Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Es­pa­ña se ha­bía man­te­ni­do al margen; en par­te por­que es­tá­ba­mos ex­haus­tos tras nues­tra pro­pia gue­rra, y en par­te por­que los ami­gos na­tu­ra­les del ge­ne­ral Fran­co, Ale­ma­nia e Ita­lia, no le con­ce­die­ron las exi­gen­cias te­rri­to­ria­les y de otro ti­po que so­li­ci­ta­ba pa­ra me­ter­se en fae­na. Aun así, la Di­vi­sión Azul en­via­da al fren­te ru­so y las ex­por­ta­cio­nes de wol­fra­mio a los na­zis per­mi­tie­ron al Cau­di­llo sal­var la ca­ra con sus com­pa­dres, jus­to el tiem­po que tar­dó en po­ner­se fea la co­sa pa­ra ellos. Por­que la ver­dad es que el car­ni­ce­ro ga­lle­go era mu­chas co­sas, pe­ro tam­bién era lis­to de con­cur­so. A ver si no, de qué iba a es­tar 40 años con la sar­tén por el man­go y mo­rir lue­go en la ca­ma. El ca­so es que a par­tir de ahí, y gra­cias a que la Unión So­vié­ti­ca de Sta­lin mos­tra­ba ya al mun­do su ca­ra más si­nies­tra, Fran­co fue po­qui­to a po­co arri­mán­do­se a los ven­ce­do­res en plan ba­luar­te de Oc­ci­den­te. Y la ver­dad es que eso lo ayu­dó a so­bre­vi­vir en la in­me­dia­ta post­gue­rra. En esa pri­me­ra eta­pa, el ré­gi­men ven­ce­dor hi­zo fren­te a va­rios pro­ble­mas, de los que unos so­lu­cio­nó con el vie­jo sis­te­ma de cár­cel, pa­re­dón y fo­sa co­mún, y otros se le so­lu­cio­na­ron so­los, o po­co a po­co. El prin­ci­pal fue el ab­so­lu­to ais­la­mien­to ex­te­rior y el in­ten­to de de­rri­bar la dic­ta­du­ra por par­te de la opo­si­ción exi­lia­da. Ahí hu­bo un de­ta­lle es­pec­ta­cu­lar, o que po­día ha­ber­lo si­do de sa­lir bien, que fue la en­tra­da des­de Fran­cia de uni­da­des gue­rri­lle­ras –en su ma­yor par­te co­mu­nis­tas– lla­ma­das ma­quis, in­te­gra­das en bue­na par­te por re­pu­bli­ca­nos que ha­bían lu­cha­do con­tra los na­zis y pen­sa­ban, los po­bres in­ge­nuos, que aho­ra le lle­ga­ba el turno a los de aquí. Esa gen­te vol­vió a Es­pa­ña con dos co­jo­nes, de­ci­di­da a le­van­tar al pue­blo; pe­ro se en­con­tró con que el pue­blo es­ta­ba has­ta arri­ba de pro­ble­mas, y ade­más bien co­gi­do por el pes­cue­zo, y lo que que­ría era so­bre­vi­vir, y le da­ba igual que fue­se con una dic­ta­du­ra, con una dic­ta­blan­da, o con un go­bierno del pa­ya­so Fo­fó. Así que la he­roi­ca aven­tu­ra de los ma­quis ter­mi­nó co­mo ter­mi­nan to­das las aven­tu­ras he­roi­cas en Es­pa­ña: un pu­ña­do de ti­pos aco­sa­dos co­mo pe­rros por los mon­tes, li­qui­da­dos uno a uno por las con­tra­par­ti­das de la Guar­dia Ci­vil y el Ejér­ci­to, mien­tras los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que es­ta­ban en el ex­te­rior se man­te­nían a sal­vo, in­clui­dos los que vi­vían co­mo re­yes en la Unión So­vié­ti­ca o en Fran­cia, la­ván­do­se las ma­nos y de­ján­do­los ti­ra­dos co­mo