La ofi­ci­na es­tá en tu in­te­rior...

Re­du­ce el es­trés, mejora la aten­ción, ayu­da a ges­tio­nar las emo­cio­nes y, ade­más, au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad. El 'mind­ful­ness', una prác­ti­ca de raí­ces bu­dis­tas, se ex­tien­de en Es­pa­ña por em­pre­sas y co­le­gios. Nos abren sus puer­tas... y sus men­tes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR PRIS­CI­LA GUILAYN / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS LU­JÁN

Apar­tir de en­ton­ces, mu­chas co­sas cam­bia­ron en mi vi­da".

EM­MA­NUEL MIELVAQUE, EJE­CU­TI­VO

con fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y aman­te del de­por­te, co­men­zó a su­frir un día arrit­mias sin pa­de­cer pa­to­lo­gía car­día­ca al­gu­na. Los tras­tor­nos asal­ta­ban su co­ra­zón in­clu­so por las no­ches y du­ra­ban, a ve­ces, tres días se­gui­dos. Pa­só ocho me­ses así. Has­ta que oyó ha­blar de al­go lla­ma­do mind­ful­ness ('aten­ción ple­na', en es­pa­ñol). «Fui a un cur­so, muy es­cép­ti­co. Con mi agen­da, ade­más, me pa­re­cía im­pen­sa­ble con­se­guir tiem­po». Pe­ro lo hi­zo y aho­ra des­cri­be así los re­sul­ta­dos. «Me en­gan­chó. Ca­da se­ma­na se re­du­cían mis arrit­mias, me sen­tía me­nos ner­vio­so, más con­cen­tra­do…». El ejem­plo de es­te pa­ri­sino, que lle­va dos dé­ca­das en Es­pa­ña di­ri­gien­do em­pre­sas de con­sul­to­ría, ilus­tra a la per­fec­ción una de las apli­ca­cio­nes al al­za de es­ta prác­ti­ca de raí­ces bu­dis­tas: la re­duc­ción del es­trés. Los adep­tos al mind­ful­ness, di­ce un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, re­du­cen sus ta­sas de cor­ti­sol, una hor­mo­na li­be­ra­da co­mo res­pues­ta al es­trés con la que Mielvaque con­vi­vió du­ran­te años. «Pe­ro, ¡ojo!, es­to no es ma­gia –sub­ra­ya Ra­fael G. de Silva, el hom­bre que in­tro­du­jo al eje­cu­ti­vo ga­lo en el mind­ful­ness ha­ce cua­tro años–. Es un pro­ce­so de en­tre­na­mien­to. Y si lo prac­ti­cas, el cam­bio lle­ga sí o sí. Se lla­ma 'neu­ro­plas­ti­ci­dad': la ex­pe­rien­cia mo­di­fi­ca nues­tro ce­re­bro». Ha­bla­mos de un ór­gano que pro­ce­sa a diario unos 60.000 pen­sa­mien­tos, de los que se re­pi­te el 94 por cien­to, y el 80 por cien­to son ne­ga­ti­vos. Ade­más, el 47 por cien­to del tiem­po nues­tra

Le­jos de con­no­ta­cio­nes eso­té­ri­cas o es­pi­ri­tua­les, su len­gua­je cer­cano, oc­ci­den­tal, es lo que ha fa­ci­li­ta­do su ex­ten­sión

men­te va­ga dis­per­sa. Pues bien, el mind­ful­ness es una po­si­bi­li­dad pa­ra trans­for­mar to­do eso, que pro­po­ne dar­nos cuen­ta de nues­tros pen­sa­mien­tos y re­co­nec­tar con lo que es­ta­mos ha­cien­do. De Silva, al que mu­chos lla­man 'el gu­rú del mind­ful­ness en Es­pa­ña', apro­ve­cha pa­ra es­cla­re­cer cier­ta con­fu­sión al res­pec­to. «Ni soy gu­rú ni un ilu­mi­na­do –des­mien­te–. De he­cho, las fi­gu­ras del maes­tro y dis­cí­pu­lo, muy de la tra­di­ción orien­tal, no ca­ben en es­te con­tex­to». En efec­to es el len­gua­je cer­cano, oc­ci­den­tal y con ba­ses cien­tí­fi­cas, le­jos de con­no­ta­cio­nes eso­té­ri­cas o es­pi­ri­tua­les, lo que ha fa­ci­li­ta­do su ex­ten­sión por el cin­co por cien­to de las em­pre­sas es­pa­ño­las y va­rios co­le­gios.

