Ani­ma­les de com­pa­ñía

La dis­ci­pli­na del ar­cano

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

e ha re­sul­ta­do muy re­ve­la­dor, mien­tras leía re­cen­sio­nes de Si­len­cio, la re­cién es­tre­na­da pe­lí­cu­la de Mar­tin Scor­se­se, en­con­trar­me con vi­tu­pe­rios tan­to des­de ám­bi­tos des­creí­dos (don­de la pe­lí­cu­la se con­tem­pla co­mo una te­dio­sa exal­ta­ción de la fe) co­mo des­de cier­tos ám­bi­tos ca­tó­li­cos (don­de se con­si­de­ra una ver­gon­zo­sa de­fen­sa de la apos­ta­sía). Ta­les reac­cio­nes con­ver­gen­tes nos con­fir­man que el asun­to me­du­lar de la pe­lí­cu­la tie­ne una vi­gen­cia es­tre­me­ce­do­ra. Pues Si­len­cio tra­ta, en su meo­llo más ín­ti­mo, de la su­per­vi­ven­cia de la fe en cir­cuns­tan­cias de hos­ti­li­dad ex­tre­ma, cuan­do su pro­cla­ma­ción pue­de aca­rrear la muer­te no só­lo a quien la pro­cla­ma sino a quie­nes lo si­guen. El protagonista de Si­len­cio, un jo­ven y fer­vo­ro­so je­sui­ta, de­ci­de apos­ta­tar pú­bli­ca­men­te pa­ra evi­tar que otros cris­tia­nos sean mar­ti­ri­za­dos; y el res­to de su vi­da se de­di­ca a evan­ge­li­zar y a im­par­tir los sa­cra­men­tos clan­des­ti­na­men­te a sus guar­dia­nes y a la fa­mi­lia que le han impuesto. En reali­dad, no ha­ce otra co­sa sino aco­ger­se a lo que los an­ti­guos lla­ma­ban la ‘dis­ci­pli­na del ar­cano’, que fue muy em­plea­da por los pri­me­ros cris­tia­nos en épo­cas de per­se­cu­ción fe­roz, pa­ra evi­tar un martirio in­ne­ce­sa­rio. En otro mo­men­to pos­te­rior, cuan­do los cris­tia­nos ya no eran mar­ti­ri­za­dos, San Agus­tín re­co­men­da­ba to­da­vía la dis­ci­pli­na del ar­cano an­te los pa­ga­nos, que por con­ta­gio de sus mi­to­lo­gías o por ce­rra­zón men­tal en­ten­dían los mis­te­rios de la re­li­gión cris­tia­na de ma­ne­ra de­men­te. Así, por ejem­plo, co­mo oían que los cris­tia­nos ado­ra­ban a un Dios que se ha­bía he­cho ni­ño y tam­bién que en el sa­cra­men­to de la eu­ca­ris­tía to­ma­ban el cuer­po y la san­gre de ese mis­mo Dios, los pa­ga­nos lle­ga­ban a la con­clu­sión de que los cris­tia­nos, en sus mi­sas, des­cuar­ti­za­ban y se co­mían a los ni­ños. Por lo tan­to, se juz­gó que lo más pru­den­te era ocul­tar cui­da­do­sa­men­te es­tas cues­tio­nes a quie­nes no las en­ten­dían y, lle­ga­do el ca­so, po­dían de­nun­ciar­las an­te los tri­bu­na­les. No en vano Je­sús exi­ge a sus se­gui­do­res que sean «as­tu­tos co­mo ser­pien­tes» cuan­do la oca­sión lo exi­ja; y, en otro mo­men­to, lle­ga a acon­se­jar sin am­ba­ges: «No deis a los pe­rros lo que es santo; no echéis vues­tras per­las de­lan­te de los puer­cos, no sea que las pi­so­teen con sus pa­tas y des­pués, vol­vién­do­se, os des­pe­da­cen». Que la pe­lí­cu­la de Scor­se­se ha­ya si­do in­ter­pre­ta­da de for­mas tan ro­cam­bo­les­cas des­de