los si­guien­tes se ce­le­bra­ban en So­chi (Ru­sia) en 2014. Y se­me­jan­te fra­ca­so no en­tra­ba en los pla­nes del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin. Rod­chen­kov aca­ba­ba de ser re­clu­ta­do por el Ser­vi­cio Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia (FSB), su­ce­so­ra del KGB.

OBJETIVO SO­CHI. Ru­sia li­de­ró esos Jue­gos y Rod­chen­kov fue con­de­co­ra­do por Pu­tin. El hé­roe, sin em­bar­go, de­ser­tó po­co des­pués y hu­yó a Es­ta­dos Uni­dos en 2015. Pu­tin di­ce aho­ra de él que «es un ti­po de es­can­da­lo­sa repu­tación», pe­ro gra­cias a su con­fe­sión la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (AMA) ha des­ta­pa­do el ma­yor es­cán­da­lo en la his­to­ria del olim­pis­mo. Rod­chen­kov 'can­ta' a re­ga­ña­dien­tes y mo­vi­do por el pá­ni­co que le en­tró des­pués de que dos de sus co­le­gas –Ni­ki­ta Ka­maev y Vya­ches­lav Si­nev, di­rec­ti­vos de Ru­sa­da– mu­rie­ran en cir­cuns­tan­cias sos­pe­cho­sas en fe­bre­ro pa­sa­do. La AMA, en to­do ca­so, tam­bién ac­túa a re­ga­ña­dien­tes, así co­mo el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI). Uno de sus miem­bros, Gian-fran­co Kas­per, de­cla­ró a The New York Ti­mes: «De­be­mos de­jar de fin­gir que el de­por­te es­tá lim­pio. Es un prin­ci­pio loa­ble, ¿pe­ro en la prác­ti­ca? Es en­tre­te­ni­mien­to. Es dra­ma». Pe­ro ya no se pue­de ha­cer la vis­ta gor­da. Las re­ve­la­cio­nes de Rod­chenk­vo y otros im­pli­ca­dos es­tán sa­can­do a la luz una tra­ma «sin pre­ce­den­tes», un do­pa­je de Es­ta­do que sal­pi­ca a más de mil de­por­tis­tas y que ha obli­ga­do a unos 30 de los que subie­ron al po­dio a de­vol­ver sus me­da­llas. Y eso que so­lo se han re­vi­sa­do unas po­cas ci­tas olím­pi­cas. De So­chi ya se han des­ta­pa­do los ca­sos de cua­tro me­da­llas de oro cu­yas mues­tras te­nían ni­ve­les de sal im­po­si­bles en un ser hu­mano, la ori­na de dos de­por­tis­tas fe­me­ni­nas era mas­cu­li­na y las mues­tras de 12 me­da­llis­tas ha­bían si­do adul­te­ra­das. Más atrás de Tu­rín 2006 no se pue­de in­ves­ti­gar, pues la ori­na so­lo se guar­da du­ran­te una dé­ca­da. La AMA en­car­gó un in­for­me a Ri­chard Mclaren, un abo­ga­do ca­na­dien­se que pu­bli­có la pri­me­ra par­te an­tes de los Jue­gos de Río. El COI no se atre­vió a

Tras la de­ba­cle ru­sa en los Jue­gos de in­vierno de Vancouver 2010, al quí­mi­co Gri­gory Rod­chen­kov le en­car­ga­ron una mi­sión: de­vol­ver el ho­nor a la pa­tria. Re­pe­tir el fra­ca­so en So­chi 2014 no en­tra­ba en los pla­nes de Pu­tin "LOS ATLE­TAS SON CO­MO BE­BÉS. SE TRAGAN TO­DO LO QUE LES PO­NES EN LA BO­CA", EX­PLI­CA GRI­GORY ROD­CHEN­KOV.

