El ar­te de ha­cer el ri­dícu­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

siem­pre he si­do muy sen­si­ble al ri­dícu­lo, tan­to pro­pio co­mo el que veo en los de­más. El sen­ti­do del ri­dícu­lo pro­pio es un ar­ma de do­ble fi­lo; por un la­do evi­ta a uno ha­cer el ca­ne­lo, pe­ro por otro pue­de re­sul­tar pa­ra­li­zan­te, so­bre to­do cuan­do se es tí­mi­do y ne­ce­si­ta ese pun­ti­to de arro­jo pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes que los más des­pa­cha­dos su­pe­ran con sol­tu­ra. En cam­bio, ser ca­paz de ver la ri­di­cu­lez aje­na siem­pre es útil y re­den­tor. Dic­kens, en una de sus no­ve­las, por ejem­plo, re­la­ta có­mo un po­bre con­ta­ble en­con­tró la ma­ne­ra de so­bre­vi­vir a eso que ahora lla­ma­mos 'aco­so la­bo­ral'. Re­crear­se en la ri­dí­cu­la en­sai­ma­da ca­pi­lar que su je­fe en­tre­te­jía so­bre su ca­be­za y que pe­go­tea­ba a su cal­va con cier­to un­to que ha­cía que or­bi­ta­sen so­bre ella co­mo pla­ne­tas va­rias mos­cas ver­des y grue­sas. De­cía La Ro­che­fou­cauld que si en un hom­bre no apa­re­ce un la­do ri­dícu­lo es que no he­mos mi­ra­do bien. Has­ta los más cé­le­bres lo tie­nen. Tam­bién, o tal vez de­be­ría­mos de­cir so­bre to­do, lo tie­nen los au­to­ri­ta­rios. Ju­lio Cé­sar, por ejem­plo, era cal­vo y ca­be­zón; Na­po­león, ba­ji­to y ovi­for­me; Franco te­nía voz de ti­ple; mien­tras que el bi­go­te de Hitler es de los más ri­si­bles que ha da­do la his­to­ria. Hay quien di­ce que haber si­do blan­co de no po­cas bur­las a cau­sa de ta­les ras­gos les sir­vió de aci­ca­te pa­ra con­ver­tir­se en lo que lle­ga­ron a ser. Pe­ro no es de la ri­di­cu­lez de per­so­na­jes des­ta­ca­dos de lo que quie­ro ha­blar­les, sino de có­mo ca­li­bra­mos no­so­tros, sus ob­ser­va­do­res (o su­fri­do­res), tal ri­di­cu­lez. Pa­so a ex­pli­car­les ahora la es­ce­na que me hi­zo re­fle­xio­nar so­bre el te­ma. Ha­ce unas se­ma­nas pon­go la te­le y me en­cuen­tro a Pablo Igle­sias abra­za­do a un tron­co. Pa­ra desear­nos fe­liz año, ese gran co­mu­ni­ca­dor 2.0 eligió sen­tar­se en el sue­lo con una chi­me­nea a la es­pal­da, y así, en po­si­ción de yo­gui y con voz me­li­flua, fue ex­pli­can­do no sé qué sar­ta de lu­ga­res co­mu­nes mien­tras aca­ri­cia­ba el su­so­di­cho tron­co. An­tes de fi­na­li­zar su alo­cu­ción de­ci­dió lle­vár­se­lo a la ore­ja pa­ra con­sul­tar con él. Se­gún di­jo, el ta­ru­go aca­ba­ba de su­su­rrar­le un men­sa­je im­por­tan­te, una re­co­men­da­ción pa­ra los pro­sé­li­tos de Po­de­mos: que no se pe­lea­ran. «Uni­dad», acon­se­ja­ba por lo vis­to el tron­co. «De­ba­tir no es di­vi­dir…». Des­pués de que­dar­me de pas­ta de bo­nia­to du­ran­te más de diez mi­nu­tos, en­tré en las re­des, se­gu­ra de que en­con­tra­ría ese de­rro­che de hu­mor que por for­tu­na tan­to abun­da en ellas y se ma­ni­fies­ta en muy in­ge­nio­sos tuits y no me­nos ta­len­to­sos me­mes. An­te mi es­tu­por, ape­nas ha­bía un par. Y tam­po­co hu­bo mu­chos días des­pués. Por lo vis­to, que un po­lí­ti­co en es­qui­ja­ma par­la­men­ta­ra con un tron­co es hoy en día de lo más na­tu­ral, de lo más co­ol, a na­die le pro­du­ce ni una son­ri­si­lla iró­ni­ca, ni un mí­ni­mo clo­queo sar­cás­ti­co. Una vez más, Pablo Igle­sias de­mos­tra­ba así ser un gran co­mu­ni­ca­dor. Él tie­ne ra­zón y yo soy una ton­ta des­fa­sa­da. En la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo lo im­por­tan­te es lla­mar la aten­ción. Có­mo se ha­ga es com­ple­ta­men­te irre­le­van­te. Más aún, in­ten­tar ha­cer­lo a tra­vés de la in­te­li­gen­cia, la cohe­ren­cia, la be­lle­za es un error ga­rra­fal. Na­die es­tá pa­ra esas su­ti­le­zas que re­quie­ren el uso de de­ma­sia­das neu­ro­nas. Es mu­cho me­jor 'co­mu­ni­car' a tra­vés de lo gro­tes­co, lo cho­can­te, lo za­fio y lo más bur­do. Que se lo di­gan si no al Do­nald Trump, que con mé­to­dos pa­re­ci­dos ha con­se­gui­do con­ver­tir­se en el hom­bre más po­de­ro­so del pla­ne­ta. Él, ade­más,

Por lo vis­to, que un po­lí­ti­co en es­qui­ja­ma par­la­men­ta­ra con un tron­co es hoy en día de lo más na­tu­ral, de lo más 'co­ol'

no so­lo tie­ne su la­do ri­dícu­lo, sino que se de­di­ca a ex­plo­tar­lo a con­cien­cia. ¿Có­mo se ex­pli­ca de otro mo­do que se em­ba­dur­ne de un maquillaje na­ran­ja o que en­ma­ra­ñe su pe­lam­bre­ra has­ta con­ver­tir­la en ni­do de es­tor­nino? Tiem­pos ex­tra­ños es­tos en los que lo ri­dícu­lo es desea­ble y ni si­quie­ra nos lla­ma la aten­ción. Pe­ro, cui­da­do. Creo que fue Cha­plin quien de­cía que per­der la ca­pa­ci­dad de reír­se de los po­de­ro­sos es el pri­mer sín­to­ma de es­tar su­cum­bien­do a sus ar­bi­tra­rie­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.