"Me de­di­co a lo que sé ha­cer: a pe­gar­le una pa­ta­da en el cu­lo al cán­cer in­fan­til"

Na­cí en Mé­xi­co (1966), soy mú­si­co, pro­duc­tor de TV, guio­nis­ta y di­rec­tor de ci­ne. El 17 de fe­bre­ro se es­tre­na 'Lo que de ver­dad im­por­ta' ('The hea­ler'), un fil­me cien por cien be­né­fi­co ro­da­do en Ca­na­dá.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él -

Xlse­ma­nal. Con la re­cau­da­ción de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Mak­tub, creó un cen­tro de tras­plan­tes de mé­du­la. Pa­co Aran­go. Es­ta vez, el di­ne­ro irá ín­te­gro a los cam­pa­men­tos de ni­ños muy en­fer­mos que fun­dó Paul New­man y que es­tán por to­do el mun­do. Los mé­di­cos di­cen que son tan im­por­tan­tes como la qui­mio­te­ra­pia. XL. Mak­tub rom­pió ta­qui­lla en mu­chos paí­ses, pe­ro no en Es­pa­ña, pe­se a sus cin­co no­mi­na­cio­nes a los Goya... P.A. Como me di­jo mi por­te­ro: «Me ba­jé tu pe­lí­cu­la y me en­can­ta». ¡Eso pa­sa aquí! Cin­co años des­pués, la pu­sie­ron en to­dos los AVE y tu­vo mu­cho éxi­to. XL. De­be de ser una suer­te te­ner la vi­da re­suel­ta y de­di­car­se a lo que quie­re en ca­da mo­men­to: fue can­tan­te y crea­dor de se­ries de TV, fun­dó Ala­di­na, di­ri­ge ci­ne… P.A. Pro­ven­go de una fa­mi­lia eco­nó­mi­ca­men­te muy sa­lu­da­ble [Vips, Gi­nos, Star­bucks, The Wok, Fri­day's…], pe­ro me he he­cho mi pro­pia vi­da: no he to­ma­do mis de­ci­sio­nes por li­ber­tad eco­nó­mi­ca. He acer­ta­do en mis pro­yec­tos

y ma­ne­jo mi di­ne­ro, no el de la fa­mi­lia. XL. En 2005 fun­dó Ala­di­na, don­de so­lo hay 17 tra­ba­ja­do­res en plan­ti­lla y 56 co­la­bo­ra­do­res. P.A. Es­ta­mos en mu­chos hos­pi­ta­les, pe­ro no po­de­mos ser más por­que nos re­cor­tan el cu­po. Ten­go una lar­ga lis­ta de es­pe­ra de vo­lun­ta­rios. Es in­creí­ble lo que lo­gra­mos ha­cer tan po­cos. En diez años he­mos aten­di­do a más de 13.500 ni­ños. XL. ¿Us­ted a qué se de­di­ca en con­cre­to? P.A. A lo que sé ha­cer: vi­si­tar a los ni­ños en­fer­mos y cam­biar­les el chip pa­ra man­te­ner la mo­ral muy al­ta y pe­gar­le una pa­ta­da en el cu­lo al cán­cer in­fan­til. El cán­cer tie­ne mu­cho res­pe­to a Ala­di­na. He vis­to mu­cha tra­ge­dia, pe­ro tam­bién mu­chos mi­la­gros: creo en Harry Pot­ter y en que de­trás de es­ta vi­da hay al­go más. Los ni­ños me han en­se­ña­do que ca­da día es im­por­tan­te. XL. Ha di­cho: «Yo he vis­to llo­rar a Dios». P.A. Sí. Llora en los peo­res mo­men­tos de los pa­dres con sus hi­jos y cuan­do no pue­de in­ter­ve­nir, pa­ra que se den cuen­ta de que él no qui­so eso. La ex­pli­ca­ción no la ten­go, pe­ro sí ten­go sus lá­gri­mas. XL. ¿Es im­por­tan­te que su pe­lí­cu­la triun­fe? P.A. ¡Muy! Lo ma­lo de un fil­me be­né­fi­co es que la gen­te pien­sa que es un tos­tón o hay tru­co. Es­ta es una pe­lí­cu­la en to­da re­gla, con bue­ní­si­mos ac­to­res y es muy im­por­tan­te que ten­ga éxi­to. XL. Una cu­rio­si­dad: ¿us­ted com­pra tam­bién en Vips el re­ga­lo de úl­ti­ma ho­ra? P.A. ¡Sí! [Ríe]. In­clu­so pi­do pa­ra en­vol­ver­lo un pa­pel que no sea de Vips y que no pa­rez­ca un re­ga­lo he­cho con pri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.