"¡PONEOS EN PIE, DE­POR­TIS­TAS, CONTAD LO QUE SA­BÉIS!"

Des­ta­pó el do­ping de Lan­ce Arms­trong. Tra­vis Ty­gart di­ri­ge la Agen­cia An­ti­do­pa­je de Es­ta­dos Uni­dos. En es­ta en­tre­vis­ta exi­ge ex­cluir a Ru­sia del olim­pis­mo in­ter­na­cio­nal.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada - Por Lu­kas Eber­le y Detlef Hac­ke

Pre­gun­ta__ El de­por­te se ha vis­to sa­cu­di­do por el do­pa­je de Es­ta­do en Ru­sia. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (AMA) han sa­ca­do a la luz que el Mi­nis­te­rio del De­por­te, la Agen­cia An­ti­do­pa­je y los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos es­ta­ban im­pli­ca­dos. ¿Ima­gi­na­ba la exis­ten­cia de al­go tan so­fis­ti­ca­do? Res­pues­ta__ ¿A ese ni­vel? ¿Por tan­to tiem­po? No, nun­ca. Los ru­sos po­dían al­te­rar prue­bas de ori­na se­lla­das sin que na­die se per­ca­ta­ra, po­dían cam­biar mues­tras sos­pe­cho­sas por otras lim­pias o in­clu­so ha­cer­las des­apa­re­cer. ¡In­creí­ble!

P__has­ta aho­ra, se creía que la RDA era el país con el sis­te­ma de do­pa­je más efec­ti­vo... R__ha­ce unos años, me reuní con víc­ti­mas del do­pa­je en la an­ti­gua RDA. Aque­llo me abrió los ojos. Pe­ro una co­sa le di­go: el frau­de en Ru­sia su­pera aque­llo.

P__¿por qué? R__EL mun­do ha cam­bia­do des­de la Gue­rra Fría. En­ton­ces, la RDA obli­ga­ba a sus atle­tas a do­par­se. Se tra­ta­ba de un ac­to cri­mi­nal que no de­be­ría ha­ber­se re­pe­ti­do. En 2005, ca­si 200 paí­ses fir­ma­ron la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal con­tra el Do­pa­je en el De­por­te. Se com­pro­me­tían a pro­te­ger a los atle­tas y a no so­me­ter­los a abu­sos. To­dos se pu­sie­ron de acuer­do, in­clui­dos Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. Des­pués nos en­te­ra­mos de que uno se des­mar­ca y ases­ta una pu­ña­la­da por la es­pal­da a los de­más. Y en­ci­ma se ríe de no­so­tros… Es per­ver­so.

P__A pe­sar de to­do, el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal per­mi­tió par­ti­ci­par en los Jue­gos de Río a ca­si 300 ru­sos. ¿Có­mo se ex­pli­ca? R__o­be­de­ce a cues­tio­nes po­lí­ti­cas y de po­der. Ru­sia es un país gran­de y fuer­te. Si se hu­bie­se tra­ta­do de cual­quier otro, el COI lo ha­bría sus­pen­di­do.

P__EL pre­si­den­te del COI ha­bla de su to­le­ran­cia ce­ro ha­cia el do­pa­je. ¿Lo cree? R__NO. De esa to­le­ran­cia ce­ro he­mos pa­sa­do a to­le­ran­cia al do­pa­je de Es­ta­do, y la tan re­pe­ti­da ame­na­za de gra­ves con­se­cuen­cias se ha que­da­do prác­ti­ca­men­te en na­da.

P__¿qué re­per­cu­sio­nes ha te­ni­do esa de­ci­sión del COI? R__­pa­ra mu­chas per­so­nas fue co­mo una bo­fe­ta­da, se die­ron cuen­ta de que al COI le in­tere­san más otras co­sas que la de­fen­sa de los va­lo­res olím­pi­cos. El COI ha per­di­do la con­fian­za de la gen­te.

P__ha­ce po­co, la AMA pu­bli­có un in­for­me so­bre Ru­sia: más de un mi­llar de atle­tas de 30 dis­ci­pli­nas se ha­brían be­ne­fi­cia­do del do­pa­je de Es­ta­do. ¿Ha lle­ga­do la ho­ra de ex­cluir de las com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a los ru­sos? R__SÍ, y de man­te­ner esa ex­clu­sión has­ta que el país vuel­va a ate­ner­se a

las re­glas an­ti­do­pa­je.

P__¿lle­ga­re­mos a sa­ber la di­men­sión real del frau­de? R__­qui­zá no. Los ru­sos es­tán muy le­jos de ad­mi­tir su pro­ble­ma. No mues­tran ni un atis­bo de arre­pen­ti­mien­to; en vez de eso, tan­to los atle­tas co­mo los po­lí­ti­cos obs­ta­cu­li­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes.