ex­cluir a Ru­sia y so­lo ve­tó a al­gu­nos atle­tas. Pe­ro la se­gun­da par­te, re­cién pu­bli­ca­da, es tan de­mo­le­do­ra que, aun­que so­lo abar­ca de mo­men­to el pe­rio­do 2011-2015, po­dría cam­biar la his­to­ria del olim­pis­mo. «El en­cu­bri­mien­to fue sis­te­má­ti­co. Un ocul­ta­mien­to que evo­lu­cio­nó del caos a una cons­pi­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal y dis­ci­pli­na­da pa­ra ga­nar me­da­llas –afir­ma Mclaren–. Du­ran­te años, las com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han si­do se­cues­tra­das por los ru­sos. En­tre­na­do­res y atle­tas ri­va­les han ju­ga­do en un es­ce­na­rio de­sigual. Los afi­cio­na­dos han si­do en­ga­ña­dos y es ho­ra de que es­to pa­re». Ha­ce unas se­ma­nas, y des­pués de des­men­ti­dos reite­ra­dos, Ru­sia ha re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te su cul­pa por bo­ca de su ac­tual di­rec­to­ra An­ti­do­pa­je, An­na An­ze­lio­witsch, que ha­bla tam­bién de una «cons­pi­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal», aun­que la li­mi­ta a la agen­cia y si­gue ne­gan­do que hu­bie­se al­tos fun­cio­na­rios del Go­bierno in­vo­lu­cra­dos. TRA­DI­CIÓN DE ES­TE­ROI­DES. El tin­gla­do que mon­tó la FSB es de­li­ran­te. Con an­te­la­ción a ca­da gran even­to, los téc­ni­cos iden­ti­fi­ca­ban a los de­por­tis­tas con más po­si­bi­li­da­des de ga­nar un me­tal pa­ra in­cluir­los en sus pla­nes de do­pa­je. Es­te­roi­des, so­bre to­do, de los que hay una lar­ga tra­di­ción en Ru­sia des­de los tiem­pos de la Unión So­vié­ti­ca. De he­cho, se ha iden­ti­fi­ca­do co­mo pie­za cla­ve del es­que­ma ac­tual a Ser­gei Por­tu­ga­lov, un os­cu­ro cien­tí­fi­co que ya par­ti­ci­pó en el do­pa­je ge­ne­ra­li­za­do de

"Cuan­do en­con­tra­ba un po­si­ti­vo, lla­ma­ba al vi­ce­mi­nis­tro de De­por­tes. Si me de­cía 'sal­va', con­ver­tía­mos el po­si­ti­vo en ne­ga­ti­vo. Si de­cía 'cua­ren­te­na', no ha­cía­mos na­da", re­la­ta Rod­chen­kov

