Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXI)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, no só­lo hu­bo com­pa­trio­tas nues­tros en los cam­pos de ex­ter­mi­nio, en la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa o en las tro­pas alia­das que com­ba­tie­ron en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. La diás­po­ra re­pu­bli­ca­na ha­bía si­do enor­me, y tam­bién el fren­te del Es­te, don­de se en­fren­ta­ban la Ale­ma­nia na­zi y la Unión So­vié­ti­ca, oyó blas­fe­mar, re­zar, dis­cu­tir o en­to­nar una co­pla en es­pa­ñol. Co­mo es­cri­bió Pons Pra­des, mu­chos de aque­llos hom­bres y mu­je­res que ha­bían cru­za­do los Pi­ri­neos con el pe­lo en­ma­ra­ña­do, des­ali­ña­dos, ma­lo­lien­tes, con bar­ba de por­dio­se­ros, el uni­for­me sal­pi­ca­do de san­gre y plo­mo y el mi­rar de vi­sio­na­rios, no se sen­tían ven­ci­dos. Por­que hay gen­te que no se rin­de nun­ca, o no se acuer­da de ha­cer­lo. Su ori­gen y des­tino fue di­ver­so: de en­tre los niños en­via­dos a la URSS du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, de los ma­ri­nos re­pu­bli­ca­nos exi­lia­dos, de los jó­ve­nes pi­lo­tos en­via­dos pa­ra for­mar­se en Mos­cú, de los co­mu­nis­tas re­suel­tos a no de­jar las ar­mas, sa­lie­ron nu­me­ro­sos com­ba­tien­tes que se en­fren­ta­ron a la Wehr­macht en­cua­dra­dos en el ejér­ci­to ru­so, co­mo gue­rri­lle­ros tras las lí­neas enemi­gas o co­mo pi­lo­tos de ca­za. Uno de és­tos, José Pas­cual Santamaría, co­no­ci­do por Po­pe­ye, ga­nó la or­den de Le­nin a tí­tu­lo pós­tu­mo com­ba­tien­do so­bre Sta­lin­gra­do. Y cuan­do el pe­rió­di­co Zas­hit­nik Ote­chevs­ta ti­tu­la­ba «De­rro­te­mos al enemi­go co­mo los pi­lo­tos del ca­pi­tán Ale­xan­der Gue­ra­si­mov», po­cos sa­bían que ese he­roi­co ca­pi­tán Gue­ra­si­mov se lla­ma­ba en reali­dad Al­fon­so Mar­tín Gar­cía, y en­tre sus ca­ma­ra­das era co­no­ci­do por El Ma­dri­le­ño. O que una uni­dad de za­pa­do­res mi­na­do­res in­te­gra­da por es­pa­ño­les, ba­jo el man­do del te­nien­te Manuel Al­ber­di, com­ba­tió des­de Mos­cú has­ta Ber­lín, dán­do­se el gus­to de re­bau­ti­zar ca­lles ber­li­ne­sas es­cri­bien­do en­ci­ma, con ti­za, los nom­bres de sus ca­ma­ra­das muer­tos. En cuanto a lu­cha de gue­rri­llas, la re­la­ción de es­pa­ño­les im­pli­ca­dos se­ría in­ter­mi­na­ble, ha­cien­do de nue­vo ver­dad aquel vie­jo y som­brío di­cho: «No hay com­ba­tien­te más pe­li­gro­so que un es­pa­ñol aco­rra­la­do y con un ar­ma en las ma­nos». Cen­te­na­res de irre­duc­ti­bles re­pu­bli­ca­nos exi­lia­dos lu­cha­ron y mu­rie­ron así, en com­ba­te o eje­cu­ta­dos por los na­zis, tras las lí­neas enemi­gas a lo lar­go de to­do el fren­te ru­so, y tam­bién en Che­cos­lo­va­quia, Po­lo­nia, Yu­gos­la­via y otros lu­ga­res de los Bal­ca­nes. El ba­lan­ce ofi­cial