P__¿EL de­por­te ru­so vol­ve­rá a ser lim­pio? R__SÍ, pe­ro lle­va­rá tiem­po. El sis­te­ma fun­cio­na­ba de arri­ba aba­jo, los atle­tas se veían so­me­ti­dos a él. Ha­bía ór­de­nes de arri­ba: «To­maos es­te pro­duc­to y es­te otro; si no, se­réis apar­ta­dos del equi­po». Es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar la in­fluen­cia del Go­bierno so­bre la Agen­cia An­ti­do­pa­je, so­bre los la­bo­ra­to­rios de con­trol y so­bre los en­tre­na­do­res y los de­por­tis­tas.

P__¿Y si eso no ocu­rre? R__­po­dría pro­du­cir­se una re­vo­lu­ción en­tre los de­por­tis­tas.

P__¿por qué lo di­ce? R__ha­ce po­co ha­blé con un ci­clis­ta es­ta­dou­ni­den­se. Me di­jo que ya se ha­bía he­cho a la idea de que los otros co­rre­do­res po­dían ir do­pa­dos. In­ten­ta­ba ig­no­rar­lo, pa­ra no vol­ver­se lo­co, y se­guir en­tre­nan­do, pe­ro esa sen­sa­ción siem­pre le aca­ba asal­tan­do. Al­go es­tá em­pe­zan­do a mo­ver­se en­tre nues­tros de­por­tis­tas. Mu­chos se sien­ten frus­tra­dos y bus­can una sa­li­da. O em­pie­zan tam­bién a do­par­se o de­jan el de­por­te. O se po­nen en pie y les exi­gen a los po­de­ro­sos que cam­bien el sis­te­ma.

P__¿qué lle­va a los de­por­tis­tas a do­par­se? R__­pien­san que to­dos los de­más lo ha­cen. Esa es la jus­ti­fi­ca­ción. Pe­ro no le he oí­do a nin­gún atle­ta do­pa­do de­cir que se ha­ya sen­ti­do bien ha­cién­do­lo. A nin­guno.

P__¿tam­bién hay una cul­tu­ra del frau­de en Es­ta­dos Uni­dos? R__NO se pue­de com­pa­rar con el do­pa­je ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de Ru­sia. No obs­tan­te, en to­dos los paí­ses hay de­por­tis­tas que quie­ren ga­nar a to­da cos­ta y es­tán dis­pues­tos a sal­tar­se las re­glas. Ne­gar­lo es de in­ge­nuos.

P__­ru­sia, Lan­ce Arms­trong y Ma­rion Jo­nes… Los gran­des es­cán­da­los de do­pa­je han sa­li­do a la luz gra­cias a gen­te de den­tro que ya no es­ta­ba dis­pues­ta a guar­dar si­len­cio. ¿Es­tas per­so­nas son

más im­por­tan­tes que los test de do­pa­je? R__am­bos son im­por­tan­tes. Los test sir­ven co­mo instrumento de in­ti­mi­da­ción. Si no exis­tie­ran, a los atle­tas y a sus en­tor­nos les re­sul­ta­ría muy ten­ta­dor re­cu­rrir al do­pa­je. Pe­ro pa­ra des­ta­par un sis­te­ma or­ga­ni­za­do ha­cen fal­ta in­for­man­tes.

P__­los de­nun­cian­tes po­nen en jue­go su pro­pia vi­da. La co­rre­do­ra Yu­li­ya Ste­pa­no­va y su ma­ri­do, Vi­taly, que apor­ta­ron prue­bas so­bre el do­pa­je en Ru­sia, tu­vie­ron que aban­do­nar su ho­gar y aho­ra vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos. R__­na­die po­día ima­gi­nar­se que la co­sa lle­ga­ra al ex­tre­mo de que dos jó­ve­nes con un be­bé te­mie­ran por su vi­da y se vie­ran obli­ga­dos a huir de su país. Es una di­men­sión nue­va. Creen que es­tán en pe­li­gro, in­ten­ta­mos dar­les pro­tec­ción.

P__EL COI no per­mi­tió que Ste­pa­no­va par­ti­ci­pa­ra en Río, por­que tam­bién se ha­bía do­pa­do. ¿Fue una de­ci­sión co­rrec­ta? R__SI se le hu­bie­se per­mi­ti­do par­ti­ci­par, ha­bría si­do un men­sa­je

pa­ra to­dos los de­por­tis­tas del mun­do: «¡Poneos en pie, contad lo que sa­béis!». Fue una opor­tu­ni­dad per­di­da.

P__¿qué ha apren­di­do del es­cán­da­lo ru­so? R__ES la prue­ba de que la lu­cha con­tra el do­pa­je no se­rá efec­ti­va mien­tras el de­por­te or­ga­ni­za­do pue­da ejer­cer al­gu­na in­fluen­cia so­bre ella. Por ejem­plo, Craig Ree­die –pre­si­den­te de la AMA– es miem­bro del COI. Eso su­po­ne un con­flic­to de in­tere­ses. Es co­mo po­ner al zo­rro a cui­dar de las ga­lli­nas. Hay que ha­cer de una vez pa­ra siem­pre que la AMA sea in­de­pen­dien­te y que, co­mo guar­dián mun­dial de la lim­pie­za, pue­da cas­ti­gar a paí­ses co­mo Ru­sia.

