EL REY MÁS ABU­RRI­DO DE EU­RO­PA

Ru­ti­na­rio, dis­cre­to, aus­te­ro... Car­los III hi­zo de la cor­te es­pa­ño­la la más abu­rri­da de Eu­ro­pa. Pe­ro tam­bién equi­li­bró las ar­cas, fa­vo­re­ció a las cla­ses po­pu­la­res y cons­tru­yó edi­fi­cios co­mo el Mu­seo del Pra­do. Cuan­do ter­mi­na la ce­le­bra­ción del ter­cer cent

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR JUAN ES­LA­VA GA­LÁN

En­su más fa­mo­so re­tra­to, el del Mu­seo del Pra­do, Mengs lo re­pro­du­ce sin mi­se­ri­cor­dia al­gu­na: feo, ojos ahue­va­dos, enor­me na­riz bor­bó­ni­ca, es­ta­tu­ra me­dia, en­te­co, tez aper­ga­mi­na­da y al­go car­ga­do de es­pal­das. Y una me­dia son­ri­sa bur­lo­na co­mo si nos di­je­ra: «Ya veis a lo que me obli­ga el car­go».

SU CA­TÓ­LI­CA MA­JES­TAD

es cons­cien­te de que la ar­ma­du­ra de ace­ro con que el pin­tor lo re­tra­ta des­en­to­na no­ta­ble­men­te. Car­los III nun­ca vis­tió ar­ma­du­ra al­gu­na ni tu­vo más con­tac­to con las ar­mas que el pro­pio de su afi­ción a la ca­za, que prac­ti­có has­ta con ex­ce­so. Con­vie­ne re­cor­dar que Car­los III, que vino al mun­do en Ma­drid el 20 de enero de 1716, era hi­jo de Isa­bel de Far­ne­sio, la se­gun­da es­po­sa de Fe­li­pe V, nues­tro pri­mer Bor­bón. Lo pre­ce­dían en la lí­nea di­nás­ti­ca sus her­ma­nas­tros Luis y Fer­nan­do (ha­bi­dos de Ma­ría Lui­sa Ga­brie­la de Sa­bo­ya, pri­me­ra es­po­sa del rey), por lo que pa­re­cía im­pro­ba­ble que al­gún día pu­die­ra rei­nar en Es­pa­ña. Cons­cien­te de ello, la am­bi­cio­sa y do­mi­nan­te Isa­bel de Far­ne­sio orien­tó la po­lí­ti­ca ex­te­rior

es­pa­ño­la pa­ra co­lo­car a sus hi­jos en Ita­lia y le con­si­guió al jo­ven Car­los el du­ca­do de Par­ma y pos­te­rior­men­te los reinos de Ná­po­les y Si­ci­lia. Hi­jo de­vo­to y obe­dien­te, Car­los con­tra­jo ma­tri­mo­nio con la es­po­sa es­co­gi­da por su ma­dre, que fue Ma­ría Ama­lia de Sa­jo­nia, con la que vi­vió un ma­tri­mo­nio sin so­bre­sal­tos. Tu­vie­ron tre­ce hi­jos (de los que so­bre­vi­vie­ron sie­te). El día en que ella mu­rió, pu­do de­cla­rar: «Es­te es el pri­mer dis­gus­to que me da». Viu­do a los 44 años, se de­sen­ten­dió del se­xo y no vol­vió a co­no­cer mu­jer. En el cuar­to de si­glo que go­ber­nó Ná­po­les, Car­los se ro­deó de fun­cio­na­rios efi­ca­ces que, sin le­sio­nar los in­tere­ses de la no­ble­za do­mi­nan­te, fa­vo­re­cie­ron a las cla­ses po­pu­la­res con un gobierno efi­caz que desa­rro­lló no­ta­ble­men­te la agri­cul­tu­ra, la in­dus­tria y el co­mer­cio. Car­los se hi­zo que­rer por el pue­blo. Cuan­do he­re­dó el trono es­pa­ñol, tras el fa­lle­ci­mien­to de su her­ma­nas­tro Fer­nan­do VI, los na­po­li­ta­nos lo des­pi­die­ron con mues­tras de pe­sar y acep­ta­ron de muy bue­na ga­na el tras­pa­so de la co­ro­na a su hi­jo Fer­nan­do.

