GUE­RRA A LA CAÍ­DA FA­CIAL

La fir­me­za se ha con­ver­ti­do en el gran desafío de la be­lle­za. Re­pa­sa­mos las es­tra­te­gias de pre­ven­ción pa­ra con­ser­var las fi­bras de co­lá­geno, en­car­ga­das de man­te­ner la ter­su­ra de la piel, en su si­tio. Por Ste­fa­nie Mi­lla Fo­to­gra­fía On­drea Bar­be

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él Belleza -

Cuen­ta de re­sul­ta­dos / ¡Sal­ve­mos el co­lá­geno! Al co­lá­geno le pa­sa co­mo a nues­tra cuen­ta co­rrien­te: por un la­do en­tra (crea­mos nue­vo) y por otro sa­le, ya que se des­tru­ye de­bi­do a la ac­ción de la en­zi­ma co­la­ge­na­sa. En su es­ta­do ideal pro­du­ci­mos más del que se des­tru­ye: así evi­ta­mos los nú­me­ros ro­jos. Pe­ro lle­gan los años y, ¡ay!, cam­bian las tor­nas. Los me­ca­nis­mos de des­truc­ción au­men­tan, ani­qui­la­mos más co­lá­geno del que pro­du­ci­mos y el que se crea es de peor ca­li­dad. Pre­ve­nir ¡siem­pre! es me­jor que cu­rar / Pri­me­ro, las ma­las no­ti­cias: ese equi­li­brio en­tre crea­ción y des­truc­ción de co­lá­geno co­mien­za a ir­se ha­cia el la­do os­cu­ro de la Fuer­za a par­tir de los 18 años… Eso sí, ¡po­co a po­co! Por eso, lo más im­por­tan­te es pre­ve­nir. La doc­to­ra Na­ta­lia Ri­bé lo tie­ne muy cla­ro: «Hay sig­nos de la edad, co­mo una man­cha, que se pue­den eli­mi­nar en cual­quier mo­men­to, in­clu­so a los 80. No es el caso de la fla­ci­dez: cuan­to más tar­de, más com­pli­ca­do es co­rre­gir­la, a no ser que en­tre­mos en ci­ru­gía. Yo re­co­men­da­ría co­men­zar a ha­cer­se tra­ta­mien­tos pre­ven­ti­vos, co­mo una ra­dio­fre­cuen­cia Ther­ma­ge, a par­tir de los 35 años». La doc­to­ra Vir­tu­des Ruiz es­tá de acuer­do: «Es­te ti­po de tra­ta­mien­tos los califico de 'pla­nes de pen­sio­nes' pa­ra la piel, por­que es­tán allí pa­ra cuan­do es­ta más los ne­ce­si­ta». Y acon­se­ja cui­da­dos ex­tre­mos en una zo­na muy di­fí­cil de

tra­tar: el cue­llo. «¡Se agra­de­ce mu­cho con el pa­so de los años!». ¿Las bue­nas no­ti­cias? De­ter­mi­na­dos cam­bios en nues­tro es­ti­lo de vi­da se­rán nues­tros me­jo­res alia­dos en nues­tro plan 'sal­ve­mos el co­lá­geno'.

Enemi­gos ín­ti­mos /

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les agre­so­res del co­lá­geno? Sor­pre­sa, sor­pre­sa… el sol y el ta­ba­co. Era de es­pe­rar, ¿no? Lo que qui­zá se desconoce es has­ta qué pun­to am­bos son le­ta­les pa­ra nues­tras po­bres fi­bras de sos­tén de la piel. La ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta arra­sa con el co­lá­geno, y lo ha­ce so­bre to­do en dos for­mas. Po­co a po­co, día a día, a tra­vés de los ra­yos UVA, ca­pa­ces de lle­gar has­ta la der­mis y la hi­po­der­mis. Y to­do, en si­len­cio: son cons­tan­tes, y los te­ne­mos por igual tan­to en días de sol es­plén­di­do co­mo de niebla es­pe­sa. ¿Y qué hay de los ra­yos UVB? El doc­tor Ra­fael To­más, der­ma­tó­lo­go, ex­pli­ca que cu­rio­sa­men­te al co­lá­geno le afec­tan más las ex­po­si­cio­nes so­la­res in­ter­mi­ten­tes y muy agu­das (esas 'pan­za­das' de quien nun­ca to­ma el sol y lue­go quie­re que­dar­se has­ta el úl­ti­mo ra­yo en va­ca­cio­nes) que la so­bre­ex­po­si­ción pro­lon­ga­da y cons­tan­te co­mo la que se pro­du­ce en zo­nas de mu­cho sol. Y el sol no es­tá so­lo: el ta­ba­co des­hi­dra­ta, da un as­pec­to gri­sá­ceo y apa­ga­do a la tez, con­ges­tio­na los po­ros, ata­ca nues­tras re­ser­vas de vi­ta­mi­na C y ra­len­ti­za la re­pa­ra­ción cu­tá­nea. ¿Lo peor? El hu­mo de los ci­ga­rri­llos pro­vo­ca tam­bién en los fu­ma­do­res pa­si­vos un to­rren­te de ra­di­ca­les li­bres que no de­ja tí­te­re con ca­be­za.

