Des­de el pri­mer ví­deo que ISIS di­fun­dió en 2015, en el que se veía a un ni­ño dis­pa­rar en la nu­ca a dos pri­sio­ne­ros, el es­ta­do te­rro­ris­ta usa a me­no­res como sui­ci­das, eje­cu­to­res y com­ba­tien­tes. Así los edu­ca pa­ra que ex­pan­dan la yihad.

ISIS di­fun­dió el pri­mer ví­deo de un ni­ño des­ce­rra­jan­do dos ti­ros en la nu­ca a dos pri­sio­ne­ros en 2015. Hoy, es­te ti­po de ví­deos con me­no­res es ya al­go ha­bi­tual. ISIS usa a los pe­que­ños como sui­ci­das, como eje­cu­to­res y como com­ba­tien­tes. Y, so­bre to­do, los

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

El pri­sio­ne­ro

es un ára­be adul­to. Un ára­be ro­to, des­cal­zo y es­po­sa­do. Me fi­jo en que ha per­di­do mu­cho pe­so en los úl­ti­mos 14 me­ses, des­de que el Gru­po An­ti­te­rro­ris­ta Kur­do di­vul­gó la fo­to­gra­fía de su cap­tu­ra. Vi­ve en una cel­da ais­la­da, lo bas­tan­te lar­ga pa­ra tum­bar­se y lo su­fi­cien­te­men­te an­cha como pa­ra es­tar sen­ta­do con las pier­nas cru­za­das. Ori­na en una bo­te­lla si­tua­da jun­to a una man­ta en el sue­lo. La ma­yor par­te del tiem­po de su cau­ti­ve­rio lo pa­sa con la mi­ra­da fi­ja en la pa­red. Aho­ra, sin em­bar­go, es­tá sen­ta­do al otro la­do de un es­cri­to­rio, en un cuar­to des­nu­do jun­to a la ga­le­ría de cel­das. Un par de pre­gun­tas me han lle­va­do a es­te frío rin­cón de la gue­rra. El hom­bre sen­ta­do an­te mí fue re­clu­ta­do por Al Qae­da en Irak cuan­do era ni­ño. Ha cre­ci­do ba­jo el Es­ta­do Is­lá­mi­co. –¿Al­gu­na vez...? ¿En al­gún mo­men­to, an­tes, du­ran­te o des­pués de ma­tar a al­guien, te en­tra­ron du­das o te arre­pen­tis­te de lo que aca­ba­bas de ha­cer? ¿En al­gún mo­men­to tu­vis­te la sos­pe­cha de que aque­llo no es­ta­ba bien? Si en­cuen­tro la res­pues­ta a es­tas pre­gun­tas, si con­si­go ave­ri­guar si en al­gún ins­tan­te –cuan­do, sien­do ado­les­cen­te, de­ca­pi­tó a cin­co pri­sio­ne­ros– tu­vo du­das o re­mor­di­mien­tos, qui­zá pue­da en­ten­der me­jor qué se­rá de los hi­jos del ca­li­fa­to el día en que su es­truc­tu­ra ter­mi­ne por des­mo­ro­nar­se. ¿Ha­brá al­gún mo­do de re­cu­pe­rar­los y res­ca­tar­los? El nom­bre com­ple­to del pri­sio­ne­ro es Ali Kha­tan Ab­dul Wahab Mah­mud. El ma­yor de ocho her­ma­nos, su pa­dre era cam­pe­sino y con­ser­je de una es­cue­la en Ha­wi­ja, un pue­blo cer­cano a Kir­kuk. Ali Kha­tan te­nía 13 años cuan­do se in­te­gró en Al Qae­da en Irak, cu­yos man­dos con el tiem­po se con­vir­tie­ron en el nú­cleo del Es­ta­do Is­lá­mi­co. A los 15 años ma­tó de un dis­pa­ro a su pri­mer pri­sio­ne­ro: un po­li­cía al que ha­bían se­cues­tra­do. Te­nía 19 cuan­do de­ca­pi­tó a cin­co com­ba­tien­tes kur­dos cap­tu­ra­dos. Ape­nas con­ta­ba con 21 años cuan­do lo vi en la cár­cel en el nor­te de Irak en di­ciem­bre. Y, sin em­bar­go, ca­da vez que he vuel­to a pen­sar en él, la ima­gen que me vie­ne a la men­te tie­ne más que ver con la de un ado­les­cen­te des­orien­ta­do que con la de un miem­bro adul­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co con la san­gre de mu­chos hom­bres en sus ma­nos. Hay millares como Ali Kha­tan en Irak y Si­ria, jó­ve­nes ro­ba­dos por el ca­li­fa­to en cu­yas men­tes se ha in­ser­ta­do la si­mien­te de una ideo­lo­gía que pro­me­te que ma­tar es un pa­so pa­ra as­cen­der por la escalera que lle­va al cie­lo. El Es­ta­do Is­lá­mi­co uti­li­za a los ni­ños no so­lo como ase­si­nos im­pla­ca­bles, sino que los ha con­ver­ti­do en la ba­se so­bre la que cons­truir su es­tra­te­gia de ex­pan­sión a lar­go pla­zo.

