Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte

las co­sas como son: Fran­co era un fu­lano con suer­te. Frío y as­tu­to como la ma­dre que lo pa­rió, pe­ro con la for­tu­na –la ba­ra­ka, de­cía él, ve­te­rano mi­li­tar afri­ca­nis­ta– sen­ta­da en el hom­bro como el lo­ro del pi­ra­ta. Cuan­do se lió el pi­fos­tio con­tra la Re­pú­bli­ca, los que prác­ti­ca­men­te man­da­ban en Eu­ro­pa eran de su cuer­da, así que lo apo­ya­ron como bue­nos com­pa­dres y lo ayu­da­ron a ga­nar. Y cuan­do és­tos al fin fue­ron de­rro­ta­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, re­sul­tó que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les ven­ce­do­ras con los EEUU a la ca­be­za, que ya le veían las ore­jas al lobo Sta­lin y a la ame­na­zan­te Ru­sia so­vié­ti­ca que se ha­bía zam­pa­do me­dia Eu­ro­pa, ne­ce­si­ta­ban a ele­men­tos como Fran­co pa­ra asen­tar­se bien en el con­ti­nen­te, po­ner ba­ses mi­li­ta­res, anu­dar la­zos an­ti­co­mu­nis­tas y co­sas así. De mo­do que le per­do­na­ron al dic­ta­dor su dic­ta­du­ra, o la mi­ra­ron de otra ma­ne­ra, ol­vi­dan­do los vie­jos pe­ca­di­llos, las amis­ta­des si­nies­tras y los gran­des ce­men­te­rios ba­jo la lu­na. Por eso los re­pu­bli­ca­nos exi­lia­dos, o al­gu­nos de ellos, los que no se re­sig­na­ban y se­guían que­rien­do pe­lear, o sea, los que es­pe­ra­ban que tras la vic­to­ria con­tra na­zis y fas­cis­tas le lle­ga­ra el turno a Fran­co, se que­da­ron con las ga­nas. «¿En quién me ven­go yo aho­ra?», como de­cía La ven­gan­za de don Men­do –a cu­yo au­tor Mu­ñoz Se­ca, por cier­to, ha­bían fu­si­la­do ellos–. Pen­sa­ban esos in­ge­nuos que al aca­bar la gue­rra mun­dial vol­ve­rían a Es­pa­ña res­pal­da­dos por los ven­ce­do­res, pe­ro de eso no hu­bo na­da. Y no fue por­que no hu­bie­ran he­cho mé­ri­tos, oi­gan. Bue­na par­te de aque­llos re­pu­bli­ca­nos que ha­bían pasado los Pi­ri­neos con el Ter­cio y los mo­ros de Fran­co pi­sán­do­les los ta­lo­nes, un pu­ño en al­to y lle­van­do apre­ta­do en él un pu­ña­do de tie­rra es­pa­ño­la, mas­ti­can­do el sa­bor amar­go de la de­rro­ta, el exi­lio y la mi­se­ria, eran gen­te de­rro­ta­da pe­ro no ven­ci­da. Por eso en 1940, cuan­do se pro­bó una vez más que las ca­rre­te­ras de Fran­cia es­tán cu­bier­tas de ár­bo­les pa­ra que los ale­ma­nes pue­dan in­va­dir el país a la som­bra, y el ejér­ci­to ga­ba­cho y su lí­nea Ma­gi­not y sus ge­ne­ra­les de ope­re­ta se fue­ron a to­mar por sa­co –en una de las más ver­gon­zo­sas de­rro­tas de la His­to­ria–, los su­cios y pio­jo­sos re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, a quie­nes los fran­ce­ses ha­bían hu­mi­lla­do y re­clui­do en cam­pos de con­cen­tra­ción, se plan­tea­ron el asunto en tér­mi­nos sim­ples: los ale­ma­nes por un la­do y la Es­pa­ña fran­quis­ta por otro, di­cho

