Zoom. ¿Quién es Tommy Thom­pson, en­car­ce­la­do has­ta que 're­cu­pe­re' la me­mo­ria?

TOMMY THOM­PSON EN­CON­TRÓ EL TE­SO­RO DE UN BAR­CO HUN­DI­DO. Y SE LO QUE­DÓ, SIN PA­GAR A LOS IN­VER­SO­RES. SE­GUI­RÁ EN PRI­SIÓN HAS­TA QUE ‘RE­CUER­DE’ DÓN­DE LO ES­CON­DIÓ.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - F. URIBARRI

Es un se­duc­tor. Por eso, Tommy Thom­pson con­ven­ció a más de cien in­ver­sio­nis­tas pa­ra que pu­sie­ran los 12,7 mi­llo­nes de dó­la­res que les pi­dió. Les mos­tró mo­ne­das y lin­go­tes de oro en­mohe­ci­dos, res­ca­ta­dos del SS Cen­tral Ame­ri­ca, un bar­co que se hun­dió en 1857 fren­te a las cos­tas de Ca­ro­li­na del Sur. Thom­pson re­cla­mó di­ne­ro pa­ra me­jo­rar Ne­mo, el ro­bot sub­ma­rino con el que ha­bía lo­ca­li­za­do el pe­cio. El te­so­ro era fa­bu­lo­so: 21 to­ne­la­das en lin­go­tes y mo­ne­das de oro va­lo­ra­das en 400 mi­llo­nes de dó­la­res. Thom­pson de­cía la ver­dad. Y re­cu­pe­ró el res­to del te­so­ro, en 1989. Pe­ro se lo que­dó. Los in­ver­so­res lo de­man­da­ron. Él se es­fu­mó. Se con­vir­tió en un fu­gi­ti­vo. Vi­vió con su no­via, Ali­son An­te­keier, en una lu­jo­sa man­sión de Flo­ri­da que pa­ga­ba con bi­lle­tes hú­me­dos, desenterrados; te­nía has­ta 12 te­lé­fo­nos mó­vi­les dis­tin­tos, 10.000 dó­la­res en ca­sa, un mi­llón en un ban­co, pe­ro no a su nom­bre, cla­ro. Ha­bía se­gui­do los con­se­jos del li­bro Có­mo ser in­vi­si­ble, que en­con­tró la Po­li­cía en su man­sión. Cuan­do lle­ga­ron, él ya se ha­bía eva­po­ra­do. Lo pi­lla­ron en el ho­tel Hilton en Bo­ca Ra­tón, don­de es­tos mo­der­nos Bon­nie y Cli­de vi­vie­ron ca­si dos años, con pin­tas de oku­pas, pe­ro en una ha­bi­ta­ción de 200 dó­la­res la no­che. En el jui­cio, Thom­pson se ne­gó a des­ve­lar dón­de ha­bía ocul­ta­do el bo­tín que le re­cla­ma­ban los in­ver­so­res y tam­bién unas com­pa­ñías de se­gu­ros que se re­mon­ta­ron a con­tra­tos fir­ma­dos en el si­glo XIX pa­ra exi­gir su de­re­cho de re­com­pen­sa. Tommy Thom­pson lle­va dos años en la cár­cel sin sol­tar pren­da. Tie­ne 63 años, es­tá muy des­me­jo­ra­do y ase­gu­ra que pa­de­ce una en­fer­me­dad que le ha he­cho per­der la me­mo­ria. Lo aca­ba de es­gri­mir su abo­ga­do en la úl­ti­ma vis­ta. El juez no lo cree. El aven­tu­re­ro de­be se­guir tras las re­jas has­ta que ‘se acuer­de’ de dón­de es­con­dió el te­so­ro.

THOM­PSON Y SU NO­VIA SE ES­CON­DIE­RON EN UNA LU­JO­SA MAN­SIÓN DE FLO­RI­DA QUE PA­GA­BAN CON BI­LLE­TES HÚ­ME­DOS, DESENTERRADOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.