Be­noît Ha­mon se ha con­ver­ti­do por sor­pre­sa en el can­di­da­to so­cia­lis­ta a la Pre­si­den­cia fran­ce­sa. Se­pa por qué su pa­re­ja, Ga­brie­lle, va ca­mino de con­ver­tir­se en una cues­tión de Es­ta­do.

SE HA CON­VER­TI­DO POR SOR­PRE­SA EN EL CAN­DI­DA­TO SO­CIA­LIS­TA A LA PRE­SI­DEN­CIA FRAN­CE­SA. APE­NAS CO­NO­CI­DO FUE­RA DE SU PAÍS, SU VI­DA PRI­VA­DA ES AÚN MÁS MIS­TE­RIO­SA. TAN­TO QUE SU PA­RE­JA VA CA­MINO DE CON­VER­TIR­SE EN CUES­TIÓN DE ES­TA­DO... LEA, LEA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ

Ha­mon y su mu­jer se han lle­ga­do a en­fren­tar por los ho­ra­rios de cie­rre de los cen­tros co­mer­cia­les pa­ra los que ella tra­ba­ja

uién le iba a de­cir a Be­noît Ha­mon, can­di­da­to so­cia­lis­ta a la Pre­si­den­cia de Fran­cia, que su encantadora es­po­sa, Ga­brie­lle Gua­llar, que es la dis­cre­ción per­so­ni­fi­ca­da y con un cu­rrí­cu­lum so­ber­bio, po­dría con­ver­tir­se en su ta­lón de Aqui­les? Sor­pre­sas te da la vi­da...

El pri­mer em­bo­la­do al que se en­fren­ta Ha­mon, en vís­pe­ras de la cam­pa­ña, lo tie­ne en ca­sa. El po­lí­ti­co pro­yec­ta una ima­gen de jo­ven re­bel­de, aun­que ya no es tan jo­ven (49 años). Es el re­ne­ga­do que se en­fren­ta al apa­ra­to, aun­que siem­pre for­mó par­te del mis­mo. El utó­pi­co que po­ne so­bre la me­sa la ren­ta mí­ni­ma uni­ver­sal: 750 eu­ros al mes pa­ra ca­da fran­cés, «por­que el tra­ba­jo es un bien es­ca­so y ca­da vez lo se­rá más». El ra­di­cal que quie­re de­vol­ver a la so­cial­de­mo­cra­cia a sus ol­vi­da­das esen­cias pro­le­ta­rias, pe­ro con un to­que hips­ter. Ha­mon se pre­sen­ta así como la gran esperanza de los bohe­mios bur­gue­ses –los bo­bos–, jó­ve­nes ur­ba­nos que en el fu­tu­ro de­be­rán com­pe­tir con los ro­bots por sus em­pleos. [Sí, Ha­mon tam­bién pre­pa­ra un im­pues­to es­pe­cial pa­ra los ro­bots]. Y le­ga­li­za­rá la ma­rihua­na y apro­ba­rá la eu­ta­na­sia... Pe­ro Ga­brie­lle Gua­llar, que ja­más ha ido a un mi­tin de su ma­ri­do ni ha pues­to un pie en su dis­tri­to elec­to­ral, es una al­ta eje­cu­ti­va de LVMH –si­glas de Louis Vuit­ton Moët Hen­nessy–, el gi­gan­te fran­cés del lu­jo, un con­glo­me­ra­do de 60 mar­cas no ap­tas pa­ra to­dos los bol­si­llos. ¿Qué te­ne­mos aquí? ¿Una ver­sión fran­ce­sa de La da­ma y el va­ga­bun­do? Más bien es una re­edi­ción de La cos­ti­lla de Adán, aque­lla inol­vi­da­ble pe­lí­cu­la en la que Spen­cer Tracy y Kat­he­ri­ne Hep­burn in­ter­pre­tan a un ma­tri­mo­nio de abo­ga­dos que se en­fren­tan en un jui­cio, ri­va­li­dad pro­fe­sio­nal que ter­mi­na por afec­tar a la con­vi­ven­cia do­més­ti­ca.

AQUE­LLOS MA­RA­VI­LLO­SOS AÑOS. Ha­mon y Gua­llar son pa­re­ja de he­cho con dos hi­jas de 9 y 5 años, y po­co más se sa­be de su re­la­ción. Él es bre­tón, hi­jo de un in­ge­nie­ro na­val y de una se­cre­ta­ria. Su vi­da es­tá li­ga­da a ciu­da­des por­tua­rias con as­ti­lle­ros mi­li­ta­res... Cre­ció en Brest, pe­ro pa­só los me­jo­res mo­men­tos de su in­fan­cia, de los 9 a los 13 años, en Da­kar (Se­ne­gal), adon­de su pa­dre fue des­ti­na­do. Aque­llos años afri­ca­nos le mar­ca­ron. Re­cuer­da con nos­tal­gia que iba co­rrien­do por la pla­ya al co­le­gio de los ma­ris­tas, don­de es­tu­dia­ba, ca­da vez que per­día el au­to­bús. Los ba­ños con sus her­ma­nos en el mar, en los que se de­ja­ban lle­var por la co­rrien­te y es­qui­va­ban me­du­sas subidos a un neu­má­ti­co. Sus pri­me­ros amo­res, dos her­ma­nas ge­me­las, Fra­nçoi­se e In­grid, con las que ju­ga­ba a la pe­tan­ca. El im­pa­cien­te pro­fe­sor de Ma­te­má­ti­cas que aca­ba­ba ti­rán­do­le la ti­za a la ca­be­za. «Me­nos mal que se me da­ba bien el la­tín –bro­mea–. So­lo ten­go re­cuer­dos ex­tra­or­di­na­rios de los her­ma­nos ma­ris­tas. Y de ese co­le­gio; de mis com­pa­ñe­ros ne­gros, ára­bes, li­ba­ne­ses... Me 'va­cu­nó' con­tra

