La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ryan Gos­ling, La la land, la ciu­dad de las es­tre­llas, arra­sa en las ta­qui­llas y en los pre­mios. Ha­bla­mos con el ac­tor del mo­men­to.

"YO NO TENGO UN TA­LEN­TO IN­NA­TO PA­RA AC­TUAR. NO SOY ANT­HONY HOPKINS"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR POLLY VERNON / FO­TO­GRA­FÍA: MI­LLER MO­BLEY

Es el hom­bre del mo­men­to. Su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, 'La la land, la ciu­dad de las es­tre­llas', arra­sa en las ta­qui­llas y en los pre­mios. Ha­bla­mos con el ac­tor ca­na­dien­se, na­ci­do en una hu­mil­de fa­mi­lia mor­mo­na, de la fa­ma, el ta­len­to y de có­mo El­vis Pres­ley le cam­bió la vi­da.

es­toy en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel, sen­ta­da jun­to a Ryan Gos­ling, y me de­ba­to en­tre no creer en mi suer­te y gri­tar de frus­tra­ción por­que el ac­tor no res­pon­de a mis pre­gun­tas. Co­mo en­tre­vis­ta­do, Gos­ling es una pe­sa­di­lla. Un maes­tro a la ho­ra de 'ha­cer­se el sue­co'. No se mues­tra arro­gan­te ni gro­se­ro, pe­ro ha­ce to­do lo po­si­ble por elu­dir las pre­gun­tas. Por po­ner un ejem­plo, en un mo­men­to le pre­gun­to si se con­si­de­ra un hom­bre ri­co da­do que For­bes ha pu­bli­ca­do que su for­tu­na as­cien­de a 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ryan Gos­ling. ¿Qué quie­re de­cir? Xl­se­ma­nal. ¿Si se con­si­de­ra un hom­bre ri­co con su ac­tual for­tu­na, da­do que cre­ció en una hu­mil­de fa­mi­lia mor­mo­na ca­na­dien­se? R.G. Bueno, tengo la suer­te de vi­vir con mis án­ge­les... XL. ¿A qué án­ge­les se re­fie­re? R.G. Mis hi­jas y mi chi­ca [la ac­triz Eva Men­des]. No ne­ce­si­to na­da más en la vi­da. XL. ¿No es ma­te­ria­lis­ta, quie­re de­cir? R.G. Pen­sa­ba que es­tá­ba­mos ha­blan­do de otro ti­po de ri­que­zas. XL. ¿Y qué me di­ce de la ri­que­za ma­te­rial, la que tie­ne que ver con el di­ne­ro? ¿Es us­ted ri­co en ese sen­ti­do?

R.G. No sé có­mo res­pon­der a su pre­gun­ta. XL. In­tén­te­lo. R.G. Creo que soy muy afor­tu­na­do. Pe­ro siem­pre pien­so que las co­sas pue­den ir a peor en cual­quier mo­men­to. XL. ¿Cree que su ri­que­za pue­de des­apa­re­cer así co­mo así? R.G. Siem­pre es­toy pre­pa­ra­do pa­ra esa po­si­bi­li­dad. XL. ¿Tie­ne us­ted ideas po­lí­ti­cas? R.G. No, hoy no. XL. ¿Por qué? R.G. Por­que pre­fie­ro no ha­blar de po­lí­ti­ca en es­ta en­tre­vis­ta. XL. Pe­ro ¿se preo­cu­pa por las cues­tio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas? R.G. Sí, cla­ro. XL. ¿Le im­por­ta lo que los de­más pue­dan pen­sar de us­ted? R.G. ¿En qué sen­ti­do? XL. Lo que pue­dan pen­sar los crí­ti­cos, el pú­bli­co, sus ami­gos... R.G. Tengo que man­te­ner cier­to dis­tan­cia­mien­to, pe­ro siem­pre es agra­da­ble con­se­guir que el pú­bli­co se sien­ta con­mo­vi­do por la ex­pe­rien­cia que tra­tas de co­mu­ni­car­le. Si no lo

"Des­de ni­ño qui­se ser fa­mo­so. Pe­ro la fa­ma es dis­tin­ta de lo que pen­sa­ba"

