El po­lí­gra­fo. ¿Co­la­bo­ró la cul­tu­ra fran­ce­sa con los na­zis?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Jean Coc­teau ayu­dó al ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ale­mán: "No me pue­den dis­traer las fri­vo­li­da­des de la gue­rra", di­jo

Al­gu­nos in­te­gran­tes de la cul­tu­ra fran­ce­sa ac­tua­ron con ti­bie­za y otros no tu­vie­ron re­pa­ro en co­la­bo­rar con las fuer­zas de ocu­pa­ción ale­ma­nas du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ese fue el ca­so de los ar­tis­tas que acep­ta­ron la in­vi­ta­ción de Jo­seph Goeb­bels, mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da na­zi, pa­ra vi­si­tar Ale­ma­nia en oto­ño de 1941, cuan­do Fran­cia ya ha­bía ca­pi­tu­la­do. En­tre ellos se en­con­tra­ban los pin­to­res fau­vis­tas De­rain, Vla­minck y Van Don­gen. Tam­bién via­ja­ron los es­cul­to­res Char­les Des­piau y Paul Bel­mon­do (pa­dre del ac­tor Jean-paul Bel­mon­do), en­tre otras ce­le­bri­da­des del mun­do cul­tu­ral. Tam­bién hu­bo mu­chos que se en­fren­ta­ron al na­zis­mo, co­mo An­dré Mal­raux, Al­bert Ca­mus, Louis Aragon o Paul Éluard. En Pa­rís, los su­rrea­lis­tas que ha­bían su­fri­do los ho­rro­res de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial rom­pie­ron su pro­me­sa de no to­mar las ar­mas nun­ca más en de­fen­sa de su país. Paul Éluard, que fue lla­ma­do a fi­las con el ran­go de te­nien­te, se pa­só a la re­sis­ten­cia cuan­do el Ejér­ci­to fran­cés ca­pi­tu­ló. An­dré Bre­ton, que fue des­ti­na­do a Poi­tiers co­mo mé­di­co de la es­cue­la de pi­lo­tos, tra­tó de es­ca­par de Fran­cia tras la en­tra­da de los ale­ma­nes en Pa­rís. Louis Aragon, que en aque­llas fe­chas se ha­bía dis­tan­cia­do del gru­po por su com­pro­mi­so con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, sir­vió en un des­ta­ca­men­to mé­di­co en el fren­te y ayu­dó a or­ga­ni­zar la re­sis­ten­cia. Dis­tin­to fue el ca­so de Jean Coc­teau, que co­la­bo­ró con el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ale­mán. Lo hi­zo por los be­ne­fi­cios que ob­te­nía al man­te­ner bue­nas re­la­cio­nes con las au­to­ri­da­des na­zis. «Uno no de­be per­mi­tir ba­jo nin­gún con­cep­to que las fri­vo­li­da­des de la gue­rra lo dis­trai­gan de los asun­tos se­rios», es­cri­bió Coc­teau en su dia­rio. Hu­bo otros ar­tis­tas y es­cri­to­res cu­yo úni­co objetivo era huir del país pa­ra no caer en ma­nos de la Ges­ta­po. En­tre ellos se en­con­tra­ba el pin­tor ale­mán de ori­gen ju­dío Max Ernst, que vi­vía jun­to con la bri­tá­ni­ca Leo­no­ra Ca­rring­ton en Saint Mar­tin d’ar­dè­che, en el sur del país. En 1941 fue de­te­ni­do por la Ges­ta­po por su con­di­ción de ju­dío. Ca­rring­ton en­lo­que­ció y fue re­clui­da en un sa­na­to­rio, aun­que po­co des­pués me­jo­ró y con­si­guió es­ca­par a Lis­boa. Aque­lla te­rri­ble ex­pe­rien­cia arrui­nó su re­la­ción con el pin­tor su­rrea­lis­ta. Por su par­te, Ernst sa­lió del cam­po de in­ter­na­mien­to y hu­yó a Amé­ri­ca con la ayu­da de la co­lec­cio­nis­ta y me­ce­nas es­ta­dou­ni­den­se de ar­te Peggy Gug­gen­heim, con la que ter­mi­na­ría ca­sán­do­se.

Jean Coc­teau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.