¿Quién es en ver­dad Ja­red Kush­ner, el ma­ri­do de la hi­ja fa­vo­ri­ta de Do­nald Trump y, hoy, su prin­ci­pal ase­sor? El dis­cre­to hom­bre de ne­go­cios se pa­re­ce a su sue­gro más de lo es­pe­ra­do.

HAS­TA HA­CE PO­CO ERA 'SO­LO' UN RI­CO HE­RE­DE­RO MÁS, DIS­CRE­TO HOM­BRE DE NE­GO­CIOS Y MA­RI­DO DE LA HI­JA FA­VO­RI­TA DEL EX­CÉN­TRI­CO DO­NALD TRUMP. AHORA ES EL PRIN­CI­PAL ASE­SOR DEL PRE­SI­DEN­TE DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS. JA­RED KUSH­NER SE PA­RE­CE MU­CHO MÁS A SU SUE­GRO DE LO Q

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE /FO­TO­GRA­FÍA: KE­VIN MAZUR

Al ir de mi­tin en mi­tin con Trump y ha­blar con gen­te co­rrien­te con la que nun­ca ha­bía tra­ta­do, Kush­ner se dio cuen­ta del po­ten­cial de su sue­gro

é que es el di­ne­ro de la fa­mi­lia y tu ri­que­za per­so­nal. Lo sé y lo en­tien­do. Pe­ro tam­bién sé que pue­des ga­nar y que ne­ce­si­ta­mos un em­pu­jón ex­tra». Así con­ven­ció Ja­red Kush­ner a su sue­gro de ha­cer un es­fuer­zo fi­nal en la cam­pa­ña, que re­sul­tó ser de­fi­ni­ti­vo. To­do el mun­do lo da­ba por muer­to. La cam­pa­ña lan­gui­de­cía y Hi­llary Clin­ton iba ca­mino de con­ver­tir­se, se­gún ju­ra­ban to­das las en­cues­tas, en la pró­xi­ma pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos. En la trump to­wer, cuar­tel ge­ne­ral de la cam­pa­ña del lí­der re­pu­bli­cano, los áni­mos es­ca­sea­ban y Do­nald Trump no que­ría se­guir gas­tán­do­se ni un cén­ti­mo más de su for­tu­na en per­se­guir lo que ya pa­re­cía im­po­si­ble. En­ton­ces, su yerno le pi­dió un úl­ti­mo es­fuer­zo: diez mi­llo­nes de dó­la­res de pu­bli­ci­dad en va­rios es­ta­dos cla­ves. Co­mo otras mu­chas ve­ces, Trump lo es­cu­chó, con­fió en su ins­tin­to y dio la or­den. Pe­se a su inex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, di­cen que no hay na­die en el que el pre­si­den­te con­fíe más que en Kush­ner. En la ma­dru­ga­da del 8 de no­viem­bre, él era el en­car­ga­do de fil­trar las lla­ma­das de fe­li­ci­ta­ción al nue­vo pre­si­den­te elec­to y, ape­nas unos días des­pués, lo acom­pa­ña­ba por pri­me­ra vez a la Casa Blan­ca. Mien­tras su sue­gro char­la­ba con Oba­ma, Kush­ner –de 36 años– ha­cía fo­tos con su ipho­ne y em­pe­za­ba a vi­sua­li­zar su fu­tu­ro en­tre las his­tó­ri­cas pa­re­des del des­pa­cho oval, don­de tra­ba­ja­rá a par­tir de ahora co­mo ase­sor sé­nior del pre­si­den­te.

