El po­lí­gra­fo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Ayu­dó el kái­ser a la Re­vo­lu­ción ru­sa?

Los es­tra­te­gas ale­ma­nes sa­bían que una re­vo­lu­ción po­dría ale­jar a Ru­sia de la Gran Gue­rra, lo que per­mi­ti­ría a Ber­lín tras­la­dar las di­vi­sio­nes que man­te­nía en el fren­te orien­tal ha­cia el oc­ci­den­tal. Por esa ra­zón es­ti­mu­ló los es­fuer­zos de los re­vo­lu­cio­na­rios fa­ci­li­tan­do el re­gre­so a Ru­sia de Vla­di­mir Iiich Ulá­nov, más co­no­ci­do por el so­bre­nom­bre de Le­nin, que en aque­llos días se en­con­tra­ba en Sui­za. Tras va­rias se­ma­nas de ne­go­cia­cio­nes, los agen­tes del Kái­ser acep­ta­ron las con­di­cio­nes que im­pu­so Le­nin pa­ra via­jar a tra­vés de Ale­ma­nia. El re­vo­lu­cio­na­rio te­mía que la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal le vie­ra co­mo una ma­rio­ne­ta a las ór­de­nes de Ber­lín. El lí­der re­vo­lu­cio­na­rio, su mu­jer y un sé­qui­to de trein­ta per­so­nas par­tie­ron de Zú­rich ha­cia Ber­lín por fe­rro­ca­rril. Pos­te­rior­men­te se di­ri­gie­ron a Sass­nitz, en la cos­ta bál­ti­ca, don­de se em­bar­ca­ron en un ferry que los tras­la­dó a Es­to­col­mo. Gra­cias a las fa­ci­li­da­des que le brin­da­ron los ale­ma­nes, Le­nin lle­gó a Pe­tro­gra­do (hoy San Pe­ters­bur­go) el 16 de abril de 1917, Tras el des­gas­te que su­frió su ejér­ci­to en las ba­ta­llas de Ver­dún y del Som­me, Ale­ma­nia so­lo po­dría re­sis­tir si re­ti­ra­ba las di­vi­sio­nes que te­nía en el fren­te del Es­te. me­ses an­tes de la Re­vo­lu­ción de oc­tu­bre. Los di­plo­má­ti­cos del kái­ser con­si­guie­ron los per­mi­sos fron­te­ri­zos pa­ra rea­li­zar el di­fí­cil via­je en ple­na gue­rra mun­dial. En la no­che del 6 al 7 de no­viem­bre (25 de oc­tu­bre se­gún el ca­len­da­rio ru­so) los bol­che­vi­ques se apo­de­ra­ron de los pun­tos es­tra­té­gi­cos de Pe­tro­gra­do y to­ma­ron el Pa­la­cio de In­vierno (ac­tual mu­seo del Her­mi­ta­ge). Los re­vo­lu­cio­na­rios pro­cla­ma­ron un go­bierno obre­ro y cam­pe­sino y la aper­tu­ra de con­ver­sa­cio­nes con vis­tas a una paz con las po­ten­cias cen­tra­les. El kái­ser es­ta­ba de en­ho­ra­bue­na. De un plu­ma­zo se ha­bía qui­ta­do de en­ci­ma a un pe­li­gro­so y mo­les­to enemi­go. El 3 de di­ciem­bre se ini­ció la con­fe­ren­cia pa­ra el ar­mis­ti­cio en la ciu­da­de­la de Brest-li­tovsk. Días des­pués co­men­za­ron las con­ver­sa­cio­nes de paz, que du­ra­rían has­ta el 3 de mar­zo de 1918, cuan­do se fir­mó el tra­ta­do de Brest-li­tovsk. Ru­sia re­nun­cia­ba a to­da so­be­ra­nía sobre Po­lo­nia, Li­tua­nia y Cur­lan­dia (re­gión que cons­ti­tu­ye en la ac­tua­li­dad la ma­yor par­te del oes­te de Le­to­nia). El país per­dió gran­des te­rri­to­rios, pe­ro los re­vo­lu­cio­na­rios man­tu­vie­ron el po­der a la es­pe­ra del «le­van­ta­mien­to del pro­le­ta­ria­do in­ter­na­cio­nal». El tra­ta­do de paz per­mi­tió al Es­ta­do Ma­yor ale­mán tras­la­dar sus di­vi­sio­nes del Es­te ha­cia el fren­te oc­ci­den­tal y re­for­zar su po­si­ción ante los ejér­ci­tos fran­ce­ses e in­gle­ses.

Los di­plo­má­ti­cos del kái­ser lo­gra­ron que Le­nin re­gre­sa­ra a Ru­sia des­de Sui­za en ple­na Gue­rra Mun­dial

Le­nin, en un tren, de ca­mino a Pe­tro­gra­do, en 1917, re­tra­ta­do por P. V. Va­si­liev.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.