el ra­cis­mo». Re­co­no­ce tam­bién que la re­li­gión «es una ri­que­za» que siem­pre apor­ta­rá al­go po­si­ti­vo a su vi­da. De vuel­ta a Fran­cia, se li­cen­ció en His­to­ria. No fue un es­tu­dian­te ejem­plar, pe­ro las lu­chas es­tu­dian­ti­les for­ja­ron su ideo­lo­gía. A los 19 años se afi­lió al Par­ti­do So­cia­lis­ta. Se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas en los no­ven­ta. Y fue su­bien­do en el es­ca­la­fón has­ta lle­gar a mi­nis­tro.

UNA CA­TA­LA­NA EN EL ELÍ­SEO. Ga­brie­lle Gua­llar, por su par­te, es de ori­gen ca­ta­lán y da­nés. Ha­bla cin­co idio­mas: fran­cés, in­glés, da­nés, es­pa­ñol y ca­ta­lán. Y sus cre­den­cia­les aca­dé­mi­cas no pue­den ser más bri­llan­tes. Se di­plo­mó en el muy se­lec­to Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de Pa­rís (Scien­ces Po) como pri­me­ra de su pro­mo­ción. Lue­go hi­zo un más­ter en el Co­le­gio de Eu­ro­pa de Bru­jas (Bél­gi­ca). Ha tra­ba­ja­do como con­se­je­ra de re­la­cio­nes eu­ro­peas en el Cen­tro Na­cio­nal del Ci­ne y tam­bién en KEA Eu­ro­pean Af­fai­res, una con­sul­to­ra de la in­dus­tria cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca con se­de en Bru­se­las. Una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal con una cla­ra vo­ca­ción eu­ro­peís­ta, vo­ca­ción que su ma­ri­do no pa­re­ce com­par­tir, te­nien­do en cuen­ta sus ideas pro­tec­cio­nis­tas y que vo­tó en con­tra de la Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea en 2005. No es la úni­ca dis­cre­pan­cia en­tre am­bos. Gua­llar de­fen­dió an­te el Se­na­do en 2015, re­pre­sen­tan­do los in­tere­ses de LVMH, la ley que li­be­ra­li­za­ba la aper­tu­ra de las tien­das los do­min­gos y la ex­ten­sión de los ho­ra­rios co­mer­cia­les. Por el con­tra­rio, Ha­mon se opu­so fron­tal­men­te al tex­to, a pe­sar de que lo pre­sen­ta­ba su co­le­ga Emmanuel Ma­cron. LVMH es pro­pie­ta­rio de la ca­de­na de tien­das de cos­mé­ti­cos Sep­ho­ra. Uno de sus lo­ca­les, el em­ble­má­ti­co de los Cam­pos Elí­seos, ha­bía si­do obli­ga­do a ce­rrar sus puer­tas a las nue­ve de la no­che, cuan­do el 20 por cien­to de sus ven­tas la rea­li­zan a par­tir de esa ho­ra. Así que no es di­fí­cil ima­gi­nar a Ha­mon y Gua­llar desa­yu­nan­do en plan Tracy y Hep­burn, ca­da uno con su pe­rió­di­co y sin di­ri­gir­se la pa­la­bra... Es­to no qui­ta pa­ra que Ha­mon sa­que pe­cho ca­da vez que men­cio­na a su se­ño­ra. «Es­toy muy or­gu­llo­so de que mi mu­jer me dé cien vuel­tas en cues­tión de di­plo­mas y que ten­ga un tra­ba­jo muy bueno, pe­ro es­to no lo ha con­se­gui­do gra­cias a mí», pun­tua­li­za Ha­mon. Sin em­bar­go, hay quien du­da de es­ta afir­ma­ción. Gua­llar tra­ba­ja como en­car­ga­da de asun­tos pú­bli­cos en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de LVMH. Ha­blan­do en pla­ta, es una lo­bis­ta. Y su je­fe es Marc-an­toi­ne Ja­met, un his­tó­ri­co del so­cia­lis­mo fran­cés que uti­li­zó la puer­ta gi­ra­to­ria pa­ra en­trar en el im­pe­rio del mag­na­te Ber­nard Ar­nault. Ja­met, ade­más, per­te­ne­ce a unos cuan­tos con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, en­tre ellos el del Cen­tro Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia, que es­tá ba­jo la tu­te­la del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. ¿Adi­vi­na quién era el mi­nis­tro cuan­do Ja­met fi­chó a Gua­llar? En efec­to, era Ha­mon. ¿Ca­sua­li­dad? Por cier­to, que el pa­so de Ha­mon por el mi­nis­te­rio fue fu­gaz. Ape­nas cua­tro me­ses. Di­mi­tió por­que no es­ta­ba de acuer­do con los re­cor­tes. Y le­jos de con­ver­tir­se en un ca­dá­ver po­lí­ti­co, ga­nó pres­ti­gio en­tre las ba­ses del par­ti­do.

