Ani­ma­les de com­pa­ñía

'Un hom­bre co­mo vo­so­tros'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

ca­da épo­ca dis­pen­sa una suer­te de ve­ne­ra­ción fe­ti­chis­ta e irra­cio­nal a hom­bres inanes y tam­bién un des­dén sór­di­do y ce­rril por hom­bres que hu­bie­sen me­re­ci­do su apre­cio. Un ejem­plo do­lien­te de es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría lo en­car­na Pa­blo VI, al que in­clu­so en el ám­bi­to ca­tó­li­co no se mi­ra con de­ma­sia­das sim­pa­tías (y a ve­ces, in­clu­so, con fran­ca ani­mad­ver­sión). Pa­ra reivin­di­car su fi­gu­ra ha pu­bli­ca­do Gio­van­ni Maria Vian Un hom­bre co­mo vo­so­tros (Edi­cio­nes Cris­tian­dad), una se­lec­ción de tex­tos per­so­na­les de Pa­blo VI que nos ofre­ce la ra­dio­gra­fía de una per­so­na de gran fi­nu­ra es­pi­ri­tual y sen­si­bi­li­dad en vi­lo, dis­pues­to siem­pre a la in­mo­la­ción per­so­nal. Al­gu­nos de los tex­tos reuni­dos fue­ron es­cri­tos pa­ra leer en pú­bli­co (y sin em­bar­go en ellos se des­li­zan pen­sa­mien­tos muy ín­ti­mos y sin­ce­ros); otros son tex­tos pri­va­dos en los que Pa­blo VI me­di­ta so­bre la ra­zón de su vi­da con una cla­ri­vi­den­cia con­mo­ve­do­ra. Así ocu­rre con el pri­mer texto de la an­to­lo­gía, una car­ta es­cri­ta en la ado­les­cen­cia a un ami­go muy que­ri­do, en la que la con­tem­pla­ción del cielo en una no­che se­re­na le in­fun­de «un de­seo de as­cen­der a lo al­to», has­ta al­can­zar las es­tre­llas, pa­ra en­se­gui­da re­cor­dar la «his­to­ria de amor y de llan­to» que pro­ta­go­ni­zó el «már­tir del cal­va­rio»; y de es­tas dos re­fle­xio­nes en apa­rien­cia an­ta­gó­ni­cas bro­ta en el mu­cha­cho de die­ci­séis años el de­seo de abra­zar «el do­lor y el des­pre­cio» de los hom­bres, en­ca­mi­nan­do su vi­da ha­cia Dios. Mu­chos años más tar­de, cuan­do sea ele­gi­do Pa­pa, des­cu­bri­rá que en las al­tu­ras tam­bién anida el do­lor, ba­jo la for­ma de una «so­le­dad to­tal y tre­men­da» que re­pi­te la so­le­dad de Cris­to en la cruz. A Pa­blo VI le to­có vi­vir un tiem­po fe­roz «en el que el ol­vi­do de Dios se ha­ce ha­bi­tual»; un tiem­po, ade­más, en el que «las ex­pre­sio­nes del es­pí­ri­tu al­can­zan cum­bres de irra­cio­na­li­dad y de de­sola­ción». Y en ese tiem­po tu­vo que desa­rro­llar su mi­sión, a ries­go de ser in­com­pren­di­do por to­dos: «Tal vez nues­tra vi­da no ten­ga otra no­ta más cla­ra –es­cri­be en otra oca­sión– que la vo­lun­tad de amar a nues­tro tiem­po, a nues­tro mun­do, a cuan­tas al­mas ha­ya­mos po­di­do acer­car­nos y a cuan­tas nos po­da­mos acer­car; pe­ro con la leal­tad y con la con­vic­ción de que Cris­to es ne­ce­sa­rio y ver­da­de­ro». Y en esa vo­lun­tad de amar a sus con­tem­po­rá­neos no po­día fal­tar el mensaje com­pren­si­vo y com­pun­gi­do a los ar­tis­tas, que tie­ne al­go de pe­ti­ción