ám­bi­tos tan an­tí­po­das de­mues­tra que tal vez nos es­te­mos aden­tran­do en una épo­ca en que vuel­ve a ser ne­ce­sa­rio aco­ger­se a la ‘dis­ci­pli­na del ar­cano’. Y no me es­toy re­fi­rien­do tan só­lo a aque­llas re­gio­nes del atlas don­de la per­se­cu­ción de la fe es tan atroz que la más ele­men­tal pru­den­cia exi­ge su ocul­ta­mien­to, sino tam­bién (aun­que por ra­zo­nes bien dis­tin­tas) a nues­tro mun­do tan su­pues­ta­men­te li­bre, en don­de uno pue­de de­cir lo que quie­ra, pe­ro don­de ca­si na­die en­tien­de na­da. Y don­de, por lo tan­to, to­do lo que uno di­ga co­rre el ries­go de ser tor­ti­ce­ra o ro­cam­bo­les­ca­men­te in­ter­pre­ta­do, con­for­me a pa­rá­me­tros men­ta­les que na­da tie­nen que ver con los pa­rá­me­tros des­de los que ha si­do for­mu­la­do; o, to­da­vía peor, con­for­me a con­ve­nien­cias co­yun­tu­ra­les, con­for­me a par­ti­dis­mos sec­ta­rios, con­for­me a opor­tu­nis­mos cam­bian­tes. ¿Qué sen­ti­do tie­ne de­fen­der de­ter­mi­na­das pos­tu­ras en un mun­do don­de ya ca­si na­die te en­tien­de, y los po­cos que to­da­vía te en­tien­den se de­di­can al postureo, cam­bian­do de pos­tu­ra co­mo de ca­mi­sa, pa­ra acom­pa­sar­se a los tiem­pos? Por lle­var mu­cho tiem­po de­fen­dien­do pos­tu­ras que el es­pí­ri­tu de mi épo­ca re­pu­dia, he me­di­ta­do en mu­chas oca­sio­nes so­bre la con­ve­nien­cia de aco­ger­me a la dis­ci­pli­na del ar­cano, ha­cien­do ‘re­ser­va men­tal’ de de­ter­mi­na­das cues­tio­nes que me gran­jean ani­mad­ver­sio­nes. He de re­co­no­cer, sin em­bar­go, que las ma­yo­res ten­ta­cio­nes de ha­cer­lo no me las ha pro­vo­ca­do el en­cono de los ad­ver­sa­rios, sino lo que al­guien de­no­mi­nó, con jo­co­sa amar­gu­ra, ‘la de­sidia de los bue­nos’. Pues el en­cono de los ad­ver­sa­rios, por im­pla­ca­ble que sea, al me­nos es cons­tan­te, ter­co, ina­mo­vi­ble; y, por lo tan­to, me­re­ce el ca­li­fi­ca­ti­vo de leal. Pe­ro en la ‘de­sidia de los bue­nos’ hay al­go mu­cho más des­leal y des­alen­ta­dor, al­go sór­di­da­men­te mo­ve­di­zo y cu­le­brean­te, una fluc­tua­ción mo­ti­va­da por ra­zo­nes de pu­ra con­ve­nien­cia que se­gún la oca­sión nos brin­da su aplau­so o nos lan­za su dar­do, nos juz­ga ‘va­le­ro­sos’

¿Qué sen­ti­do tie­ne de­fen­der de­ter­mi­na­das pos­tu­ras en un mun­do don­de ya ca­si na­die te en­tien­de?

Qo ‘in­tran­si­gen­tes’ de­pen­dien­do de in­tere­ses po­lí­ti­cos o cle­ri­ca­loi­des, nos en­cum­bra o nos de­ni­gra se­gún los go­bier­nos sean de uno u otro signo, o se­gún có­mo ba­jen las aguas del Tí­ber. Es­ta ‘de­sidia de los bue­nos’ ha­ce tem­blar nues­tra fe co­mo un jun­co mu­cho más que el en­cono de los ad­ver­sa­rios; y es la in­ci­ta­ción más efi­caz pa­ra aco­ger­nos a la dis­ci­pli­na del ar­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.