UN HOM­BRE CLA­VE. Has­ta ha­ce po­co más de un año, Kush­ner era el ar­que­ti­po del hom­bre de ne­go­cios de éxi­to, bien ca­sa­do y me­jor re­la­cio­na­do, pe­ro eclip­sa­do por su sue­gro. Al prin­ci­pio, la cam­pa­ña era un com­pro­mi­so fa­mi­liar más pa­ra él. Kush­ner echa­ba una mano cuan­do su sue­gro o su mu­jer se lo pe­dían. Pe­ro a me­di­da que via­ja­ba por to­do el país de mi­tin en mi­tin y ha­bla­ba con la gen­te co­rrien­te con la que él ja­más se ha­bía re­la­cio­na­do, em­pe­zó a en­ten­der la ver­da­de­ra di­men­sión del fe­nó­meno que li­de­ra­ba su sue­gro. Mien­tras Trump se pos­tu­la­ba co­mo un can­di­da­to real en­tre las fi­las de un par­ti­do re­pu­bli­cano to­da­vía in­cré­du­lo, la in­fluen­cia de Kush­ner cre­cía. Ar­qui­tec­to de la cam­pa­ña en las re­des so­cia­les y gu­rú del big da­ta da­da su ex­pe­rien­cia co­mo edi­tor del New York Ob­ser­ver, co­men­zó a par­ti­ci­par en la re­dac­ción de los dis­cur­sos. Y cuan­do lle­ga­ba el mo­men­to de las con­ver­sa­cio­nes pe­lia­gu­das, los ase­so­res de Trump preferían que fue­ra un miem­bro de la fa­mi­lia el que lle­va­ra la voz can­tan­te. A él se le atri­bu­ye, por ejem­plo, la de­ci­sión (o, al me­nos, la su­ge­ren­cia) de des­pe­dir a Co­rey Le­wan­dows­ki, je­fe de cam­pa­ña has­ta el pa­sa­do ju­nio. Tam­bién or­ga­ni­zó la vi­si­ta de Trump a Mé­xi­co y di­sua­dió a su sue­gro de nom­brar vi­ce­pre­si­den­te a Ch­ris Ch­ris­tie, el pri­mer re­pu­bli­cano res­pe­ta­ble que le ha­bía pres­ta­do su apo­yo, y ha­cer cam­pa­ña por Mi­ke Pen­ce, que aca­bó lo­gran­do el pues­to. Tras la vic­to­ria de su sue­gro en no­viem­bre, Kush­ner or­ques­tó reunio­nes es­tra­té­gi­cas, co­mo la que Trump man­tu­vo en la Trump To­wer con al­gu­nos de los po­de­res fác­ti­cos de Si­li­con Va­lley co­mo Jeff Be­zos (Ama­zon) o Sheryl Sand­berg (Fa­ce­book). Por el ca­mino, Kush­ner ha su­fri­do lo que el mis­mo ha lla­ma­do «una ex­fo­lia­ción»: la de aque­llos ami­gos, so­cios, men­to­res y has­ta fie­les

de su si­na­go­ga de to­da la vi­da que lo han ad­ver­ti­do de los pe­li­gros de aso­ciar­se con la ad­mi­nis­tra­ción Trump o que, di­rec­ta­men­te, le han re­ti­ra­do la pa­la­bra. «Me he en­con­tra­do en unas cuan­tas trin­che­ras en mi vi­da y siem­pre he en­con­tra­do la sa­li­da», le con­tó a For­bes pa­ra de­jar cla­ro que, pe­se a su as­pec­to aniña­do, tie­ne la piel de ace­ro. Qui­zá por eso di­cen que el mag­na­te siem­pre vio en Kush­ner una ver­sión jo­ven de sí mis­mo: los dos vie­nen de for­tu­nas inmobiliarias he­re­da­das y los dos es­tu­vie­ron a pun­to de per­der­lo to­do: Trump se ha de­cla­ra­do cua­tro ve­ces en ban­ca­rro­ta y Kush­ner tu­vo que sal­var a la em­pre­sa fa­mi­liar de la rui­na des­pués de des­em­bol­sar 1800 mi­llo­nes de dó­la­res por un em­ble­má­ti­co edi­fi­cio neo­yor­quino po­co an­tes que es­ta­lla­ra la cri­sis, en 2008, y su va­lor se des­plo­ma­ra.

