Un mi­nu­to de más

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau

me in­tere­sé por los de­ca­den­tes años fi­na­les de Scott Fitz­ge­rald des­pués de leer El de­sen­can­ta­do, la no­ve­la don­de Budd Schul­berg cuen­ta có­mo el au­tor de Gatsby lle­gó a Holly­wood en­ve­je­ci­do, al­cohó­li­co y de­ses­pe­ra­do por con­se­guir di­ne­ro así fue­ra dis­pa­ran­do al ai­re la úl­ti­ma mu­ni­ción de su ta­len­to con co­me­die­tas de chi­cas que pa­ti­nan. Hay otro li­bro, de Scott Do­nald­son, que des­cri­be el des­mo­ro­na­mien­to in­te­rior de Fitz­ge­rald sobre el eje na­rra­ti­vo de su amis­tad/rup­tu­ra con He­ming­way. Scott men­di­gó la apro­ba­ción de He­ming­way de un mo­do tan hu­mi­llan­te que me re­cor­dó el amor de Kat­he­ri­ne Hep­burn por Spen­cer Tracy cuan­do se ovi­lla­ba co­mo un pe­rri­to de­lan­te de la puer­ta de la ha­bi­ta­ción del ho­tel a la es­pe­ra de que a él se le pa­sa­ra la fu­ria al­cohó­li­ca y le per­mi­tie­ra en­trar. He­ming­way y Scott Fitz­ge­rald se co­no­cie­ron en París du­ran­te la épo­ca de la Ge­ne­ra­ción Per­di­da y fun­da­ron una pro­fun­da amis­tad. Am­bos se in­flu­ye­ron. Con el tiem­po, mien­tras Fitz­ge­rald se de­gra­da­ba y per­día el con­trol de su ca­rác­ter, He­ming­way le pro­fe­só tal des­pre­cio que en París era una fies­ta, es­cri­ta al fi­nal de su vi­da, los años de amis­tad es­tán dis­tor­sio­na­dos por el afán ma­le­di­cien­te de de­mo­ler a Scott. Fitz­ge­rald es­tu­vo siem­pre tan de­di­ca­do al amor a He­ming­way –al hom­bre y al es­cri­tor– que la rup­tu­ra de la amis­tad le hi­zo du­dar has­ta de su ten­den­cia se­xual. Los bo­rra­do­res de sus li­bros si­guien­tes tie­nen los már­ge­nes lle­nos de ano­ta­cio­nes ob­se­si­vas: «Es­to le gus­ta­rá a Hem», «Cui­da­do, es­te pá­rra­fo es muy He­ming­way», y así. En la rup­tu­ra de la amis­tad, ade­más de los an­ta­go­nis­mos de ca­rác­ter que ha­cían pen­sar a He­ming­way que Fitz­ge­rald era un co­bar­de y un dé­bil que sal­tó de la ju­ven­tud a la se­ni­li­dad «sin pa­sar por la ma­du­rez vi­ril» –o sea, que no le pe­gó un ti­ro a na­da–, hu­bo mu­cho de en­vi­dia li­te­ra­ria. He­ming­way prohi­bió a Fitz­ge­rald pu­bli­car una no­ve­la tres me­ses an­tes o des­pués de que lo hi­cie­ra él pa­ra no ver­se ri­ñen­do am­bos en las lis­tas de ven­tas. Scott, quien te­nía el mis­mo edi­tor que He­ming­way –el mí­ti­co Max Per­kins de Scrib­ner’s–, por su­pues­to obe­de­ció. Con to­do, el he­cho con­cre­to que de ve­ras sem­bró pa­ra siem­pre el re­sen­ti­mien­to de He­ming­way ha­cia Scott no só­lo no es li­te­ra­rio, sino que re­ve­la has­ta qué pun­to, en un ar­tis­ta, el cul­to a su pro­pio per­so­na­je, a su pro­pio cli­ché, pue­de lle­gar a ser in­fan­til. An­tes de que se dis­per­sa­ran to­dos de París, cuan­do He­ming­way ya ha­bía es­cri­to sobre san­gre de­rra­ma­da en va­rias acep­cio­nes dis­tin­tas –co­rri­das de toros, sa­fa­ris, bo­xeo, ase­si­nos y gue­rra–, a las ta­ber­nas li­te­ra­rias lle­gó un jo­ven no­ve­lis­ta ca­na­dien­se, Mor­ley Ca­llag­han, que lo pri­me­ro que hi­zo fue em­pe­ñar­se en co­no­cer y en tra­bar amis­tad con esos dos es­cri­to­res con­sa­gra­dos a los que tan­to ad­mi­ra­ba. La re­la­ción en­tre Scott y He­ming­way ya de­bía de es­tar de­te­rio­ra­da, por­que He­ming­way pi­dió a Ca­llag­han que no di­je­ra a Scott dón­de es­ta­ba su apar­ta­men­to nue­vo por mie­do a que una es­can­da­le­ra de bo­rra­cho pro­vo­ca­ra que los pro­pie­ta­rios lo echa­ran. He­ming­way y Ca­llag­han bo­xea­ban to­das las se­ma­nas en el Club Ame­ri­cano. Ca­llag­han era me­jor, pe­ro He­ming­way, aun­que más tos­co, pe­ga­ba du­ro y te­nía aguan­te. Scott no so­por­ta­ba ha­ber si­do excluido de aque­lla amis­tad pu­gi­lís­ti­ca. Su­pli­có asis­tir al Club has­ta que He­ming­way le per­mi­tió acu­dir un día co­mo cro­no­me­tra­dor de los asal­tos de tres mi­nu­tos. Tan ab­sor­to que­dó con la pe­lea que no mi­ró el cro­nó­me­tro y ol­vi­dó gri­tar «¡tiem­po!» en un asal­to en el que, al­can­za­do el mi­nu­to cua­tro, He­ming­way fue no­quea­do. He­ming­way

He­ming­way cre­yó que Fitz­ge­rald lo ha­bía he­cho adre­de pa­ra que al­guien le die­ra por de­le­ga­ción la zu­rra de la que él no era ca­paz

cre­yó que Scott lo ha­bía he­cho adre­de pa­ra que al­guien le die­ra por de­le­ga­ción la zu­rra de la que él no era ca­paz y, por aña­di­du­ra, pa­ra es­tro­pear su repu­tación de ma­cho in­ven­ci­ble. Nun­ca se lo per­do­nó. Tam­po­co a sí mis­mo: du­ran­te el año si­guien­te, en cual­quier lu­gar del mun­do don­de es­tu­vie­ra, Ca­llag­han re­ci­bió te­le­gra­mas de He­ming­way desafián­do­lo a ese nue­vo com­ba­te que él ne­ce­si­ta­ba pa­ra re­pa­rar una au­to­es­ti­ma abier­ta en una he­ri­da más pro­fun­da que la que pu­die­ra cau­sar­le cual­quier ma­la crítica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.