'MIND­FUL­NESS' EN LAS AU­LAS. El ca­so de Mielvaque aú­na es­ta do­ble ver­tien­te em­pre­sa­rial y es­co­lar. Tras su ex­pe­rien­cia con De Silva, es­te for­mó tam­bién a 60 de sus 180 em­plea­dos y, pa­ra ce­rrar el círcu­lo, el co­le­gio don­de es­tu­dian sus hi­jos de cin­co y sie­te años in­cor­po­ró el mind­ful­ness a la ru­ti­na en el au­la. «Aho­ra, en ca­sa, me­di­ta­mos los tres jun­tos», re­ve­la el eje­cu­ti­vo pa­ri­sino. De he­cho, mu­chos cen­tros se es­tán su­man­do a la co­rrien­te pa­ra desa­rro­llar la aten­ción de los niños y en­se­ñar­les a ges­tio­nar emo­cio­nes co­mo ama­bi­li­dad, em­pa­tía, gra­ti­tud y au­to­con­trol y, con ello, pre­ve­nir de pa­so el bullying. To­do par­te de la aten­ción. «Los pro­fe­so­res pien­san que un chi­co es hi­per­ac­ti­vo, que no es­tá nun­ca quie­to, que mo­les­ta... –ex­pli­ca el psi­có­lo­go Car­los Gar­cía, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, que in­ves­ti­ga so­bre la apli­ca­ción de la aten­ción ple­na en el con­tex­to edu­ca­ti­vo–. En ese ám­bi­to, el mind­ful­ness ayu­da a los niños a pa­rar y a es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra apren­der». Un au­la tran­qui­la, ya se sa­be, es el sue­ño de to­do pro­fe­sor. Por eso, mu­chos do­cen­tes, en­tu­sias­ma­dos por lo que leen y es­cu­chan so­bre mind­ful­ness, pre­ten­den apli­car­lo si­guien­do guías, sin ha­ber rea­li­za­do la ade­cua­da for­ma­ción. Un error, en opi­nión de Vic­to­ria Mar­tín-mo­reno, es­pe­cia­li­za­da en mind­ful­ness pa­ra la edu­ca­ción e ins­truc­to­ra en dis­tin­tos co­le­gios. «Es fun­da­men­tal que el pro­fe­sor es­té for­ma­do y que lo prac­ti­que re­gu­lar­men­te –ad­vier­te–. Pe­dir a los niños que es­tén en si­len­cio, aten­tos a su res­pi­ra­ción, es muy di­fe­ren­te a la mul­ti­ta­rea y so­bre­es­ti­mu­la­ción a las que es­tán so­me­ti­dos ca­si de con­ti­nuo. Y si no se ha­ce bien, pue­de cau­sar re­sis­ten­cia por par­te de los alum­nos».

«A ve­ces –pro­si­gue Mar­tín-mo­reno– se pien­sa que mind­ful­ness con­sis­te en ha­cer unas res­pi­ra­cio­nes pa­ra que los niños es­tén más tran­qui­los. Pe­ro la re­la­ja­ción es una con­se­cuen­cia que pue­de dar­se o no. El fin es es­tar aten­to cons­cien­te­men­te, dar­te cuen­ta de lo que pa­sa en es­te mo­men­to de una ma­ne­ra abier­ta». ME­NOS ES­TRÉS, MÁS PRO­DUC­TI­VI­DAD. En el ám­bi­to em­pre­sa­rial, las com­pa­ñías con pro­gra­mas de mind­ful­ness –re­ve­la un es­tu­dio de Adec­co Trai­ning– re­du­cen en un 78 por cien­to las ba­jas por an­sie­dad, es­trés o de­pre­sión mien­tras au­men­tan su pro­duc­ti­vi­dad en un 20 por cien­to. En su ru­ti­na ace­le­ra­da, al­gu­nos em­plea­dos de la mul­ti­na­cio­nal 3M disponen de un oa­sis en su se­de de Ma­drid. En una sa­la con al­fom­bras y za­fus [co­jín ja­po­nés pa­ra me­di­tar] cie­rran los ojos y en­fo­can su aten­ción en el cuer­po, en la res­pi­ra­ción... Sue­na un smartp­ho­ne y na­die se in­mu­ta. To­dos si­guen con su me­di­ta­ción mind­ful­ness. Por­que me­di­tar no es po­ner la men­te en blan­co ni ima­gi­nar­te en una pla­ya de­sier­ta: es­tás don­de es­tás, con to­do lo que con­lle­va. Es «un mo­do de co­nec­tar­nos con nues­tra vi­da, cul­ti­van­do la aten­ción y es­tan­do aten­tos a pro­pó­si­to en ca­da mo­men­to, sin crear jui­cios, co­mo si nues­tra vi­da de­pen­die­ra de eso». Así lo de­fi­ne Jon Ka­bat-zinn, el doctor en bio­lo­gía mo­le­cu­lar que, allá por 1979, ca­ta­pul­tó es­ta prác­ti­ca en Oc­ci­den­te. «Si pien­sas en el pa­sa­do y el fu­tu­ro, te pier­des la ex­pe­rien­cia real: el pre­sen­te –aña­de Teo­do­ro Lu­na, fun­da­dor de Suk­ha, que im­par­te cur­sos en co­le­gios y em­pre­sas–. Aho­ra bien, no es una he­rra­mien­ta. Si lo fue­ra, lo usa­rías cuan­do lo ne­ce­si­tas, pe­ro mind­ful­ness es al­go que se in­te­gra en ti». Así lo sien­te Blan­ca de la Fuen­te, eje­cu­ti­va de 3M que reali­zó un cur­so ha­ce año y me­dio. «Al­go ha cam­bia­do en mí. No es que ha­ga las co­sas di­fe­ren­te. Es que, de for­ma na­tu­ral, me apro­xi­mo a ellas de ma­ne­ra dis­tin­ta», cuen­ta. «Fa­mi­lia, tra­ba­jo, mu­cho que ha­cer… Sen­tía que no lle­ga­ba a to­do –re­me­mo­ra–. Iba su­man­do ner­vio­sis­mo al ca­bo del día y aca­ba­ba des­con­tro­la­da. Y es­tan­do así co­me­tes erro­res. Y te tor­tu­ran. Y las co­sas van de mal en peor». Y no fue la única que vi­vió el cam­bio, tam­bién quie­nes la ro­dean. «Mi ma­ri­do lo no­tó mu­cho –di­ce–. ¡Y mis com­pa­ñe­ros me pre­gun­ta­ron si es­ta­ba en tra­ta­mien­to con pas­ti­llas!».

