Ani­ma­les de com­pa­ñía

El mo­men­to de­la­ver­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

es­cri­bía Bor­ges, en su cuen­to Bio­gra­fía de Ta­deo Isi­do­ro Cruz, que «cual­quier des­tino, por lar­go y com­pli­ca­do que sea, cons­ta en reali­dad de un so­lo mo­men­to: el mo­men­to en que el hom­bre sa­be pa­ra siem­pre quién es». Sos­pe­cho que a to­dos se nos brin­da ese mo­men­to en al­gún pa­sa­je de nues­tra vi­da; pe­ro no siem­pre acer­ta­mos a dis­tin­guir­lo, y con fre­cuen­cia nos mo­ri­mos sin sa­ber quié­nes so­mos ver­da­de­ra­men­te, se­pul­ta­dos en­tre una ho­ja­ras­ca de con­ven­cio­nes so­cia­les y so­bor­nos ad­mi­ti­dos. Al­gu­nas per­so­nas tie­nen la des­gra­cia de des­cu­brir quié­nes son de for­ma trau­má­ti­ca: el día en que se que­dan sin tra­ba­jo, el día en que en­tie­rran a una per­so­na muy que­ri­da o su­fren una trai­ción, el día en que les diag­nos­ti­can una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. Otras, por el con­tra­rio, tie­nen la for­tu­na de sa­ber quié­nes son de for­ma ju­bi­lo­sa: el día en que alum­bran una nue­va vi­da, el día en que al fin se li­be­ran de una car­ga opre­so­ra, el día en que cam­bia su suer­te y pue­den des­pren­der­se de los si­mu­la­cros y ser­vi­dum­bres que ate­na­za­ban sus días. Las más de las ve­ces, ese ‘mo­men­to de la ver­dad’ se pro­du­ce en nues­tras pos­tri­me­rías: de re­pen­te, an­te la muer­te igua­la­do­ra, to­das las más­ca­ras caen y asu­mi­mos al fin –a ve­ces con se­re­ni­dad, a ve­ces con an­gus­tia– lo que so­mos. Pe­ro, pa­ra asu­mir quié­nes so­mos, ne­ce­si­ta­mos des­po­jar­nos y echar a ba­ra­to to­das las pre­ven­cio­nes que nos man­tie­nen ape­ga­dos a las co­mo­di­da­des de una vi­da fal­sa o im­pos­ta­da. Y, pues­to que vi­vi­mos en una épo­ca de fal­se­da­des e im­pos­tu­ras, el es­pec­tácu­lo de un hom­bre «que sa­be pa­ra siem­pre quién es» se tor­na ca­da vez más ra­ro y es­can­da­lo­so. Son de­ma­sia­dos los res­pe­tos hu­ma­nos, de­ma­sia­dos los cálcu­los de con­ve­nien­cia, de­ma­sia­dos los mie­dos a pi­sar ca­llos o a desafiar el es­pí­ri­tu de nues­tro tiem­po; y ese ama­si­jo de mie­dos, cálcu­los y res­pe­tos hu­ma­nos ha cua­ja­do en una ar­ga­ma­sa tan es­pe­sa que re­sul­ta ca­si im­po­si­ble sa­lir­se de ella, sa­lir­nos de ella pa­ra mos­trar quié­nes so­mos. To­do es­to ocu­rre, mis­te­rio­sa­men­te, en una épo­ca en que se nos di­ce que so­mos más li­bres y se nos in­vi­ta a ser más ‘au­tén­ti­cos’ que en nin­gu­na otra épo­ca de la his­to­ria; pe­ro lo cier­to es que só­lo se acep­ta como ‘au­tén­ti­co’ lo que nues­tra épo­ca ha ca­no­ni­za­do o es­ta­ble­ci­do como nor­ma­ti­vo. Y así, el des­fi­le de ‘au­ten­ti­ci­da­des’ se ha con­ver­ti­do en una te­dio­sa ex­hi­bi­ción de con­duc­tas pro­mo­vi­das y aus­pi­cia­das por quie­nes