Un ti­po en la ba­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

la ave­ni­da Wis­con­sin cor­ta en Wa­shing­ton el ba­rrio de Geor­ge­town, cu­yos ve­ci­nos se ne­ga­ron siem­pre a que les pu­sie­ran es­ta­ción de me­tro pa­ra que nin­gu­na in­va­sión arrui­na­ra su her­mo­sa sin­gu­la­ri­dad. En una es­qui­na es­tá la Mar­tin's Tavern, un res­tau­ran­te que re­zu­ma his­to­ria y ma­de­ras no­bles, fa­mo­so en­tre otras co­sas por­que allí fue don­de un jo­ven se­na­dor lla­ma­do Ken­nedy pi­dió en ma­tri­mo­nio a Jac­kie. Cuan­do lle­gué, no ha­bía me­sas li­bres, y en la ba­rra, lar­guí­si­ma y cur­va­da, só­lo que­da­ba un ta­bu­re­te. Pre­gun­té si es­ta­ba li­bre a un hom­bre ma­yor que ce­na­ba so­lo y me sen­té a su la­do: «Bien­ve­ni­do –me di­jo–. Es­tá us­ted en el me­jor bar de Wa­shing­ton». En los Es­ta­dos Uni­dos re­sul­ta muy fá­cil en­ta­blar con­ver­sa­ción, so­bre to­do pa­ra dos hom­bres sen­ta­dos en la ba­rra de un bar el uno jun­to al otro. Ha­blé con el hom­bre ma­yor. Du­ran­te ho­ras. Con mis pre­gun­tas, tu­ve la sen­sa­ción de ha­cer una ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca de la que sa­len los sus­tra­tos de va­rias épo­cas, a cual más apa­sio­nan­te. Así es la vi­da de Ro­bert An­drews, que a los ochen­ta años aún sal­ta en pa­ra­caí­das to­das las se­ma­nas pe­se a las prohi­bi­cio­nes de los mé­di­cos. To­do em­pe­zó cuan­do me di­jo que ha­bía co­no­ci­do Es­pa­ña du­ran­te una ex­cur­sión mien­tras es­ta­ba des­ti­na­do en Fran­cia co­mo jo­ven te­nien­te pa­ra­cai­dis­ta de la 101 Ae­ro­trans­por­ta­da. «Un águi­la au­lla­do­ra», le di­je, y ti­ré por ahí. Ro­bert An­drews, na­ci­do en Ca­ro­li­na del Nor­te, de­ci­dió muy pron­to que que­ría una vi­da emo­cio­nan­te, dis­tin­ta de la de los que con­du­cen de ca­sa a la ofi­ci­na me­cá­ni­ca­men­te has­ta la ju­bi­la­ción. La en­con­tró en el ser­vi­cio. Fue Boina Ver­de en Viet­nam, uno de los fun­da­do­res de esas uni­da­des de las fuer­zas es­pe­cia­les an­te­rio­res a las que hoy son fa­mo­sas, co­mo los Navy Seals y la Del­ta Force, crea­das pos­te­rior­men­te e ins­pi­ra­das en el SAS bri­tá­ni­co. Pa­só años me­ti­do en la sel­va, dedicado a ope­ra­cio­nes de 'en­trar y sa­lir' en las que a ve­ces ha­bía más sor­di­dez que glo­ria. En esas mi­sio­nes, la in­for­ma­ción e in­te­li­gen­cia las apor­ta­ban agen­tes de la CIA que vi­vían en es­tre­cho con­tac­to con los ope­ra­do­res de las Boi­nas Ver­des. Ellos su­gi­rie­ron a An­drews que, aca­ba­da la gue­rra, pro­ba­ra suer­te en la Agen­cia. Lo hi­zo. Y fue en esa os­cu­ri­dad de es­pías don­de Ro­bert An­drews par­ti­ci­pó en lo que que­da­ba de Gue­rra Fría, a me­nu­do en black ops –ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas– don­de po­día apro­ve­char las ha­bi­li­da­des com­ba­tien­tes ad­qui­ri­das en los co­man­dos. Al mis­mo tiem­po, fue es­ca­lan­do en la ca­de­na de man­do. Des­pués de la caí­da del Mu­ro, Ro­bert An­drews su­frió un va­cío de­bi­do a la des­apa­ri­ción del enemi­go que fue muy ha­bi­tual en los miem­bros de los ser­vi­cios se­cre­tos. No su­po qué ha­cer. Di­mi­tió, lo con­si­de­ró una ju­bi­la­ción. Y, pa­ra lle­nar el te­dio do­més­ti­co, se pu­so a es­cri­bir no­ve­las po­li­cia­les que siem­pre trans­cu­rren en el DC y que se con­vir­tie­ron en un éxi­to de ven­tas en los Es­ta­dos Uni­dos: «In­ten­to se­guir el con­se­jo de He­ming­way: ti­ra siem­pre a la pa­pe­le­ra el pri­mer bo­rra­dor». Su vi­da de no­ve­lis­ta, que pa­re­cía que se­ría la úl­ti­ma, fue in­te­rrum­pi­da por una lla­ma­da de Geor­ge Bush en la que el pre­si­den­te le pi­dió que asu­mie­ra la je­fa­tu­ra de una de las sec­cio­nes de la CIA. Vol­vió a cru­zar el Po­to­mac en co­che, ha­cia Vir­gi­nia, to­das las ma­ña­nas. De esas ma­ña­nas, la más trá­gi­ca ocu­rrió el 11-S, cuan­do le ca­yó en­ci­ma el avión es­tre­lla­do por Al Qae­da en el Pen­tá­gono y só­lo por mi­la­gro lo­gró so­bre­vi­vir. Co­men­zó la Gue­rra con­tra el Te­rror en su des­pa­cho de la CIA, pe­ro só­lo la li­bró du­ran­te el pri­mer año. Lue­go se sin­tió vie­jo pa­ra al­go que iba a du­rar mu­cho, que iba a ser la gue­rra de la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Re­gre­só a los li­bros. Al des­pe­dir­se, me dio su nú­me­ro y me di­jo que vol­vie­ra cuan­do qui­sie­ra,

Ro­bert An­drews de­ci­dió muy pron­to que que­ría una vi­da emo­cio­nan­te, dis­tin­ta de la de los que con­du­cen de ca­sa a la ofi­ci­na me­cá­ni­ca­men­te has­ta la ju­bi­la­ción

aun­que ese ta­bu­re­te lo te­nía re­ser­va­do por si que­ría sen­tar­se «una mu­jer her­mo­sa». Ro­bert An­drews cena to­das las no­ches so­lo en el Mar­tin's des­de que fa­lle­ció su mu­jer. Me lo di­jo co­mo si hu­bie­ra ocu­rri­do ha­ce mu­cho tiem­po: «No. Mu­rió el mes pa­sa­do. Quién nos ha­bría di­cho, cuan­do es­ta­ba en la jun­gla, que la so­bre­vi­vi­ría yo a ella».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.