Po­bres re­fu­gia­dos

Nues­tros fi­lán­tro­pos se­gui­rán lan­zan­do pro­cla­mas y or­ga­ni­zan­do ma­ni­fes­ta­cio­nes; y la xe­no­fo­bia no ha­rá sino ex­ten­der­se

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

siem­pre he pen­sa­do que el sa­cer­do­te y el le­vi­ta de la pa­rá­bo­la del Buen Sa­ma­ri­tano eran unos fi­lán­tro­pos co­mo la co­pa de un pino. Re­cor­de­mos la es­ce­na: am­bos pa­san al la­do del via­je­ro que ya­ce des­nu­do y mo­li­do a pa­los por los la­dro­nes en mi­tad del ca­mino; pe­ro, en lu­gar de de­te­ner­se a au­xi­liar­lo, dan un ro­deo y se ale­jan pre­su­ro­sos. ¿Es que eran unos hi­jos de pu­ta sin en­tra­ñas? ¡Por su­pues­to que no! Pe­ro ese día se or­ga­ni­za­ba en Je­ru­sa­lén una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria y te­nían que sos­te­ner una pan­car­ta y lan­zar es­ló­ga­nes por un me­gá­fono; o tal vez de­bían par­ti­ci­par en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo, pa­ra de­nun­ciar los abu­sos con­tra los re­fu­gia­dos. El sa­cer­do­te y el le­vi­ta eran unos hom­bres com­pro­me­ti­dos con las cau­sas fi­lan­tró­pi­cas, unos gran­des idea­lis­tas de­seo­sos de lan­zar pré­di­cas en las que mos­tra­sen su in­men­so amor a la Hu­ma­ni­dad, an­sio­sos de di­ri­gir so­fla­mas con­tra los ti­ra­nos que cie­rran las fron­te­ras y le­van­tan mu­ros con­tra los re­fu­gia­dos. Ches­ter­ton de­nun­cia­ba ha­ce un si­glo que el mun­do se ha­bía lle­na­do de vir­tu­des cris­tia­nas que se ha­bían vuel­to lo­cas. Y las vir­tu­des se vuel­ven lo­cas des­en­car­nán­do­se, con­vir­tién­do­se en eu­fó­ri­cas (y eu­fó­ni­cas) en­te­le­quias que de­jan de in­ter­pe­lar­nos per­so­nal­men­te, pa­ra con­ver­tir­se en ape­la­cio­nes ge­né­ri­cas y pom­po­sas ex­hor­ta­cio­nes, en un gran­di­lo­cuen­te ‘lla­mar­se a an­da­na’ en el que, a la vez que pa­sa­mos de lar­go ante el via­je­ro que ya­ce pos­tra­do en el ca­mino, exi­gi­mos que otro (un ‘otro’ om­ni­po­ten­te y abs­trac­to en el que de­le­ga­mos nues­tro com­pro­mi­so) se ocu­pe de so­co­rrer­lo. Así, las an­ti­cua­das obras de mi­se­ri­cor­dia (dar de co­mer el ham­brien­to, dar po­sa­da al pe­re­grino, et­cé­te­ra) se han con­ver­ti­do en fi­lan­tró­pi­cos brin­dis al sol: que el Es­ta­do dé po­sa­da al pe­re­grino, que los co­me­do­res mu­ni­ci­pa­les den co­mi­da al ham­brien­to, et­cé­te­ra. A fin de cuen­tas, esos co­me­do­res y po­sa­das se fi­nan­cian con nues­tros im­pues­tos; y, mien­tras tan­to, no­so­tros po­de­mos se­guir par­ti­ci­pan­do en ma­ni­fes­ta­cio­nes tan ri­ca­men­te. La fi­lan­tro­pía ha en­con­tra­do una cau­sa de re­lum­brón en los re­fu­gia­dos, una bru­mo­sa ca­te­go­ría que se adap­ta co­mo ani­llo al de­do a la pro­sa cam­pa­nu­da de los ma­ni­fies­tos. Es­cri­bía Toc­que­vi­lle en La de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca que el ver­da­de­ro amor «no tie­ne nin­gu­na