mue­ven los hi­los, des­de cam­biar de cón­yu­ge has­ta cam­biar de se­xo, pa­san­do por la te­dio­sa sa­li­da de un ar­ma­rio cu­ya puer­ta aca­bó con los goz­nes des­en­ca­ja­dos, de tan­to tra­jín. Pe­ro to­das es­tas ‘au­ten­ti­ci­da­des’, tan aplau­di­das y uni­for­mes, na­da tie­nen que ver con ese ‘mo­men­to de la ver­dad’ al que me re­fie­ro. Por­que ese ‘mo­men­to de la ver­dad’ exi­ge rom­per to­dos los hi­los y man­dar a la mier­da a quie­nes los mue­ven, que es exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ha­cen los ‘au­tén­ti­cos’ de nues­tro tiem­po, tan ca­pa­di­tos y su­mi­sos. Ese ‘mo­men­to de la ver­dad’ exi­ge el des­po­jo y la ga­llar­día que uno ya só­lo tie­ne cuan­do le ha per­di­do el mie­do a la muer­te y, so­bre to­do, el mie­do a la vi­da; cuan­do na­da tie­ne que per­der ni ga­nar, cuan­do ha es­pan­ta­do to­das las zo­zo­bras y ha re­nun­cia­do a to­das las con­so­la­cio­nes, ven­cién­do­se a sí mis­mo y pe­lean­do con Dios du­ran­te to­da la no­che. En es­tos días, he re­fle­xio­na­do mu­cho so­bre la di­fi­cul­tad y la ne­ce­si­dad de asu­mir es­te ‘mo­men­to de la ver­dad’ le­yen­do a Léon Bloy, un es­cri­tor mal­di­to que lo­gró co­lec­cio­nar el odio de to­dos los hom­bres de su tiem­po y vi­vió en ma­tri­mo­nio per­pe­tuo con la po­bre­za más ex­tre­ma, des­po­tri­can­do con­tra to­do bi­cho vi­vien­te y la­dran­do su des­con­sue­lo a Dios, im­pre­cán­do­lo e im­pe­tran­do su au­xi­lio, como si a un mis­mo tiem­po qui­sie­ra re­tar­lo a due­lo y re­que­rir­lo en amo­res. Aco­jo­na leer a un es­cri­tor así, tan ca­ren­te de cálcu­lo, tan in­vul­ne­ra­ble al mie­do, tan des­de­ño­so de los res­pe­tos hu­ma­nos, mís­ti­co y pan­fle­ta­rio en ca­da li­bro, santo y blas­fe­mo en ca­da pá­rra­fo, men­di­go en ca­da lí­nea del amor di­vino y de la ira di­vi­na, au­llan­te de do­lor y de ra­bia en ca­da pa­la­bra, su­dan­do san­gre como Cris­to en Get­se­ma­ní y es­cu­pien­do san­gre so­bre sus con­tem­po­rá­neos y so­bre to­da la pos­te­ri­dad, mien­tras lo ve­mos mo­rir an­te nues­tros ojos, ha­cien­do –en fin– de ca­da ins­tan­te de su vi­da el ‘mo­men­to de la ver­dad’. Tie­ne que ser ago­ta­dor vi­vir así no­che

Ese mo­men­to exi­ge el des­po­jo y la ga­llar­día que uno ya só­lo tie­ne cuan­do le ha per­di­do el mie­do a la muer­te y, so­bre to­do, el mie­do a la vi­da

Qy día, no­che tras no­che y día tras día, en es­te per­pe­tuo ‘mo­men­to de la ver­dad’, como vi­vió el he­roi­co y su­frien­te Bloy. Pe­ro yo qui­sie­ra, ya que no he te­ni­do el va­lor de vi­vir como Bloy, po­der al me­nos mo­rir como él, odia­do por el mun­do des­pués de ha­ber­lo ven­ci­do y amado por Dios, con quien tan­tas ve­ces me pe­leé sin con­se­guir ven­cer­lo, sin con­se­guir nun­ca ga­nar­me su odio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.