Animales de com­pa­ñía

Des­de­nes fe­cun­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

mu­chas ve­ces, a lo lar­go y an­cho de la vi­da, he­mos re­ci­bi­do des­de­nes de gen­tes va­nas o al­ti­vas que no se han de­te­ni­do a con­si­de­rar nues­tras pro­pues­tas, que las han re­cha­za­do sin pres­tar­les si­quie­ra aten­ción, de la for­ma más in­de­co­ro­sa y hu­mi­llan­te; y esos des­de­nes se nos han enquistado en el al­ma, en­su­cián­do­nos de re­sen­ti­mien­to, o en­vi­le­cién­do­nos con una con­cien­cia de es­te­ri­li­dad y fra­ca­so. De tal mo­do que, a la pos­tre, mu­cho más da­ño que el des­dén nos lo cau­san el en­cono y res­que­mor que ese des­dén siem­bra en nues­tro co­ra­zón. Pe­ro tal vez los des­de­nes que he­mos su­fri­do en la vi­da ha­yan si­do opor­tu­ni­da­des que la Pro­vi­den­cia nos con­ce­dió, pa­ra cam­biar nues­tra suer­te. Bas­ta re­cor­dar el ca­so de Mi­guel de Cer­van­tes, que des­pués de ha­ber su­fri­do el mor­dis­co de la pól­vo­ra, lar­go cau­ti­ve­rio y un co­pio­so ro­sa­rio de in­for­tu­nios, se di­ri­gió al Con­se­jo de In­dias, en so­li­ci­tud de al­gún pues­to va­can­te de co­rre­gi­dor en el Nuevo Mun­do. Pa­ra que su pe­ti­ción fue­se bien per­tre­cha­da, Cer­van­tes pre­pa­ró un ex­haus­ti­vo me­mo­rial, en don­de se de­ta­lla­ban sus ser­vi­cios al Rey, sus pa­de­ci­mien­tos en Ar­gel, así co­mo una re­la­ción de sus mé­ri­tos, con tes­ti­mo­nios y re­co­men­da­cio­nes de gen­tes no­ta­bles. Y to­do es­te me­mo­rial lo en­ca­be­za­ba Cer­van­tes con una car­ta en la que «pide y su­pli­ca hu­mil­de­men­te» que se le per­mi­ta «aca­bar su vi­da co­mo lo han he­cho sus an­te­pa­sa­dos». Pe­ro el me­mo­rial ca­yó en ma­nos de un re­la­tor dis­pli­cen­te, de nom­bre Nú­ñez Morquecho, que ni si­quie­ra se mo­les­tó en desatar el cor­del con el que Cer­van­tes lo ha­bía ata­do; y se li­mi­tó a es­cri­bir en un mar­gen una fra­se tan ma­ja­de­ra co­mo la­có­ni­ca: «Bus­que por acá don­de se le ha­ga mer­ced». Pa­ra que el des­dén fue­se aún más hu­mi­llan­te, el Con­se­jo de In­dias no de­vol­vió a Cer­van­tes el me­mo­rial, que se que­dó ol­vi­da­do en sus ar­chi­vos, crian­do áca­ros y pol­vo, has­ta que a co­mien­zos del si­glo XIX un eru­di­to lo­gró ex­hu­mar­lo. Así se des­ve­la­ron mu­chos pa­sa­di­zos de la tris­te y va­pu­lea­da vi­da de Cer­van­tes que has­ta en­ton­ces se des­co­no­cían. Y así su­pi­mos el nom­bre de uno de los más dis­cre­tos be­ne­fac­to­res de la Hu­ma­ni­dad, el re­la­tor Nú­ñez Morquecho, cu­ya dis­pli­cen­cia im­pi­dió que Cer­van­tes cru­za­ra el char­co. Y, al no po­der cru­zar el char­co, no tu­vo que en­fan­gar­se en cues­tio­nes de go­bierno que lo hu­bie­sen apar­ta­do de su vocación, im­pi­dién­do­le