Maes­tras con hi­yab y otros dis­pa­ra­tes

Sím­bo­lo inequí­vo­co de su­mi­sión y de opre­sión del hom­bre sobre la mu­jer. Y no me di­gan que es un ac­to de li­ber­tad per­so­nal, por­que me par­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te

de aquí a un par de años –si es que no ha ocu­rri­do ya– sal­drá de las fa­cul­ta­des es­pa­ño­las una pro­mo­ción de jó­ve­nes gra­dua­das en Edu­ca­ción In­fan­til y Pri­ma­ria, en­tre las que al­gu­nas lle­va­rán –lo usan aho­ra, co­mo es­tu­dian­tes– el pa­ñue­lo mu­sul­mán lla­ma­do hi­yab: esa pren­da que, se­gún los pre­cep­tos del Is­lam or­to­do­xo, ocul­ta el ca­be­llo de la mu­jer a fin de pre­ser­var su re­ca­to, im­pi­dien­do que una ex­hi­bi­ción ex­ce­si­va de en­can­tos fí­si­cos des­pier­te la lu­ju­ria de los hom­bres. Ese pró­xi­mo acon­te­ci­mien­to so­cio­edu­ca­ti­vo, tan ejem­plar­men­te mul­ti­cul­tu­ral, sig­ni­fi­ca que en po­co tiem­po esas pro­fe­so­ras con la ca­be­za cu­bier­ta es­ta­rán dan­do cla­se a ni­ños pe­que­ños de am­bos se­xos. Tam­bién a ni­ños no mu­sul­ma­nes, y eso en co­le­gios pú­bli­cos, pa­ga­dos por us­te­des y yo. O sea, que esas pro­fe­so­ras es­ta­rán mos­trán­do­se ante sus alum­nos, con de­li­be­ra­da na­tu­ra­li­dad, lle­van­do en la ca­be­za un sím­bo­lo inequí­vo­co de su­mi­sión y de opre­sión del hom­bre sobre la mu­jer –y no me di­gan que es un ac­to de li­ber­tad, por­que me par­to–. Un sím­bo­lo re­li­gio­so, ojo al dato, en esas au­las de las que, por for­tu­na y no con fa­ci­li­dad, que­da­ron des­te­rra­dos ha­ce tiem­po los cru­ci­fi­jos. Por ejem­plo. Pe­ro hay al­go más gra­ve. Más in­to­le­ra­ble que los sím­bo­los. En sus co­le­gios –y a ver quién les nie­ga a esas pro­fe­so­ras el de­re­cho a te­ner tra­ba­jo y a en­se­ñar– se­rán ellas, con su pa­ñue­lo y cuan­to el pa­ñue­lo sig­ni­fi­ca en ideas so­cia­les y re­li­gio­sas, las que aten­de­rán las du­das y pre­gun­tas de sus alum­nos de In­fan­til y Pri­ma­ria. Ellas tra­ta­rán con esos ni­ños asun­tos de tan­ta tras­cen­den­cia co­mo mo­ral so­cial, iden­ti­dad se­xual, se­xua­li­dad, re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res y otros asun­tos de im­por­tan­cia; in­clui­da, cla­ro, la vi­sión que esos jo­ven­ci­tos ten­drán sobre los va­lo­res de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, des­de los fi­ló­so­fos grie­gos, la de­mo­cra­cia, el Hu­ma­nis­mo, la Ilus­tra­ción y los de­re­chos y li­ber­ta­des del Hom­bre –que el Is­lam ig­no­ra con tris­te fre­cuen­cia–, has­ta las más avan­za­das ideas del pre­sen­te. Lo de las pro­fe­so­ras con ve­lo no es una anéc­do­ta ba­nal, co­mo pue­den sos­te­ner al­gu­nos de­ma­go­gos cor­tos de lu­ces y de li­bros. Co­mo tam­po­co lo es que, ha­ce unas se­ma­nas, una juez –mu­jer, pa­ra es­tu­pe­fac­ción mía– die­ra la ra­zón a una mu­sul­ma­na que de­nun­ció a su em­pre­sa, una com­pa­ñía aé­rea, por im­pe­dir­le lle­var el pa­ñue­lo is­lá­mi­co en un lu­gar de aten­ción al pú­bli­co. Se­gún la sen­ten­cia, que ade­más con­tra­di­ce la doc­tri­na del Tri­bu­nal de Justicia de la Unión Eu­ro­pea, obli­gar en Es­pa­ña a una em­plea­da a aca­tar las nor­mas de una em­pre­sa don­de hom­bres y mu­je­res van uni­for­ma­dos y sin sím­bo­los re­li­gio­sos ni po­lí­ti­cos ex­ter­nos, vul­ne­ra la li­ber­tad in­di­vi­dual y re­li­gio­sa. Lo que sig­ni­fi­ca, a mi en­ten­der –aun­que de ju­ris­pru­den­cia sé po­co–, que una aza­fa­ta ca­tó­li­ca in­te­gris­ta, por ejem­plo, aco­gién­do­se a esa sen­ten­cia, po­dría lle­var, si sus ideas re­li­gio­sas se lo acon­se­jan, un cru­ci­fi­jo de pal­mo y me­dio en­ci­ma del uni­for­me, dan­do así pú­bli­co tes­ti­mo­nio de su fe. O, yén­do­nos sin mu­cho es­fuer­zo al dis­pa­ra­te, que la in­te­gran­te de una sec­ta re­li­gio­sa de ri­to no­rue­go la­pón, por ejem­plo, pue­da ejer­cer su li­ber­tad re­li­gio­sa po­nién­do­se unos cuer­nos de reno de pe­lu­che en la ca­be­za, por Na­vi­dad, pa­ra ha­cer che­queo de equi­pa­jes o pa­ra aten­der a los pa­sa­je­ros en pleno vue­lo. Y es que no se tra­ta de Is­lam o no Is­lam. To­le­rar ta­les usos es dar un pa­so atrás; des­an­dar los mu­chos que di­mos en la lar­ga con­quis­ta de de­re­chos y li­ber­ta­des, de ro­tu­ra de las ca­de­nas que du­ran­te si­glos opri­mie­ron al ser humano en nom­bre de Dios. Es con­tra­de­cir un progreso y una mo­der­ni­dad fun­da­men­ta­les, a los que aho­ra re­nun­cia­mos en nom­bre de los com­ple­jos, el bue­nis­mo, la co­bar­día o la es­tu­pi­dez. Co­mo esos es­tó­li­dos fan­to­ches que, ca­da aniver­sa­rio de la to­ma de Gra­na­da, afir­man que Es­pa­ña se­ría me­jor de ha­ber­se man­te­ni­do mu­sul­ma­na. Y mien­tras tan­to, oh pro­di­gio, las fe­mi­nis­tas más ul­tra­rra­di­ca­les, tan pro­pen­sas a cho­rra­das, ca­llan en to­do es­to co­mo me­re­tri­ces –vie­jo di­cho po­pu­lar, no co­sa mía– o co­mo tum­bas, que sue­na me­nos ma­chis­ta. Es­tán de­ma­sia­do ocu­pa­das en co­sas in­dis­pen­sa­bles, co­mo afir­mar que las abe­jas y las ga­lli­nas tam­bién son hem­bras ex­plo­ta­das, que a Que­ve­do hay que bo­rrar­lo de las au­las por mi­só­gino, o que las can­cio­nes de Sa­bi­na son ma­chis­tas y és­te de­be co­rre­gir­se si quie­re que lo si­gan con­si­de­ran­do de iz­quier­das. Y aquí se­gui­mos, oi­gan. Ti­ran­do por la bor­da si­glos de lu­cha. Ad­mi­tien­do por la puer­ta de atrás lo que echa­mos a pa­ta­das, con san­gre, in­te­li­gen­cia y sa­cri­fi­cio, por la puer­ta prin­ci­pal. Sui­ci­dán­do­nos co­mo idio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.