LA MAG­NI­TUD DEL DRA­MA. La ope­ra­ción pues­ta en mar­cha por Es­ta­do Is­lá­mi­co pa­ra ra­di­ca­li­zar a los ni­ños no tie­ne pa­ra­le­lis­mo en el mun­do y afec­ta a millares de ni­ños y ado­les­cen­tes de en­tre el mi­llón y me­dio de me­no­res que si­guen vi­vien­do en las tie­rras del ca­li­fa­to, un te­rri­to­rio si­tua­do en­tre Irak y Si­ria. Al­gu­nos, como Ali Kha­tan, fue­ron re­clu­ta­dos por Al Qae­da en Irak cuan­do eran ado­les­cen­tes y pa­sa­ron a en­gro­sar las fi­las de Es­ta­do Is­lá­mi­co

En mar­zo de 2015, un ni­ño fran­cés eje­cu­ta­ba a un pre­sun­to es­pía; en ma­yo, un pe­que­ño ru­so ha­cía lo mis­mo; en ju­nio, 25 ado­les­cen­tes fue­ron fil­ma­dos mien­tras ca­da uno ma­ta­ba de un ti­ro a un sol­da­do si­rio...

des­pués de la to­ma de Mo­sul por es­te gru­po en ju­nio de 2014. Otros fue­ron di­rec­ta­men­te se­lec­cio­na­dos, cuan­do to­da­vía eran ni­ños, por la ra­ma ar­ma­da lla­ma­da Ash­bal Al Khi­la­fah, 'los ca­cho­rros del ca­li­fa­to'. Mu­chos más es­tán sien­do edu­ca­dos en la red de es­cue­las di­ri­gi­da por el mi­nis­te­rio de edu­ca­ción de ISIS, don­de son so­me­ti­dos a un pro­gra­ma mi­li­tar pre­ña­do de vio­len­cia. Hoy, el ca­li­fa­to pa­re­ce que se vie­ne aba­jo –el Es­ta­do Is­lá­mi­co per­dió el 16 por cien­to de su te­rri­to­rio en 2016– y es­tos jó­ve­nes, adoc­tri­na­dos y mu­chas ve­ces bru­ta­li­za­dos, es­tán a pun­to de in­te­grar­se en la 'vi­da co­rrien­te' de Irak, Si­ria, Jor­da­nia, Tur­quía y Eu­ro­pa. A pe­sar de que los es­pe­cia­lis­tas in­ter­na­cio­na­les en des­mo­vi­li­za­ción de ni­ños sol­da­dos sub­ra­yan la exis­ten­cia de un pro­ble­ma sin pre­ce­den­tes en el ca­so de ISIS pa­ra su re­in­ser­ción en la so­cie­dad, las au­to­ri­da­des en la re­gión ape­nas han to­ma­do me­di­das.

EL CA­SO DE MOHAMMED. En di­ciem­bre vi­si­té un cen­tro pa­ra me­no­res en Kir­kuk que al­ber­ga a 22 pre­sos a la es­pe­ra de jui­cio por te­rro­ris­mo y a 32 re­clu­sos ni­ños o ado­les­cen­tes.