es­cri­bir el Qui­jo­te. De mo­do que el des­dén del re­la­tor Nú­ñez Morquecho fue, a la pos­tre, el agen­te pro­vo­ca­dor que Cer­van­tes ne­ce­si­ta­ba pa­ra pres­tar a su pa­tria un ser­vi­cio in­fi­ni­ta­men­te más va­lio­so que el que hu­bie­se po­di­do pres­tar ejer­cien­do de co­rre­gi­dor en el Nuevo Mun­do. Otro gran es­cri­tor que pro­bó el des­dén fue Mar­cel Proust, que man­dó a la edi­to­rial Ga­lli­mard el ma­nus­cri­to de Por el ca­mino de Swan, el pri­mer vo­lu­men de En bus­ca del tiem­po per­di­do, muy pri­mo­ro­sa­men­te anu­da­do con un cor­del que él mis­mo ha­bía ele­gi­do. En Ga­lli­mard en­ton­ces ejer­cía de man­da­más el tam­bién cé­le­bre An­dré Gide, que re­cha­zó la no­ve­la, ale­gan­do que su edi­to­rial só­lo pu­bli­ca­ba «obras se­rias» y no po­día en­su­ciar su ca­tá­lo­go in­clu­yen­do «me­ra li­te­ra­tu­ra de un dandy mun­dano». La fra­se­ci­ta de­la­ta al cre­tino que sin du­da Gide era por en­ton­ces; pues só­lo un cre­tino con­clu­ye que la «me­ra li­te­ra­tu­ra» no pue­de de­pa­rar «obras se­rias». El ca­so es que Gide de­vol­vió la no­ve­la ata­da con el mis­mo cor­del que Proust ha­bía em­plea­do pa­ra en­viar­la; prue­ba inequí­vo­ca de que no se ha­bía dig­na­do leer­la. «Me juz­gó con­for­me a la idea que se ha­bía for­ma­do de mi vi­da, de mis há­bi­tos mun­da­nos –co­men­ta­ría más tar­de Proust–. Mi ca­me­lia en el ojal se­gu­ra­men­te les ha­bía in­ci­ta­do a él y a sus ami­gos a pensar que yo era un inú­til». Sin em­bar­go, la ba­je­za de Gide, le­jos de des­ani­mar­lo o ins­ti­lar­le el ve­neno del ren­cor, lo aci­ca­teó en su bús­que­da de edi­tor, que aca­ba­ría en­con­tran­do. Y, cuan­do su no­ve­la se con­vir­tió en un éxi­to, Ga­lli­mard re­ga­ñó por su de­sidia o fal­ta de gus­to a Gide, que sin em­bar­go aún ne­gó du­ran­te va­rios años que hu­bie­se de­vuel­to Por

Qel ca­mino de Swan sin si­quie­ra po­sar los ojos so­bre ella. Tu­vo que ser Proust quien, te­me­ro­so de aban­do­nar es­te mun­do sin ha­cer las pa­ces con el des­de­ño­so Gide, le es­cri­bie­se una car­ta, in­vi­tán­do­lo a ha­cer las pa­ces. Y así pu­do Gide aco­ger­se al per­dón del des­de­ña­do Proust, que de­mos­tró ser mu­cho más mag­ná­ni­mo que él. No hay que de­jar­se in­ti­mi­dar por los des­de­nes de los pre­jui­cio­sos y los fa­tuos, no hay que de­jar que la ruin­dad del des­de­ño­so nos man­che de re­sen­ti­mien­to. Hay que ha­cer de los des­de­nes el pro­vi­den­cial aci­ca­te de nues­tro te­són, el re­vul­si­vo de nues­tro ge­nio, el es­tí­mu­lo de nues­tra mag­na­ni­mi­dad.

A la pos­tre, mu­cho más da­ño que el des­dén nos lo cau­san el en­cono y res­que­mor que ese des­dén siem­bra en nues­tro co­ra­zón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.