P__EN 2012 des­ta­pó us­ted el ca­so del do­pa­je de Lan­ce Arms­trong. ¿De qué pas­ta hay que es­tar he­cho pa­ra en­fren­tar­se a al­guien tan po­de­ro­so? R__HA si­do el ca­so más gran­de al que nos ha­ya­mos en­fren­ta­do ja­más. Al prin­ci­pio, mi equi­po y yo nos plan­tea­mos una pre­gun­ta: «¿Que­re­mos que­dar­nos en el si­llón vien­do có­mo se en­cu­bre un ca­so de do­pa­je in­dis­cu­ti­ble?».

De­ci­di­mos que no, que ha­ría­mos nues­tro tra­ba­jo por di­fí­cil que re­sul­ta­ra.

P__Y fue di­fí­cil. Arms­trong lle­gó a in­sul­tar­lo. Los po­lí­ti­cos lo acu­sa­ron de mal­gas­tar el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes con su per­se­cu­ción. R__­du­ran­te aque­llos días re­ci­bi­mos sie­te mil co­rreos elec­tró­ni­cos lle­nos de odio, la gen­te nos de­cía que es­tá­ba­mos des­tru­yen­do a su hé­roe, que no éra­mos ver­da­de­ros ame­ri­ca­nos. Aguan­tar es­tas co­sas tam­bién for­ma par­te de nues­tro tra­ba­jo.

P__¿Y cuan­do re­ci­bió ame­na­zas de muer­te? R__e­so no es del agra­do de na­die.

P__e­so pue­de ha­cer que una per­so­na se hun­da... R__­per­so­nal de se­gu­ri­dad acom­pa­ña­ba a mis hi­jos al co­le­gio y los vi­gi­la­ba cuan­do ju­ga­ban al fút­bol en el jar­dín. Na­die quie­re po­ner a su fa­mi­lia en una si­tua­ción

así. Pe­ro si tú te de­jas in­fluir, los atle­tas lim­pios no tie­nen nin­gu­na op­ción.

P__¿HA vuel­to a ver a Arms­trong des­de 2012? R__SÍ, un par de ve­ces, ha­bla­mos de los cargos pre­sen­ta­dos en su con­tra. Yo nun­ca ac­tué con ani­mo­si­dad, nun­ca fue al­go per­so­nal.

P__¿có­mo vi­ve Arms­trong hoy? R__es­tá pre­pa­ran­do su pro­ce­so ju­di­cial.

P__EL jui­cio gi­ra en torno a los cien mi­llo­nes de dó­la­res en pa­tro­ci­nios que le exi­gen las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos. US Pos­tal, una em­pre­sa es­ta­tal, fi­nan­ció al equi­po de Arms­trong y se sien­te en­ga­ña­da. R__EL jui­cio es­tá ab­sor­bien­do to­da la aten­ción de Arms­trong. Has­ta que no con­clu­ya, no po­drá pa­rar­se a re­fle­xio­nar so­bre qué va a ha­cer con su vi­da. Es­pe­ro que un día pue­da

su­pe­rar­lo y vol­ver a ser un miem­bro pro­duc­ti­vo de la so­cie­dad.

P__¿HA cam­bia­do la for­ma en la que los atle­tas ven la lu­cha con­tra el do­pa­je? R__­mu­cho. Por ejem­plo, des­de ha­ce ocho años la AMA obli­ga a los atle­tas de éli­te a in­for­mar per­ma­nen­te­men­te de su pa­ra­de­ro. Al prin­ci­pio cri­ti­ca­ron la me­di­da. La veían exa­ge­ra­da.

P__¿Y aho­ra? R__­po­co an­tes de los Jue­gos de Río, me es­cri­bió una na­da­do­ra es­ta­dou­ni­den­se. De­cía: «Tra­vis, es­ta­mos de acuer­do en te­ner que de­cir dón­de es­ta­mos los 365 días del año. Y que nos des­per­téis por la no­che pa­ra ha­cer­nos prue­bas de do­pa­je o in­te­rrum­páis los en­tre­na­mien­tos. Te­ne­mos que asu­mir es­tas in­je­ren­cias en nues­tra pri­va­ci­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po ve­mos li­mi­ta­das nues­tras op­cio­nes en las com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les por­que esos mis­mos es­tán­da­res no se apli­can en otros mu­chos paí­ses». An­tes, los de­por­tis­tas se mos­tra­ban in­dig­na­dos por cum­plir re­glas tan es­tric­tas; aho­ra, se que­jan de que no se cum­plan en otros si­tios.

"Los ru­sos no mues­tran ni un atis­bo de arre­pen­ti­mien­to; tan­to los atle­tas co­mo los po­lí­ti­cos obs­ta­cu­li­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.