Allí en­tre­vis­té a Mohammed Ah­med Is­mael, alias Abu Mu­sab, de 15 años, ori­gi­na­rio de Mo­sul, adoc­tri­na­do por Es­ta­do Is­lá­mi­co pa­ra mo­rir como te­rro­ris­ta sui­ci­da. La no­che del 22 de agos­to del año pasado, Mohammed se hi­zo fa­mo­so por la ex­pre­sión de an­gus­tia ani­mal (cap­ta­da por una cá­ma­ra de la te­le­vi­sión lo­cal) que dis­tor­sio­nó su ca­ra cuan­do la Po­li­cía de Kir­kuk le aga­rró sus ma­nos pa­ra evi­tar que ac­ti­va­ra la bom­ba que lle­va­ba ama­rra­da a la cin­tu­ra. Otro ca­cho­rro de ISIS, un pri­mo de Mohammed de 15 años, se hi­zo es­ta­llar por los ai­res en otro pun­to de Kir­kuk esa mis­ma no­che. Mohammed me des­cri­bió los dos me­ses de ar­dua for­ma­ción mi­li­tar y re­li­gio­sa que si­guió jun­to con otros 60 ni­ños en un cam­po al sur de Mo­sul. Al fi­nal del cur­so, lo se­lec­cio­na­ron a él y a otros 20 chi­cos pa­ra mi­sio­nes sui­ci­das. «No era cues­tión de elec­ción –in­sis­tía Mohammed–. Una vez que to­ma­ron la de­ci­sión por no­so­tros, los 20 se­lec­cio­na­dos pa­ra las mi­sio­nes sui­ci­das re­ci­bi­mos una for­ma­ción re­li­gio­sa aún más in­ten­si­va; los sen­ti­mien­tos per­so­na­les no te­nían que na­da que ver». Los fun­cio­na­rios del cen­tro de de­ten­ción de me­no­res don­de es­tá re­clui­do Mohammed lo des­cri­bie­ron como pe­li­gro­so y no arre­pen­ti­do. Na­da más in­gre­sar, reunió a los de­más me­no­res pre­sos, les dio char­las so­bre el is­lam ra­di­cal y tra­tó de di­ri­gir los re­zos. «Es­toy ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro de que, si lo de­já­ra­mos en li­ber­tad, vol­ve­ría con los de ISIS sin pen­sár­se­lo un se­gun­do», di­ce el di­rec­tor. En el cen­tro no exis­te nin­gún pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción pa­ra tra­tar a Mohammed. Es­tá a la es­pe­ra de jui­cio y se es­ti­ma que lo con­de­na­rán a por lo me­nos 10 años de cár­cel.

SIN PIE­DAD. Los ca­cho­rros ase­si­nos com­pa­ñe­ros de Mohammed em­pe­za­ron a aca­pa­rar ti­tu­la­res de pren­sa por una se­rie de atro­ci­da­des co­me­ti­das en 2015. En enero de ese año gra­ba­ron en ví­deo a un ni­ño ka­za­jo de cor­ta edad mien­tras eje­cu­ta­ba a dos pri­sio­ne­ros con sen­dos ti­ros en la nu­ca en Si­ria. Era la pri­me­ra vez que un ni­ño apa­re­cía eje­cu­tan­do a al­guien en un ví­deo de Es­ta­do Is­lá­mi­co. Dos me­ses des­pués apa­re­ció otro ví­deo en el que un ni­ño fran­cés eje­cu­ta­ba a un pa­les­tino acu­sa­do de es­piar pa­ra los is­rae­líes. En ma­yo, ISIS mos­tró có­mo un ni­ño pe­que­ño ru­so eje­cu­ta­ba a otro su­pues­to es­pía. A me­di­da que iban su­ce­dién­do­se más ase­si­na­tos co­me­ti­dos por ni­ños, la es­ca­la y la co­reo­gra­fía fue­ron ha­cién­do­se ma­yo­res. En ju­nio de 2015, 25 ca­cho­rros ado­les­cen­tes fue­ron fil­ma­dos mien­tras ca­da uno de ellos ma­ta­ba de un ti­ro a un sol­da­do del ré­gi­men de Asad en el tea­tro ro­mano de Pal­mi­ra. Lle­ga­do 2016, los ví­deos con me­no­res ase­si­nos se ha­bían con­ver­ti­do en la nor­ma. A la vez, los ca­cho­rros tam­bién es­ta­ban em­pe­zan­do a ha­cer­se no­tar como com­ba­tien­tes so­bre el te­rreno. El año pasado, el Ob­ser­va­to­rio Si­rio pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos in­for­mó de que más de 300 me­no­res ha­bían muer­to en la ba­ta­lla de Mo­sul. Se­gún el quin­cea­ñe­ro Mohammed, sus cor­tas vi­das se­gu­ra­men­te fue­ron mi­se­ra­bles. «No pue­do de­cir que fué­ra­mos fe­li­ces. Mu­chas ve­ces te­nía­mos mie­do y nos pe­ga­ban –re­cor­da­ba es­te mu­cha­cho, que en nin­gún mo­men­to son­reía–. Pe­ro nos re­con­for­ta­ba la idea de que po­día­mos al­can­zar el cie­lo como már­ti­res».