Los años que Ha­mon pa­só de ni­ño en Se­ne­gal lo mar­ca­ron. Di­ce que lo 'va­cu­na­ron' con­tra el ra­cis­mo y tam­bién le hi­cie­ron va­lo­rar la re­li­gión

AU­NA VI­DA PRI­VA­DA BLINDAD . Ha­mon y Gua­llar que­rían pre­ser­var su vi­da pri­va­da a to­da cos­ta. A él le gus­ta la pla­ya; a ella, la mon­ta­ña. Así que re­par­ten las va­ca­cio­nes en­tre la cos­ta de Bre­ta­ña y los Pi­ri­neos fran­ce­ses, con una ex­cur­sión obli­ga­da a la cum­bre del mon­te Ca­ni­gó, una mon­ta­ña sa­gra­da pa­ra los ca­ta­la­nes. «Ella to­ca el piano pa­ra mí a me­nu­do, es lo que más me tran­qui­li­za», con­ce­dió Ha­mon en una en­tre­vis­ta. Les en­can­ta el jazz. Y has­ta ahí lo que se sa­be de su ocio. Pa­re us­ted de con­tar. De he­cho, el can­di­da­to re­nun­ció a ir a uno de los pro­gra­mas es­tre­lla de la te­le­vi­sión fran­ce­sa: Une am­bi­tion in­ti­me ('Una am­bi­ción ín­ti­ma'), por el que sí han pasado sus dos gran­des ri­va­les, el con­ser­va­dor Fra­nçois Fi­llon y la 'ul­tra' Ma­ri­ne Le Pen, más que dis­pues­tos a des­ve­lar de­ta­lles per­so­na­les de sus vi­das. «Sol­tar unas la­gri­mi­llas y re­ve­lar una par­te de mi in­ti­mi­dad no di­ce na­da de mi ca­pa­ci­dad pa­ra es­cu­char las preo­cu­pa­cio­nes de mis com­pa­trio­tas», se ex­cu­só Ha­mon. Pe­ro la

Qca­de­na tie­ne otra ver­sión y no du­dó en ha­cer­la pú­bli­ca. No qui­so ir pa­ra man­te­ner a su mu­jer fue­ra de los fo­cos, «pues no encaja con su dis­cur­so po­lí­ti­co». In­dig­na­do, Ha­mon anun­ció que pre­sen­ta­ría a su mu­jer en pú­bli­co si ga­na­ba las pri­ma­rias. Pe­ro aho­ra fal­ta que ella es­té dis­pues­ta. Y no es­tá cla­ro. Por una cues­tión de prin­ci­pios y por­que la in­ti­mi­dad fa­mi­liar lo es to­do pa­ra am­bos... «Que yo sea po­lí­ti­co no sig­ni­fi­ca que ten­ga que im­po­ner una vi­da pú­bli­ca a mi mu­jer y a mis dos hi­jas», di­jo Ha­mon en su mo­men­to. Pe­ro la pre­sión au­men­ta. Y más des­de que se des­ta­pó que Pe­ne­lo­pe Fi­llon, la es­po­sa del can­di­da­to de la de­re­cha, tam­bién en un se­gun­do plano, ha­bía co­bra­do 900.000 eu­ros por un tra­ba­jo como asis­ten­te de su ma­ri­do. Y como Ha­mon re­mo­lo­nea, la pren­sa ga­la ya ha em­pe­za­do a es­car­bar, y no se va a con­for­mar con el perfil de Lin­ke­din de Gua­llar. Como mu­jer del as­pi­ran­te a Cé­sar, van a exa­mi­nar con lu­pa su apa­rien­cia.

LA OTRA ES­PO­SA 'VI­GI­LA­DA' Las es­po­sas de los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia fran­ce­sa han co­bra­do re­le­van­cia des­de que se su­po que Pe­ne­lo­pe Fi­llon, mu­jer del can­di­da­to de la de­re­cha, Fra­nçois Fi­llon, ob­tu­vo 900.000 eu­ros gra­cias a con­tra­tos como asis­ten­te par­la­men­ta­ria de su ma­ri­do. Aun­que el ca­so es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do, no es­tá cla­ro que esos con­tra­tos res­pon­die­sen a tra­ba­jos efec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.