LOS ENIG­MAS SE­CRE­TOS DE ES­CHER

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Arte - POR FÁ­TI­MA URIBARRI

El 1 de enero de 1969 Mick Jag­ger es­cri­bió a M. C. Es­cher una car­ta. La en­ca­be­za­ba un ca­ri­ño­so 'que­ri­do Mau­rits', se con­fe­sa­ba fan del ar­tis­ta y le pe­día una imagen pa­ra ilus­trar su pró­xi­mo dis­co. ES­CHER RES­PON­DIÓ CON con­tun­den­cia: no te­nía tiem­po pa­ra ese ti­po de asun­tos. Y, «por cier­to, dí­ga­le al se­ñor Jag­ger (con­tes­ta­ba al pu­bli­cis­ta de los Ro­lling Sto­nes) que pa­ra él yo no soy Mau­rits». «Esa res­pues­ta no sig­ni­fi­ca que Es­cher fue­ra un hom­bre des­agra­da­ble», ex­pli­ca Fe­de­ri­co Giu­di­cean­drea, co­lec­cio­nis­ta y co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción Es­cher que se mues­tra es­tos días en el pa­la­cio de Ga­vi­ria en Ma­drid. M. C. Es­cher, uno de los ar­tis­tas más ori­gi­na­les e in­cla­si­fi­ca­bles del si­glo XX, no era an­ti­pá­ti­co: era un es­pí­ri­tu li­bre. Di­jo que no a los Ro­lling Sto­nes y tam­bién a Stan­ley Ku­brick, que qui­so con­tar con él pa­ra el di­se­ño de es­ce­nas de 2001: una odi­sea del es­pa­cio. Es­ta­ba de­ma­sia­do ocu­pa­do con sus crea­cio­nes pa­ra acep­tar nuevas co­la­bo­ra­cio­nes. Era un ti­po se­rio, con­cien­zu­do, apa­sio­na­do de las ma­te­má­ti­cas, de la geo­me­tría, la as­tro­no­mía... Y tam­bién era un ad­mi­ra­dor de Ita­lia, de Du­re­ro, Dos­toievs­ki o Al­bert Ca­mus. El su­yo es un ca­so cu­rio­so: en­can­di­ló a ma­te­má­ti­cos y ar­tis­tas, «pe­ro nin­guno de ellos lo con­si­de­ra­ba del to­do uno de los su­yos», di­ce Giu­di­cean­drea. A Es­cher lo des­cu­brie­ron los ma­te­má­ti­cos. En 1954 se ce­le­bró un