"Nos se­lec­cio­na­ron a mí y a otros 20 ni­ños pa­ra las mi­sio­nes sui­ci­das... Pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to du­dé". Mohammed no se vio ca­paz de sal­tar por los ai­res

'ra­di­ca­li­za­dos': es el in­con­ta­ble nú­me­ro de ni­ños trau­ma­ti­za­dos que es­tán co­men­zan­do a emerger a la vi­da tras el yu­go de ISIS. Mu­chos de ellos es­tán con­ven­ci­dos de que la vio­len­cia ya no so­lo re­sul­ta nor­mal, sino que has­ta es desea­ble. Qa­sim es ejem­plo de es­te gru­po. Lo vi por pri­me­ra vez en el cam­pa­men­to de Ha­sans­ham, en Irak, que aco­ge a fa­mi­lias que hu­yen de Mo­sul. Qa­sim era uno de los 1500 ni­ños re­gis­tra­dos en el cam­po. Nin­guno de sus fa­mi­lia­res ha­bía si­do miem­bro de Es­ta­do Is­lá­mi­co; nun­ca ha­bía asis­ti­do a una es­cue­la de ISIS. Y, sin em­bar­go, cre­cer día a día en el Mo­sul ocu­pa­do por ISIS ha­bía per­tur­ba­do tan­to a Qa­sim que era pro­pen­so a ata­ques de ra­bia; en esos mo­men­tos echa­ba mano de un cu­chi­llo y per­se­guía a los otros ni­ños ame­na­zán­do­los con «cor­tar­les la ca­be­za». Dos de sus tíos ha­bían si­do eje­cu­ta­dos por ISIS. Ha­bía vis­to có­mo a un hom­bre lo em­pu­ja­ban des­de lo al­to de un te­ja­do, se su­po­ne que por su con­di­ción de gay. Tam­bién ha­bía con­tem­pla­do cin­co de­ca­pi­ta­cio­nes y dos eje­cu­cio­nes a ti­ros en una gran pan­ta­lla de plas­ma, una de las tan­tas ins­ta­la­das en lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra mos­trar las eje­cu­cio­nes del día. Y un día de 2015, un gru­po de com­ba­tien­tes de ISIS en­tró en su ca­sa bus­can­do a su pa­dre, un an­ti­guo po­li­cía. No lo en­con­tra­ron, pe­ro, cuan­do se mar­cha­ron, al­go ha­bía ce­di­do en la men­te del ate­rra­do pe­que­ño. «Qa­sim de pron­to mu­si­tó: vol­ve­rán y nos cor­ta­rán la ca­be­za a to­dos –me ex­pli­có su ma­dre–. Nun­ca más vol­vió a ser el mis­mo. De gol­pe se vol­vió agre­si­vo. Una ma­ña­na ti­ró a su her­ma­ni­ta es­ca­le­ras aba­jo. Se ob­se­sio­nó con los cu­chi­llos, ame­na­za­ba a sus ami­gos... Ya no po­de­mos de­jar­lo sa­lir, por­que te­ne­mos cla­ro que tra­ta­rá de ha­cer­le da­ño a al­guien –agre­gó–. Es como si los te­rro­ris­tas le hu­bie­ran ro­ba­do la men­te a mi hi­jo». Los tra­ba­ja­do­res so­cia­les del cam­po afir­man que el ca­so de Qa­sim no tie­ne na­da de ex­cep­cio­nal; la mi­tad de los pe­que­ños, di­cen, ne­ce­si­ta ayu­da psi­co­ló­gi­ca ur­gen­te. Uni­cef es­tá tra­ba­jan­do en una es­tra­te­gia pa­ra aten­der­los. En su ver­sión más sim­ple, es­ta ayu­da se tra­du­ce en «pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos». En el cam­pa­men­to de Ha­sans­ham, por ejem­plo, los tra­ba­ja­do­res so­cia­les pro­por­cio­nan una se­sión de 30 mi­nu­tos a las fa­mi­lias na­da más lle­gar al cam­po. La pri­me­ra ta­rea es con­ven­cer a los ni­ños de que se en­cuen­tran a sal­vo y que su pe­sa­di­lla ha ter­mi­na­do. Pe­ro la es­ca­la del pro­ble­ma es tal que ya ame­na­za con con­su­mir los re­cur­sos. Los 12 tra­ba­ja­do­res so­cia­les des­ta­ca­dos en Ha­sans­ham en di­ciem­bre es­ta­ban lle­van­do más de 30 ca­sos a la vez. Ade­más, mu­chos de ellos tam­bién han su­fri­do trau­mas gra­ves. Ras­ha Moa­yed, la jo­ven ira­quí que coor­di­na el tra­ba­jo psi­co­so­cial en