SA­NEAR LAS AR­CAS

El rei­na­do de Car­los en Es­pa­ña fue tan be­né­fi­co co­mo en Ná­po­les. Tam­bién es cier­to que en­con­tró un país bien en­ca­mi­na­do por los ex­ce­len­tes mi­nis­tros del rei­na­do an­te­rior, a mu­chos de los cua­les con­fir­mó en sus car­gos. Des­pués de dos si­glos de gue­rras con­ti­nuas, Es­pa­ña ha­bía vi­vi­do un pe­rio­do de paz de tre­ce años que

Su es­po­sa no le dio so­bre­sal­tos. El día que mu­rió, el rey de­cla­ró: «Es­te es el pri­mer dis­gus­to que me da»

lo ayu­dó a re­cu­pe­rar los pul­sos y sa­near la mal­tre­cha eco­no­mía. Era la pri­me­ra vez, en si­glos, que la mo­nar­quía sa­lía de los nú­me­ros ro­jos. En lo per­so­nal, Car­los III fue un bur­gués de vi­da re­gla­da y mo­ri­ge­ra­dos há­bi­tos, aman­te de la bue­na ad­mi­nis­tra­ción, del so­sie­go y de las apa­ci­bles ru­ti­nas. Du­ran­te su rei­na­do, la cor­te es­pa­ño­la man­tu­vo una acre­di­ta­da fa­ma de ser la más abu­rri­da de Eu­ro­pa. Pa­sa­ban los de­ce­nios y, del mis­mo mo­do que su sas­tre no te­nía que al­te­rar las me­di­das de sus ca­sa­cas, su mayordomo tam­po­co te­nía que sa­lir­se de la ru­ti­na es­ta­ble­ci­da: el rey se le­van­ta­ba tem­prano, oía mi­sa, desa­yu­na­ba una jí­ca­ra de cho­co­la­te y se ocu­pa­ba el res­to de la ma­ña­na en la­bo­res de ofi­ci­na y en re­ci­bir los in­for­mes de sus com­pe­ten­tes mi­nis­tros. Lle­ga­da la ho­ra del al­muer­zo, co­mía en la mis­ma va­ji­lla y usan­do los mis­mos cu­bier­tos. El co­ci­ne­ro se ate­nía a la me­dia do­ce­na de pla­tos que agra­da­ban al rey. Tras el al­muer­zo, Car­los ses­tea­ba (so­lo en ve­rano) y des­pués pa­sa­ba la tar­de ca­zan­do por los mon­tes del Par­do, su gran y casi úni­ca pa­sión. A lo que pa­re­ce la afi­ción ci­ne­gé­ti­ca del rey, con el ejer­ci­cio fí­si­co que com­por­ta, en­ce­rra­ba al­go de te­ra­pia, pues Car­los te­mía que una vi­da me­nos or­de­na­da y de­por­ti­va re­pro­du­je­ra en él las ta­ras ge­né­ti­cas de la fa­mi­lia: su pa­dre, Fe­li­pe V, ha­bía si­do un de­pre­si­vo que desa­rro­lló un tras­torno bi­po­lar; su her­mano, Fer­nan­do VI, pa­de­ció de­men­cia pro­gre­si­va; y su pro­pio hi­jo Fe­li­pe An­to­nio era de­fi­cien­te men­tal. En días de llu­via pa­sa­ba el res­to del día dedicado a al­gún ejer­ci­cio ma­nual. Al pa­re­cer, en­con­tra­ba muy en­tre­te­ni­do tor­near pa­los de si­llas. He­mos de ad­ver­tir que pa­ra la no­ble­za es­pa­ño­la cual­quier tra­ba­jo ma­nual era una des­hon­ra. Car­los III se es­for­za­ba en dar ejem­plo de lo con­tra­rio. In­clu­so emi­tió un real decreto, en 1783, en el que de­cla­ró que el tra­ba­jo ma­nual no des­hon­ra. Tra­ba­jo bal­dío: a la pos­tre no con­si­guió que tra­ba­ja­ran ni los no­bles ni los men­di­gos, las dos cla­ses más im­pro­duc­ti­vas y nu­me­ro­sas del reino. Tam­bién fra­ca­só en su pro­yec­to de arres­tar a to­dos los gi­ta­nos del reino y po­ner­los a tra­ba­jar en la­bo­res del Es­ta­do. UN HOM­BRE DE OR­DEN Mo­nar­ca ilus­tra­do y re­for­mis­ta («to­do por el pue­blo, pe­ro sin el pue­blo»), Car­los III se fi­jó dos ob­je­ti­vos: or­den y bue­na ad­mi­nis­tra­ción, na­da de dis­pen­dios inú­ti­les, y pa­cien­te eli­mi­na­ción de los es­tor­bos y an­ti­gua­llas que ato­ra­ban las ace­quias del progreso, es­pe­cial­men­te los pri­vi­le­gios me­die­va­les de la Igle­sia y de la no­ble­za ab­sen­tis­ta (las lla­ma­das 'ma­nos muer­tas'). El be­né­fi­co mo­nar­ca pro­te­gió la