Mos­cú 1980 y Los Án­ge­les 1984 (aun­que al fi­nal hu­bo boi­cot de los paí­ses del blo­que co­mu­nis­ta) y que fue re­pes­ca­do pa­ra So­chi. Por en­ton­ces, los mé­to­dos de de­tec­ción eran mu­cho me­nos pre­ci­sos que los ac­tua­les y to­dos se fue­ron de ro­si­tas. «Des­de siem­pre, los pre­pa­ra­do­res ru­sos con­fían más en las ayu­das quí­mi­cas que en los en­tre­na­mien­tos en al­tu­ra», con­fie­sa la co­rre­do­ra Yu­li­ya Ste­pa­no­va. EL PLAN RU­SO . El mé­to­do, se­gún las re­ve­la­cio­nes de Rod­chen­kov, te­nía dos fa­ses. La pri­me­ra neu­tra­li­za­ba los con­tro­les por sor­pre­sa fue­ra de com­pe­ti­ción: los atle­tas no de­bían preo­cu­par­se, se les de­cía, pues en el la­bo­ra­to­rio de Mos­cú ya sa­brían qué ha­cer cuan­do lle­ga­ra la ori­na. La se­gun­da, en pleno even­to de­por­ti­vo, era más com­ple­ja, pues no de­pen­día so­lo de las au­to­ri­da­des ru­sas, ya que los ins­pec­to­res de la AMA su­per­vi­sa­ban. Du­ran­te los Jue­gos de So­chi, el KGB cons­tru­yó un edi­fi­cio jun­to al la­bo­ra­to­rio, ajeno al con­trol in­ter­na­cio­nal. Es­ta­ba co­mu­ni­ca­do me­dian­te un pe­que­ño bu­trón, del ta­ma­ño de una ra­to­ne­ra, con el cuar­to don­de Rod­chen­kov rea­li­za­ba –du­ran­te el día– el re­par­to de la ori­na en los dos fras­cos re­gla­men­ta­rios, uno pa­ra el aná­li­sis y otro de res­pal­do: A y B. Por la no­che, Rod­chen­kov re­gre­sa­ba a es­con­di­das y pa­sa­ba los fras­cos de la mues­tra pa­ra ana­li­zar a tra­vés del agu­je­ro a un agen­te de la FSB. Aun­que los fras­cos so­lo se iden­ti­fi­ca­ban por un có­di­go, Rod­chen­kov sa­bía de quié­nes eran, pues los de­por­tis­tas ha­bían to­ma­do se­cre­ta­men­te fo­tos con el mó­vil al re­lle­nar­los y se las ha­bían en­via­do por What­sapp. «En So­chi es­cu­chá­ba­mos las celebraciones por las vic­to­rias mien­tras tra­ba­ja­mos en el la­bo­ra­to­rio. Yo ana­li­za­ba las mues­tras y, cuan­do en­con­tra­ba un po­si­ti­vo, lla­ma­ba al vi­ce­mi­nis­tro ru­so de De­por­tes, Yuri Na­gornykh. Le de­cía: 'Fu­la­ni­to ha da­do po­si­ti­vo'. Si él me de­cía 'sal­va', con­ver­tía­mos el po­si­ti­vo en ne­ga­ti­vo. Si de­cía 'cua­ren­te­na', no ha­cía­mos na­da», re­la­ta Rod­chen­kov. La ca­de­na de man­do lle­ga­ba, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, has­ta las más al­tas ins­tan­cias: el vi­ce­mi­nis­tro re­por­ta­ba an­te el ti­tu­lar de De­por­tes, Vi­taly Mut­kó, que fue as­cen­di­do en oc­tu­bre y aho­ra, co­mo vi­ce pri­mer mi­nis­tro, es uno de los pe­sos pe­sa­dos de Pu­tin y pre­si­de el co­mi­té or­ga­ni­za­dor del Mun­dial de Fút­bol de Ru­sia 2018. La FSB di­se­ñó una he­rra­mien­ta pa­re­ci­da a un bis­tu­rí de den­tis­ta pa­ra abrir los ta­po­nes se­lla­dos de las mues­tras sin de­jar se­ña­les. Hi­zo fal­ta un microscopio pa­ra des­cu­brir­lo. Una vez abier­tos, el com­pin­che de Rod­chen­kov da­ba el cam­bia­zo por ori­na lim­pia que ca­da de­por­tis­ta ha­bía guar­da­do re­fri­ge­ra­da du­ran­te me­ses en ta­rros de po­ti­tos. Y por el agu­je­ro le de­vol­vía la mues­tra a Rod­chen­kov, que uti­li­za­ba sal y Nes­ca­fé pa­ra ho­mo­ge­nei­zar el co­lor y la den­si­dad de la ori­na le­gí­ti­ma y la fal­si­fi­ca­da, aun­que a ve­ces se le iba la mano.

'GARGANT AS PRO­FUN­DAS'. Co­mo en to­da no­ve­la de es­pio­na­je, la trai­ción y el amor van jun­tos. Rod­chen­kov ja­más hu­bie­ra des­ta­pa­do na­da si uno de sus em­plea­dos, un jo­ven in­ge­nuo que creía en los va­lo­res del jue­go lim­pio lla­ma­do Vi­taly Ste­pa­nov, no se hu­bie­ra enamo­ra­do de una co­rre­do­ra de 800 me­tros con la que aca­ba­ría ca­sán­do­se, Yu­li­ya Ste­pa­no­va. Hoy, am­bos es­tán es­con­di­dos en Es­ta­dos Uni­dos y te­men por su vi­da. Hac­kers ru­sos ac­ce­die­ron al ser­vi­dor de la AMA y a da­tos so­bre su lu­gar de re­si­den­cia. Des­de en­ton­ces cambian de pa­ra­de­ro con fre­cuen­cia. Yu­li­ya Ste­pa­no­va se do­pa­ba. «Mi en­tre­na­dor me di­jo que to­dos lo ha­cían. Des­pués de ca­da pin­cha­zo, los es­te­roi­des me pro­vo­ca­ban tan­ta ri­gi­dez que me cos­ta­ba ca­mi­nar. Cuan­do me se­lec­cio­na­ron pa­ra el equi­po de atle­tis­mo, me en­via­ron con el doc­tor Por­tu­ga­lov [ar­tí­fi­ce del do­pa­je de los años ochen­ta]. Me di­jo que dur­mie­se tran­qui­la. Que si me ha­cían un con­trol le en­via­se el có­di­go de la mues­tra y que él lo arre­gla­ba». Cuan­do la atle­ta co­no­ció a su ma­ri­do, Vi­taly Ste­pa­nov, em­plea­do de la Ru­sa­da, se bur­ló de él. Le di­jo que la agen­cia ser­vía en reali­dad pa­ra en­cu­brir a los tram­po­sos. Él no po­día creer­lo y ha­bló con su je­fe, Rod­chen­kov. La res­pues­ta fue: «No te me­tas». No le hi­zo ca­so. Em­pe­zó a atar ca­bos y, du­ran­te tres años, en­vió a la AMA 200 co­rreos

