Ojo con los abue­los

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

no ha­bía leí­do com­ple­tas las me­mo­rias de Art­hur Koestler. Só­lo la pri­me­ra par­te, Fle­cha en el azul, así co­mo el li­bri­to Un tes­ta­men­to es­pa­ñol y sus no­ve­las El ce­ro y el in­fi­ni­to y Es­par­ta­co. No­ve­lis­ta y en­sa­yis­ta, co­mo sa­ben, Koestler fue miem­bro del par­ti­do co­mu­nis­ta y es­pía de Mos­cú en la gue­rra de Es­pa­ña. Y co­mo en es­tos tiem­pos, gra­cias a mi ami­go Lo­ren­zo Fal­có, an­do zam­bu­lli­do en aque­lla épo­ca tan bár­ba­ra e in­tere­san­te, de­ci­dí zan­jar cuen­tas pen­dien­tes con Koestler re­ma­tan­do el re­la­to de su vi­da. En ésas an­da­ba ha­ce días cuan­do, ya ca­si al fi­nal, en­con­tré un pá­rra­fo que, re­la­cio­na­do con otro li­bro leí­do del mis­mo au­tor, mo­ti­va hoy es­ta re­fle­xión. Al­go que da en qué pen­sar, y mu­cho. O, por lo me­nos, a mí me da. En Un tes­ta­men­to es­pa­ñol, que leí ha­ce años –ahora aca­ba de re­edi­tar­se bajo el tí­tu­lo Diá­lo­go con la muer­te–, Koestler na­rra sus pe­na­li­da­des du­ran­te la Gue­rra Ci­vil tras ser apre­sa­do por los na­cio­na­les. Es­tu­vo a pun­to de ser fu­si­la­do, y esos días de es­pe­ra lo con­vir­tie­ron en tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de la vi­da car­ce­la­ria y las im­pla­ca­bles eje­cu­cio­nes de pre­sos, sus com­pa­ñe­ros, sa­ca­dos de sus cel­das pa­ra lle­var­los al pa­re­dón. Es un re­la­to de ho­rror, en el que Koestler ma­ni­fies­ta la na­tu­ral sim­pa­tía por sus com­pa­ñe­ros de in­for­tu­nio. En­tre esas sim­pa­tías in­clu­ye la que sien­te por dos pre­sos a los que lla­ma By­ron y El Tí­si­co, és­te úl­ti­mo «po­lí­ti­co re­pu­bli­cano muy co­no­ci­do, By­ron ha­bía si­do su se­cre­ta­rio. Des­de ha­ce tres me­ses es­pe­ran a ser fu­si­la­dos», e in­clu­so ca­li­fi­ca a uno de ellos co­mo «hi­dal­go es­pa­ñol». Lue­go aña­de: «Me era más di­fí­cil de­jar a By­ron y al tí­si­co que a to­dos mis ami­gos y fa­mi­lia­res». Y de esa for­ma lo­gra trans­mi­tir­nos la sen­sa­ción de afec­to y so­li­da­ri­dad con ellos, la in­jus­ti­cia de su si­tua­ción y el ho­rror de la suer­te que les aguar­da. Pe­ro oi­gan. Co­sas de la vi­da. Ahora, al leer la úl­ti­ma par­te de las Me­mo­rias de Koestler, pues allí men­cio­na nom­bres reales, he sa­bi­do al fin quié­nes eran los in­fe­li­ces re­pu­bli­ca­nos, el po­lí­ti­co y su se­cre­ta­rio, sus ami­gos de cár­cel con­de­na­dos a muer­te por los fran­quis­tas. Él mis­mo re­ve­la el nom­bre del Tí­si­co: «Fue eje­cu­ta­do tres días des­pués de que me sol­ta­ran. Se lla­ma­ba Gar­cía Ata­dell y ha­bía si­do lí­der de un gru­po de vi­gi­lan­tes de Ma­drid». El nom­bre, de­bo con­fe­sar­lo, me sal­tó a la ca­ra co­mo un dis­pa­ro. Pa­ra ser exac­to, co­mo los dis­pa­ros en la nu­ca, tor­tu­ras, ro­bos y vio­la­cio­nes, que el Tí­si­co ami­go de