Are­nas mo­ve­di­zas

Bi­lin­güis­mo pa­ra qué

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

iber­tad pa­ra qué. Es de las me­jo­res co­sas que he leí­do de es­ta pan­di­lla. Iz­quier­da Uni­da de ho­ga­ño nos tie­ne acos­tum­bra­dos a re­tor­cer for­ma có­mi­ca la reali­dad pa­ra ajus­tar­la a su ideo­lo­gía de­ci­mo­nó­ni­ca y reac­cio­na­ria, pe­ro has­ta la fe­cha muy po­cos exa­brup­tos in­te­lec­tua­les han al­can­za­do el ni­vel de ton­tu­na de las con­si­de­ra­cio­nes acer­ca de la en­se­ñan­za del in­glés en los di­fe­ren­tes pla­nes de edu­ca­ción que co­exis­ten en Es­pa­ña. To­dos los tó­pi­cos de los que son ca­pa­ces ex­pues­tos de una so­la ta­ca­da. Me­dian­te di­ver­sos tuits pre­ña­dos de in­fan­ti­lis­mo in­te­lec­tual, la di­rec­ción sec­to­rial de Iz­quier­da Uni­da sos­tie­ne que el bi­lin­güis­mo es­co­lar y la en­se­ñan­za del in­glés se orien­tan a «un mo­de­lo de país ba­sa­do en pre­ca­ria­do orien­ta­do pa­ra aten­der al tu­ris­mo y emi­grar». «Bi­lin­gües pa­ra qué», se pre­gun­ta el es­tu­dio que, sor­pren­den­te­men­te, sus­ten­tan en la for­ma­ción po­lí­ti­ca co­mu­nis­ta. Apren­der in­glés no ga­ran­ti­za na­da, sos­tie­nen en IU. Y es ver­dad. To­dos he­mos co­no­ci­do ton­tos en va­rios idio­mas y, mu­chas ve­ces, en mul­ti­co­lor, pe­ro la co­sa va más allá. Ase­gu­ran des­de ese fron­tis­pi­cio de la van­guar­dia y la mo­der­ni­dad que es lo que que­da de Iz­quier­da Uni­da que el in­glés es una for­ma de dis­cri­mi­na­ción que la oli­gar­quía y la de­re­cha neo­li­be­ral uti­li­zan a des­ta­jo, y lo jus­ti­fi­can ase­gu­ran­do que los adi­ne­ra­dos siempre ten­drán más po­si­bi­li­da­des de en­viar a sus hi­jos a apren­der me­jor in­glés fue­ra de la es­cue­la. La so­lu­ción a que los per­ver­sos pa­dres de la bur­gue­sía en­ri­que­ci­da no en­víen a sus hi­jos a apren­der in­glés a un cam­pa­men­to de ve­rano en In­gla­te­rra es, por lo vis­to, que no lo apren­da nin­guno; así na­die po­drá te­ner ven­ta­ja en fun­ción de su ins­truc­ción fue­ra de lo obli­ga­to­rio. To­dos sin sa­ber in­glés. El sue­ño igua­li­ta­rio. Por de­más, es ob­vio que pa­ra es­ta for­ma­ción po­lí­ti­ca tan primitiva co­mo có­mi­ca el in­glés es una for­ma co­lo­nial de ex­pre­sión. Así lo de­fi­nen cuan­do afir­man que el sis­te­ma in­sis­te en di­vul­gar y trans­mi­tir la en­se­ñan­za de idio­mas del norte que, me­dian­te su en­se­ñan­za, ge­ne­ra se­gre­ga­cio­nes. Ig­no­ro si con ello su­gie­ren que apren­da­mos el ára­be que ma­ne­jan los ma­rro­quíes o que deseche­mos tam­bién el fran­cés que se ha­bla más al norte de nues­tras fron­te­ras y que co­mo ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción en co­lo­nias tie­ne un his­to­rial de aú­pa. In­sis­ten, por más que les sor­pren­da, en su­ge­rir la en­se­ñan­za