UNA FA­MI­LIA DE NO­VE­LA. Kush­ner tam­bién com­par­te con él los mis­mos va­lo­res fa­mi­lia­res. Des­cien­de de un clan ague­rri­do con una his­to­ria que lle­gó a ins­pi­rar una no­ve­la: sus abue­los pa­ter­nos es­ca­pa­ron al Ho­lo­caus­to, lle­ga­ron a Amé­ri­ca en 1949 y, la­dri­llo a la­dri­llo, cons­tru­ye­ron un im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio y se con­vir­tie­ron en una de las fa­mi­lias ju­días or­to­do­xas más pro­mi­nen­tes de Nue­va York. Cuan­do Ja­red era un ado­les­cen­te, su pa­dre, Char­les Kush­ner, un sim­pa­ti­zan­te y be­ne­fac­tor del par­ti­do de­mó­cra­ta, so­lía re­ci­bir en casa a se­na­do­res, can­di­da­tos y miem­bros ilus­tres del par­ti­do, co­mo Al Go­re. Ja­red era un alumno bri­llan­te que des­pués de una ge­ne­ro­sa do­na­ción lo­gró ma­tri­cu­lar­se en Har­vard, don­de se gra­duó cum lau­de en 2003. Sin em­bar­go, aque­lla fue una épo­ca os­cu­ra pa­ra él y su fa­mi­lia. En 2005, Char­les Kush­ner fue con­de­na­do a dos años de cár­cel por eva­sión fis­cal. ¿El fis­cal que lo en­car­ce­ló? Ch­ris Ch­ris­tie, el de­fe­nes­tra­do. El ca­so fue pas­to de la pren­sa, so­bre to­do cuan­do se su­po que Kush­ner ha­bía in­ten­ta­do chan­ta­jear a su cu­ña­do, que es­ta­ba co­la­bo­ran­do con las au­to­ri­da­des, con­tra­tan­do una pros­ti­tu­ta pa­ra que lo se­du­je­ra y po­der gra­bar el en­cuen­tro. Cum­plió 14 me­ses en­tre re­jas. Su hi­jo ma­yor lo visitó en la cár­cel ca­da se­ma­na. Los Kush­ner se­guían siendo ri­cos, pe­ro su pres­ti­gio se ha­bía eva­po­ra­do con el es­cán­da­lo. Qui­zá en un in­ten­to de lim­piar su ape­lli­do, en 2006 Ja­red com­pró el New York Ob­ser­ver, un pe­rió­di­co se­ma­nal cul­tu­ral y po­lí­ti­co, por diez mi­llo­nes de dó­la­res, con el di­ne­ro que ha­bía ga­na­do ha­cien­do ope­ra­cio­nes inmobiliarias. Ade­más de con­ver­tir­se en con­se­je­ro de­le­ga­do de la em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria fa­mi­liar, Kush­ner que­ría te­ner su pro­pia voz en la era di­gi­tal. La ca­be­ce­ra per­dió el pres­ti­gio edi­to­rial de an­ta­ño, pe­ro de­jó de ser un ne­go­cio de­fi­ci­ta­rio y per­mi­tió a Kush­ner co­dear­se con gran­des gu­rús me­diá­ti­cos co­mo Ru­pert Mur­doch.

ME­DIA­DOR EN ORIEN­TE ME­DIO. Kush­ner ocu­pa­rá ahora el pues­to de con­se­je­ro sé­nior del pre­si­den­te y se es­pe­ra que for­me, jun­to con Rein­ce Prie­bus, je­fe del ga­bi­ne­te, y Ste­ve Ban­non, es­tra­te­ga je­fe, el nú­cleo más pró­xi­mo a Trump en la Casa Blan­ca. Su nom­bra­mien­to no ha es­ta­do exen­to de po­lé­mi­ca por en­trar en con­flic­to con una ley antinepotismo de 1967, que Kush­ner ha con­se­gui­do es­qui­var re­nun­cian­do a su pues­to de con­se­je­ro de­le­ga­do de la em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria fa­mi­liar y a la di­rec­ción edi­to­rial de su re­vis­ta. Los ana­lis­tas po­lí­ti­cos más op­ti­mis­tas con­fían en que con su per­fil más li­be­ral y pro­gre­sis­ta sea ca­paz de sua­vi­zar las me­di­das más con­tro­ver­ti­das anun­cia­das por su sue­gro. Pe­ro lo que más preo­cu­pa es la in­ten­ción de Trump de con­ver­tir a Kush­ner, un ab­so­lu­to no­va­to en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, en la per­so­na en­car­ga­da de ges­tio­nar la paz en Orien­te Me­dio. «¿Sa­bes qué? Ja­red es tan buen mu­cha­cho que con­se­gui­rá un acuer­do con Israel que na­die ha lo­gra­do nun­ca. Es un ta­len­to na­tu­ral, un ta­len­to na­tu­ral… –di­jo Trump so­bre su yerno ape­nas días an­tes de to­mar po­se­sión de su car­go–. Tie­ne una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra lle­gar a acuer­dos. Le gus­ta a to­do el mun­do».

El pa­dre de Kush­ner es­tu­vo en la cár­cel por eva­sión scal. Pa­ra lim­piar el ape­lli­do fa­mi­liar, com­pró 'The New York Ob­ser­ver'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.