elec­tró­ni­cos y 50 car­tas en las que re­la­ta­ba lo que iba des­cu­brien­do. In­clu­so gra­bó a es­con­di­das 15 ho­ras de con­ver­sa­cio­nes con Rod­chen­kov. Na­die le hi­zo ca­so. Has­ta que to­do sa­lió a la luz en un do­cu­men­tal de la te­le­vi­sión ale­ma­na ARD en 2014 en el que tam­bién par­ti­ci­pa su mu­jer y la ma­ra­to­nia­na Li­li­ya Sho­buk­ho­va, que con­fie­sa que pa­gó 450.000 eu­ros por con­ver­tir un po­si­ti­vo en ne­ga­ti­vo. A los de­por­tis­tas ru­sos no les sa­lía gra­tis el do­pa­je. Se les des­con­ta­ba un cin­co por cien­to de sus in­gre­sos, una es­pe­cie de impuesto se­cre­to. Y la AMA no tu­vo en­ton­ces más re­me­dio que en­car­gar el in­for­me al abo­ga­do Mclaren. «No soy una trai­do­ra. Con­té una ver­dad ver­gon­zo­sa que nues­tro

Ru­sia ha re­co­no­ci­do su cul­pa. La di­rec­to­ra de la agen­cia 'an­ti­do­ping' ad­mi­te el do­pa­je de los atle­tas, pe­ro nie­ga que hu­bie­se fun­cio­na­rios del Go­bierno in­vo­lu­cra­dos

país no quie­re afron­tar», de­cla­ró Ste­pa­no­va. Esa ver­dad es­tá cam­bian­do las co­sas, aun­que pa­ra al­gu­nos ya sea tar­de. A los tram­po­sos se les pi­de que de­vuel­van la me­da­lla, que se en­tre­ga por co­rreo a los dam­ni­fi­ca­dos. Chaun­té Lo­we, sal­ta­do­ra de al­tu­ra que se en­te­ró por Fa­ce­book de que tres de sus ri­va­les ha­bían da­do po­si­ti­vo en Lon­dres 2008, es­pe­ra re­ci­bir su bron­ce ocho años des­pués. Sin ce­re­mo­nia ni himno ni ban­de­ras... «Yo era una jo­ven pro­me­sa, pe­ro sin me­da­lla no hay pa­tro­ci­na­do­res. Mi ma­ri­do per­dió su em­pleo. No fui a Pe­kín, no pu­di­mos pa­gar la hi­po­te­ca y nos desahu­cia­ron».

Gri­gory Rod­chen­kov fue el bra­zo eje­cu­tor del do­pa­je ru­so des­de 2013. Tras el éxi­to de So­chi 2014, Pu­tin le im­pu­so la Or­den de la Amis­tad. Un año des­pués, al sal­tar el es­cán­da­lo, hu­yó a Es­ta­dos Uni­dos y ad­mi­tió su im­pli­ca­ción. Pu­tin di­ce aho­ra que es un «hom­bre de es­can­da­lo­sa repu­tación». AR­TÍ­FI­CE Y DE­LA­TOR

Vi­taly Ste­pa­nov y su es­po­sa, Yu­li­ya, des­ta­pa­ron el es­cán­da­lo. Él tra­ba­ja­ba en el la­bo­ra­to­rio don­de se ma­ni­pu­la­ban los aná­li­sis. Ella era una atle­ta que lle­va­ba años do­pán­do­se. Al co­no­cer­se, Vi­taly –que con­fia­ba en el sis­te­ma– em­pe­zó a re­unir prue­bas... y has­ta lle­gó a gra­bar, en se­cre­to, 15 ho­ras de con­ver­sa­cio­nes con Rod­chen­kov, su je­fe, ba­se del do­cu­men­tal que des­ta­pó el es­cán­da­lo. Hoy vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, con su hi­jo, ba­jo pro­tec­ción. TRAI­DO­RES A RU­SIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.