Fan­ta­sía pa­ra so­ña­do­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

o ha­brán de pa­sar días an­tes de que se ce­le­bre la ga­la de los Os­car de Jo­li­vú, esa ce­re­mo­nia tan inú­til­men­te co­pia­da en me­dio mun­do y tan en­vi­dia­da por cual­quie­ra que ce­le­bre una en­tre­ga con pre­ten­sio­nes de pre­mios de to­da ín­do­le. Al­gún ami­go ten­go que ha te­ni­do la for­tu­na de ir y me cuen­ta que la en­tre­ga se ha­ce un po­co lar­ga, pe­ro que to­do lo com­pen­sa el po­der ver a cor­ta dis­tan­cia a me­ga­es­tre­llas de to­da ín­do­le desen­vol­vién­do­se como pez en el agua en un show nor­mal­men­te pre­ña­do de ta­len­to. Ves­tir­se mo­ní­si­ma de la muer­te –o como un ade­fe­sio–, tras­la­dar­te en un atas­co in­ter­mi­na­ble has­ta el tea­tro co­rres­pon­dien­te, ba­jar­se del ca­rro como si uno fue­ra una es­tre­lla, en­trar mi­ran­do a de­re­cha e iz­quier­da al fin de ver a esa gen­te con la que te ha­rías fo­tos y fo­tos, sen­tar­te en el fon­do del an­fi­tea­tro, tra­gar­se esos pre­mios que no le in­tere­san más que a quie­nes se los dan y, des­pués, asis­tir a la emo­ción de esos otros pre­mia­dos de re­lum­brón que es­tán en­can­ta­dos de en­con­trar­se con otros re­lum­bro­nes no pre­mia­dos y mu­chas ri­sas, y mu­chos be­sos y to­dos muy fe­li­ces y ele­gan­tes y tal y tal... de­be de ser ex­traor­di­na­rio, qué quie­ren que les di­ga. Pe­ro a lo que iba. Es­te año hay una gran fa­vo­ri­ta so­bre la que se vuel­can po­cas du­das. La La Land se lo va a lle­var ca­si to­do, sal­vo sor­pre­sa de úl­ti­ma ho­ra. Di­cen los que en­tien­den de ci­ne que real­men­te se lo me­re­ce to­do. Yo, que no en­tien­do como aque­llos que en­tien­den mu­cho, pien­so lo mis­mo. Fui a ver la pe­lí­cu­la con cier­tos re­pa­ros, esen­cial­men­te los que tie­nen que ver con las pe­lí­cu­las que me hue­len a mo­ñas, pe­ro el ma­ni­do ar­gu­men­to de chi­co en­cuen­tra chi­ca y to­do eso es lo de me­nos. In­clu­so la pro­pia his­to­ria es lo de me­nos: es un ar­gu­men­to mil ve­ces dra­ma­ti­za­do en el ci­ne, sin asom­bro nin­guno. Lo de más es el alar­de téc­ni­co, la ima­gi­na­ción desa­rro­lla­da, la in­ter­pre­ta­ción más que co­rrec­ta y la mi­li­mé­tri­ca per­fec­ción de sus per­for­man­ces. Cuan­do uno se en­fren­ta a los tres pri­me­ros mi­nu­tos de la cin­ta, se da cuen­ta de lo que le es­pe­ra: una por­ten­to­sa co­reo­gra­fía coor­di­na­da a la per­fec­ción y desa­rro­lla­da en un atas­co en una au­to­vía fil­ma­da en plano se­cuen­cia con cá­ma­ra al hom­bro (real­men­te una steady­cam, ima­gino) te di­ce an­te qué te en­cuen­tras. Pa­ra ro­dar esa es­ce­na se han te­ni­do que gas­tar mu­chas ho­ras en mu­chos días. Plano se­cuen­cia quie­re de­cir que no hay cor­tes y em­pal­mes, o sea, edi­ción. Lo que se fil­ma pa­sa del ti­rón. Si hay un error a tres se­gun­dos de aca­bar, hay que vol­ver a la pri­me­ra po­si­ción. La cá­ma­ra es un ele­men­to más del bai­le, no pue­de pe­gar ti­ro­nes y tie­ne un re­co­rri­do tan com­pli­ca­do como el bai­la­rín más ac­ti­vo. La fo­to­gra­fía, por de­más, ca­si ca­si es un ele­men­to más de la tra­ma: con jue­gos de lu­ces cam­bian es­ce­nas, re­la­tos, com­pli­ci­da­des con el es­pec­ta­dor. La fac­tu­ra plás­ti­ca es fan­tás­ti­ca, en fin. Y el tra­ba­jo de Ryan Gos­ling y Em­ma Sto­ne es lo su­fi­cien­te­men­te só­li­do, o al me­nos me lo pa­re­ce a mí, como pa­ra trin­car las es­ta­tui­llas del ti­rón, aun­que, eso sí, no crean los nos­tál­gi­cos del bai­le en el ci­ne que es­tos dos son Cyd Cha­ris­se o Fred As­tai­re, na­da que ver. Bai­lan con gra­ce­jo aque­llos bai­les a los que son so­me­ti­dos, po­cos y a su me­di­da, con gus­to y plas­ti­ci­dad, pe­ro mues­tran an­te el es­pec­ta­dor una in­ne­ga­ble quí­mi­ca que ha­ce que sean adop­ta­dos des­de el mi­nu­to uno. La La Land es, fun­da­men­tal­men­te, fan­ta­sía pa­ra so­ña­do­res, eva­sión, vue­lo sin mo­tor so­bre his­to­rias muy hu­ma­nas re­la­cio­na­das con la per­se­ve­ran­cia, el

'La La Land' se lo va a lle­var ca­si to­do, sal­vo sor­pre­sa. Di­cen los que en­tien­den que real­men­te se lo me­re­ce to­do. Yo pien­so lo mis­mo

Qes­fuer­zo, la for­tu­na y el al­can­ce de los ob­je­ti­vos desea­dos. Pue­de que, so­bre el pa­pel, sien­ta us­ted una cier­ta aver­sión a pe­lí­cu­las con cier­ta apa­rien­cia de pas­tel, pe­ro no se en­ga­ñe, se tra­ta de un re­la­to muy bien con­ta­do, bien can­ta­do y bas­tan­te bien bai­la­do. Y, so­bre to­do, fan­tás­ti­ca­men­te fil­ma­do, es­pe­cial­men­te en el ini­cio y el fi­nal, am­bos, a mi mo­do de ver, an­to­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.