Ha­sans­ham, pro­ce­de de An­bar. Dos años atrás, an­tes de es­ca­par al con­trol de ISIS, vio có­mo una ve­ci­na ami­ga su­ya era la­pi­da­da has­ta la muer­te. La mu­jer era es­te­ti­cis­ta y apli­ca­ba ma­qui­lla­je a las no­vias an­tes de las bo­das, al­go prohi­bi­do por ISIS. La en­te­rra­ron has­ta la cin­tu­ra y la ape­drea­ron has­ta ma­tar­la de­lan­te de to­do el mun­do. ISIS obli­gó a sus fa­mi­lia­res a pre­sen­ciar la ma­ca­bra ce­re­mo­nia. «En­tre los pre­sen­tes es­tu­vie­ron sus dos hi­jos pe­que­ños y su hi­ja de 6 años», me con­tó Moa­yed con lá­gri­mas en los ojos. LA PO­SI­BI­LI­DAD DE ARRE­PEN­TI­MIEN­TO. Pe­se a es­te te­rri­ble es­ce­na­rio y por sor­pren­den­te que re­sul­te, al­gu­nos ni­ños ra­di­ca­li­za­dos se des­ha­cen del adoc­tri­na­mien­to con ma­yor ra­pi­dez de la esperada, se­gún me ex­pli­có un des­ta­ca­do psi­co­te­ra­peu­ta si­rio. In­clu­so en­tre los ca­sos más ex­tre­mos se en­cuen­tra una ocul­ta re­sis­ten­cia al adoc­tri­na­mien­to. Pen­se­mos, por ejem­plo, en Mohammed, el quin­cea­ñe­ro que se dis­po­nía a sui­ci­dar­se con ex­plo­si­vos en Kir­kuk. Mohammed era un yiha­dis­ta 'es­tre­lla'. Tan­to su pa­dre como su tío es­ta­ban com­ba­tien­do con ISIS y re­ci­bió una for­ma­ción in­ten­si­va. Un tu­tor de ISIS, Du­reed, lo con­du­jo has­ta su ob­je­ti­vo: el gen­tío api­ña­do jun­to a un es­ta­dio de fút­bol. Pe­ro cuan­do lle­gó el mo­men­to de ha­cer­se sal­tar por los ai­res, el ado­les­cen­te no fue ca­paz. «Du­dé –me con­tó–. Du­reed se­guía in­sis­tien­do: ve ha­cia ellos de una vez, mé­te­te por me­dio y ac­ti­va los ex­plo­si­vos. Pe­ro al­go en mi in­te­rior se re­sis­tía. No po­día ha­cer­lo». Ali Kha­tan, en cam­bio, no tu­vo es­ta cla­se de du­das. La de­ca­pi­ta­ción que lle­vó a ca­bo cuan­do te­nía 19 años no le su­pu­so nin­gún trau­ma. Cuen­ta que mien­tras los diez pri­sio­ne­ros es­ta­ban en el sue­lo, el mu­lá le en­tre­gó un cu­chi­llo de ca­za y le in­di­có que cor­ta­ra la ca­be­za a cin­co de ellos. Ha­bía si­do en­tre­na­do pa­ra ello. «En pri­mer lu­gar, se tra­ta­ba de una or­den –di­jo–. Yo sa­bía que es­ta­ba ha­cién­do­lo por la yihad y que los pri­sio­ne­ros eran mur­tad ('enemi­gos del is­lam'). No tu­ve más que em­pu­ñar el cu­chi­llo y re­ba­nar­les la ca­be­za. Fue fá­cil». Se­gún di­ce, le lle­vó 30 mi­nu­tos eje­cu­tar a los cin­co hom­bres, de­jan­do caer la ca­be­za en el tor­so an­tes de pa­sar al si­guien­te. Los pri­sio­ne­ros no di­je­ron una so­la pa­la­bra mien­tras es­pe­ra­ban que les lle­ga­ra el turno de ser ma­sa­cra­dos. Tal era su de­vo­ción por la yihad que a los 19 años, mien­tras cor­ta­ba ca­be­zas, es­ta­ba se­gu­ro de que obra­ba co­rrec­ta­men­te. «Nos sen­tía­mos or­gu­llo­sos de lo que ha­cía­mos –me con­tó–. No ha­cía­mos más que pen­sar en la yihad, y ni por un se­gun­do se nos ocu­rrió que es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do al­go ma­lo». Ali Kha­tan fue de­te­ni­do fi­nal­men­te en Kir­kuk a finales de 2015. «¿Te tor­tu­ra­ron?», le pre­gun­té. «Al prin­ci­pio de mi cap­tu­ra, me ne­gué a ha­blar y, sí, me hi­cie­ron al­gu­nas co­sas –res­pon­dió–. Me hi­cie­ron ha­blar». Su voz ca­re­cía de en­to­na­ción. Tan so­lo ex­pre­só emo­ción cuan­do pre­gun­té si vol­ve­ría a unir­se al Es­ta­do Is­lá­mi­co. «¡Eso es im­po­si­ble!», di­jo, con un re­pen­tino bri­llo des­va­li­do en la mi­ra­da, como el de quien ha per­di­do un amor pa­ra siem­pre. Y, sin em­bar­go, ha­cia el fi­nal de la en­tre­vis­ta me di­jo que sí que sen­tía re­mor­di­mien­tos. «Aho­ra ten­go du­das. Aho­ra me arre­pien­to –co­men­tó mi­ran­do al sue­lo–. En­tien­do que lo que hi­ce es­tu­vo mal he­cho. Me di­go que he ma­ta­do a to­dos esos hom­bres pa­ra na­da. He te­ni­do tiem­po de me­di­tar so­bre lo que he he­cho». ¿Sus pa­la­bras eran sin­ce­ras? No lo sé. Es­tu­ve con él du­ran­te po­co más de 50 mi­nu­tos. Al fi­nal, cuan­do ya iban a lle­vár­se­lo, le pre­gun­té si que­ría ha­cer­me al­gu­na pre­gun­ta. No era el ca­so. Na­da de lo que yo pu­die­ra de­cir iba a cam­biar su si­tua­ción. Me mar­ché de allí dán­do­me cuen­ta de que Ali Kha­tan, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, se­ría sen­ten­cia­do a muer­te. Al sa­lir, una nue­va pre­gun­ta acu­dió a mi men­te. Pe­ro ya era tar­de pa­ra ha­cer­la. «¿Has­ta qué pun­to tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­gu­na otra co­sa?».