Car­los III se que­dó pen­sa­ti­vo al es­cu­char a su hi­jo y di­jo: "¡Qué ton­to eres, qué ton­to!"

agri­cul­tu­ra re­cor­tan­do los abu­si­vos pri­vi­le­gios de la Mes­ta, la om­ni­po­ten­te so­cie­dad ove­je­ra, e ins­ti­tu­yen­do el li­bre co­mer­cio de gra­nos. Ade­más, im­pul­só la in­ves­ti­ga­ción de cul­ti­vos ex­pe­ri­men­ta­les en las huer­tas reales de Aran­juez. En cuan­to a las in­dus­trias, fun­dó una se­rie de ma­nu­fac­tu­ras na­cio­na­les que su­mi­nis­tra­ran al Es­ta­do y a la so­cie­dad los pro­duc­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su de­fen­sa y desa­rro­llo (ca­ño­nes, ar­mas, he­rra­mien­tas, pól­vo­ra, por­ce­la­na, cris­tal, ta­pi­ces…). Fi­nal­men­te im­pul­só el co­mer­cio co­lo­nial me­dian­te la for­ma­ción de gran­des com­pa­ñías y li­be­ra­li­zó el co­mer­cio con Amé­ri­ca. Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas de Es­pa­ña, que se ve­nía arras­tran­do des­de ha­cía un si­glo, era su po­bre­za de­mo­grá­fi­ca. Car­los III im­pul­só la na­ta­li­dad y tras­plan­tó co­lo­nos ex­tran­je­ros a las re­gio­nes des­po­bla­das, es­pe­cial­men­te Sie­rra Mo­re­na, don­de el ban­do­le­ris­mo di­fi­cul­ta­ba las vi­ta­les co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre Ma­drid, la ca­pi­tal, y Cá­diz, el puer­to más im­por­tan­te del co­mer­cio ame­ri­cano. Fi­nal­men­te pro­te­gió las artes y las cien­cias con su apo­yo a las So­cie­da­des Eco­nó­mi­cas de Ami­gos del País. En la po­lí­ti­ca ex­te­rior, el rei­na­do de Car­los fue me­nos afor­tu­na­do. Aun­que era aman­te de la paz, se vio im­pli­ca­do muy con­tra su vo­lun­tad en la gue­rra fa­mi­liar de los Bor­bo­nes fran­ce­ses con­tra la ra­paz In­gla­te­rra, a la que tu­vo que ce­der la Flo­ri­da, pe­ro lue­go la re­cu­pe­ró tras au­xi­liar a las Tre­ce Co­lo­nias (ger­men de los Es­ta­dos Uni­dos) en su gue­rra de la In­de­pen­den­cia con­tra los bri­tá­ni­cos. Car­los reinó en Es­pa­ña vein­ti­cua­tro años. A su muer­te me­re­ció el tí­tu­lo de «pa­dre de sus pue­blos», que le da el so­li­ta­rio ví­tor dedicado a su me­mo­ria en la sie­rra de Otí­ñar, Jaén. Lo su­ce­dió su hi­jo Car­los IV, que des­de su na­ci­mien­to ha­bía da­do mues­tras de no ser al­go aco­mo­da­ti­cio y men­te­ca­to. Pa­ra mues­tra, un bo­tón: en una ter­tu­lia cor­te­sa­na se ha­bla­ba so­bre es­po­sas adúl­te­ras, de las que, al pa­re­cer, ha­bía mu­chas en la cor­te. El prín­ci­pe, fu­tu­ro Car­los IV, de­jó caer: –No­so­tros los re­yes, en es­te caso, te­ne­mos más suer­te que el co­mún de los mor­ta­les. –¿Por qué? –le preguntó el pa­dre, es­ca­ma­do. –Por­que nues­tras mu­je­res no pue­den en­con­trar a nin­gún hom­bre de ca­te­go­ría su­pe­rior con quien en­ga­ñar­nos. Car­los III se que­dó pen­sa­ti­vo. Lue­go sa­cu­dió la ca­be­za y mur­mu­ró con tris­te­za: –¡Qué ton­to eres, hi­jo mío, qué ton­to!

De­cre­tó que el tra­ba­jo ma­nual no era una des­hon­ra, pe­ro no lo­gró que los no­bles tra­ba­ja­sen

Op­cio­nes de ban­de­ra que se pre­sen­ta­ron a Car­los III.

Car­los IV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.