del wo­lof o del ru­mano, idio­mas que ma­ne­jan emi­gran­tes lle­ga­dos del Áfri­ca me­ri­dio­nal o de Ru­ma­nía. Sé que es de­ma­sia­do bo­ni­to pa­ra ser ver­dad, pe­ro a Twit­ter me re­mi­to y a las di­ver­sas ex­pli­ca­cio­nes que han in­ten­ta­do ma­ti­zar la bar­ba­ri­dad ex­pues­ta y que se han su­ce­di­do des­de la pu­bli­ca­ción de los pri­me­ros men­sa­jes. Iz­quier­da Uni­da, la for­ma­ción que li­de­ra su­pues­ta­men­te Al­ber­to Gar­zón, se ha trans­for­ma­do en es­to, en la ca­ri­ca­tu­ra de un abo­rre­ga­do sa­co de cha­la­dos en la que se pre­ten­de destacar me­dian­te el sen­ci­llo mé­to­do de de­cir la es­tu­pi­dez más gran­de de for­ma su­pues­ta­men­te gra­ve y afec­ta­da. La en­se­ñan­za de un se­gun­do idio­ma es un ele­men­to in­dis­cu­ti­ble de to­do pro­gra­ma de for­ma­ción in­te­gral del in­di­vi­duo ca­ra a desen­vol­ver­se en un mun­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te glo­ba­li­za­do y en el que las ofer­tas la­bo­ra­les exi­gen el de­sen­vol­vi­mien­to en di­ver­sas len­guas, esen­cial­men­te in­glés, es­pa­ñol, fran­cés, etc. El chino, ob­je­to de es­tu­dio de mu­chos jó­ve­nes, ha­bla­do por mi­llo­nes de na­ti­vos, es un mu­ro de­ma­sia­do al­to al que ja­más se lle­ga de for­ma so­bra­da, pe­ro sí a la len­gua in­gle­sa, ha­bla­da con na­tu­ra­li­dad y gran desen­vol­tu­ra por la ju­ven­tud de to­da Eu­ro­pa. Que a es­tas al­tu­ras es­tos ce­nu­trios con­tri­tos de Iz­quier­da Uni­da cues­tio­nen la efi­ca­cia del es­tu­dio del in­glés en pla­nes bi­lin­gües re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te es­tu­pe­fa­cien­te, a no ser que quie­ran abrir el debate per­ti­nen­te de si la en­se­ñan­za bi­lin­güe res­ta efi­ca­cia en la pro­fun­di­za­ción de al­gu­nas ma­te­rias; es de­cir, si por es­tu­diar quí­mi­ca en in­glés se de­ja de es­tu­diar quí­mi­ca a fon­do, o ma­te­má­ti­cas a fon­do, que ese es un debate in­tere­san­te, pe­ro me da que la re­fle­xión no si­gue ese ca­mino. La re­fle­xión, si se le pue­de lla­mar así, y des­pués de las mu­chas ex­pli­ca­cio­nes con las que se han pre­ten­di­do jus­ti­fi­car, si­gue sien­do ideo­ló­gi­ca, no téc­ni­ca: el in­glés es el idio­ma en el que se ha­cen los ne­go­cios, la len­gua de los neo­li­be­ra­les, el ins­tru­men­to me­dian­te el cual vo­lar,

Re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te es­tu­pe­fa­cien­te que a es­tas al­tu­ras es­tos ce­nu­trios con­tri­tos cues­tio­nen la efi­ca­cia del es­tu­dio del in­glés

Qe­mi­grar, tra­ba­jar y ne­go­ciar con el mun­do li­bre y prós­pe­ro, y eso siempre se­rá un va­de re­tro, sa­ta­nás pa­ra una for­ma­ción po­lí­ti­ca que nos quie­re a to­dos uni­for­ma­dos, alie­na­dos y so­juz­ga­dos. El sue­ño de to­do co­mu­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.