No me eches una mano, que me la echas al cue­llo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das

di­cen que una de las ra­zo­nes más pa­ra­dó­ji­cas de por qué Trump ha lle­ga­do a la Ca­sa Blan­ca es por ser el ada­lid, el pa­la­dín, el ar­chi­cam­peón de la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Sos­tie­nen los so­ció­lo­gos que son mu­chas las per­so­nas que apre­cian –aun­que po­si­ble­men­te no se lo con­fie­sen ni a sí mis­mas– que al­guien di­ga lo que ellas pien­san so­bre te­mas es­pi­no­sos como la in­mi­gra­ción o el con­flic­to ra­cial, por ejem­plo. Pe­ro tam­bién so­bre otro lar­go et­cé­te­ra de te­mas de­cla­ra­dos ta­bú por esa so­cie­dad biem­pen­san­te que ha­ce que uno ca­mi­ne pi­san­do hue­vos pa­ra no ofen­der a na­die, no sea que lo ta­chen de xe­nó­fo­bo, ho­mó­fo­bo, se­xis­ta, ma­chis­ta, an­ti­sio­nis­ta, an­ti­ani­ma­lis­ta, de an­ti… (re­llé­nen­se los pun­tos sus­pen­si­vos con el lai­co pe­ca­do de turno, sea cual fue­re). El año no ha he­cho más que em­pe­zar y ya te­ne­mos nue­vas apor­ta­cio­nes a la men­ta­li­dad bue­nis­ta que nos in­fes­ta. En la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, por ejem­plo, el Sin­di­ca­to de Es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Es­tu­dios Orien­ta­les y Afri­ca­nos (SOAS) ha exi­gi­do que des­apa­rez­can del pro­gra­ma de es­tu­dios Kant, Des­car­tes y Pla­tón, por ser fi­ló­so­fos ra­cis­tas y co­lo­nia­lis­tas. En cuan­to a los pen­sa­do­res de la Ilustración, el Sin­di­ca­to exi­ge que se es­tu­dien so­lo si el alumno así lo so­li­ci­ta, pe­ro de­jan­do bien cla­ro que fue­ron in­te­lec­tua­les co­lo­nia­lis­tas. Los es­tu­dian­tes de Teo­lo­gía –y nó­te­se que di­go 'Teo­lo­gía'– de la uni­ver­si­dad de Glas­gow, por su par­te, han ido un pa­so más allá exi­gien­do a los pro­fe­so­res que se abs­ten­gan de men­cio­nar a los alum­nos con­te­ni­dos que pue­dan re­sul­tar ofen­si­vos o des­agra­da­bles, como por ejem­plo imá­ge­nes o re­fe­ren­cias a la cru­ci­fi­xión. Mien­tras tan­to en el mun­do di­gi­tal, Mi­cro­soft, des­pués de re­ci­bir mul­ti­tud de pe­ti­cio­nes al res­pec­to, de­ci­dió ha­ce me­ses mo­di­fi­car sus emo­ti­co­nos y emo­jis pa­ra «no he­rir sen­si­bi­li­da­des». Aho­ra es po­si­ble, por tan­to, ele­gir­los de co­lo­res que re­fle­jen to­dos los to­nos de piel exis­ten­tes en el mun­do, des­de blan­co ca­si al­bino has­ta ma­rrón muy os­cu­ro, nun­ca negro, fal­ta­ría más, por­que esa pa­la­bra no exis­te cuan­do se ha­bla de ra­zas. «¡Os­tras!», co­men­ta­ba el otro día un in­ter­nau­ta en Twit­ter: «Me aca­bo de en­te­rar de que he usa­do irres­pon­sa­ble­men­te emo­ti­co­nos chi­nos ama­ri­llos du­ran­te años sin dar­me cuen­ta. Se­gu­ro que me cuel­gan por los pul­ga­res o me me­ten mon­da­dien­tes ba­jo las uñas en jus­to cas­ti­go». Me­ses atrás, y a ins­tan­cias de aso­cia­cio­nes pa­ci­fis­tas, Ap­ple tam­bién de­ci­dió sus­ti­tuir el emo­ji del re­vól­ver por el de una pis­to­li­ta de agua. ¡Me­nos bang, bang y más fluss, fluss!, se­gu­ro que eso ayu­da a aca­bar con la vio­len­cia en el mun­do; mien­tras que pa­ra lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción se­xual, el usua­rio aho­ra pue­de uti­li­zar un emo­ji en el que apa­re­ce una mu­jer prac­ti­can­do la hal­te­ro­fi­lia o ves­ti­da de bom­be­ra, tam­bién el de una fa­mi­lia for­ma­da por dos ma­más y sus hi­jos. Pe­ro, por fa­vor, que na­die se ofen­da, tam­bién exis­te el emo­ji de dos pa­pás y sus cria­tu­ras. Mi no­ti­cia po­li­co­rrec­ta fa­vo­ri­ta, sin em­bar­go, tie­ne que ver con la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Ahí han in­ven­ta­do el ca­len­da­rio, o me­jor di­cho la 'ca­len­da­ria', por la igual­dad, fe­mi­ni­zan­do los me­ses pa­ra que enero sea 'enera'; fe­bre­ro, 'fe­bre­ra' y así has­ta di­ciem­bre, don­de no sé có­mo han per­di­do la oca­sión de lla­mar­lo 'di­cihem­bra', que hu­bie­ra que­da­do mu­cho más su­per­guay. «Es­ta­mos lu­chan­do con­tra la de­sigual­dad que en­gen­dra la vio­len­cia ma­chis­ta», ex­pli­có su res­pon­sa­ble, y yo me pre­gun­to: ¿que ma­yo sea 'ma­ya' di­sua­di­rá a los mal­tra­ta­do­res? ¿Sus­ti­tuir el emo­ji de un re­vól­ver por el de una pis­to­li­ta de agua aca­ba­rá con la vio­len­cia? ¿Evi­tar que los alum­nos se 'con­ta­mi­nen' con las teo­rías co­lo­nia­lis­tas de Kant y Pla­tón los ha­rá más in­te­li­gen­tes o sa­bios? Hay quien en­cuen­tra la co­rrec­ción po­lí­ti­ca irri­tan­te; yo la en­cuen­tro ago­ta­do­ra. Ago­ta­do­ra y ab­so­lu­ta­men­te con­tra­ria a los in­tere­ses que in­ten­ta de­fen­der,

¿Sus­ti­tuir el 'emo­ji' de un re­vól­ver por el de una pis­to­li­ta de agua aca­ba­rá con la vio­len­cia?

por­que lo úni­co que se con­si­gue con es­ta per­ver­sión gro­tes­ca de una idea ini­cial­men­te bue­na es que la gen­te se la to­me a chu­fla. Peor aún, que ge­ne­re una co­rrien­te con­tra­ria en la so­cie­dad como, la­men­ta­ble­men­te, ha sa­bi­do de­tec­tar Trump en su ca­mino a la Ca­sa Blan­ca. Por eso, mu­chas gra­cias a los de­fen­so­res de tan no­bles cau­sas, pe­ro, en lo que a mí res­pec­ta, como mu­jer su­pues­ta­men­te dis­cri­mi­na­da, so­me­ti­da, et­cé­te­ra, por fa­vor, no me echéis una mano, que me la echáis al cue­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.