Ani­ma­les de compañía

El des­tino de nues­tros aho­rros

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

si en­tre mis lec­to­res se cuen­ta al­gún mo­des­to ahorrador, ha­brá ob­ser­va­do que des­de ha­ce al­gún tiem­po los ban­cos ya no le pa­gan in­tere­ses; o, en to­do ca­so, le pa­gan unos in­tere­ses bi­rrio­sos, que ni si­quie­ra mi­ti­gan los efec­tos de la in­fla­ción. Si es­te mo­des­to ahorrador se queja en el ban­co don­de guar­da sus aho­rros, le res­pon­de­rán –tra­tan­do de ex­ci­tar su co­di­cia– que, si desea ob­te­ner ma­yor ren­di­mien­to, deberá me­ter sus aho­rros en un ‘fon­do de in­ver­sión’. Pues la con­sig­na de la ca­na­lla fi­nan­cie­ra es obli­gar a los aho­rra­do­res a par­ti­ci­par de es­tos en­jua­gues, so pe­na de que sus aho­rros se de­va­lúen. Con­vie­ne, sin em­bar­go, que se­pa­mos cuál es el des­tino de nues­tros aho­rros, an­tes de de­jar­nos ex­ci­tar por la co­di­cia. En otras épo­cas, los ban­cos re­ci­bían el di­ne­ro de sus de­po­si­tan­tes y lo em­plea­ban pa­ra ha­cer prés­ta­mos a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res, a cam­bio de un interés que ser­vía pa­ra que el di­ne­ro de sus de­po­si­tan­tes no se de­va­lua­se, así co­mo pa­ra que el ban­co ob­tu­vie­se unos le­gí­ti­mos be­ne­fi­cios. Ta­les prés­ta­mos, ade­más, eran con­ce­di­dos a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res pró­xi­mos, pues los ban­cos te­nían un ra­dio de ac­ción res­trin­gi­do; de tal mo­do que el di­ne­ro de los de­po­si­tan­tes ser­vía pa­ra di­na­mi­zar las eco­no­mías lo­ca­les; y si el ban­co te­nía una fun­ción so­cial, co­mo ocu­rría con las ca­jas de aho­rro, po­día in­clu­so so­co­rrer a fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das, o fi­nan­ciar ins­ti­tu­cio­nes be­né­fi­cas. Es­te fun­cio­na­mien­to sano de los ban­cos se vio muy per­ju­di­ca­do cuan­do se im­pu­so la ban­ca de re­ser­va frac­cio­na­ria, que per­mi­tió la mul­ti­pli­ca­ción del di­ne­ro cir­cu­lan­te y su con­ver­sión en una ‘nie­bla de las fi­nan­zas’ erra­bun­da. Y es­ta ‘nie­bla de las fi­nan­zas’ aus­pi­ció el sur­gi­mien­to de ‘pro­duc­tos fi­nan­cie­ros’ que, por su­pues­to, ya no sir­ven pa­ra di­na­mi­zar las eco­no­mías lo­ca­les, sino más bien pa­ra des­truir­las. Es­te­ban Her­nán­dez lo ex­pli­ca muy elo­cuen­te­men­te en su ex­ce­len­te en­sa­yo Los lí­mi­tes del de­seo, que ya he­mos re­co­men­da­do. Nues­tros aho­rros, con­du­ci­dos por los ban­cos ha­cia los lla­ma­dos ‘fon­dos de in­ver­sión’, son em­plea­dos pa­ra ad­qui­rir ac­cio­nes de mu­chas em­pre­sas, de ma­ne­ra que lue­go pue­dan des­pla­zar­se fá­cil­men­te de unas a otras, co­mo quien cam­bia de nú­me­ro ju­gan­do a la ru­le­ta. ¿Y có­mo se con­si­gue que las em­pre­sas re­sul­ten atrac­ti­vas a los ‘fon­dos de in­ver­sión’? Pues ge­ne­ran­do una ren­ta­bi­li­dad má­xi­ma a cor­to pla­zo, aun­que tal