lo di­ce to­do: dos hé­roes de la Unión So­vié­ti­ca, dos ór­de­nes de Le­nin, 70 Ban­de­ras y Es­tre­llas Ro­jas (una, a una mu­jer: María Par­di­na, na­ci­da en Cua­tro Ca­mi­nos), otras 650 con­de­co­ra­cio­nes di­ver­sas ga­na­das en Mos­cú, Le­nin­gra­do, Sta­lin­gra­do y Ber­lín, y cen­te­na­res de tum­bas anó­ni­mas. Y en Ru­sia se dio, tam­bién, una de esas amar­gas pa­ra­do­jas pro­pias de nues­tra His­to­ria y nues­tra per­ma­nen­te gue­rra ci­vil; por­que en el fren­te de Le­nin­gra­do vol­vie­ron a en­fren­tar­se es­pa­ño­les con­tra es­pa­ño­les. De una par­te es­ta­ban los en­cua­dra­dos en las gue­rri­llas y el ejér­ci­to so­vié­ti­co, y de la otra, los com­ba­tien­tes de la Di­vi­sión Azul: la uni­dad de vo­lun­ta­rios es­pa­ño­les que Fran­co ha­bía enviado a Ru­sia co­mo par­te de sus com­pro­mi­sos con la Ale­ma­nia de Hitler. En ella, con­vie­ne se­ña­lar­lo, ha­bía de to­do: un nú­cleo du­ro fa­lan­gis­ta y mi­li­ta­res de ca­rre­ra, pe­ro tam­bién vo­lun­ta­rios de di­ver­sa pro­ce­den­cia, des­de jó­ve­nes con ga­nas de aven­tu­ra a gen­te des­em­plea­da y ham­brien­ta, an­sio­sa de co­mer ca­lien­te, o sos­pe­cho­sos al ré­gi­men que así po­dían po­ner­se a sal­vo o ali­viar la suer­te de al­gún fa­mi­liar pre­so o com­pro­me­ti­do. Y el ca­so es que, aun­que la cau­sa que de­fen­dían era in­fa­me, tam­bién ellos pe­lea­ron en Ru­sia con una du­re­za y un va­lor ex­tre­mos, en un in­fierno de frío, nie­ve y hie­lo, en el fren­te del Vol­jov, en la ha­za­ña ca­si sui­ci­da del la­go Il­men (los 228 es­pa­ño­les de la Compañía de Es­quia­do­res com­ba­tie­ron a 50º ba­jo ce­ro, y al ter­mi­nar só­lo que­da­ban 12 hom­bres en pie), en el fren­te de Le­nin­gra­do o en Krasny Bor, don­de to­do el fren­te ale­mán se hun­dió me­nos el sec­tor don­de, du­ran­te el día más lar­go de sus vi­das y muer­tes, 5.000 es­pa­ño­les pe­lea­ron co­mo fie­ras, a la de­ses­pe­ra­da, aguan­tan­do el ata­que ma­si­vo de 44.000 sol­da­dos so­vié­ti­cos y 100 ca­rros de com­ba­te, con

Mu­chos de aque­llos exi­lia­dos no se sen­tían ven­ci­dos. Por­que hay gen­te que no se rin­de nun­ca, o no se acuer­da de ha­cer­lo

el re­sul­ta­do de una compañía ani­qui­la­da, va­rias diez­ma­das, y otras pi­dien­do fue­go ar­ti­lle­ro pro­pio so­bre sus po­si­cio­nes, por es­tar inun­da­dos de ru­sos con los que pe­lea­ban cuer­po a cuer­po. Ob­te­nien­do, en fin, del pro­pio Hitler es­te co­men­ta­rio: «Ex­tra­or­di­na­ria­men­te du­ros pa­ra las pri­va­cio­nes y fe­roz­men­te in­dis­ci­pli­na­dos». Y con­fir­man­do así unos y otros, ro­jos y azu­les, otra vez en nues­tra tris­te his­to­ria, aquel vie­jo di­cho me­die­val que pa­re­ce nues­tra eter­na mal­di­ción na­cio­nal: «Qué buen va­sa­llo que fue­ra, si tu­vie­se buen se­ñor».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.