con­si­gues, te sien­tes un po­co con­fu­so. XL. ¿Cuán­tas ve­ces se ha en­con­tra­do con que las co­sas han sa­li­do así de mal? R.G. Más ve­ces de lo que me hu­bie­ra gus­ta­do. XL. ¿Es­pe­ra­ba con­ver­tir­se en fa­mo­so? R.G. No. XL. ¿Que­ría ser tan fa­mo­so? R.G. Sí. XL. ¿Y có­mo es la fa­ma? R.G. Dis­tin­ta a lo que pen­sa­ba. XL. ¿En qué sen­ti­do? R.G. La reali­dad ter­mi­na por im­po­ner­se. XL. ¿Es cons­cien­te de ser un buen ac­tor? R.G. Lle­vo tra­ba­jan­do en es­to des­de que te­nía 12 años (Gos­ling em­pe­zó en el pro­gra­ma The Mic­key Mou­se Club de Dis­ney), así que es­pe­ro haber apren­di­do al­go. XL. ¿Di­ría que pa­ra ser ac­tor hay que te­ner un ta­len­to in­na­to? R.G. Sí. XL. ¿Tie­ne us­ted ese ta­len­to in­na­to? R.G. No del to­do. XL. Pe­ro ¿cree que otros ac­to­res sí lo tie­nen? R.G. Sí. XL. ¿Quié­nes? R.G. Ant­hony Hopkins. He tra­ba­ja­do con él y tie­nes la sen­sa­ción de que es de otro pla­ne­ta. Es uno de los me­jo­res ac­to­res de to­dos los tiem­pos. XL. ¿Y us­ted no lo es? R.G. No. XL. ¿Po­dría lle­gar a ser­lo? R.G. No. XL. ¿Por qué no? R.G. No soy Ant­hony Hopkins.

El tra­ba­jo de Ryan Gos­ling siem­pre ha si­do el de ac­tuar. No dis­fru­tó de la ni­ñez y no le gus­ta­ba na­da ir al co­le­gio. Se me­tía en pro­ble­mas, en pe­leas de las que sa­lía per­dien­do. Lo ex­pul­sa­ron del ins­ti­tu­to des­pués de haber vis­to Ram­bo: aco­rra­la­do, par­te II. Tu­vo la ocu­rren­cia de pre­sen­tar­se en el co­le­gio con un jue­go de cu­chi­llos de co­ci­na, que em­pe­zó a ti­rar a los otros chi­cos. ¿Có­mo es que se sen­tía tan fu­rio­so con to­dos?, le pre­gun­ta­ron en cier­ta oca­sión. «No me sen­tía fu­rio­so», fue su res­pues­ta. «Lo que pa­sa­ba era que se­guía es­tan­do me­ti­do en la pe­lí­cu­la». Tras la ex­pul­sión, le hi­cie­ron prue­bas psi­co­ló­gi­cas y le diag­nos­ti­ca­ron tras­torno de dé­fi­cit de aten­ción con hi­per­ac­ti­vi­dad. Su ma­dre es­tu­vo dán­do­le cla­ses en casa du­ran­te un año se­gui­do. «Mi pa­dre tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca, co­mo ca­si to­dos los hom­bres en mi fa­mi­lia. Y yo no sa­bía bien qué iba a ha­cer con mi vi­da. Has­ta que un tío mío de pron­to em­pe­zó a ha­cer de imi­ta­dor de El­vis Pres­ley. Y la vi­da de gol­pe se vol­vió más in­tere­san­te». Es­te tío has­ta en­ton­ces no ha­bía mos­tra­do par­ti­cu­lar in­te­rés por el mun­do del es­pec­tácu­lo. Al igual que to­dos los de­más fa­mi­lia­res de Ryan. Pe­ro, de la no­che a la ma­ña­na, «en­tré en la sa­la de es­tar y me que­dé con la bo­ca abier­ta al ver­lo ves­ti­do con un res­plan­de­cien­te tra­je blan­co de El­vis», ha de­ja­do di­cho Gos­ling. Al po­co tiem­po, «em­pe­za­ron a ve­nir pa­rien­tes a quie­nes nun­ca an­tes ha­bía vis­to y en casa siem­pre es­tá­ba­mos mon­tan­do el nu­me­ri­to... Mi ma­dre ha­cía los co­ros y yo bai­la­ba ves­ti­do con una cha­que­ta do­ra­da. Mi tío can­ta­ba Sus­pi­cious minds y Cr­ying y, bueno, to­dos lo pa­sá­ba­mos en gran­de. Has­ta que de re­pen­te de­jó

de ha­cer­lo. Nues­tro go­zo, en un po­zo».

XL. ¿Có­mo es que es­te epi­so­dio fue tan im­por­tan­te pa­ra us­ted? R.G. Por­que fue co­mo atis­bar un mun­do nue­vo. Mi tío hi­zo que atis­ba­ra un mun­do nue­vo. XL. ¿Qué cla­se de mun­do era ese? R.G. Un mun­do en el que po­días vi­vir tu vi­da de for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta. XL. ¿Se en­con­tra­ba a gus­to en el es­ce­na­rio? ¿Se de­cía que aque­llo era lo su­yo? ¿Que lo ha­cía bien? R.G. ¡No lo ha­cía bien! Yo no ha­cía na­da bien.

