Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXIX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

cuan­do un pa­pa, Pío XII en es­te ca­so, lla­ma a un país «na­ción ele­gi­da por Dios, ba­luar­te inex­pug­na­ble de la fe ca­tó­li­ca», es­tá cla­ro que quien go­bier­na ese país va a es­tar un ra­to lar­go go­ber­nán­do­lo. Na­die tu­vo nun­ca un ol­fa­to más fino que el Va­ti­cano, y más en aquel 1939, con la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial a pun­to de nie­ve. Lo de Fran­co y Es­pa­ña es­ta­ba cla­ro. El ge­ne­ral que me­nos se ha­bía com­pro­me­ti­do con el gol­pe a la Re­pú­bli­ca y que sin em­bar­go aca­bó ha­cién­do­se con el po­der ab­so­lu­to, el frío mi­li­tar que ha­bía di­ri­gi­do con cruel­dad, sin com­ple­jos ni pri­sas, la me­tó­di­ca car­ni­ce­ría de la gue­rra ci­vil, iba a du­rar un ra­to lar­go. Quien no vie­ra eso, es­ta­ba cie­go. El fran­quis­mo vic­to­rio­so no era un ré­gi­men mi­li­tar, pues no go­ber­na­ban los mi­li­ta­res, ni era un ré­gi­men fas­cis­ta, pues tam­po­co go­ber­na­ban los fas­cis­tas. Era una dic­ta­du­ra per­so­nal y au­to­ri­ta­ria, la de Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de: ese ga­lle­go cau­to, in­te­li­gen­te, ma­nio­bre­ro, sin otros es­crú­pu­los que su per­so­na­lí­si­ma con­cien­cia de fer­vien­te ca­tó­li­co, an­ti­co­mu­nis­ta y pa­trio­ta ra­di­cal. To­do lo de­más, mi­li­ta­res, fa­lan­ge, car­lis­mo, es­pa­ño­les en ge­ne­ral, le im­por­ta­ba un ca­ra­jo. Eran sim­ples ins­tru­men­tos pa­ra eje­cu­tar la idea que él te­nía de Es­pa­ña. Y en esa idea, él era Es­pa­ña. Así que, des­de el pri­mer mo­men­to, aquel as­tu­to tri­le­ro ma­ne­jó con una ha­bi­li­dad asom­bro­sa los cu­bi­le­tes y la bo­rre­ga. Tras des­ca­be­zar la Fa­lan­ge y el car­lis­mo y con­ver­tir­los en tí­te­res del ré­gi­men (a Jo­sé An­to­nio lo ha­bían fu­si­la­do los ro­jos, y a Fal Con­de, el je­fe car­lis­ta, lo echó de Es­pa­ña el pro­pio Fran­co ame­na­zan­do con ha­cer­le lo mis­mo), el nue­vo y úni­co amo del co­ta­rro uti­li­zó la pa­ra­fer­na­lia fas­cis­ta, en la que real­men­te no cre­yó nun­ca, pa­ra dar­le a su ré­gi­men un es­ti­lo que ar­mo­ni­za­ra con el de los com­pa­dres que lo ha­bían ayu­da­do a ga­nar la gue­rra, y que en ese mo­men­to eran los chu­los de Eu­ro­pa y pa­re­cían ser due­ños del fu­tu­ro: Hitler y Mus­so­li­ni. Así que, co­mo lo que se es­ti­la­ba en ese mo­men­to eran los des­fi­les, el bra­zo en al­to y la vi­ril con­cep­ción de la pa­tria, de la gue­rra y de la vi­da, el Cau­di­llo, tam­bién lla­ma­do Ge­ne­ra­lí­si­mo por los opor­tu­nis­tas y pe­lo­tas que siem­pre es­tán a mano en ta­les ca­sos, se apun­tó a ello con trom­pe­tas y tam­bo­res. Apo­ya­do por la oligarquía te­rra­te­nien­te y fi­nan­cie­ra, a los car­lis­tas los fue de­jan­do de la­do, pues ya no ne­ce­si­ta­ba car­ne de ca­ñón pa­ra la gue­rra, y en­co­men­dó a la Fa­lan­ge –a los fa­lan­gis­tas