El nue­vo ar­ca de Noé

Es la me­jor co­lec­ción de his­to­ria na­tu­ral del mun­do. En el Smith­so­nian de Wa­shing­ton se con­ser­van más de 138 mi­llo­nes de ani­ma­les, plan­tas y ob­je­tos re­co­lec­ta­dos por ex­plo­ra­do­res a lo lar­go de si­glos. Le ofre­ce­mos un es­pec­ta­cu­lar pa­seo por sus al­ma­ce­nes c

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR FER­NAN­DO G. SIT­GES / FOTOGRAFÍAS: CHIP CLARK

D URAN­TE MÁS DE 150 AÑOS, los ex­plo­ra­do­res, cien­tí­fi­cos, geó­gra­fos y téc­ni­cos del Ins­ti­tu­to Smith­so­nian han ido re­co­pi­lan­do un mues­tra­rio de to­das las cu­rio­si­da­des mi­ne­ra­les, bo­tá­ni­cas, zoo­ló­gi­cas, his­tó­ri­cas, ar­tís­ti­cas y et­no­grá­fi­cas que en­con­tra­ban en los más re­cón­di­tos pa­ra­jes de la Tie­rra. Y, al ha­cer­lo, han ido for­man­do de ma­ne­ra or­de­na­da, eti­que­ta­da y or­ga­ni­za­da la ma­yor y me­jor co­lec­ción ca­ta­lo­ga­da de his­to­ria na­tu­ral del mun­do. Más de 138 mi­llo­nes de pie­zas com­po­nen las co­lec­cio­nes de los 19 mu­seos que in­te­gran el Ins­ti­tu­to Smith­so­nian. Y la co­lec­ción no pa­ra de cre­cer. Los ex­plo­ra­do­res re­co­rren to­do el mun­do re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción, cap­tu­ran­do ejem­pla­res, in­ves­ti­gan­do, com­pran­do las no­ve­da­des que man­tie­nen vi­vas las co­lec­cio­nes y que –tras pa­sar por los equi­pos que las cla­si­fi­can, eti­que­tan y or­de­nan– en­gro­sa­rán el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y cien­tí­fi­co del mun­do. Com­pa­ran­do los es­pe­cí­me­nes re­co­gi­dos, los cien­tí­fi­cos apren­den có­mo cam­bia nues­tro mun­do al pa­so del tiem­po. Si­guien­do el registro de las pie­zas co­lec­cio­na­das se pue­den ana­li­zar los cam­bios na­tu­ra­les y los rea­li­za­dos por el hom­bre, sus con­se­cuen­cias y las al­te­ra­cio­nes que pro­vo­can en el ci­clo de la vi­da.

El Smith­so­nian es­tá in­te­gra­do por 19 mu­seos. Y la co­lec­ción no pa­ra de cre­cer

UNA HE­REN­CIA CU­RIO­SA

El Ins­ti­tu­to Smith­so­nian tu­vo un sin­gu­lar ori­gen por­que se fun­dó

en 1846 con fon­dos le­ga­dos por el cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co Ja­mes Smith­son, fas­ci­na­do por la geo­lo­gía y la mi­ne­ra­lo­gía, quien, sin em­bar­go, nun­ca pu­so un pie en Es­ta­dos Uni­dos. Ri­co he­re­de­ro y buen in­ver­sor, Smith­son ama­só una for­tu­na que le­gó a su úni­co so­brino. Pe­ro es­ti­pu­ló que si su so­brino mo­ría sin hi­jos –co­mo así su­ce­dió– su for­tu­na de­be­ría ir «a los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, pa­ra fun­dar en Wa­shing­ton un es­ta­ble­ci­mien­to de au­men­to y la di­fu­sión del co­no­ci­mien­to en­tre los hom­bres». No se sa­be qué im­pul­só a Smith­son a to­mar esa de­ci­sión. Ca­si to­dos sus es­cri­tos y do­cu­men­tos se que­ma­ron en un in­cen­dio. Pe­ro cuan­do el so­brino de Smith­son mu­rió sin he­re­de­ros, en 1835, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se An­drew Jack­son in­for­mó al Con­gre­so del ines­pe­ra­do le­ga­do, que as­cen­día a 104.960 so­be­ra­nos de oro, o 500.000 dó­la­res (equi­va­len­te a unos 12 mi­llo­nes de dó­la­res ac­tua­les). Tras un aca­lo­ra­do de­ba­te sobre si el Go­bierno Federal te­nía au­to­ri­dad pa­ra acep­tar ese re­ga­lo, el Con­gre­so acep­tó la he­ren­cia. Ocho años des­pués, el Con­gre­so apro­bó el ac­ta que cons­ti­tuía el Ins­ti­tu­to Smith­so­nian, un hí­bri­do en­tre aso­cia­ción pú­bli­ca y pri­va­da que hoy em­plea a 6300 per­so­nas.

UN TES­TI­MO­NIO PA­RA EL FU­TU­RO

En las co­lec­cio­nes del Smith­so­nian se en­cuen­tran guar­da­dos los es­que­le­tos fo­si­li­za­dos de los gi­gan­tes­cos sau­rios que do­mi­na­ron una vez la Tie­rra. Hay ani­ma­les que de­sa­pa­re­cie­ron en las cin­co ex­tin­cio­nes ma­si­vas pre­vias a la apa­ri­ción de nues­tra es­pe­cie. Se re­co­gen otros, co­mo la pa­lo­ma mi­gra­to­ria, el lo­bo mar­su­pial o la va­ca ma­ri­na de Ste­ller, eli­mi­na­dos por la ca­za abu­si­va de nues­tra es­pe­cie. Son un avi­so, un tes­ti­mo­nio per­fec­ta­men­te cus­to­dia­do, que nos in­di­ca la ne­ce­si­dad de cui­dar nues­tro pla­ne­ta y sus se­res vi­vos. Al­go que, cuan­do el pre­si­den­te del país más po­de­ro­so del mun­do nie­ga la evi­den­cia del cam­bio cli­má­ti­co, se ha­ce más ne­ce­sa­rio que nun­ca.

El ins­ti­tu­to se fun­dó con el di­ne­ro le­ga­do por un cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co que nun­ca pi­só los Es­ta­dos Uni­dos

TE­SO­ROS 'ES­CON­DI­DOS' En el Smith­so­nian se en­cuen­tran tam­bién las ro­pas, uten­si­lios y obras de ar­te y ar­te­sa­nía de gru­pos ét­ni­cos ex­tin­gui­dos. Un avi­so de la vul­ne­ra­bi­li­dad del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.