Sin em­bar­go, Gos­ling per­sis­tió. A los 11 años em­pe­zó a ir a cla­ses de dan­za e in­ter­pre­ta­ción y a ga­nar con­cur­sos pa­ra jó­ve­nes ta­len­tos. For­mó un dúo mu­si­cal con su her­ma­na ma­yor, con la que ac­tua­ba en bo­das y otros even­tos. Can­ta­ban When a man lo­ves a wo­man. Hi­zo una prue­ba pa­ra Dis­ney, que lo fi­chó pa­ra The Mic­key Mou­se Club. Te­nía 12 años. Ac­tuó jun­to con Jus­tin Tim­ber­la­ke, Ch­ris­ti­na Agui­le­ra o Brit­ney Spears can­tan­do hip-hop e in­ter­pre­tan­do nú­me­ros có­mi­cos.

XL. ¿Qué tal le fue du­ran­te su eta­pa co­mo ído­lo in­fan­til? ¿Re­sul­ta tan tó­xi­co y des­truc­ti­vo co­mo se di­ce? R.G. No lle­gué a ser una es­tre­lla in­fan­til. Di­ga­mos que es­tu­ve fí­si­ca­men­te cer­ca de al­gu­nas es­tre­llas in­fan­ti­les en cier­tos mo­men­tos. XL. En­ton­ces, ¿no lle­gó al ni­vel de Jus­tin o Brit­ney? R.G. No. Es­ta­ba cla­ro que ellos ha­cían lo que de ver­dad se les da­ba bien. Yo nun­ca tu­ve esa sen­sa­ción. Cuan­do veías can­tar a Ch­ris­ti­na Agui­le­ra... En­ton­ces can­ta­ba igual que lo ha­ce ahora. Aque­llos cha­va­les eran unos ni­ños pro­di­gio. Yo ni me acer­ca­ba a su ni­vel. XL. En­ton­ces, ¿por qué lo ha­cía? R.G. Por el di­ne­ro. XL. ¿Pa­ra ser ri­co? R.G. Por­que que­ría vi­vir por mi cuen­ta.

A los 16 años, Ryan se mar­chó de­fi­ni­ti­va­men­te de Ca­na­dá. Se es­ta­ble­ció en Los Án­ge­les y co­men­zó a tra­ba­jar co­mo ac­tor 'de ver­dad'. Se­gún me cuen­ta, las bru­ta­les prue­bas de cas­ting por las que Mia, el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Em­ma Sto­ne, pa­sa en La ciu­dad de las es­tre­llas es­tán ba­sa­das en las bru­ta­les prue­bas de cas­ting por las que él mis­mo pa­só en la vi­da real.

R.G. Por ejem­plo, me in­di­ca­ron que

ac­tua­ra co­mo si me die­sen la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de un ser que­ri­do y me sin­tie­ra abru­ma­do por el do­lor. En mi­tad de la in­ter­pre­ta­ción, la di­rec­to­ra de cas­ting se pu­so a pe­dir el al­muer­zo por te­lé­fono y me di­jo que si­guie­ra con lo mío mien­tras ha­bla­ba... Otra vez en­tré en una sa­la y me en­con­tré con otras diez per­so­nas que te­nían mi mis­mo as­pec­to, cuan­do no me­jor o más in­tere­san­te por mu­chas ra­zo­nes. To­do es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra que du­da­ras de ti mis­mo. XL. Qué ho­rror, ¿no? R.G. Hay co­sas peo­res. XL. ¿Sí? R.G. El pro­ble­ma de es­to se re­du­ce al fra­ca­so per­so­nal, a que tie­nes que ma­ne­jar­te con el fra­ca­so per­so­nal. No es co­mo lo que le pa­sa a un ci­ru­jano, que si co­me­te un error en su tra­ba­jo... XL. Mue­re una per­so­na. R.G. Es­ta­mos ha­blan­do de tu ego. Sim­ple­men­te re­sul­ta em­ba­ra­zo­so. No pa­sa de ser una sim­ple hu­mi­lla­ción. XL. ¿Sim­ple? ¡Us­ted te­nía 16 años! ¿Có­mo se so­bre­lle­va una co­sa así a esa edad? R.G. Tu ce­re­bro to­da­vía no se ha desa­rro­lla­do del to­do a los 16 años, ¿ver­dad? No ter­mi­na de desa­rro­llar­se has­ta los 25, más o me­nos. No me en­te­ra­ba de na­da.