dó­ci­les a su ré­gi­men, que a esas al­tu­ras eran ca­si to­dos– el con­trol pú­bli­co vi­si­ble del asun­to, el en­cua­dra­mien­to de la gen­te, la bu­ro­cra­cia, la ac­ti­vi­dad sin­di­cal, la for­ma­ción de la ju­ven­tud del ma­ña­na y esa cla­se de co­sas, en es­tre­cho ma­ri­da­je con la Iglesia ca­tó­li­ca, a la que co­rres­pon­dió, co­mo pre­mio por el agua ben­di­ta con que los re­pre­sen­tan­tes de Dios en la tie­rra ha­bían ro­cia­do las ban­de­ras vic­to­rio­sas, el con­trol de la edu­ca­ción, la vi­da so­cial, la mo­ral y las bue­nas cos­tum­bres. Has­ta los más ín­ti­mos de­ta­lles de la vi­da fa­mi­liar o con­yu­gal se di­ri­gían des­de el púl­pi­to y el con­fe­so­na­rio. Ni se te ocu­rra ha­cer­le eso a tu ma­ri­do, hi­ja mía. Et­cé­te­ra. Em­pe­zó así la pri­me­ra eta­pa del fran­quis­mo (que lue­go, co­mo to­do opor­tu­nis­mo sin au­tén­ti­ca ideo­lo­gía, iría evo­lu­cio­nan­do al com­pás de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y de la vi­da), con un país arrui­na­do por la gue­rra y aco­jo­na­do por el ban­do ven­ce­dor, vi­gi­la­do por una nue­va e im­pla­ca­ble po­li­cía, con las cár­ce­les lle­nas pa­ra de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas –po­cos maes­tros de es­cue­la que­da­ron a sal­vo– y los pi­que­tes de fu­si­la­mien­to cu­rran­do a des­ta­jo; y afue­ra, en el exi­lio, lo me­jor de la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la ha­bía te­ni­do que to­mar las de Vi­lla­die­go pa­ra es­ca­par de la cár­cel o el pa­re­dón mien­tras en sus cá­te­dras se ins­ta­la­ban aho­ra, ajus­tan­do cuen­tas, los in­te­lec­tua­les afi­nes al ré­gi­men. «So­mos más pa­pis­tas que el pa­pa», pro­cla­mó sin cor­tar­se el rec­tor de la uni­ver­si­dad de Va­len­cia. Y así, en ta­les ma­nos, Es­pa­ña se con­vir­tió en un pá­ra­mo de luto y tris­te­za, em­po­bre­ci­da, en­fer­ma, mi­se­ra­ble, dó­cil, asus­ta­da y gris, te­nien­do co­mo úni­co ali­vio los to­ros, el fút­bol y la ra­dio –otra he­rra­mien­ta fun­da­men­tal en la con­so­li­da­ción del asun­to–. La gen­te se mo­ría de ham­bre y de tu­bercu­losis mien­tras los cargos del ré­gi­men, los bu­ró­cra­tas y los sin­ver­güen­zas ha­cían ne­go­cios. To­do eran car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to, cen­su­ra, pa­pe­leo, re­tó­ri­ca pa­trio­te­ra con año­ran­zas im­pe­ria­les, mer­ca­do ne­gro, mie­do, hu­mi­lla­ción y mi­se­ria mo­ral. Una tris­te Es­pa­ña de cuar­tel, ofi­ci­na y sa­cris­tía. Un mun­do en blan­co y ne­gro. Co­mo afir­mó cí­ni­ca­men­te el em­ba­ja­dor, bri­llan­te es­cri­tor e in­te­lec­tual de­re­chis­ta Agus­tín de Fo­xá, na­da sos­pe­cho­so de opo­ner­se al ré­gi­men: «Vi­vi­mos en una dic­ta­du­ra dul­ci­fi­ca­da por la co­rrup­ción». [Con­ti­nua­rá].

Has­ta los más ín­ti­mos de­ta­lles de la vi­da fa­mi­liar o con­yu­gal se di­ri­gían des­de el púl­pi­to y el con­fe­so­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.