Ani­ma­les de com­pa­ñía

Un mun­do sin cen­su­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

ntre los es­pe­cí­me­nes más irri­so­rios de cre­ti­nis­mo con­tem­po­rá­neo se cuen­ta el cre­tino que, pa­ra exal­tar la su­pues­ta li­ber­tad de ex­pre­sión que dis­fru­ta­mos en nues­tra épo­ca, la con­tras­ta con las cor­ta­pi­sas exis­ten­tes en épo­cas pre­té­ri­tas. Pe­ro lo cier­to es que nun­ca ha ha­bi­do más cen­su­ra que hoy: han cam­bia­do, por su­pues­to, los mé­to­dos, que ya no em­plean los re­cur­sos an­te­di­lu­via­nos de an­ta­ño, ta­chan­do aque­llas ideas que le dis­gus­tan; pe­ro la efi­ca­cia de las nue­vas for­mas de cen­su­ra es in­fi­ni­ta­men­te ma­yor, más in­me­dia­ta y asép­ti­ca, y a la vez más in­do­lo­ra y gra­ti­fi­can­te. Sue­le ocu­rrir que los cre­ti­nos que exal­tan la su­pues­ta li­ber­tad de ex­pre­sión que dis­fru­ta­mos en nues­tra épo­ca, en con­tras­te con épo­cas pa­sa­das, sean a la vez tec­nó­la­tras fre­né­ti­cos que di­vi­ni­zan in­ter­né, pre­sen­tán­do­lo co­mo un in­ven­to don­de no exis­ten cen­ti­ne­las que cri­ben lo que pue­de y no pue­de de­cir­se, don­de cual­quie­ra pue­de ex­pre­sar sus ideas, que ade­más po­drán di­vul­gar­se sin tra­bas de for­ma ins­tan­tá­nea, al­can­zan­do au­dien­cias mul­ti­tu­di­na­rias. Pe­ro lo que ocu­rre es exac­ta­men­te lo con­tra­rio. El di­si­den­te que sol­ta­ba sus ideas sub­ver­si­vas en el ca­sino de su pue­blo o re­par­tía oc­ta­vi­llas en­tre los ten­de­ros de su ba­rrio aún po­día, con un po­co de suer­te, as­pi­rar a que lo es­cu­cha­sen o le­ye­sen sus ve­ci­nos. Lo que in­ter­né nos ha pro­cu­ra­do, ba­jo una apa­rien­cia de uni­ver­sa­li­dad, es una so­cie­dad in­fi­ni­ta­men­te frag­men­ta­da, dividida en gru­púscu­los en­do­gá­mi­cos, en la que só­lo es­cu­cha­mos o lee­mos opi­nio­nes que for­ta­le­cen y re­afir­man lo que ilu­so­ria­men­te cree­mos que son nues­tras con­vic­cio­nes; y que, a la pos­tre, no son sino las opi­nio­nes que otros nos han ins­ti­la­do muy si­bi­li­na­men­te. Pues in­ter­né –co­mo siem­pre ocu­rre con la tec­no­lo­gía– no es un ins­tru­men­to neu­tral puesto a nues­tro ser­vi­cio, sino un ins­tru­men­to que nos po­ne al ser­vi­cio de quie­nes lo ma­ne­jan. Y quie­nes lo ma­ne­jan sa­ben có­mo se­lec­cio­nar, en­tre el mo­go­llón in­for­me de opi­nio­nes que se vier­ten en in­ter­né, aqué­llas que les con­vie­ne des­ta­car y di­vul­gar, pa­ra co­lo­ni­zar ideo­ló­gi­ca­men­te a quie­nes lo usan. A na­die se le es­ca­pa, sal­vo a los cre­ti­nos, que los bus­ca­do­res de in­ter­né, co­mo las re­des so­cia­les, uti­li­zan al­go­rit­mos que, a la vez que pro­pa­gan uni­ver­sal­men­te las opi­nio­nes sis­té­mi­cas, com­pla­cen a los ilu­sos di­si­den­tes, per­mi­tién­do­les vi­vir den­tro de un mi­cro­cli­ma don­de só­lo leen o es­cu­chan las opi­nio­nes que les