El he­cho de que Gos­ling ha­ya tra­ba­ja­do sin pa­rar des­de los men­cio­na­dos 16 años se­gu­ra­men­te ate­nuó los pro­ble­mas ini­cia­les. A los 21 tu­vo su pri­mer pa­pel co­mo pro­ta­go­nis­ta en Ti­ro de gra­cia, con San­dra Bu­llock (con quien es­tu­vo sa­lien­do un año). En 2004 se hi­zo fa­mo­so con El dia­rio de Noa. Cuan­do Gos­ling afir­ma que nun­ca ha pen­sa­do en ga­nar­se la vi­da con otra ocu­pa­ción que no sea la de ac­tor, pien­so que se­gu­ra­men­te es por­que nun­ca se ha vis­to obli­ga­do a ha­cer­lo. XL. ¿Al­gu­na vez ha te­ni­do la sen­sa­ción de haber fra­ca­sa­do? R.G. Cons­tan­te­men­te.

El úni­co epi­so­dio de es­te ti­po que me vie­ne a la men­te con cla­ri­dad es Lost ri­ver, el fil­me cu­yo guion es­cri­bió y que di­ri­gió en 2014. La pe­lí­cu­la fue va­pu­lea­da sin pie­dad tras su es­treno en Can­nes.

XL. Su­pon­go que no se di­vir­tió mu­cho al tra­ba­jar co­mo di­rec­tor. R.G. Me en­can­tó. XL. ¿En se­rio? R.G. Me en­can­tó [me mi­ra a los ojos desafian­te]. ¿Por qué lo po­ne en du­da?

De pron­to me sien­to in­ca­paz de mi­rar a Ryan Gos­ling a los ojos y de­cir­le que tengo en­ten­di­do que su de­but co­mo di­rec­tor fue un fias­co. En su lu­gar, pre­gun­to si pien­sa que a los 46 años ha­brá de­ja­do de tra­ba­jar co­mo ac­tor, co­mo ha afir­ma­do en el pa­sa­do.

R.G. Si eres ac­tor, siem­pre tie­nes que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra que tu ca­rre­ra se aca­be. Muy po­cos ac­to­res dis­fru­tan de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal sin pa­ro­nes. XL. ¡Es su ca­so! R.G. Pe­ro so­lo tengo 36 años. XL. ¿Qué pa­sa­ría si un día sus hi­jas le di­je­sen que tam­bién quie­ren ser ac­tri­ces? R.G. No lo sé. Si un día su­ce­de, ya se ve­rá. XL. ¿Cree us­ted en Dios? R.G. Creo en las imá­ge­nes to­ma­das por el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble.

Me in­tere­so por el in­sis­ten­te ru­mor de que su for­ma­ción co­mo ac­tor es­tá ba­sa­da en el 'mé­to­do', que se su­mer­ge has­ta tal pun­to en su pa­pel que no sa­le de él has­ta aca­bar el ro­da­je. Se­gún él mis­mo ha di­cho, tal ru­mor fue la ra­zón por la que na­die le di­ri­gie­se la pa­la­bra du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas del ro­da­je de La ciu­dad de las es­tre­llas.

R.G. Ya, ya. La his­to­ria esa del 'mé­to­do'. Pe­ro yo nun­ca es­tu­dié se­gún el 'mé­to­do'. XL. ¿Qué otras his­to­rias in­fun­da­das co­rren por ahí? R.G. ¿Que soy es­ta­dou­ni­den­se? XL. Di­ría que la gen­te tie­ne cla­ro que es us­ted ca­na­dien­se. R.G. ¿No es un he­cho des­co­no­ci­do? XL. No. R.G. ¡Hoy día es­tá muy de mo­da ser ca­na­dien­se! XL. ¿Lo di­ce por­que otra su­per­es­tre­lla, Jus­tin Bie­ber, tam­bién lo es? R.G. No. Por Jus­tin Tru­deau (el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se). Ha con­se­gui­do que, de pron­to, to­dos sea­mos co­ol. XL. ¿Le pa­re­ce que Tru­deau ha con­se­gui­do lo que Bie­ber y us­ted no han lo­gra­do? R.G. ¡Eso mis­mo!

"Un día, siendo ni­ño, un tío mío, em­pe­zó a imi­tar a El­vis. Me im­pac­tó por­que atis­bé un mun­do en el que po­días vi­vir de for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta" "En es­te tra­ba­jo, el pro­ble­ma se re­du­ce al fra­ca­so per­so­nal. No es co­mo ser ci­ru­jano, que si co­me­tes un error mue­re al­guien. Aquí so­lo se tra­ta de tu ego"

T. J. Fan­ti­ni Ta­te Lynch Ryan Gos­ling Nik­ki De­loach Brit­ney Spears Jus­tin Tim­ber­la­ke Ch­ris­ti­na Agui­le­ra

The be­lie­ver, 2001. El dia­rio de Noa, 2004. Frac­tu­re, 2007.

Dri­ve, 2011. La la land, 2016. Bla­de Run­ner 2049, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.