To­dos los se­cre­tos de la se­da, el te­ji­do de es­ta tem­po­ra­da.

¿Por qué al­gu­nas ca­mi­sas de se­da son ca­rí­si­mas y otras no? ¿Có­mo dis­tin­guir las dis­tin­tas ca­li­da­des? ¿Sa­bías que la más ex­qui­si­ta vie­ne de Bra­sil? Te con­ta­mos to­dos los se­cre­tos del te­ji­do de la tem­po­ra­da. Por Lo­la Fernández

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

LA SE­DA SE­RÁ LA GRAN triun­fa­do­ra de la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, en­vol­vien­do sua­ves ves­ti­dos len­ce­ros y blu­sas pi­ja­ma como las de Fen­di, pro­pues­tas de es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co como las de Va­len­tino o bom­bers y shorts de es­ti­lo de­sen­fa­da­do y lle­nos de co­lor como los que pre­sen­ta Marc Ja­cobs. Las bue­nas tem­pe­ra­tu­ras fa­vo­re­cen su pre­sen­cia: se tra­ta del gé­ne­ro más trans­pi­ra­ble y que me­jor man­tie­ne el fres­cor en la piel. Sin em­bar­go, una ma­la elec­ción pue­de con­ver­tir una pren­da de se­da en un res­ba­lón fa­tal, so­bre to­do si re­cu­rri­mos a las ver­sio­nes más ba­ra­tas, que a la lar­ga no com­pen­san. Pa­ra que una pie­za de es­te hi­lo fun­cio­ne to­tal­men­te, la se­da na­tu­ral es inex­cu­sa­ble. Un vestido, una ca­mi­sa o un pa­ñue­lo lu­cen tris­tes y rí­gi­dos si se ela­bo­ran con una mez­cla ba­ra­ta de fi­bras sin­té­ti­cas, y su bri­llo ar­ti­fi­cial no pa­sa la 'prue­ba del al­go­dón' de cual­quie­ra que ha­ya ro­za­do su piel con la se­da de ver­dad. eti­que­ta: en las pie­zas más ba­ra­tas, la se­da es­ta­rá mez­cla­da con fi­bras ar­ti­fi­cia­les. Lue­go, afi­lar los sen­ti­dos. So­lo así de­tec­ta­re­mos la ca­li­dad del hi­lo, sea cual sea el te­ji­do de se­da que nos trai­ga­mos en­tre ma­nos: se­da, ra­so, ter­cio­pe­lo, ga­sa, chan­tung, cres­pón... El nú­me­ro de te­ji­dos pre­cio­sos que se con­fec­cio­nan con hi­lo de se­da es enor­me. Pe­ro en prin­ci­pio lo que cuen­ta es el fi­la­men­to que, en­tre­la­za­do, va dan­do lu­gar al hi­lo. Su me­jor o peor ma­ni­pu­la­ción es lo que le da más o me­nos ca­li­dad a la pren­da. El ma­yor pro­duc­tor de se­da del mun­do es Chi­na (170.000 to­ne­la­das en 2015, se­gún la In­ter­na­tio­nal

Ser­cul­tu­ral Com­mis­sion de Na­cio­nes Uni­das), se­gui­da de la In­dia (28.523), Uz­be­quis­tán (1200), Tai­lan­dia (698) y Bra­sil (600). Y los paí­ses que más com­pran son Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Fran­cia, Reino Uni­do, la In­dia y Ja­pón, don­de la se­da es­tá aso­cia­da a su fol­clo­re tex­til.

LA MÁS EX­QUI­SI­TA ES DE BRA­SIL

Pa­trick Tho­mas, pre­si­den­te de Her­mès, ha re­ve­la­do que sus co­di­cia­dos pa­ñue­los se con­fec­cio­nan con la que con­si­de­ra la me­jor se­da del mun­do: la bra­si­le­ña. Allí, las gran­jas de gu­sano de se­da se asien­tan en Bra­tac, una re­gión al sur, y fue­ron fun­da­das por in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses ha­ce ca­si 80 años. Aquí, los ta­lle­res lle­van a ca­bo la pro­duc­ción de hi­lo de prin­ci­pio a fin, con­tro­lan­do en to­do mo­men­to que no dis­mi­nu­yen la ca­li­dad y la con­sis­ten­cia del pro­ce­so. En Chi­na, por ejem­plo, ca­da pa­so es rea­li­za­do por un in­ter­me­dia­rio que, inevi­ta­ble­men­te, in­tro­du­ce va­ria­ción y erro­res, de ahí que el hi­lo te­ji­do en Bra­tac se ven­da en­tre 10 y 15 dó­la­res más ca­ro que el chino.