co­li­llas. De to­das for­mas, so­bre la URSS y los rus­kis con­vie­ne re­cor­dar, en es­te país de tan ma­la me­mo­ria, que si bien hu­bo mu­chos es­pa­ño­les que lu­cha­ron jun­to a los ru­sos con­tra el na­zis­mo y fue­ron hé­roes de la Unión So­vié­ti­ca, otros no tu­vie­ron esa suer­te, o co­mo que­ra­mos lla­mar­la. Mu­chos ma­ri­nos es­pa­ño­les, ni­ños re­pu­bli­ca­nos eva­cua­dos, alum­nos pi­lo­tos de avia­ción, que al fin de nues­tra gue­rra ci­vil que­da­ron allí y pi­die­ron re­gre­sar a Es­pa­ña o sa­lir del pa­raí­so del pro­le­ta­ria­do, fue­ron cruel­men­te per­se­gui­dos, en­car­ce­la­dos, eje­cu­ta­dos o de­por­ta­dos a Si­be­ria por or­den de aquel hi­jo de pu­ta con ma­ce­tas de ge­ra­nios que se lla­mó Jo­sé Sta­lin; y que –las co­sas co­mo son, y más a es­tas al­tu­ras– hi­zo ma­tar a más gen­te en la Unión So­vié­ti­ca y la Eu­ro­pa del Es­te que los na­zis du­ran­te su bri­llan­te eje­cu­to­ria. Que ya es ma­tar. Y en esas eje­cu­cio­nes, en esa eli­mi­na­ción de es­pa­ño­les que no mar­ca­ban el pa­so so­vié­ti­co, lo ayu­da­ron con en­tu­sias­mo cóm­pli­ce los su­mi­sos di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas es­pa­ño­les –San­tia­go Ca­rri­llo, Pa­sio­na­ria, Mo­des­to, Lís­ter– que allí se ha­bían aco­gi­do tras la de­rro­ta, y que ya des­de la Gue­rra Ci­vil eran ex­per­tos en lu­chas por el po­der, suc­cio­nes de bi­sec­triz y su­per­vi­ven­cia, in­clui­da la li­qui­da­ción de com­pa­trio­tas di­si­den­tes. Dán­do­se la tris­te pa­ra­do­ja de que esos es­pa­ño­les de ori­gen re­pu­bli­cano re­pre­sa­lia­dos por Sta­lin se en­con­tra­ron con los pri­sio­ne­ros de la Di­vi­sión Azul en el mis­mo ho­rror de los gu­lags de Si­be­ria. Y pa­ra más re­co­chi­neo, los que so­bre­vi­vie­ron de unos y otros fue­ron re­pa­tria­dos jun­tos en los mis­mos bar­cos, en los años 50, tras la muer­te de Sta­lin, a una Es­pa­ña don­de, pa­ra esas

En la eli­mi­na­ción de es­pa­ño­les di­si­den­tes en la URSS ayu­da­ron mu­cho a Sta­lin los su­mi­sos lí­de­res co­mu­nis­tas es­pa­ño­les

fe­chas, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta em­pe­za­ba a superar el ais­la­mien­to ini­cial y la ho­rri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca, el ham­bre, la po­bre­za y la mi­se­ria –la tu­bercu­losis se con­vir­tió en en­fer­me­dad na­cio­nal– que si­guie­ron a la Gue­rra Ci­vil. En esos años tris­tes es­tu­vi­mos más so­los que la una, en­tre­ga­dos a nues­tros ma­gros re­cur­sos y con las ore­jas ga­chas, sin otra ayu­da ex­te­rior que la que pres­ta­ron, y eso no hay que ol­vi­dar­lo nun­ca, Por­tu­gal y Ar­gen­ti­na. Pa­ra el res­to del mun­do fui­mos unos apes­ta­dos. Y el fran­quis­mo, cla­ro, apro­ve­chó to­do eso pa­ra ce­rrar fi­las y con­so­li­dar­se. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.