gus­tan, in­fun­dién­do­les el es­pe­jis­mo de que ta­les opi­nio­nes han si­do di­vul­ga­das uni­ver­sal­men­te. De es­te mo­do, me­dian­te la vi­si­bi­li­dad res­trin­gi­da de aque­llas opi­nio­nes que se con­si­de­ran im­per­ti­nen­tes o sub­ver­si­vas, se lo­gra la frag­men­ta­ción y ais­la­mien­to de los di­si­den­tes. Y, en­tre­tan­to, las opi­nio­nes que ver­da­de­ra­men­te al­can­zan au­dien­cias mul­ti­tu­di­na­rias son las que no cons­ti­tu­yen nin­gún desafío a las ideas es­ta­ble­ci­das, las opi­nio­nes ple­na­men­te sis­té­mi­cas que a los amos del co­ta­rro les in­tere­sa di­vul­gar. En nues­tra épo­ca no hay cen­su­ra por la sen­ci­lla ra­zón de que los amos del co­ta­rro dis­po­nen de re­cur­sos pa­ra im­pe­dir que las opi­nio­nes crí­ti­cas se pro­pa­guen. Mu­cho más efi­caz que su­pri­mir la opi­nión de los di­si­den­tes es lo­grar su con­fi­na­mien­to den­tro de unos lí­mi­tes muy es­tre­chos; y lo­grar que tal con­fi­na­mien­to sea, ade­más, com­pla­cien­te y gus­to­so, pues los con­fi­na­dos ni si­quie­ra se en­te­ran, y pue­den gri­tar co­mo po­se­sos sin ape­nas re­per­cu­sión. Y mien­tras ellos se des­ga­ñi­tan an­te su re­du­ci­dí­si­ma pa­rro­quia, sin cor­ta­pi­sas ni cen­su­ras, los amos del co­ta­rro pue­den de­di­car­se tran­qui­la­men­te a di­vul­gar su ba­zo­fia sis­té­mi­ca, sus in­to­xi­ca­cio­nes fu­nes­tas, sus me­dias ver­da­des ve­ne­no­sas, sus su­per­fi­cia­li­da­des en­ton­te­ce­do­ras, que su­mi­nis­tran a su in­men­sa y uni­ver­sal pa­rro­quia la ilu­sión de te­ner un ac­ce­so sin tra­bas a las opi­nio­nes más dis­pa­res (que se­rán, sin em­bar­go, con­cor­des en lo esen­cial, con su ade­re­zo de dis­cre­pan­cias ba­ru­lle­ras e inanes en lo ac­ce­so­rio). Así, ba­jo una apa­rien­cia en­ga­ño­sa de to­le­ran­cia, lo­gran ha­cer­nos creer que vi­vi­mos en un mun­do sin cen­su­ra; pe­ro ba­jo esa fa­cha­da per­mi­si­va y li­bé­rri­ma se es­con­de una im­pla­ca­ble res­tric­ción que, sin em­bar­go, no crea alar­ma ni per­tur­ba­ción, sino por el con­tra­rio una sa­tis­fe­cha com­pla­cen­cia, in­clu­so en el di­si­den­te. O so­bre to­do en el di­si­den­te, cu­yo des­con­ten­to ha si­do há­bil­men­te

In­ter­né no es un ins­tru­men­to neu­tral puesto a nues­tro ser­vi­cio, sino un ins­tru­men­to que nos po­ne al ser­vi­cio de quie­nes lo ma­ne­jan

Qre­con­du­ci­do ha­cia ca­na­les su­bur­bia­les don­de pue­da des­fo­gar­se, sin que na­die se en­te­re. Así el di­si­den­te se con­vier­te en una voz que gri­ta en el de­sier­to a la que ya no es ne­ce­sa­rio amor­da­zar con la cen­su­ra, por­que pue­de des­ga­ñi­tar­se sin que na­die le ha­ga ni pu­ñe­te­ro caso, sin que sus opi­nio­nes sub­ver­si­vas ro­cen si­quie­ra el tu­mul­to de vo­ces que los amos del co­ta­rro am­pli­fi­can, pa­ra ha­cer más in­vul­ne­ra­ble su do­mi­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.