DI­SI­MU­LA LA CAÍ­DA CON EL MA­QUI­LLA­JE

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él Belleza -

Efec­tos óp­ti­cos: es evi­den­te que el ma­qui­lla­je no re­afir­ma, cla­ro que no, pe­ro ¡tie­ne efec­to tram­pan­to­jo! Una ade­cua­da elec­ción de co­lo­res y tex­tu­ras con­tri­bu­ye a ele­var los ras­gos. Mez­clar una go­ta de sé­rum re­afir­man­te o de un pro­duc­to de efec­to flash en la ba­se de ma­qui­lla­je ayu­da a dar más lu­mi­no­si­dad al ros­tro. ¿Ma­te? En el fon­do de ma­qui­lla­je no, gra­cias. Las tex­tu­ras sa­ti­na­das apor­tan frescura a la piel.

El co­lo­re­te es ¡im­pres­cin­di­ble! Un to­que de co­lor com­pen­sa vi­sual­men­te el des­cen­so de los te­ji­dos. El tono de­be

ser sua­ve –ro­sa be­bé, co­ral de­li­ca­do– y trans­lú­ci­do. Di 'no' a los ma­rro­nes y 'sí' a los to­nos que imi­tan el ru­bor de la san­gre ba­jo la piel. Pa­ra per­fec­cio­nis­tas

del ma­qui­lla­je: na­da co­mo mar­car to­do el hue­so del pó­mu­lo con un me­lo­co­tón muy sua­ve, ape­nas un tono o dos más in­ten­so que la piel. Des­pués se pue­de aña­dir so­lo en el cen­tro de las me­ji­llas (en la 'man­za­ni­ta' que se ele­va al son­reír) otro pop de co­lor, co­mo lo lla­ma la ma­qui­lla­do­ra Bob­bi Brown, en un tono un po­co más in­ten­so. Di­bu­jar y de­fi­nir bien las ce­jas es (casi…) co­mo ha­cer­se un lif­ting: unas ce­jas bien di­bu­ja­das y ar­quea­das siem­pre fa­vo­re­cen el ros­tro. Un to­que de ilu­mi­na­dor sin de­ma­sia­do glit­ter o de som­bra en un tono hue­so o beis cla­ro ba­jo el ar­co de la ce­ja y en el área del pár­pa­do más cer­cano al la­gri­mal abre la mi­ra­da. La fla­ci­dez ha­ce que las oje­ras se vuel­van más pro­nun­cia­das: un co­rrec­tor cre­mo­so se con­vier­te en el me­jor alia­do pa­ra di­si­mu­lar­las. El ri­za­pes­ta­ñas se ha­ce im­pres­cin­di­ble: un ges­to tan sen­ci­llo co­mo cur­var­las y dar­les pro­yec­ción as­cen­den­te ha­ce que los ojos pa­rez­can más gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.