Bue­nas no­ti­cias: las cre­mas sí fun­cio­nan / ¿Dón­de que­da la cos­mé­ti­ca en la lu­cha con­tra los ras­gos des­cen­den­tes? En un pa­pel im­por­tan­te y de efi­ca­cia real. El se­cre­to no es­tá en las cre­mas que con­tie­nen co­lá­geno: cuan­do se in­tro­du­ce co­mo ac­ti­vo en una cre­ma, su efec­to no es re­afir­man­te (la mo­lé­cu­la es de­ma­sia­do gran­de y no pe­ne­tra en la piel), pe­ro sí muy hidratante. En cam­bio, los ac­ti­vos re­afir­man­tes que in­tere­san son aque­llos que ac­túan co­mo pre­cur­so­res del co­lá­geno: sus­tan­cias co­mo la vi­ta­mi­na C, que apli­ca­da de for­ma tó­pi­ca es muy bien apro­ve­cha­da por la piel, o co­mo los pép­ti­dos (uno de los gran­des avan­ces en cos­mé­ti­ca), que des­en­ca­de­nan reac­cio­nes me­ta­bó­li­cas que ani­man a la piel a pro­du­cir más co­lá­geno. No so­lo eso: co­mo ex­pli­ca el doc­tor Ra­fael To­más, se ha de­mos­tra­do que usar cos­mé­ti­ca que apor­te sus­tan­cias hi­dra­tan­tes y nu­tri­ti­vas a la epi­der­mis ayu­da a que sus que­ra­ti­no­ci­tos pro­duz­can más áci­do hia­lu­ró­ni­co, lo que a su vez lle­va a me­jo­rar el co­lá­geno que se en­cuen­tra en la der­mis y en los sis­te­mas de an­cla­je cu­tá­neos. Es de­cir: las cre­mas no so­lo ac­túan en la su­per­fi­cie, sino que al me­jo­rar esa ca­pa ex­ter­na des­en­ca­de­nan reac­cio­nes po­si­ti­vas en to­das las ca­pas in­fe­rio­res.

He­ri­das que cu­ran /

Cu­rio­sa­men­te, la tec­no­lo­gía es­té­ti­ca más pun­te­ra y efi­caz pa­sa por da­ñar la piel. Eso sí, de for­ma con­tro­la­da. Es la ba­se de los tra­ta­mien­tos que es­ti­mu­lan la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno, co­mo los di­fe­ren­tes ti­pos de ra­dio­fre­cuen­cia, el lá­ser o los ul­tra­so­ni­dos. «Es­ta­mos en la era

de la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va –ex­pli­ca la doc­to­ra Ri­bé–. Y es­ta es la ba­se de tra­ta­mien­tos co­mo la ra­dio­fre­cuen­cia, que a tra­vés de un da­ño tér­mi­co –el ca­len­ta­mien­to de las ca­pas pro­fun­das de la piel a tem­pe­ra­tu­ras de 42 a 45 gra­dos– con­si­gue una do­ble ac­ción. Por un la­do, ten­sa el co­lá­geno exis­ten­te y, por otro, es­ti­mu­la la fa­bri­ca­ción de co­lá­geno nue­vo. El efec­to de ten­sa­do es si­mi­lar al que ob­ser­va­mos al echar un fi­le­te (que es una pro­teí­na, co­mo el co­lá­geno) a una sar­tén: el ca­lor ha­ce que se con­trai­ga y se vuel­va más fir­me. En cuan­to a la es­ti­mu­la­ción del nue­vo co­lá­geno, el me­ca­nis­mo es si­mi­lar al que se da cuan­do nos ha­ce­mos un cor­te, una he­ri­da a la que el or­ga­nis­mo res­pon­de crean­do una ci­ca­triz for­ma­da por fi­bras de co­lá­geno. Lo que ha­ce­mos es crear un da­ño ti­su­lar con­tro­la­do –el ca­lor– que es­ti­mu­la esos fi­bro­blas­tos». Su­ple­men­tos, ¿va­len la pe­na? / En pol­vo, en pas­ti­llas, en gel… ac­tual­men­te, el co­lá­geno no so­lo se en­cuen­tra en la piel, sino que co­pa es­tan­te­rías de far­ma­cias y pa­ra­far­ma­cias pro­me­tien­do me­jo­rar la piel des­de el ex­te­rior. Pe­ro… ¿es exac­ta­men­te así? El doc­tor Jo­sé Vi­cen­te La­jo Pla­za es una de las vo­ces que re­co­mien­da apos­tar más por sus­tan­cias pre­cur­so­ras del co­lá­geno que por es­ta pro­teí­na en sí. «Hay es­tu­dios que mues­tran que no se de­po­si­ta ne­ce­sa­ria­men­te en la piel, sino so­bre to­do en hue­sos, ar­ti­cu­la­cio­nes u otros ór­ga­nos». ¿Qué se de­be to­mar en­ton­ces? «Es me­jor pro­por­cio­nar al or­ga­nis­mo los nu­trien­tes que el fi­bro­blas­to ne­ce­si­ta pa­ra pro­du­cir el co­lá­geno, ami­noá­ci­dos pre­cur­so­res co­mo la pro­li­na y la li­si­na. Y, có­mo no, vi­ta­mi­na C», afir­ma el doc­tor La­jo Pla­za. «Dos gra­mos al día en dos to­mas, ma­ña­na y no­che, pa­ra con­se­guir una ab­sor­ción real».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.