Los que es­pe­ra­ban que tras la de­rro­ta de Ale­ma­nia e Ita­lia le lle­ga­ra el turno a Fran­co, se que­da­ron con las ga­nas

en cor­to, com­pa­ñe­ros, que es­ta­mos jo­di­dos y no hay a dón­de ir. Así que, por lo me­nos, ven­da­mos ca­ro el pe­lle­jo. De ma­ne­ra que, de per­di­dos al río, cen­te­na­res de esos ve­te­ra­nos con tres años de ex­pe­rien­cia bé­li­ca en el cu­rrí­cu­lum, hom­bres y mu­je­res du­ros como el pe­der­nal, co­gie­ron las ar­mas que el ejér­ci­to fran­chu­te ha­bía ti­ra­do en la fu­ga y em­pe­za­ron a pe­gar­les ti­ros a los ale­ma­nes, echán­do­se al mon­te y con­vir­tién­do­se en ins­truc­to­res, pri­me­ro, y en nú­cleo im­por­tan­te, lue­go, de esa Re­sis­ten­cia fran­ce­sa, tan­to la urbana como la del ma­quis ru­ral, de la que tan­to pre­su­mie­ron lue­go los de allí. Y no hay me­jor prue­ba que dar­nos una vuel­ta por los pue­blos y lu­ga­res del país ve­cino, don­de con es­tre­me­ce­do­ra fre­cuen­cia es po­si­ble en­con­trar mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos con la fra­se: «A los com­ba­tien­tes es­pa­ño­les muer­tos por Fran­cia». Y va­ya si combatieron. Unos, cap­tu­ra­dos por los na­zis y re­cha­za­dos por la Es­pa­ña fran­quis­ta, aca­ba­ron en cam­pos de ex­ter­mi­nio. Otros mu­rie­ron lu­chan­do o asis­tie­ron a la li­be­ra­ción. El re­co­rri­do de bas­tan­tes de ellos –es muy re­co­men­da­ble la lec­tu­ra de La Nue­ve, de Evelyn Mes­qui­da– fue de epo­pe­ya; como el ca­so de los que, en­ro­la­dos al­gu­nos en la Le­gión Ex­tran­je­ra fran­ce­sa y fu­gi­ti­vos otros del nor­te de Áfri­ca, aca­ba­ron in­te­gra­dos en las fuer­zas fran­ce­sas li­bres del ge­ne­ral De Gau­lle, y des­de Áfri­ca cen­tral via­ja­ron a In­gla­te­rra, y de allí a Nor­man­día; y lue­go, con la fa­mo­sa di­vi­sión Le­clerc, li­be­ra­ron Pa­rís, combatieron y mu­rie­ron en sue­lo ale­mán, lle­gan­do los su­per­vi­vien­tes has­ta el cuar­tel ge­ne­ral del Füh­rer (tu­ve el ho­nor de es­tar cin­co años sen­ta­do en la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la jun­to a uno de ellos, Clau­dio Gui­llén Cahen, hi­jo del poe­ta Jor­ge Gui­llén). Y to­da­vía lo re­mue­ve a uno por den­tro y le em­pa­ña los ojos ver en las fo­tos y los vie­jos do­cu­men­ta­les de la li­be­ra­ción de Pa­rís, cuan­do pa­san los ca­rros blin­da­dos alia­dos por las ca­lles, aplau­di­dos y be­sa­dos por fran­ce­ses y fran­ce­sas, a un mon­tón de fu­la­nos ba­ji­tos, mo­re­nos y son­rien­tes, des­pe­chu­ga­dos de uni­for­me y siem­pre con un pi­ti­llo a me­dio fu­mar en la bo­ca, y leer con asom­bro los nom­bres que esos ti­pos in­des­truc­ti­bles pin­ta­ron so­bre el ace­ro pa­ra bau­ti­zar sus tan­ques: Guer­ni­ca, Gua­da­la­ja­ra, Bru­ne­te, Don Qui­jo­te y Es­pa­ña Ca­ñí. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.