ne­ce­si­dad de ideas ge­ne­ra­les, no sien­te la ne­ce­si­dad de en­ce­rrar un gran nú­me­ro de se­res análo­gos ba­jo una mis­ma for­ma, a fin de pen­sar en ellos más có­mo­da­men­te». Pe­ro la fi­lan­tro­pía, que es co­mo­do­na, ac­túa exac­ta­men­te al con­tra­rio que el ver­da­de­ro amor: ne­ce­si­ta ideas ge­ne­ra­les, ca­te­go­rías abs­trac­tas, se­res análo­gos que dis­fra­cen su im­pa­si­bi­li­dad. La fi­lan­tro­pía es tan im­pa­si­ble co­mo la xe­no­fo­bia; pe­ro, mu­cho más tai­ma­da­men­te, la dis­fra­za y ade­cen­ta con­vir­tien­do ideo­ló­gi­ca­men­te esas ideas ge­ne­ra­les y ca­te­go­rías abs­trac­tas en en­te­le­quias fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­bles sobre los que po­de­mos de­rra­mar nues­tra llo­ri­quean­te y co­mo­do­na blan­den­gue­ría. Por su­pues­to, es­ta fi­lan­tro­pía des­al­ma­da que ha en­con­tra­do en los ‘re­fu­gia­dos’ la ca­te­go­ría bru­mo­sa que ne­ce­si­ta­ba pa­ra ven­der­nos su mer­can­cía ave­ria­da no ha­rá sino ali­men­tar la xe­no­fo­bia. Ca­da vez que un fi­lán­tro­po des­al­ma­do con­vo­ca una nue­va ma­ni­fes­ta­ción en apo­yo de los ‘re­fu­gia­dos’, ca­da vez que lan­za una pré­di­ca des­de la te­le­vi­sión, ca­da vez que lan­za una so­fla­ma con­tra los ti­ra­nos que cie­rran fron­te­ras y le­van­tan mu­ros, los xe­nó­fo­bos des­al­ma­dos en­cuen­tran una nue­va coar­ta­da pa­ra con­ver­tir a su cau­sa a los va­ci­lan­tes que aún guar­dan un res­col­do de mi­se­ri­cor­dia en sus co­ra­zo­nes. Pues lo que pa­ra el fi­lán­tro­po des­al­ma­do es una ca­te­go­ría bru­mo­sa con la que pue­de pa­vo­near­se ante la ga­le­ría, pa­ra el va­ci­lan­te –que aún no ha per­di­do el sen­ti­do de la reali­dad– se con­vier­te en un hor­mi­gue­ro in­con­ta­ble, en una pla­ga de lan­gos­ta que vie­ne a ex­pul­sar­lo de su ba­rrio, a qui­tar­le el tra­ba­jo, a vio­lar a sus hi­jas; y, au­to­má­ti­ca­men­te, re­nie­ga del úl­ti­mo ves­ti­gio de mi­se­ri­cor­dia que guar­da­ba en su co­ra­zón y acep­ta la cau­sa xe­nó­fo­ba, que no le per­mi­te com­pa­de­cer­se del do­lor del pró­ji­mo, pe­ro al me­nos le de­fien­de con­tra la in­va­sión de las ca­te­go­rías bru­mo­sas. En los pró­xi­mos años, nues­tros fi­lán­tro­pos se­gui­rán lan­zan­do pro­cla­mas y or­ga­ni­zan­do ma­ni­fes­ta­cio­nes; y la xe­no­fo­bia no ha­rá sino ex­ten­der­se. Y fi­lán­tro­pos y xe­nó­fo­bos lo­gra­rán, ca­da uno por su la­do, ma­tar los úl­ti­mos ves­ti­gios de mi­se­ri­cor­dia, que es la vir­tud que mi­ra con amor a ca­da per­so­na en con­cre­to, co­mo a un au­tén­ti­co pró­ji­mo ve­ni­do de le­ja­nas tie­rras, es­for­zán­do­se por pro­cu­rar­le una vi­da dig­na sin pro­vo­car da­ños al bien co­mún, sin des­ba­ra­tar la vi­da de sus pró­ji­mos más pró­xi­mos. Al fi­lán­tro­po, co­mo al xe­nó­fo­bo, les vie­nen años de pi­tan­za y éxi­tos. Po­bres re­fu­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.