El úl­ti­mo en­ga­ño de Hitler

ACA­BAN DE DES­CU­BRIR QUE LA OBRA ICÓ­NI­CA CON LA QUE EL NA­ZIS­MO SE BURLABA DEL AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO ERA UNA MA­LA CO­PIA DEL ORI­GI­NAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista - E.F.

Den­tro de po­co se van a cum­plir los 80 años de la inau­gu­ra­ción, en el ve­rano de 1937, de la tris­te­men­te cé­le­bre ex­po­si­ción or­ga­ni­za­da por los na­zis con el tí­tu­lo de Ar­te de­ge­ne­ra­do, cu­yo fin úni­co era bur­lar­se del ar­te con­tem­po­rá­neo. Cua­dros de Franz Marc y Paul Klee, por ejem­plo, fue­ron pre­sen­ta­dos al pú­bli­co co­mo si for­ma­ran par­te de un ga­bi­ne­te de los ho­rro­res. En­tre los ar­tis­tas ata­ca­dos fi­gu­ra­ba tam­bién el es­cul­tor y pin­tor ju­dío Ot­to Freund­lich, na­ci­do en 1878 y ase­si­na­do en 1943 en un cam­po de con­cen­tra­ción.

LA GI­RA NA­ZI

Ca­be­za gran­de, una obra crea­da en escayola por el pro­pio Freund­lich an­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, se con­vir­tió en la quin­tae­sen­cia de ese ar­te des­pre­cia­do, al ser la ele­gi­da pa­ra ocu­par la por­ta­da del ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción (fo­to pág. 41). Los na­zis or­ga­ni­za­ron in­clu­so una gi­ra por el país du­ran­te años con la mues­tra iti­ne­ran­te. A par­tir de de­ter­mi­na­do mo­men­to, los or­ga­ni­za­do­res em­pe­za­ron a mos­trar al pú­bli­co una fal­si­fi­ca­ción de aque­lla ca­be­za de escayola.

EL HA­LLAZ­GO

El he­cho se ha des­cu­bier­to re­cien­te­men­te, du­ran­te los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra una mues­tra que aco­ge­rá el Mu­seo Lud­wig de Co­lo­nia a par­tir de fe­bre­ro

en torno a la obra de Ot­to Freund­lich. El equi­po di­ri­gi­do por la co­mi­sa­ria Ju­lia Frie­drich se dio cuen­ta de que, en las fo­tos pu­bli­ca­das por los pe­rió­di­cos en mar­zo de 1941, la su­pues­ta pie­za de Freund­lich ya no se pa­re­cía a la ori­gi­nal: los la­bios no eran tan lar­gos; la bar­bi­lla era más mar­ca­da; la na­riz, más acha­ta­da; las me­ji­llas, no tan pro­mi­nen­tes. Na­da era igual. La his­to­ria­do­ra del ar­te Mandy Wig­na­nek, que ha co­la­bo­ra­do en la re­tros­pec­ti­va so­bre Freund­lich, cree que el ori­gi­nal pu­do ha­ber re­sul­ta­do da­ña­do en al­gún tras­la­do y que los na­zis en­car­ga­ron una ré­pli­ca. Re­sul­ta ob­vio que es­ta re­pro­duc­ción con­cen­tra­ba mu­chas de las ca­rac­te­rís­ti­cas atri­bui­das al lla­ma­do ‘ar­te de­ge­ne­ra­do’, por lo que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el pro­pio ré­gi­men na­zi aca­bó pro­du­cien­do en se­cre­to aque­llo que re­cha­za­ba… aun­que so­lo fue­ra pa­ra se­guir ata­cán­do­lo en pú­bli­co. Tan­to la ré­pli­ca co­mo el ori­gi­nal se han per­di­do, pe­ro las fo­tos son un tes­ti­mo­nio in­cues­tio­na­ble.

EL GRAN EVEN­TO

La ex­po­si­ción de Co­lo­nia en torno a la obra de Freund­lich bus­ca hon­rar el ca­rác­ter van­guar­dis­ta de es­te ar­tis­ta caí­do en el ol­vi­do. Al­gu­nos afir­man que po­dría con­ver­tir­se in­clu­so en uno de los acon­te­ci­mien­tos cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del año.

ORI­GI­NAL

CO­PIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.