Are­nas mo­ve­di­zas

El Ejér­ci­to y los gi­li­po­llas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

con­ven­dría co­no­cer al Ejér­ci­to es­pa­ñol aún me­jor de lo que se le co­no­ce. Tiem­po hu­bo en que los cuar­te­les eran te­rri­to­rios po­co abier­tos, ca­si opa­cos. Sin na­da que guar­dar o que es­con­der, por cier­to. El Ejér­ci­to era una co­sa con olor a ha­bi­ta­ción an­ti­gua, lle­na de gen­te res­pe­ta­ble, pe­ro an­qui­lo­sa­da en tiem­pos pre­té­ri­tos. En­trar en es­truc­tu­ras su­pra­na­cio­na­les con el ad­ve­ni­mien­to de la Tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca su­pu­so una aper­tu­ra de ven­ta­nas y una li­be­ra­ción a las co­rrien­tes de ai­re que só­lo ha he­cho re­por­tar mo­der­ni­dad y efi­ca­cia. Los pe­rio­dis­tas más vie­jos re­cor­da­mos aque­llas re­cep­cio­nes en la Tran­si­ción en la que to­dos es­tá­ba­mos pen­dien­tes de cual­quier ges­to de los ge­ne­ra­les, fue­ra de dis­gus­to o de des­apro­ba­ción: in­me­dia­ta­men­te le sa­cá­ba­mos in­ter­pre­ta­ción a cual­quier mohín. En­ton­ces los ge­ne­ra­les pe­sa­ban mu­cho. Con el tiem­po, las co­sas han cam­bia­do tan­to que en cual­quier re­cep­ción real for­man par­te del pai­sa­je ama­ble de los in­vi­ta­dos co­mo uno más, com­par­ti­mos ri­sas y con­fi­den­cias li­via­nas, be­be­mos un vino y ce­le­bra­mos con pru­den­cia las co­sas de ca­da día. Es muy di­fí­cil pi­llar hoy en día a un ge­ne­ral en un re­nun­cio: son de una pro­fe­sio­na­li­dad que des­ac­ti­va a cual­quie­ra, sa­ben has­ta dón­de pue­den lle­gar y cuál es el lí­mi­te de las con­fi­den­cias. Cual­quier car­go ci­vil es in­fi­ni­ta­men­te más in­con­ti­nen­te que un mi­li­tar. Hoy en día, sa­lir li­cen­cia­do de la Aca­de­mia Mi­li­tar de Za­ra­go­za, a la que el es­tu­pe­fa­cien­te al­cal­de de la ciu­dad pi­de «des­mi­li­ta­ri­zar», su­po­ne ha­ber es­tu­dia­do el equi­va­len­te a una du­ra in­ge­nie­ría des­pués de una im­por­tan­te cri­ba de ac­ce­so. Pe­ro su­po­ne, ade­más, sa­lir a la ca­lle con una trascendente y se­re­na idea de Es­pa­ña y de la so­cie­dad a la que hay que ser­vir, im­por­tan­do po­co las in­vec­ti­vas de cre­ti­nos co­mo el men­ta­do an­te­rior­men­te o co­mo los ig­no­ran­tes que equi­pa­ran Ejér­ci­to a vio­len­cia. Son días es­tos fá­ci­les pa­ra la sim­ple­za, pa­ra la re­duc­ción in­fan­til de la reali­dad a es­ce­nas su­pues­ta­men­te an­ge­li­ca­les: el Ayun­ta­mien­to de Barcelona, o al­guno de sus ilu­mi­na­dos con­ce­ja­les, pu­sie­ron la ex­pre­sión de sus­ti­to por el he­cho de que pu­die­ra dar­se un en­cuen­tro en ple­na ca­lle de es­co­la­res con mi­li­ta­res uni­for­ma­dos, co­mo si la so­la vi­sión de es­tos pro­vo­ca­ra en los im­pú­be­res un es­pas­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co