CEMEDI On­ce de los 85 tra­ba­ja­do­res de Cemedi, py­me de­di­ca­da al diag­nós­ti­co mé­di­co por imagen, rea­li­za­ron en 2016 un pro­gra­ma de mind­ful­ness du­ran­te ocho se­ma­nas. «He no­ta­do los efec­tos –ase­gu­ra María José Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de per­so­nal–. Me ha ayu­da­do a cen­trar­me y a te­ner cla­ras mis prio­ri­da­des. Aho­ra, nues­tras reunio­nes son más ági­les, más cla­ras, más cen­tra­das...».

Los em­plea­dos que así lo desean se reúnen to­dos los días, ma­ña­nas y tar­des, pa­ra me­di­tar des­de 2012 en la se­de de es­ta compañía ener­gé­ti­ca. Re­cien­te­men­te, sin em­bar­go, la em­pre­sa apos­tó por el mind­ful­ness con un cur­so de cua­tro se­ma­nas pa­ra 15 em­plea­dos. Vir­gi­nia Muñoz, del de­par­ta­men­to eco­nó­mi­coad­mi­nis­tra­ti­vo, es una de las que se apun­tó: «Soy muy ner­vio­sa. En mi ru­ti­na de mul­ti­ta­reas apren­dí a prio­ri­zar, a cal­mar­me y a ver que ten­go que ha­cer una co­sa de ca­da vez. Tam­bién ha­go mind­ful­ness en la du­cha o cuan­do es­toy co­mien­do. Es de­cir, me en­fo­co en lo que es­toy ha­cien­do pa­ra dis­fru­tar­lo más». REP­SOL

CO­LE­GIO FER­NAN­DO EL CA­TÓ­LI­CO En es­te cen­tro es­co­lar de Ma­drid, 20 pro­fe­so­res re­ci­bie­ron for­ma­ción en mind­ful­ness.

Des­de en­ton­ces, ase­gu­ra la di­rec­to­ra, María del Car­men Gu­tié­rrez, cuan­do los alum­nos me­di­tan al vol­ver del pa­tio, se re­to­man más rá­pi­do las cla­ses. «An­tes per­día­mos mu­cho tiem­po ges­tio­nan­do con­flic­tos que se da­ban en el re­creo en­tre los niños». Lorenzo, de 11 años, di­ce que lo ayu­da en di­fe­ren­tes mo­men­tos: «Cuan­do es­toy an­gus­tia­do, sien­to que no soy yo. Me pa­sa a me­nu­do. Soy muy im­pa­cien­te. Y con la me­di­ta­ción sien­to que vuel­vo a ser yo. La ha­go siempre an­tes de dor­mir». Gui­ller­mo, de 7, lo em­plea pa­ra eva­dir pen­sa­mien­tos des­agra­da­bles: «En la ta­ble­ta ten­go un jue­go de zom­bis y, por la no­che, los veo al ce­rrar los ojos. Con las res­pi­ra­cio­nes se me van de la ca­be­za».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.