"En el Va­ti­cano tie­nes que acep­tar que los hom­bres te tra­ten con pa­ter­na­lis­mo"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano -

Xl­se­ma­nal. Di­ri­ge us­ted el su­ple­men­to y es una de las mu­je­res con más pe­so en el Va­ti­cano. ¿Ac­túan us­te­des co­mo una fuer­za uni­da? Lucetta Scaraffia. Ca­da una con nues­tros me­dios ve­la­mos por que las mu­je­res ten­gan un pa­pel digno y real den­tro de la Iglesia. Pe­ro com­par­ti­mos al­go más que un 'pro­gra­ma co­mún'. So­mos cóm­pli­ces y ami­gas. XL. Di­cen que es us­ted la fe­mi­nis­ta del Va­ti­cano... L.S. Una fe­mi­nis­ta ca­tó­li­ca con sen­ti­do del hu­mor. Una vir­tud in­dis­pen­sa­ble por­que, sin él, las mi­li­tan­tes se con­vier­ten en ca­ri­ca­tu­ras de sí mis­mas. XL. ¿Le re­sul­ta di­fí­cil te­ner res­pon­sa­bi­li­da­des en el Va­ti­cano? L.S. Es pe­cu­liar… Tie­nes que acep­tar que te tra­ten con pa­ter­na­lis­mo hom­bres más jó­ve­nes que tú, que te dan con­se­jos sin pa­rar. Pa­ra ellos es co­mo si yo siem­pre es­tu­vie­ra a prue­ba, aun­que ha­ya pu­bli­ca­do ya el nú­me­ro 55 de la re­vis­ta… XL. Se di­ce que el Pa­pa Fran­cis­co le tie­ne mu­cho apre­cio... L.S. Le gus­ta que la re­vis­ta abor­de te­mas de fon­do, co­mo la iden­ti­dad fe­me­ni­na, las mu­je­res y el is­lam, la vio­la­ción co­mo ar­ma de gue­rra, las mi­gran­tes… To­dos te­mas do­lo­ro­sos y muy im­por­tan­tes pa­ra el Pa­pa, a quien le pa­re­ce va­lien­te que los tratemos en pro­fun­di­dad. Pe­ro te­ne­mos que ser pru­den­tes, por­que, aun­que te­ne­mos cier­ta li­ber­tad, so­mos un su­ple­men­to del L'osservatore Ro­mano, pe­rió­di­co ofi­cial de la San­ta Se­de. Se­ría im­pen­sa­ble que es­tu­vié­ra­mos a fa­vor del abor­to. Por eso ha­blo de re­la­ti­va li­ber­tad. XL. Pe­ro us­ted cuen­ta con la pro­tec­ción del Pa­pa… L.S. Sí, es ver­dad. Una tar­de, me lla­mó por te­lé­fono pa­ra fe­li­ci­tar­me. Cuan­do re­co­no­cí su voz, tu­ve un shock. La no­ve­dad es que es­te Pa­pa sa­be ha­blar­les a las mu­je­res, no las te­me, las mi­ra in­clu­so a los ojos y las es­cu­cha. Cuan­do la re­vis­ta, que al prin­ci­pio iba in­ser­ta en el Osservatore, em­pe­zó a pu­bli­car­se de for­ma in­de­pen­dien­te, fue el car­de­nal Pa­ro­lin –una es­pe­cie de pri­mer mi­nis­tro del Pa­pa– el que pre­sen­tó la nue­va ver­sión de la pu­bli­ca­ción en la San­ta Se­de. Fue un ges­to im­por­tan­te pa­ra la re­dac­ción de ocho mu­je­res que di­ri­jo, una prue­ba de que la al­ta ins­tan­cia del Va­ti­cano nos apo­ya­ba. XL. Y de que Fran­cis­co quie­re dar más es­pa­cio a las mu­je­res... L.S. Crear una co­mi­sión pa­ri­ta­ria pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el dia­co­na­to fe­me­nino es alen­ta­dor, tam­bién su de­ci­sión de ha­cer de San­ta Ma­ría Mag­da­le­na una fies­ta li­túr­gi­ca tan im­por­tan­te co­mo las de los após­to­les. En sus ho­mi­lías, sus ca­te­que­sis y sus en­tre­vis­tas, Fran­cis­co di­ce co­sas in­tere­san­tes so­bre

Qlas mu­je­res… Pe­ro en el Va­ti­cano, se en­fren­ta a un con­ser­va­du­ris­mo se­cu­lar que le da po­co mar­gen pa­ra ac­tuar y de­rri­bar a una cu­ria que se aga­rra al pa­sa­do. Des­pués de es­tos sig­nos po­si­ti­vos, nos to­ca a no­so­tros reac­cio­nar y ha­cer pro­pues­tas. XL. ¿Có­mo vis­te una lai­ca en el Va­ti­cano? L.S. De­be ir muy chic, lle­var ro­pa que sien­te muy bien pa­ra sub­ra­yar que las mu­je­res ca­tó­li­cas no van con há­bi­tos tris­tes y de­for­mes. XL. ¿To­do su equi­po es ca­tó­li­co? L.S. No, una es ju­día, otra es ag­nós­ti­ca… Y yo he te­ni­do una tra­yec­to­ria ac­ci­den­ta­da. Na­cí en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca, pe­ro aban­do­né el ca­to­li­cis­mo en 1968, cuan­do sen­tí la ne­ce­si­dad de su­mer­gir­me en el in­con­for­mis­mo. Vol­ví a re­en­con­trar­me con él, con en­tu­sias­mo, a par­tir de 1990. XL. ¿Quié­nes son sus lec­to­res? L.S. Nos di­ri­gi­mos a to­das las mu­je­res, ca­tó­li­cas o no, fe­mi­nis­tas o no. Nues­tra mi­sión es de­mos­trar el im­por­tan­te pa­pel de las mu­je­res en el pen­sa­mien­to mo­derno. Ha­cer en­ten­der eso a hom­bres tan po­co ge­ne­ro­sos cuan­do se tra­ta de los ra­zo­na­mien­tos de las mu­je­res no es fá­cil. XL. ¿Cuál es su am­bi­ción? L.S. Que nues­tro su­ple­men­to se im­pri­ma en Fran­cia, en Ale­ma­nia, en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes… En Es­pa­ña, ya se pu­bli­ca. Sim­bo­li­za­mos una aper­tu­ra del Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.