Koestler, o sea, Aga­pi­to Gar­cía Ata­dell, tris­te­men­te cé­le­bre en los anales de la Gue­rra Ci­vil, y su se­cre­ta­rio By­ron –de nom­bre real Luis Or­tu­ño–, eje­cu­ta­dos tres días des­pués de la pues­ta en li­ber­tad del es­cri­tor, ha­bían es­ta­do prac­ti­can­do con en­tu­sias­mo du­ran­te la épo­ca en la que Gar­cía Ata­dell ejer­ció co­mo –eu­fe­mis­mo de­li­cio­so– «lí­der de vi­gi­lan­tes en Ma­drid». To­do eso, cla­ro, no lo cuen­ta Koestler por­que lo ig­no­ra­ba, pe­ro es­tá en los li­bros de His­to­ria, que de­ta­llan có­mo Gar­cía Ata­dell creó una or­ga­ni­za­ción de te­rror al frente de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, tam­bién lla­ma­da Bri­ga­da del Ama­ne­cer, que con be­ne­plá­ci­to del Go­bierno ins­ta­ló una che­ca en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na don­de se tor­tu­ró, vio­ló y ma­tó sin con­trol nin­guno, tan­to a de­re­chis­tas co­mo a re­pu­bli­ca­nos que no eran de su cuer­da. Hi­zo una for­tu­na con lo ro­ba­do a sus víc­ti­mas, y cuan­do con su ayu­dan­te Or­tu­ño, en ple­na gue­rra pe­ro con el bol­si­llo lleno, qui­so huir al ex­tran­je­ro, fue cap­tu­ra­do ca­si de ca­sua­li­dad por los fran­quis­tas. Que, ojo por ojo en es­te ca­so, le die­ron las su­yas y las del pul­po. Ga­rro­te vil. El asun­to con­tie­ne, a mi jui­cio, un as­pec­to edu­ca­ti­vo. Co­mo es­cri­bí al­gu­na vez, en la gue­rra y post­gue­rra ci­vil ca­yó gen­te bue­na de am­bos ban­dos: es­pa­ño­les hon­ra­dos que lu­cha­ban por sus ideas o se vie­ron atra­pa­dos, a su pe­sar, en aquel dis­pa­ra­te san­grien­to. Pe­ro cui­da­do. Allí no to­dos fue­ron hé­roes, ni gen­te dig­na. Los 200.000 hom­bres y mu­je­res ase­si­na­dos en am­bas re­ta­guar­dias, no mu­rie­ron so­los. Al­guien tu­vo que ase­si­nar­los. Y mu­chos nie­tos que hoy re­cuer­dan con or­gu­llo o do­lor a sus abue­los co­mo lu­cha­do­res de una u otra cau­sa, ig­no­ran que no to­dos fue­ron hé­roes de trin­che­ra o víc­ti­mas inocen­tes. Tam­bién hu­bo car­ni­ce­ros em­bos­ca­dos, la­dro­nes, gen­tu­za

Los 200.000 ase­si­na­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil en am­bas re­ta­guar­dias, no mu­rie­ron so­los. Al­guien tu­vo que ase­si­nar­los

mi­se­ra­ble co­mo Gar­cía Ata­dell y sus in­fa­mes se­cua­ces. Y po­lí­ti­cos que los de­ja­ban ac­tuar. Las le­yen­das son bo­ni­tas, y el afec­to fi­lial es com­pren­si­ble. Pe­ro la reali­dad tie­ne su pro­pia lec­tu­ra. Los es­pa­ño­les tu­vi­mos abue­los ad­mi­ra­bles en am­bos ban­dos, y tam­bién su­cios opor­tu­nis­tas y ab­yec­tos cri­mi­na­les. Aun­que el tiem­po, la ig­no­ran­cia y la sim­ple­za de las re­des so­cia­les ador­nen hoy las co­sas de otra ma­ne­ra, hay que te­ner cui­da­do con la siem­pre com­ple­ja me­mo­ria his­tó­ri­ca. Así que ya sa­ben. Mu­cho ojo con los abue­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.