im­por­tan­te con­gre­so en Áms­ter­dam y se mos­tra­ron sus xi­lo­gra­fías y li­to­gra­fías hip­no­ti­zan­tes, con­te­ne­do­ras de edi­fi­cios im­po­si­bles, de ilu­sio­nes óp­ti­cas, es­ca­le­ras con­tra­dic­to­rias, fi­gu­ras que se en­ros­can, cua­dros que con­tie­nen cua­dros que con­tie­nen cua­dros que con­tie­nen cua­dros y así has­ta el in­fi­ni­to... En sus gra­ba­dos hay teo­re­mas e in­trin­ca­das so­lu­cio­nes ma­te­má­ti­cas, y los ma­te­má­ti­cos lo co­rres­pon­die­ron con­vir­tién­do­se en sus pri­me­ros com­pra­do­res y ami­gos (lo fue, y mu­cho, Ro­ger Pen­ro­se). Gra­cias al apo­yo de los cien­tí­fi­cos, el ar­tis­ta ga­nó di­ne­ro (has­ta en­ton­ces lo sos­tu­vo su fa­mi­lia), lue­go em­pe­za­ron a en­car­gar­le tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción, gra­ba­dos, ex­li­bris... Y su fa­ma cre­ció has­ta con­ver­tir­lo en un ar­tis­ta ad­mi­ra­do por es­tre­llas del rock co­mo Mick Jag­ger. En­tu­sias­mó a pú­bli­cos tan dis­tin­tos co­mo los cien­tí­fi­cos y los hip­pies. A los hip­pies les gus­ta­ron sus fi­gu­ras en­ros­ca­das, sus puz­les y la­be­rin­tos. Muy psi­co­dé­li­cos. Creían los me­le­nu­dos ca­li­for­nia­nos que Es­cher se dro­ga­ba. Es fal­so: «Ni si­quie­ra pro­ba­ba el vino», acla­ra Giu­di­cean­drea. Era un hom­bre de or­den, es­tu­dio­so y un vir­tuo­so del di­bu­jo. Na­ció en Ho­lan­da en 1898, en una fa­mi­lia aco­mo­da­da, de­jó los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra por el ar­te y en los años vein­te se fue a vi­vir a Ita­lia. En su pri­me­ra eta­pa ar­tís­ti­ca se de­di­có a los pai­sa­jes. En 1922 co­no­ció la Al­ham­bra y que­dó des­lum­bra­do. La Al­ham­bra mar­ca un an­tes y un des­pués. Se que­dó ató­ni­to con los sue­los y pa­re­des cu­bier­tos de pre­cio­sas fi­gu­ras geo­mé­tri­cas. Aque­llas te­se­la­cio­nes, di­vi­sio­nes re­gu­la­res de un plano sin que ha­ya es­pa­cio va­cío y sin que se su­per­pon­gan las fi­gu­ras lo de­ja­ron no­quea­do. Co­pió sus di­bu­jos. Es­tu­dió los 17 ti­pos de te­se­la­cio­nes. Y des­pués de la Al­ham­bra su tra­ba­jo fue me­nos rea­lis­ta y más in­ven­ti­vo. Más su­rrea­lis­ta. Es­ta­ba in­va­di­do de lo que él lla­ma­ba 'vi­sio­nes in­te­rio­res', con una ima­gi­na­ción y una me­mo­ria por­ten­to­sas. A me­nu­do se des­per­ta­ba por la no­che po­seí­do por imá­ge­nes y se po­nía ma­nos a la obra, ha­cien­do cálcu­los, mi­dien­do... Fue pro­lí­fi­co: reali­zó más de 400 li­to­gra­fías y gra­ba­dos y unos 2000 di­bu­jos. Siempre por li­bre. No mi­li­tó en nin­gún gru­po. Ad­mi­ró al Bos­co y co­ló al­gu­nos gui­ños a su com­pa­trio­ta en sus obras. Se con­ta­gió de la ima­gi­ne­ría orien­tal, las for­mas de la na­tu­ra­le­za y los ara­bes­cos del art nou­veau. Tam­bién hay cier­to to­que fu­tu­ris­ta. Pe­ro él

es in­cla­si­fi­ca­ble. «En una oca­sión le di­je­ron que era el pa­dre del pop art, y él pre­gun­tó: '¿Qué es el pop art'?», cuen­ta Giu­di­cean­drea. Otra vez le pre­gun­ta­ron por su in­de­pen­den­cia y di­jo: «No me in­tere­sa for­mar par­te de un mo­vi­mien­to. Ha­go mi ar­te por­que me pa­re­ce bo­ni­to». Fue un ar­tis­ta en per­ma­nen­te bús­que­da de la sor­pre­sa: «El asom­bro es la sal de la vi­da», de­cía. Di­bu­jó las ideas de los ma­te­má­ti­cos, las po­si­bi­li­da­des de la pers­pec­ti­va; la om­ni­vi­sión de las su­per­fi­cies re­flec­tan­tes; creó pa­ra­do­jas es­pa­cia­les; in­ven­tó me­ta­mor­fo­sis in­creí­bles. Su ar­te se ha co­la­do en el ci­ne (las es­ca­le­ras de Hog­warts en las pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter), en la pu­bli­ci­dad, en los có­mics, en la mo­da (en es­tam­pa­dos de Cha­nel o Jill San­der). Y en por­ta­das de dis­cos co­mo On the run, de Pink Floyd, con una ca­rá­tu­la pi­ra­ta: a di­fe­ren­cia de los Ro­lling, el gru­po no pi­dió per­mi­so. Sus rom­pe­ca­be­zas si­guen en­can­di­lan­do «por­que de­mues­tra que per­cep­ción y reali­dad no son lo mis­mo, que los sen­ti­dos trans­mi­ten erro­res», ex­pli­ca el co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción. El mis­mo ar­tis­ta lo re­su­mió de ma­ne­ra sen­ci­lla: «Creo imá­ge­nes que no pue­den exis­tir». Es ma­gia.

Al­ham­bra mar­ca un an­tes y un des­pués en su vi­da. Que­dó no­quea­do con las geo­me­trías de su azu­le­je­ría

NUE­VA EX­PO­SI­CIÓN DEL CREA­DOR ILU­SIO­NIS­TA

LO QUE ES­CON­DEN SUS OBRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.