y vio­len­to. Di­ver­sos co­lec­ti­vos po­lí­ti­cos de la pro­vin­cia de Ge­ro­na –yo di­go y es­cri­bo ‘Ge­ro­na’ cuan­do lo ha­go en cas­te­llano– pro­tes­ta­ron y se mo­vi­li­za­ron por el he­cho con­cre­to de que al­gu­nas uni­da­des si­tas en tal de­mar­ca­ción pro­ce­die­ran a dis­tin­tos ejer­ci­cios tan inocen­tes co­mo pa­sear por el mon­te. No se tra­ta­ba de ma­nio­bras: las ma­nio­bras son otra co­sa, sim­ple­men­te es pa­sear con una mo­chi­la en la es­pal­da y echar­se cuer­po a tie­rra ca­da equis tiem­po. In­sos­pe­cha­da­men­te, co­mo si se tra­ta­se de un ejér­ci­to de ocu­pa­ción for­ma­do por ex­tran­je­ros, al­gún al­cal­de de vó­mi­to fá­cil y otras ex­cre­cen­cias mu­ni­ci­pa­les ele­va­ron pro­tes­tas por lo que con­si­de­ra­ban una in­to­le­ra­ble in­va­sión. Fal­tó el cé­le­bre Ro­me­va –con­se­je­ro ‘de ex­te­rio­res’ de la Ge­ne­ra­li­dad– pro­tes­tan­do ante Eu­ro­pa por la «in­va­sión del Ejér­ci­to es­pa­ñol» en tie­rras ca­ta­la­nas, don­de tie­nen pre­ci­sa­men­te su acuar­te­la­mien­to. Una in­con­tro­la­ble co­lec­ción de cre­ti­nos aplau­de la de­ci­sión de la al­cal­de­sa de Barcelona de ma­ne­jar frau­du­len­ta­men­te el con­cep­to de la paz e ins­tar a la fe­ria de la ciu­dad a que no per­mi­ta la pre­sen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das en el Salón de la In­fan­cia y la Ju­ven­tud, que era una co­sa a la que mi tía Ma­ri­na me lle­va­ba a mí de pe­que­ño y en la que me lo pa­sa­ba en gran­de: se da el ca­so de que se tri­pli­ca el stand y los jó­ve­nes bar­ce­lo­ne­ses lo vi­si­tan en tro­pel, no sé si pa­ra dis­gus­to de su pri­me­ra au­to­ri­dad. Y así has­ta la náu­sea. El Ejér­ci­to, los Ejér­ci­tos, han si­do la in­fa­li­ble mues­tra de la ex­tra­or­di­na­ria evo­lu­ción de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Hom­bres y mu­je­res de ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­ta­ción ga­ran­ti­zan la de­fen­sa y otras ope­ra­ti­vi­da­des de nues­tro país. Y só­lo le dan mie­do a un pu­ña­do de gi­li­po­llas que es­con­de tras sus ges­tos otra in­ten­ción: cam­biar unas Fuer­zas Ar­ma­das pro­fe­sio­na­les y

El Ejér­ci­to, los Ejér­ci­tos, han si­do la in­fa­li­ble mues­tra de la ex­tra­or­di­na­ria evo­lu­ción de la so­cie­dad es­pa­ño­la

Qex­tra­or­di­na­ria­men­te ope­ra­ti­vas por ejér­ci­tos de la Se­ño­ri­ta Pe­pis al ser­vi­cio de pai­si­tos arre­ba­ta­dos a la so­be­ra­nía na­cio­nal. Por no con­tar los ser­vi­cios que a la so­cie­dad ci­vil rea­li­zan en me­dio mun­do nues­tros mi­li­ta­res. Si es que me da tan­ta pe­re­za se­guir. Qué ma­ne­ra de pro­du­cir ton­tos te­ne­mos en Es­pa­ña. Más que bo­te­lli­nes, que de­cía el inol­vi­da­ble Ma­nuel Ra­mí­rez y Fer­nán­dez de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.