EL ORI­GEN DEL HI­LO ÚNI­CO

La com­ple­ji­dad del pro­ce­so de ob­ten­ción de un hi­lo de se­da per­fec­to, o ca­si per­fec­to, es enor­me. En cual­quier mo­men­to, un mí­ni­mo error en uno de los pa­sos pue­de echar a per­der el pro­duc­to fi­nal. La téc­ni­ca ini­cial de pro­duc­ción de se­da no va­ría de­ma­sia­do de un ta­ller a otro: la ma­ri­po­sa (Bombyx mo­ri) po­ne en unos pa­pe­les es­pe­cia­les don­de las lar­vas y des­pués gu­sa­nos son ali­men­ta­dos con ho­jas fres­cas de mo­re­ra. A los 35 días, las oru­gas son diez mil ve­ces más pe­sa­das que cuan­do na­cie­ron y ya son ca­pa­ces de co­men­zar a hi­lar un ca­pu­llo. Dos glán­du­las pro­du­cen una se­cre­ción pro­teí­ni­ca líquida (la se­da) y la fuer­zan a sa­lir cons­tan­te­men­te a tra­vés de unas aber­tu­ras en la ca­be­za. En dos o tres días, el te­je que te te­je de la oru­ga la de­ja en­ce­rra­da den­tro de su pro­pio ca­pu­llo. Una vez se­lec­cio­na­dos los ca­pu­llos más per­fec­tos y pei­na­dos sus fi­la­men­tos más lar­gos, se en­ro­llan en una bo­bi­na en la que se va ob­te­nien­do, pri­me­ro, la fi­bra en bru­to; lue­go, el hi­lo (com­bi­na­ción de va­rios fi­la­men­tos); más tar­de, el hi­lo es­ti­ra­do; y, fi­nal­men­te, el hi­lo úni­co, en el que ocho fi­la­men­tos son en­ro­lla­dos juntos. Una vez ob­te­ni­do el hi­lo úni­co, se ini­cia el pro­ce­so del tren­za­do, del que ob­ten­dre­mos por fin un hi­lo su­fi­cien­te­men­te re­sis­ten­te pa­ra uso tex­til. Son de cua­tro ti­pos se­gún la téc­ni­ca que se use: cres­pón, tor­zal, cre­pé, hi­lo de tra­ma y tor­ci­dos sen­ci­llos, que son los que se uti­li­zan en las te­las trans­pa­ren­tes. Es­te es «el te­ji­do ur­di­do de na­da» del que ha­bla­ba Ales­san­dro

El nú­me­ro de te­ji­dos con­fec­cio­na­dos con se­da es enor­me y es la ma­ni­pu­la­ción del hi­lo lo que ex­pli­ca su ca­li­dad

Ba­ric­co en su best se­ller Se­da, pu­bli­ca­do en 1996. «Era como te­ner en­tre los de­dos la na­da», es­cri­be el ita­liano. A par­tir de aquí, so­lo que­da tra­mar el te­ji­do en una ur­dim­bre sen­ci­lla (pon­ge) o más ar­ma­da (como la del cre­pé).

CÓ­MO SE MI­DE LA CA­LI­DAD

Aun­que el pre­cio sue­le ser un buen in­di­ca­dor, de­be­mos con­fiar tam­bién en nues­tros sen­ti­dos. El fac­tor cla­ve pa­ra de­tec­tar una se­da me­dio­cre se­rá su ri­gi­dez. En las bue­nas se­das, el tac­to se­rá in­creí­ble­men­te sua­ve, pe­ro no vis­co­so ni ru­go­so. La te­la bri­lla­rá, aun­que sin des­lum­brar, y su caí­da se­rá li­ge­rí­si­ma. Al­gu­na im­per­fec­ción no ha de alar­mar­nos: se de­be al ori­gen na­tu­ral del hi­lo (es la se­da sin­té­ti­ca la que no pre­sen­ta nin­gu­na fa­lla; en la na­tu­ral al­gu­na li­ge­ra im­per­fec­ción pue­de ser has­ta un sa­lu­da­ble signo de su ca­li­dad). Con­for­me va­ya dis­mi­nu­yen­do la ca­li­dad de la tra­ma y del hi­lo, po­de­mos ob­ser­var có­mo de­cre­cen la sua­vi­dad, la uni­for­mi­dad y la re­sis­ten­cia del te­ji­do. Por la com­ple­ji­dad en el pro­ce­so y por el mi­li­mé­tri­co con­trol que re­quie­re man­te­ner la ex­ce­len­cia, ob­te­ner un buen te­ji­do de se­da es ca­rí­si­mo. Cha­nel, cu­ya cuen­ta de re­sul­ta­dos se ba­sa en ase­gu­rar la ex­qui­si­tez de sus pren­das, com­pró en oc­tu­bre cua­tro ta­lle­res de con­fec­ción ar­te­sa­nal de se­da en Lyon ca­pa­ces de rea­li­zar to­do el pro­ce­so, des­de la cría al te­ñi­do, con el ob­je­ti­vo de pro­veer­se de ma­te­ria pri­ma de la me­jor ca­li­dad. «Pa­so a pa­so va­mos in­vir­tien­do ca­da vez más en to­dos los pro­ce­sos textiles que nos per­mi­ten lo­grar la má­xi­ma ca­li­dad en nues­tras ma­nu­fac­tu­ras, y la se­da es una de las más im­por­tan­tes –ex­pli­có Bruno Pa­vlovsky, pre­si­den­te de la com­pa­ñía–. Es uno de los pi­la­res de to­do lo que ha­ce­mos en Cha­nel. La sen­sa­ción úni­ca que te pro­du­ce lle­var una de nues­tras cha­que­tas pro­ce­de de la ca­li­dad del te­ji­do, que es má­xi­ma».

El fac­tor cla­ve pa­ra de­tec­tar una se­da me­dio­cre se­rá su ri­gi­dez. Las bue­nas son sua­ves y con una caí­da li­ge­rí­si­ma

Ves­ti­dos chi­nos de se­da

Marc Ja­cobs Bo­bi­nas de hi­lo na­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.