"Los pri­sio­ne­ros eran enemi­gos del is­lam. Era una or­den. No tu­ve más que em­pu­ñar el cu­chi­llo y re­ba­nar­les la ca­be­za. Fue fá­cil", di­ce Ali Kha­tan

EL TE­RROR CON ROS­TRO DE NI­ÑO Mohammed Ah­med Is­mael, de 15 años, fue de­te­ni­do en agos­to pasado cuan­do in­ten­ta­ba ac­ti­var en Kir­kuk una bom­ba que lle­va­ba ata­da al cuer­po (ima­gen que re­co­gió una cá­ma­ra, arri­ba). Pu­do ser arres­ta­do por­que du­dó y su com­por­ta­mien­to aler­tó a la Po­li­cía.

Imá­ge­nes de ví­deos di­fun­di­dos por ISIS.

EL DO­LOR Los ni­ños que hu­yen de ISIS lle­gan a los cam­pos de re­fu­gia­dos trau­ma­ti­za­dos. Uni­cef tra­ba­ja en un pro­yec­to pa­ra pres­tar ayu­da psi­co­ló­gi­ca a más de 160.000 me­no­res; en su ma­yo­ría, ori­gi­na­rios de áreas con­tro­la­das por el ISIS. LOS OTROS CA­CHO­RROS. Si el adoc­tri­na­mien­to que ha­ce el ISIS de los ni­ños es­tu­vie­ra con­fi­na­do a los mor­tí­fe­ros ca­cho­rros del ca­li­fa­to, qui­zá se­ría po­si­ble con­te­ner el fe­nó­meno. In­clu­so si es­te fue­ra am­plia­do al to­tal de los ni­ños edu­ca­dos en tie­rras del ca­li­fa­to, el nú­me­ro to­tal to­da­vía po­dría ser ma­ne­ja­ble. Sin em­bar­go, en el seno del ca­li­fa­to exis­te una ter­ce­ra ca­te­go­ría de ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.