HA­BLAR DE ME­NU­DEN­CIAS NO ES BUENO POR­QUE NO DE­JA UNA IM­PRE­SIÓN DU­RA­DE­RA EN NA­DIE Y NO ES­TA­BLE­CE LA­ZOS DE CON­FIAN­ZA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista - C. M. SÁN­CHEZ

son­ri­sa hu­ma­na. Otra es so­cio­ló­gi­ca. Un sa­lón con in­vi­ta­dos es un en­torno que ge­ne­ra an­sie­dad, pues nues­tra dis­tan­cia social –el bra­zo ex­ten­di­do– es in­va­di­da. El tiem­po es un mí­ni­mo co­mún en el que no ca­ben las desave­nen­cias. To­dos es­ta­mos de acuer­do en que es­tá llo­vien­do o ha­ce sol. Por el con­tra­rio, si ha­bla­mos de re­li­gión o po­lí­ti­ca con al­guien con quien no te­ne­mos con­fian­za, nos po­de­mos me­ter en un be­ren­je­nal. «Mi­ni­mi­za­mos ries­gos, sí, pe­ro nos per­de­mos las re­com­pen­sas –se la­men­ta Ariely–. El pro­ble­ma es que ha­blar de me­nu­den­cias no cons­tru­ye re­la­cio­nes, no es bueno pa­ra el gru­po por­que no de­ja una im­pre­sión du­ra­de­ra en na­die y no es­ta­ble­ce la­zos de con­fian­za. En de­fi­ni­ti­va, afec­ta a la pro­duc­ti­vi­dad». Pa­ra com­pro­bar­lo, es­tos psi­có­lo­gos or­ga­ni­za­ron una fies­ta. A los in­vi­ta­dos se les prohi­bió ha­blar de na­de­rías. Y se les re­par­tió unos car­to­nes con te­mas pa­ra en­ta­blar con­ver­sa­ción, aun­que tam­po­co te­nían por qué ser asun­tos tras­cen­den­ta­les... «Na­die es­tá dis­pues­to a asu­mir en so­li­ta­rio el ries­go social de abor­dar una cues­tión per­so­nal o es­pi­no­sa, pe­ro si to­do el gru­po es­tá obli­ga­do la co­sa cam­bia», ex­pli­ca Ariely. El tí­pi­co 'tie­rra, trá­ga­me' del día si­guien­te, cuan­do al­guien ha re­ve­la­do de­ma­sia­do en pre­sen­cia de je­fes o co­no­ci­dos, se di­lu­ye. «En nues­tro ex­pe­ri­men­to, to­dos sa­lie­ron con­ten­tos e in­clu­so se crea­ron un par de pa­re­jas, se­ñal de que la bue­na con­ver­sa­ción tam­bién nos ha­ce más atrac­ti­vos».

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.