de au­xi­lio y re­con­ci­lia­ción: «Vo­so­tros nos ha­béis aban­do­na­do un po­co, os ha­béis ido le­jos, a be­ber a otras fuen­tes, con la in­ten­ción le­gí­ti­ma de ex­pre­sar otras co­sas. (…) Sa­béis que lle­va­mos una he­ri­da en el co­ra­zón, cuan­do os ve­mos de­di­ca­dos a al­gu­nas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas que nos ofen­den. (…) Pe­ro pa­ra ser sin­ce­ros y lea­les re­co­no­ce­mos que tam­bién no­so­tros os he­mos oca­sio­na­do al­gu­nas tri­bu­la­cio­nes. (…) Qui­zá os ha­ya­mos pues­to un po­co de plo­mo en vues­tras es­pal­das». En al­gu­na oca­sión Pa­blo VI se com­pa­ró con Ham­let; y en es­tos tex­tos en­ten­de­mos la ra­zón. Es un al­ma de­seo­sa de brin­dar­se, de­seo­sa de atraer a los hom­bres de su tiem­po ha­cia la Igle­sia, que sin em­bar­go se tro­pie­za con una ob­tu­sa in­com­pren­sión que lo in­vi­ta a atrin­che­rar­se o, por el con­tra­rio, a re­nun­ciar a sus leal­ta­des y con­vic­cio­nes; y an­te ese dilema re­suel­ve se­guir el ejem­plo del após­tol Pa­blo, por­que en­tien­de –co­mo ha­bía es­cri­to en su ju­ven­tud– «que la doc­tri­na de­be ser fiel a sí mis­ma: vi­vir de su ló­gi­ca pro­pia; no te­mer sus consecuencias des­agra­da­bles y con­tra­pro­du­cen­tes; per­ma­ne­cer siem­pre tal cual es; co­no­cer su va­lor di­vino has­ta pre­fe­rir­lo a la mis­ma vi­da te­rre­na». Mu­chos años más tar­de, sien­do ya un an­ciano, ten­drá que pro­bar esas consecuencias des­agra­da­bles, cuan­do en su en­cí­cli­ca Hu­ma­nae Vi­tae an­te­pon­ga el va­lor di­vino de la doc­tri­na al aplau­so te­rreno, sa­bien­do que así se en­fren­ta al des­pre­cio de quie­nes pen­sa­ban que su mano ten­di­da era una mano dis­pues­ta a la quie­bra; y tam­bién el des­pre­cio de quie­nes nun­ca acep­ta­ron que la ten­die­ra. Me ha emo­cio­na­do y re­con­for­ta­do la lec­tu­ra de es­te her­mo­so li­bro, por­que me ha ayu­da­do a en­ten­der a un hom­bre al que siem­pre en­jui­cié a be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio, ig­no­ran­do el te­so­ro de de­li­ca­de­zas hu­ma­nas que es­con­día, ig­no­ran­do su se­cre­to sa­cri­fi­cio, su ra­dian­te hu­mil­dad, su amor a la crea­ción

En al­gu­na oca­sión Pa­blo VI se com­pa­ró con Ham­let; y en es­tos tex­tos en­ten­de­mos la ra­zón

ar­tís­ti­ca. Un hom­bre que, cuan­do va­lo­ra su pa­so por la tie­rra, es­cri­be es­tas pa­la­bras tan her­mo­sas: «Po­bre vi­da mía, dé­bil, en­clen­que, mez­qui­na, tan ne­ce­si­ta­da de pa­cien­cia, de re­pa­ra­ción, de in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia. Siem­pre me pa­re­ce su­pre­ma la sín­te­sis de san Agus­tín: mi­se­ria y mi­se­ri­cor­dia. Mi­se­ria mía, mi­se­ri­cor­dia de Dios». Un hom­bre, en efec­to, co­mo no­so­tros mis­mos, pe­ro mu­cho me­nos or­gu­llo­so que no­so­tros.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.