ren­ta­bi­li­dad ha­ga in­via­ble la sub­sis­ten­cia de la em­pre­sa a me­dio y lar­go pla­zo. Hay que lo­grar que las ac­cio­nes de esa em­pre­sa se dis­pa­ren; y, pa­ra lo­grar­lo, es­tos ‘fon­dos de in­ver­sión’ pre­sio­nan pa­ra que la em­pre­sa des­pi­da tra­ba­ja­do­res, ad­quie­ra ma­te­rias pri­mas más ba­ra­tas, se ‘des­lo­ca­li­ce’ y se ha­ga más ‘ver­sá­til’, re­du­cien­do sus cos­tes de pro­duc­ción. De es­te mo­do, las ac­cio­nes de la em­pre­sa par­ti­ci­pa­da por los ‘fon­dos de in­ver­sión’ en­gor­dan ar­ti­fi­cial­men­te y nues­tros aho­rros se acre­cien­tan. Pe­ro, tras pe­gar el pe­lo­ta­zo bur­sá­til, mu­chas de es­tas em­pre­sas se des­ha­cen co­mo un su­flé. Pa­ra en­ton­ces, sin em­bar­go, el ‘fon­do de in­ver­sión’ ya ha­brá emi­gra­do y se ha­brá lan­za­do so­bre otra em­pre­sa, a la que de in­me­dia­to ha­rá tam­bién ‘ren­ta­ble’; y, una vez que la ha­ya or­de­ña­do has­ta de­jar­la ex­haus­ta, se lan­za­rá so­bre otra, eli­gien­do pre­fe­ren­te­men­te em­pre­sas en si­tua­ción más dé­bil, a las que ‘sa­nea­rá’ im­po­nien­do re­es­truc­tu­ra­cio­nes de per­so­nal, ven­ta de ac­ti­vos y otros bir­li­bir­lo­ques in­fa­mes. Así nues­tros aho­rros se acre­cien­tan, a la vez que en­ri­que­cen a es­pe­cu­la­do­res y arra­san la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Por­que nues­tros aho­rros, que an­ta­ño se em­plea­ban en po­ten­ciar la eco­no­mía lo­cal, hoy se po­nen al ser­vi­cio de flu­jos de ca­pi­tal que se mue­ven más rá­pi­do que nu­be de lan­gos­tas o ban­da­da de vam­pi­ros, en bus­ca de lu­ga­res don­de po­der ra­pi­ñar un be­ne­fi­cio in­me­dia­to. Nues­tros aho­rros hoy sir­ven pa­ra que los fon­dos de in­ver­sión com­pren em­pre­sas y las obli­guen a des­pe­dir tra­ba­ja­do­res o trasladarse a un pa­raí­so fis­cal. Nues­tros aho­rros hoy sir­ven pa­ra com­prar deu­da de un país en aprie­tos y obli­gar­lo a prio­ri­zar la de­vo­lu­ción del prés­ta­mo (con unos in­tere­ses usu­ra­rios) so­bre su gas­to en sa­ni­dad. Quie­nes ex­ci­tan nues­tra co­di­cia, pro­po­nién­do­nos que in­vir­ta­mos

Nues­tros aho­rros hoy sir­ven pa­ra que los fon­dos de in­ver­sión com­pren em­pre­sas y las obli­guen a des­pe­dir tra­ba­ja­do­res o ir­se a un pa­raí­so fis­cal

Qen ‘pro­duc­tos fi­nan­cie­ros’, nos ocul­tan el des­tino de nues­tros aho­rros; pe­ro con­vie­ne sa­ber­lo, pa­ra que nues­tra de­ci­sión sea ver­da­de­ra­men­te mo­ral. Por su­pues­to, a ve­ces pue­de ocu­rrir que es­tos pe­li­gro­sos en­jua­gues fi­nan­cie­ros fra­ca­sen; y en­ton­ces nues­tros aho­rros se es­fu­man. Pe­ro, an­tes de es­fu­mar­se, han con­tri­bui­do a des­truir pues­tos de tra­ba­jo en una em­pre­sa de Se­bas­to­pol, o a que los hos­pi­ta­les de un pe­que­ño país ig­no­to en los arra­ba­les del atlas se que­den sin par­ti­da pre­su­pues­ta­ria. En el pe­ca­do lle­va­mos la pe­ni­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.